EL AL­TO COS­TO DEL ABAN­DONO ES­CO­LAR EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

Vi­ce­pre­si­den­te de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de CAF – ban­co de desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na

AmericaEconomia Internacional - - OPINIÓN / DESARROLLO - Ju­lián Suá­rez Mi­glioz­zi

Es in­ne­ga­ble que Amé­ri­ca La­ti­na, en las úl­ti­mas dé­ca­das, ha lo­gra­do avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en ma­te­ria de edu­ca­ción. En 20 años, re­du­jo en un 48% la can­ti­dad de ni­ños y ni­ñas en edad de edu­ca­ción pri­ma­ria que es­tán fue­ra de la es­cue­la; la ta­sa de ma­tri­cu­la­ción en se­cun­da­ria pa­só del 59%, a ini­cios de los 90, al 76% en 2015; y tam­bién au­men­tó el nú­me­ro de años de edu­ca­ción for­mal de la po­bla­ción adul­ta.

Pe­ro es­tas bue­nas no­ti­cias no han lo­gra­do opa­car la lar­ga lis­ta de asig­na­tu­ras aún pen­dien­tes que mar­can la agen­da de los años por ve­nir, no so­lo en vir­tud de la ne­ce­si­dad de ce­rrar bre­chas que se­pa­ran a la re­gión con las eco­no­mías más avan­za­das, sino fun­da­men­tal­men­te por­que los sis­te­mas edu­ca­ti­vos de­fi­cien­tes li­mi­tan la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va y la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tras eco­no­mías a me­dio y lar­go pla­zo.

Aun­que la si­tua­ción va­ría sus­tan­cial­men­te en­tre paí­ses -in­clu­si­ve al in­te­rior de ca­da uno de ellos se es­con­den reali­da­des muy di­sí­mi­les-, hay mu­chos te­mas com­par­ti­dos: me­jo­rar las com­pe­ten­cias de los do­cen­tes, con­tar con in­fra­es­truc­tu­ras es­co­la­res ade­cua­das o lo­grar una ma­yor co­rre­la­ción en­tre pla­nes de es­tu­dios y ha­bi­li­da­des de­man­da­das por el mer­ca­do la­bo­ral.

Adi­cio­nal­men­te, uno de los re­tos irre­suel­tos que plan­tea un desafío cre­cien­te pa­ra el desa­rro­llo fu­tu­ro de la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral de la re­gión, tie­ne que ver con la re­duc­ción de los ni­ve­les de aban­dono es­co­lar. De he­cho,

los jó­ve­nes es­tu­dian­tes que aban­do­nan la es­cue­la tien­den a pa­sar más tiem­po des­em­plea­dos, se em­plean en ma­yor me­di­da en ocu­pa­cio­nes in­for­ma­les, sue­len re­ci­bir me­no­res in­gre­sos y te­ner me­nos he­rra­mien­tas pa­ra abor­dar los desafíos que sur­gen du­ran­te y des­pués de su edu­ca­ción.

En la es­cue­la se­cun­da­ria, por ejem­plo, so­lo el 60% de los alum­nos ter­mi­na sus es­tu­dios, aun­que la edu­ca­ción se­cun­da­ria es obli­ga­to­ria en la ma­yo­ría de los paí­ses de la re­gión. Las cau­sas pa­ra aban­do­nar la es­cue­la son múl­ti­ples, y la de­ci­sión de des­vin­cu­lar­se no es un he­cho ais­la­do, sino que en ge­ne­ral res­pon­de a la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so de ex­clu­sión so­cial y edu­ca­ti­va de los jó­ve­nes. Den­tro de es­ta reali­dad, de­be­mos en­ten­der la per­ti­nen­cia de con­si­de­rar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro: el 36% de las mu­je­res que aban­do­nan sus es­tu­dios lo ha­ce por cau­sas de em­ba­ra­zo o cui­da­dos ma­ter­nos, mien­tras que las ra­zo­nes eco­nó­mi­cas tien­den a ser las prin­ci­pa­les cau­san­tes de des­vin­cu­la­ción es­co­lar de los hom­bres.

En es­te sen­ti­do, un re­cien­te in­for­me de CAF -ban­co de desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na- y R4D pro­po­ne una se­rie de ini­cia­ti­vas orien­ta­das a im­ple­men­tar res­pues­tas sis­té­mi­cas. No bas­ta con te­ner pro­gra­mas o po­lí­ti­cas ais­la­das, sino que se re­quie­re una es­tra­te­gia más am­plia que fa­vo­rez­ca la coor­di­na­ción en­tre pro­gra­mas, po­lí­ti­cas e ini­cia­ti­vas que abor­dan múl­ti­ples fac­to­res que lle­van -en ex­tre­moa la des­vin­cu­la­ción. Es im­por­tan­te que los ac­to­res es­co­la­res ten­gan fle­xi­bi­li­dad pa­ra im­ple­men­tar so­lu­cio­nes de acuer­do a un plan ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro tam­bién re­cur­sos y di­rec­ción pa­ra fa­ci­li­tar y en­ca­mi­nar sus ac­ti­vi­da­des.

No to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción a tiem­po se­ría des­apro­ve­char una opor­tu­ni­dad enor­me. La re­gión cuen­ta con una po­bla­ción en edad de tra­ba­jar cre­cien­te en re­la­ción a la po­bla­ción de­pen­dien­te, con la po­ten­cia­li­dad de crear un di­vi­den­do de­mo­grá­fi­co que con­tri­bu­ya a me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, has­ta tan­to el coe­fi­cien­te de de­pen­den­cia se ni­ve­le a va­lo­res sos­te­ni­bles en el tiem­po.

Pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, me­jo­rar la ca­li­dad y per­ti­nen­cia de los sis­te­mas edu­ca­ti­vos con­tri­bui­ría a re­du­cir los ni­ve­les de aban­dono es­co­lar y a im­pul­sar eco­sis­te­mas in­no­va­do­res. Pa­ra ello, es pri­mor­dial si­tuar a las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas en el cen­tro de la agen­da re­gio­nal de desa­rro­llo, pro­mo­vien­do es­fuer­zos co­la­bo­ra­ti­vos de to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos, con la cer­te­za de que di­chos es­fuer­zos re­di­tua­rán con cre­ces en el lar­go pla­zo.

En la es­cue­la se­cun­da­ria so­lo el 60% de los alum­nos ter­mi­na sus es­tu­dios, aun­que la edu­ca­ción se­cun­da­ria es obli­ga­to­ria en la ma­yo­ría de los paí­ses de la re­gión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.