Có­mo me­jo­rar el diag­nós­ti­co de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas

Es­pe­cia­lis­tas des­ta­can las me­jo­ras al uti­li­zar un en­fo­que sin­dró­mi­co pa­ra diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y me­jo­rar su tra­ta­mien­to.

AmericaEconomia Internacional - - OPINIÓN / DESARROLLO - Por AE Brand Lab

Re­ci­bir a un pa­cien­te e iden­ti­fi­car sus sín­to­mas es un pro­ce­di­mien­to de ru­ti­na pa­ra el per­so­nal mé­di­co. Sin em­bar­go, a me­nu­do es di­fí­cil pa­ra los mé­di­cos diag­nos­ti­car qué pa­tó­geno o pa­tó­ge­nos son res­pon­sa­bles de la in­fec­ción, ya que mu­chos pre­sen­tan sig­nos y sín­to­mas si­mi­la­res. Las prue­bas tra­di­cio­na­les pue­den de­mo­rar ho­ras o días y los pa­cien­tes pue­den re­ci­bir me­di­ca­men­tos que no son úti­les o in­clu­so da­ñi­nos pa­ra el pa­cien­te.

Exis­ten di­fe­ren­tes fac­to­res que al­te­ran hoy el co­rrec­to diag­nós­ti­co de un pa­cien­te. Se­gún Xi­me­na Cas­ta­ñe­da, in­fec­tó­lo­ga de la So­cie­dad ACIN en Co­lom­bia, al­gu­nos pa­san por pro­ble­mas bá­si­cos co­mo la to­ma in­co­rrec­ta de las mues­tras y la fal­ta de co­no­ci­mien­to pa­ra es­tra­ti­fi­car las prue­bas diag­nós­ti­cas que más se ajus­tan a la ne­ce­si­dad del pa­cien­te, pe­ro que tam­bién afec­tan “el ac­ce­so opor­tuno y de ma­ne­ra rá­pi­da a la tec­no­lo­gía, y el cos­to que se mi­de por pre­cio/prue­ba y no por el im­pac­to so­bre el pa­cien­te”.

La in­fec­tó­lo­ga pe­diá­tri­ca Bi­bia­na Ma­rria­ga, re­si­den­te en Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co, ex­pli­ca que tam­bién es im­por­tan­te la pe­ri­cia del mé­di­co a car­go pa­ra “con­jun­tar sig­nos y sín­to­mas de un cua­dro clí­ni­co”. Ade­más, des­ta­ca la im­por­tan­cia de la ve­lo­ci­dad con la que se ob­tie­nen los re­sul­ta­dos de los exá­me­nes, don­de un re­tra­so pue­de afec­tar el re­sul­ta­do to­tal.

Pe­se a to­do, al fi­nal de la ca­de­na, quien re­ci­be las con­se­cuen­cias prin­ci­pa­les de los pro­ble­mas del diag­nós­ti­co es el pa­cien­te. Wan­da Cor­nis­tein, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na in­ter­na y en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas del Hos­pi­tal Aus­tral, de Bue­nos Ai­res, ase­gu­ra que es­to lle­va al uso inade­cua­do de an­ti­mi­cro­bia­nos, “y por en­de, in­cre­men­ta la mor­bi-mor­ta­li­dad de los pa­cien­tes”.

Pa­ra los ca­sos de pa­cien­tes que se en­cuen­tran hos­pi­ta­li­za­dos, Cas­ta­ñe­da agre­ga que es­tos erro­res po­drían ex­ten­der su es­tan­cia, lo que tam­bién trae con­si­go un au­men­to de los cos­tos aso­cia­dos a la sa­lud. Por eso ase­gu­ra que los exá­me­nes son una par­te fun­da­men­tal de la eva­lua­ción mé­di­ca, pa­ra brin­dar aten­ción di­ri­gi­da, aun­que “la prác­ti­ca clí­ni­ca pri­ma so­bre los exá­me­nes, por­que tra­ta­mos con per­so­nas”.

Me­jo­res re­sul­ta­dos en los exá­me­nes ayu­dan a que los diag­nós­ti­cos sean aser­ti­vos, re­con­fir­ma Ma­rria­ga, lo que ayu­da a evi­tar se­cue­las. A lo que Corns­tein agre­ga que “el diag­nós­ti­co mi­cro­bio­ló­gi­co de cer­te­za, con al­ta sen­si­bi­li­dad y es­pe­ci­fi­ci­dad, im­pli­ca el uso apro­pia­do de re­cur­sos y la ma­yor po­si­bi­li­dad de éxi­to te­ra­péu­ti­co”.

Aquí es don­de el avan­ce de la tec­no­lo­gía pue­de ju­gar un pa­pel cru­cial, agi­li­zan­do los pro­ce­sos y te­nien­do re­sul­ta­dos más es­pe­cí­fi­cos, por­que los pro­ce­di­mien­tos mi­cro­bio­ló­gi­cos tra­di­cio­na­les uti­li­za­dos has­ta hoy pue­den to­mar desde 18 y has­ta 72 ho­ras en te­ner un re­sul­ta­do con­fia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.