KI­LÓ­ME­TROS OPTIMIZADOS

La star­tup chi­le­na Driv.in apues­ta por fa­ci­li­tar la ges­tión de los des­pa­chos con un sis­te­ma fá­cil de usar y con el que pla­nea ex­pan­dir­se por Amé­ri­ca La­ti­na.

AmericaEconomia Internacional - - ZONA STARTUP - POR LAU­RA VI­LLAHER­MO­SA, LI­MA

Tres años atrás, Pablo Go­doy, Er­nes­to Goy­coo­lea y Ni­co­lás Kun­ts­mann vie­ron to­da una opor­tu­ni­dad en la me­jo­ra de la efi­cien­cia de los en­víos de las em­pre­sas.

Y es que los tres eje­cu­ti­vos chi­le­nos veían que las em­pre­sas de e-com­mer­ce y con­su­mo ma­si­vo eran muy in­efi­cien­tes en sus en­tre­gas, de­bi­do a un pro­ble­ma de pla­ni­fi­ca­ción, lo que los lle­va­ba a ex­ter­na­li­zar es­te ser­vi­cio.

“Así sur­gió la idea de ha­cer una he­rra­mien­ta pa­ra pla­ni­fi­car los des­pa­chos que fue­ra fá­cil de ocu­par y trans­ver­sal a cual­quier em­pre­sa, uti­li­zan­do las ven­ta­jas de que fue­ra en la nu­be”, di­ce Er­nes­to Goy­coo­lea, ge­ren­te ge­ne­ral de Driv.in. En cin­co me­ses, con un equi­po de so­lo dos per­so­nas, lo­gra­ron te­ner un pri­mer en­tre­ga­ble.

La star­tup chi­le­na ofre­ce un sis­te­ma que su­gie­re a las em­pre­sas las me­jo­res ru­tas a rea­li­zar pa­ra su flo­ta de vehícu­los, cum­plien­do ven­ta­jas ho­ra­rias, res­tric­cio­nes la­bo­ra­les de ho­ra­rio y las ca­pa­ci­da­des de los ca­mio­nes, y per­mi­te a la em­pre­sa ver en tiem­po real cuál es el avan­ce de su

pla­ni­fi­ca­ción y a los con­duc­to­res co­no­cer su ru­ta. An­tes las em­pre­sas ha­cían es­ta la­bor con un Ex­cel de for­ma ma­nual y sin te­ner in­for­ma­ción cer­te­ra de la efec­ti­vi­dad del des­pa­cho, por una ta­ri­fa men­sual de vehícu­los mes pa­ra ca­da clien­te. “El sis­te­ma guía a los con­duc­to­res a tra­vés de Wa­ze a los dis­tin­tos des­ti­nos y en es­tos ha­cen una prue­ba de en­tre­ga. Si el clien­te acep­ta el pe­di­do, saca una fo­to de la fir­ma y que­da to­do re­gis­tra­do. No­so­tros le avi­sa­mos al clien­te del tiem­po es­ti­ma­do de arri­bo, si hay una de­mo­ra. Si hay un cam­bio de 30 mi­nu­tos de la en­tre­ga, se le avi­sa al clien­te tam­bién”, ex­pli­ca Goy­coo­lea.

En dos años la com­pa­ñía ha cre­ci­do de for­ma cons­tan­te y ya tie­ne clien­tes en Chi­le, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Pe­rú, El Salvador, Gua­te­ma­la, y Ecua­dor. “Es­ta­mos pró­xi­mos a en­trar a Bra­sil y Co­lom­bia”, di­ce su CEO. Asi­mis­mo, la com­pa­ñía ha ob­te­ni­do ca­pi­tal se­mi­lla y fon­dos de un la­bo­ra­to­rio pa­ra ex­pan­dir­se in­ter­na­cio­nal­men­te y eva­lúa opor­tu­ni­da­des en to­da la re­gión, ade­más de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Israel, Ara­bia Sau­dí y Eu­ro­pa. “Nos han lle­ga­do so­li­ci­tu­des de clien­tes de es­tos paí­ses que quie­ren eva­luar el soft­wa­re. Nues­tro plan es for­ta­le­cer la pre­sen­cia co­mer­cial en la re­gión prin­ci­pal­men­te y po­ner los pri­me­ros pa­sos en Es­ta­dos Uni­dos o Ca­na­dá”, co­men­ta Goy­coo­lea.

El sis­te­ma de Dri­ve.in per­mi­te –se­gún el eje­cu­ti­vo– ob­te­ner un 28% de aho­rro de cos­tos e in­cre­men­tar el ni­vel de en­tre­ga en 20%. Ade­más, el ni­vel de re­cha­zo de los pe­di­dos de sus clien­tes se ha re­du­ci­do 50%, ya que la em­pre­sa pue­de avi­sar al clien­te so­bre la ho­ra del des­pa­cho.

Su CEO ve mu­chas opor­tu­ni­da­des de ex­pan­sión, a pe­sar de que –ase­gu­ra– en el mer­ca­do exis­ten soft­wa­res que com­pi­ten con su sis­te­ma. “Siem­pre ha exis­ti­do es­te ti­po de soft­wa­re. Hay uno en Es­ta­dos Uni­dos que tie­ne 20 años, pe­ro que to­da­vía se ba­sa en el mo­de­lo an­ti­guo en el que uno com­pra una li­cen­cia y lo ins­ta­la lo­cal­men­te. Sin em­bar­go, su uso re­quie­re un en­tre­na­mien­to muy per­so­na­li­za­do y quie­nes lo uti­li­zan es­tán al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos”, di­ce. La apues­ta de Driv.in es ofre­cer un soft­wa­re lo más fá­cil de uti­li­zar po­si­ble y que pue­da ser usa­do por cual­quier per­so­na.

1.Er­nes­to Goy­coo­lea, CEO. 2. Ni­co­lás Kunst­man, di­rec­tor co­mer­cial. 3. Sis­te­ma de mo­ni­to­reo de Driv.in.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.