Es­to­nia: de ul­tra­di­gi­tal y ul­tra­hac­kea­da, a ci­ber­se­gu­ra

AmericaEconomia Internacional - - NEGOCIOS / CIBERSEGURIDAD -

Psi­co­sis. Esa es la pa­la­bra que usa Mar­ten Kae­vats, En­car­ga­do Na­cio­nal del Plan Di­gi­tal de Es­to­nia (el país más di­gi­ta­li­za­do del mun­do), pa­ra de­fi­nir el ata­que ci­ber­né­ti­co su­fri­do en 2007 y que pa­ra­li­zó a la na­ción por una se­ma­na. Y si la trans­for­ma­ción di­gi­tal es una me­ta in­elu­di­ble pa­ra los pro­ce­sos in­dus­tria­les (in­clui­dos los ban­cos) y los Es­ta­dos, el ca­so de es­ta re­pú­bli­ca bál­ti­ca es un ejem­plo no­ta­ble de có­mo se pue­de pa­sar de ser ul­tra di­gi­ta­li­za­do… a ul­tra hac­kea­do por el nue­vo per­fil de los ci­ber­cri­mi­na­les.

Es­to­nia, el país de 1,3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, emer­gía di­gi­tal­men­te tras rom­per víncu­los con la era soviética, cons­tru­yen­do una mul­ti­pli­ci­dad de ser­vi­cios on­li­ne pa­ra que sus ciu­da­da­nos pu­die­ran pa­gar im­pues­tos, pe­dir una re­ce­ta mé­di­ca o vo­tar (el país reali­zó el pri­mer es­cru­ti­nio on­li­ne en 2005) a tra­vés de un compu­tador de uso sen­ci­llo en ca­sa. Pe­ro es­ta me­ta país ca­si nau­fra­ga cuan­do un gru­po de hac­kers in­for­má­ti­cos ru­sos de­ja­ron en ne­gro las plataformas web ofi­cia­les del go­bierno, sem­bran­do el pá­ni­co en la po­bla­ción. En po­cos se­gun­dos, el país en ese en­ton­ces más di­gi­tal de Eu­ro­pa se veía for­za­do a re­gre­sar a la dé­ca­da de los 80, te­nien­do que usar el fax y los te­lé­fo­nos re­si­den­cia­les co­mo sus vías de co­mu­ni­ca­ción prin­ci­pal. Da­nic Mal­do­na­do, co­mi­sa­rio de la Bri­ga­da In­ves­ti­ga­do­ra del Cí­ber Cri­men Me­tro­po­li­ta­na de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes de Chi­le, fue un tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de esa se­ma­na caó­ti­ca. “Se di­ce que ha­bría si­do (el ata­que) ori­gi­na­do por la de­ter­mi­na­ción del go­bierno es­to­nio de mo­ver el Mo­nu­men­to pa­ra los Li­ber­ta­do­res de Ta­llin”, con­tex­tua­li­za, re­fi­rién­do­se a la mí­ti­ca es­cul­tu­ra de un gran sol­da­do de bron­ce, ins­ta­la­do por au­to­ri­da­des so­vié­ti­cas en 1947 en el ce­men­te­rio de la ciu­dad . Sim­bó­li­ca­men­te, re­pre­sen­ta­ba na­da me­nos que la vic­to­ria de los so­vié­ti­cos so­bre los na­zis; pe­ro en pleno si­glo XXI, pa­ra los es­to­nios que reivin­di­ca­ban su au­to­no­mía, tam­bién sig­ni­fi­ca­ba se­guir am­pa­ran­do la do­mi­na­ción ru­sa. Así que ra­zo­nes te­nían los gru­pos de ci­be­ra­ta­que sub­ven­cio­na­dos por Ru­sia pa­ra es­tar ra­bio­sos, y a par­tir del 27 de abril, se desató la gue­rra.

Tal co­mo re­cuer­da Kae­vats, la pri­me­ra reac­ción fue la psi­co­sis, aun­que una se­ma­na des­pués se dio el es­pa­cio de re­si­lien­cia ne­ce­sa­rio pa­ra rom­per la pa­rá­li­sis y co­men­zar a le­van­tar los ser­vi­cios con una seguridad ba­sa­da en block­chain, tec­no­lo­gía que per­mi­te la rea­li­za­ción con­fia­ble y se­gu­ra de cual­quier ti­po de transac­ción, en­tre dos o más per­so­nas, sin la ne­ce­si­dad de in­ter­me­dia­rios, a tra­vés de in­ter­net.

Mal­do­na­do tam­bién re­cuer­da los cam­bios pau­la­ti­nos: “Es­to­nia, a par­tir de esa épo­ca, co­men­zó a crear un cen­tro de ci­ber­de­fen­sa. Hoy en día, ade­más, ha ge­ne­ra­do cam­pa­ñas pa­ra pro­te­ger la so­cie­dad di­gi­tal, ha­cien­do én­fa­sis en trans­pa­ren­tar los he­chos cuan­do exis­te al­gún ti­po de in­ci­den­te ci­ber­né­ti­co”, re­sal­ta.

Ac­tual­men­te en Es­to­nia, acla­ra Kae­vats, no to­dos los da­tos pú­bli­cos es­tán in­te­gral­men­te alo­ja­dos ba­jo tec­no­lo­gía block­chain, pe­ro se uti­li­za la in­no­va­ción con fuer­za, de­bi­do a que has­ta aho­ra no se ha lo­gra­do hac­kear y se cree en su efi­ca­cia pa­ra res­pal­dar gran par­te de los re­gis­tros que se ma­ne­jan. Es que una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes de los es­to­nios, lue­go del ata­que ru­so, es que “nun­ca hay que po­ner to­dos los hue­vos (da­tos) en una mis­ma ca­nas­ta”, co­mo afir­ma su en­car­ga­do de pla­ni­fi­ca­ción di­gi­tal.

Con­se­cuen­tes con esa idea es que pró­xi­ma­men­te abri­rán la pri­me­ra em­ba­ja­da de da­tos del mun­do, fue­ra de ca­sa, con se­de en Lu­xem­bur­go, con el ob­je­ti­vo de pro­te­ger sus ser­vi­do­res pa­ra cuan­do ha­ya una con­tin­gen­cia que les im­pi­da ope­rar desde sue­lo es­to­nio y, así, se­guir sir­vien­do a sus ciu­da­da­nos co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.

“Es­to­nia es hoy el an­fi­trión del Cen­tro de Ex­ce­len­cia Coope­ra­ti­va de la ci­ber­se­gu­ri­dad de la OTAN y de la Agencia de la Unión Eu­ro­pea pa­ra los sis­te­mas in­for­má­ti­cos de gran es­ca­la, en el área de seguridad in­ter­na. He­mos apren­di­do nues­tra lec­ción de ci­ber­se­gu­ri­dad”, anun­cia Kae­vats con or­gu­llo.

¿Qué se vie­ne pa­ra Es­to­nia? La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA) es el si­guien­te pa­so pa­ra el

“país elec­tró­ni­co”, y ya es­tán in­ves­ti­gan­do las po­si­bi­li­da­des en las que pue­den apli­car­la, ob­via­men­te, siem­pre res­guar­da­dos por po­lí­ti­cas ma­cro de ci­ber­se­gu­ri­dad. “En es­tre­cha aso­cia­ción con nues­tros or­ga­nis­mos de ci­ber­se­gu­ri­dad y con otros alia­dos in­ter­na­cio­na­les”, con­di­cio­na Kae­vats, ya que “por nin­gún mo­ti­vo que­re­mos vol­ver a es­tar of­fli­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.