BUS­CAN­DO EL DON DE LA UBI­CUI­DAD

Des­cen­tra­li­za­ción hos­pi­ta­la­ria

AmericaEconomia Internacional - - NEGOCIOS / HOSPITALES - Por Sol Park y Fer­nan­do Va­len­cia, Amé­ri­caE­co­no­mía In­te­lli­gen­ce

El Hos­pi­tal Is­rae­li­ta Al­bert Eins­tein, tal co­mo se conoce has­ta aho­ra, es un edi­fi­cio in­men­so de 363,8 mil me­tros cua­dra­dos que es­tá en el ba­rrio Mo­rum­bí, de São Pau­lo. Pa­ra una mujer con un em­ba­ra­zo pro­ble­má­ti­co, que vi­ve en el le­jano ba­rrio de Ba­rue­ri, el ca­mino pa­ra lle­gar has­ta allá, un día de se­ma­na y en ho­ra­rio de ofi­ci­na, le to­ma 40 mi­nu­tos en ta­xi, en el me­jor de los ca­sos, se­gún Goo­gle Maps. Muy le­jos del gol­den ti­me de cual­quier ur­gen­cia. Sin em­bar­go, el Eins­tein no es­tá so­lo en Mo­rum­bí.

Hoy, a es­ta mis­ma mujer, en el peor de los ca­sos, le to­ma me­nos de 15 mi­nu­tos lle­gar has­ta el Eins­tein de Alp­ha­vi­lle, una de las sie­te uni­da­des avan­za­das de la ins­ti­tu­ción -fuer­te­men­te in­ter­co­nec­ta­das-, las que en con­jun­to cu­bren el área oes­te de la ciu­dad. Lo ha­cen pro­ve­yen­do de ser­vi­cios de ur­gen­cias, aten­ción de es­pe­cia­li­da­des, cui­da­dos bá­si­cos y to­ma de exá­me­nes mé­di­cos. Ade­más, el Eins­tein de Alp­ha­vi­lle es­tá es­pe­cia­li­za­do en aten­ción ma­terno-in­fan­til, por lo que cuen­ta con las tec­no­lo­gías más mo­der­nas de la

me­di­ci­na fe­tal, equi­pa­mien­tos de imá­ge­nes, den­si­to­me­tría ósea, ma­mo­gra­fía, ul­tra­so­no­gra­fía, en­tre otros ser­vi­cios cla­ves pa­ra aten­der mu­je­res en cin­ta.

Es­ta uni­dad, en con­jun­to con el Eins­tein de Mo­rum­bí, mul­ti­pli­can por dos la cer­ca­nía con las mu­je­res em­ba­ra­za­das y ma­dres de ni­ños de es­ta zo­na de una de las ciu­da­des más con­ges­tio­na­das del mun­do.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, desde que el hos­pi­tal co­men­zó a apli­car es­ta es­tra­te­gia en 2010, la can­ti­dad de mé­di­cos to­ta­les au­men­tó de 804 a 1.445, y la can­ti­dad de egre­sos anua­les pa­só de 39.110 a 53.501. Al mis­mo tiem­po, dis­mi­nu­yó la ta­sa de ocu­pa­ción de ca­mas desde 85,3% a 81,4% (muy cer­ca del óp­ti­mo), y el tiem­po me­dio de per­ma­nen­cia en Mo­rum­bí ca­yó de 5 a 3,2 días, crean­do apro­xi­ma­da­men­te 117 ca­mas vir­tua­les.

“No ne­ce­si­ta­mos cons­truir nue­vas es­truc­tu­ras en el cen­tral (Mo­rum­bí), da­do que con nues­tras uni­da­des sa­té­li­tes da­mos abas­to a las de­man­das de nues­tros pa­cien­tes y po­de­mos op­ti­mi­zar el uso de re­cur­sos pa­ra pa­cien­tes más es­pe­cí­fi­cos”, di­ce el pre­si­den­te del hos­pi­tal, Sid­ney Klaj­ner. De tal mo­do, el Eins­tein de Mo­rum­bí, po­co a po­co, se ha ido es­pe­cia­li­zan­do en los ca­sos más com­ple­jos.

Es­to que pa­re­ce tan ló­gi­co, res­pon­de en reali­dad a un gran cam­bio de pa­ra­dig­ma res­pec­to de qué es un hos­pi­tal y qué fun­cio­nes de­be cum­plir. Es el mo­de­lo de la des­cen­tra­li­za­ción, que es­tá dan­do de al­ta la idea muy arrai­ga­da de que el hos­pi­tal de­be ser una me­ga es­truc­tu­ra que con­cen­tre fí­si­ca­men­te to­dos los ser­vi­cios mé­di­cos, en to­dos los ni­ve­les de com­ple­ji­dad, de to­das las es­pe­cia­li­da­des.

Por el con­tra­rio, el nue­vo pa­ra­dig­ma bus­ca desa­rro­llar una es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal que des­lo­ca­li­ce la in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, dis­tri­bu­yén­do­la geo­grá­fi­ca­men­te e in­te­grán­do­la tec­no­ló­gi­ca­men­te, de mo­do de que sea po­si­ble ge­ne­rar vo­ca­cio­nes y es­pe­cia­li­za­cio­nes pa­ra ca­da uni­dad, a la vez que se cam­bian los fun­da­men­tos de la re­la­ción con los pa­cien­tes, po­nién­do­los a es­tos en el cen­tro de la ges­tión e in­vo­lu­crán­do­los ac­ti­va­men­te en los pro­ce­sos de aten­ción, pre­ven­ción y pro­mo­ción de su sa­lud, en don­de es­tos se en­cuen­tren. Ade­más, es­te mo­de­lo bus­ca des­hos­pi­ta­li­zar con ra­pi­dez los ca­sos más sim­ples, pa­ra con­cen­trar­se en los com­ple­jos, apo­yán­do­se en re­des de alian­zas con en­ti­da­des ex­ter­nas, co­mo la aten­ción pú­bli­ca pri­ma­ria y otras re­des hos­pi­ta­la­rias.

¿Có­mo lo ha­ce­mos en Amé­ri­ca La­ti­na?

In­tere­sa­dos en es­ta vir­tuo­sa ex­pe­rien­cia y la po­si­bi­li­dad de que sea re­pli­ca­da, con­sul­ta­mos so­bre aque­llo a do­ce de los hos­pi­ta­les top 20 del ran­king de los Me­jo­res Clí­ni­cas y Hos­pi­ta­les de la re­gión, que rea­li­za Amé­ri­caE­co­no­mía

In­te­lli­gen­ce. Pa­ra to­dos ellos, el cam­bio es in­dis­pen­sa­ble. “Si no cam­bia­mos de pa­ra­dig­ma, no ha­brá hos­pi­tal que so­por­te la car­ga que va­mos a te­ner a fu­tu­ro”, ad­vier­te Al­fre­do Gue­rre­ros, di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca In­ter­na­cio­nal de Li­ma. Y pa­ra eso, en la ca­pi­tal pe­rua­na ya co­men­za­ron con los cam­bios. Clí­ni­ca In­ter­na­cio­nal in­tro­du­jo ser­vi­cios en cen­tros co­mer­cia­les, en los dis­tri­tos me­nos cen­tra­les de la ca­pi­tal pe­rua­na, y el Hos­pi­tal Italiano de Bue­nos Ai­res, que cuen­ta con dos cen­tros de al­ta com­ple­ji­dad, creó una red de 23 cen­tros mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria con es­pe­cia­li­da­des de al­ta pre­va­len­cia, co­mo or­to­pe­dia y trau­ma­to­lo­gía, of­tal­mo­lo­gía, gi­ne­co­lo­gía y obs­te­tri­cia.

Si no abren un cen­tro pro­pio, al­gu­nos hos­pi­ta­les rea­li­zan alian­zas con en­ti­da­des de re­des de ase­gu­ra­do­ras de sa­lud. Por ejem­plo, el Hos­pi­tal San­ta Pau­la, de São Pau­lo, tie­ne convenios con hos­pi­ta­les de re­ta­guar­dia aso­cia­dos a ase­gu­ra­do­ras, pa­ra se­guir el tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes que mos­tra­ron me­nor com­ple­ji­dad.

Por su par­te, el Cen­tro Mé­di­co Im­ba­na­co, de Ca­li, es­tá sa­te­li­zan­do al­gu­nos ser­vi­cios de diag­nós­ti­co e ima­ge­no­lo­gía, lo que le per­mi­te pro­veer­los en una ex­ten­sa red de cen­tros mé­di­cos a lo lar­go y an­cho de la ca­pi­tal del de­par­ta­men­to del Va­lle del Cau­ca. Y el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral, de Bue­nos Ai­res, es­tá lle­van­do le­jos la te­le­me­di­ci­na, tan le­jos co­mo le que­da Bo­li­via y Pe­rú.

Ca­li­dad in si­tu (y ad ho­mi­nem)

Pe­ro no to­do es lle­var el hos­pi­tal al pa­cien­te. Ade­más de las me­jo­ras de ac­ce­so, la des­cen­tra­li­za­ción im­pli­ca tam­bién me­jo­ras en la ca­li­dad de la aten­ción pro­pia­men­te clí­ni­ca.

La des­hos­pi­ta­li­za­ción tem­pra­na tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en la pron­ta re­cu­pe­ra­ción de pa­cien­tes por as­pec­tos emo­cio­na­les, por el he­cho de es­tar en ca­sa y cer­ca de la fa­mi­lia, pe­ro tam­bién tie­ne im­pac­to en los in­di­ca­do­res clí­ni­cos

de las prin­ci­pa­les pro­me­sas del nue­vo pa­ra­dig­ma es que los pa­cien­tes ten­drán me­jo­res re­sul­ta­dos clí­ni­cos. El efec­to más evidente del cam­bio or­ga­ni­za­cio­nal es la dis­mi­nu­ción de in­fec­cio­nes in­tra­hos­pi­ta­la­rias y otros even­tos ad­ver­sos, pues la se­pa­ra­ción fí­si­ca de pa­cien­tes, se­gún com­ple­ji­dad, y la des­hos­pi­ta­li­za­ción, a pro­pó­si­to de la ca­pa­ci­dad de aten­der­los re­mo­ta­men­te, mi­ni­mi­zan el con­tac­to en­tre en­fer­mos.

“El uso de la te­le­me­di­ci­na en ca­sos de al­to ries­go, en apo­yo a hos­pi­ta­les pe­que­ños del Va­lle del Cau­ca, ha si­do útil pa­ra dis­mi­nuir la mor­bi-mor­ta­li­dad a ni­vel glo­bal, es­to por­que es­tos hos­pi­ta­les, me­nos com­ple­jos, ad­quie­ren la ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar me­jor sus pa­cien­tes y evi­tar su tras­la­do in­ter­hos­pi­ta­la­rio a nues­tra en­ti­dad”, ex­pli­ca Jor­ge Ma­dri­ñán, sub­di­rec­tor mé­di­co de la Fun­da­ción Va­lle del Li­li, de Co­lom­bia. “Con es­to, se be­ne­fi­cia tan­to el pa­cien­te fue­ra de Ca­li, co­mo los que es­tán hos­pi­ta­li­za­dos en la ciu­dad”, re­cal­ca.

La des­hos­pi­ta­li­za­ción tem­pra­na tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en la pron­ta re­cu­pe­ra­ción de pa­cien­tes por as­pec­tos emo­cio­na­les, por el he­cho de es­tar en ca­sa y cer­ca de la fa­mi­lia, pe­ro tam­bién tie­ne im­pac­to en los in­di­ca­do­res clí­ni­cos. “Si un pa­cien­te lle­ga con una neu­mo­nía, ca­si siem­pre bas­ta con dos do­sis de an­ti­bió­ti­cos, pe­ro mu­chas ve­ces se le hos­pi­ta­li­za por even­tua­les com­pli­ca­cio­nes, lo que au­men­ta su ries­go. Po­de­mos su­mi­nis­trar esas do­sis y nun­ca hos­pi­ta­li­zar a ese pa­cien­te; pa­ra ello lo que hi­ci­mos fue desa­rro­llar un mo­de­lo de des­hos­pi­ta­li­za­ción que per­mi­ta un se­gui­mien­to del pa­cien­te a dis­tan­cia, ca­pa­ci­dad de lle­gar a don­de es­tá pa­ra mo­ni­to­rear­lo y aten­der even­tua­li­da­des, y edu­ca­ción pa­ra que el pa­cien­te y su fa­mi­lia sean res­pon­sa­bles de su cui­da­do”, enu­me­ra Ota­vio Ge­ba­ra, di­rec­tor mé­di­co del Hos­pi­tal San­ta Pau­la.

Así co­mo el San­ta Pau­la, va­rios otros hos­pi­ta­les lle­gan has­ta las ca­sas de sus pa­cien­tes, en es­pe­cial a la de aque­llos que es­tán en re­cu­pe­ra­ción o que pa­de­cen en­fer­me­da­des cró­ni­cas, mon­tan­do pa­ra ello equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios des­ple­ga­dos por el te­rri­to­rio. El Eins­tein des­ta­ca, ade­más, por la crea­ción de la figura de una enfermera edu­ca­do­ra que atien­de a los pa­cien­tes y a sus fa­mi­lias, quien ade­más equi­pa los do­mi­ci­lios con tec­no­lo­gía de te­le­en­fer­me­ría de pun­ta.

Por su par­te, el Hos­pi­tal Italiano, que tam­bién ha mon­ta­do un equipo pa­ra es­to, des­ta­ca un in­cre­men­to sor­pren­den­te de sus ca­pa­ci­da­des: “Hoy te­ne­mos más pa­cien­tes in­ter­na­dos en el mo­de­lo do­mi­ci­lia­rio que aque­llos que es­tán en las 780 ca­mas den­tro del hos­pi­tal. Ade­más, rea­li­za­mos cer­ca de 5 mil con­sul­tas do­mi­ci­lia­rias ca­da mes”, de­ta­lla Mar­ce­lo Mar­chet­ti, di­rec­tor del hos­pi­tal.

Tam­bién la aten­ción clí­ni­ca me­jo­ra en es­te nue­vo pa­ra­dig­ma, pues al ser el pa­cien­te el cen­tro de la ges­tión, per­mi­te re­or­ga­ni­zar las ca­pa­ci­da­des hos­pi­ta­la­rias, pa­san­do de de­par­ta­men­tos de es­pe­cia­li­da­des, en­fo­ca­das en las pa­to­lo­gías, a uni­da­des fun­cio­na­les que se for­man al­re­de­dor de cua­dros clí­ni­cos de pa­cien­tes com­ple­jos. “El ca­so con­cre­to de una mujer em­ba­ra­za­da con una car­dio­pa­tía ya no de­pen­de de la uni­dad de car­dio­lo­gía o pe­dia­tría, sino de una red de pro­feU­na

sio­na­les ad hoc, la que se com­po­ne pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res de ca­sos co­mo es­te, lo que ha­ce que re­ci­ba una aten­ción in­te­gral”, di­ce Diego Du­que, di­rec­tor del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de San Vicente Fun­da­ción, de Me­de­llín.

To­do es­to re­dun­da en el for­ta­le­ci­mien­to del mo­de­lo de la ex­pe­rien­cia del pa­cien­te. “Las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas son de in­me­dia­tez y cer­ca­nía, y el desafío del hos­pi­tal es la re­in­ge­nie­ría de las ope­ra­cio­nes, ofre­cien­do lo que el pa­cien­te ne­ce­si­ta, y que lo que ne­ce­si­te, lo de­fi­na él mis­mo”, acla­ra Bernd Ober­paur, di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca Ale­ma­na, de San­tia­go de Chi­le.

Con es­ta pers­pec­ti­va, se da cré­di­to a la in­tui­ción de to­dos quie­nes he­mos si­do pa­cien­tes al­gu­na vez, y a quie­nes sim­ple­men­te no nos gus­ta ir al hos­pi­tal. Y có­mo po­día ser de otra for­ma, si el hos­pi­tal -tal co­mo lo he­mos co­no­ci­do- no siem­pre es el lu­gar más ade­cua­do pa­ra tra­ta­mien­tos o recuperaciones, por ser un fo­co de in­fec­cio­nes in­tra­hos­pi­ta­la­rias, o por el gas­to emo­cio­nal y fi­nan­cie­ro que sig­ni­fi­ca per­ma­ne­cer ahí.

La efi­cien­cia co­mo eje

To­das las me­di­das de des­lo­ca­li­za­ción y des­hos­pi­ta­li­za­ción que se han men­cio­na­do ex­pre­san, de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta, in­di­ca­do­res de efi­cien­cia hos­pi­ta­la­ria que re­dun­dan en un me­jor ma­ne­jo de los re­cur­sos clí­ni­cos, co­mo son pa­be­llo­nes o ca­mas, lo que a su vez ha­ce la operación en su con­jun­to más cos­to-efi­cien­te.

Por ejem­plo, la Clí­ni­ca Ale­ma­na, el Hos­pi­tal San­ta Pau­la y el Hos­pi­tal Ale­mão Os­wal­do Cruz con­si­guie­ron un tiem­po de in­ter­na­ción de los pa­cien­tes a 2,9, 3,8 y 4,8 días pro­me­dio, res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que el pro­me­dio de hos­pi­ta­les de los paí­ses del OECD es de 7,8, se­gún Health at Glan­ce 2017, de OECD Pu­blis­hing. Lo que im­pli­có de fac­to la am­plia­ción de su ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir egre­sos. Ade­más, ac­tual­men­te el 60% de las qui­mio­te­ra­pias del Clí­ni­ca Ale­ma­na y el ter­cio de las 55 mil ci­ru­gías que rea­li­za el Hos­pi­tal Italiano al año, son am­bu­la­to­rias, de­jan­do es­pa­cio pa­ra in­ter­na­cio­nes más com­ple­jas y eco­nó­mi­ca­men­te más be­ne­fi­cio­sas pa­ra el hos­pi­tal. “En nues­tro ca­so, la ro­ta­ción de ca­mas au­men­tó en un 15%, sin la ne­ce­si­dad de ha­cer una am­plia­ción fí­si­ca”, di­ce Ge­ba­ra, del Hos­pi­tal San­ta Pau­la.

Pe­ro pa­ra que es­to re­sul­te, los hos­pi­ta­les han te­ni­do tam­bién que cam­biar los mo­de­los de tra­ba­jo. Los ca­sos más exi­to­sos son los que han in­tro­du­ci­do in­cen­ti­vos del ti­po pay-for-per­for­man­ce, en el que el pa­go al cuer­po clí­ni­co se de­fi­ne por la di­fi­cul­tad de la pres­ta­ción y su re­sul­ta­do, los que vie­nen a re­em­pla­zar el sis­te­ma fee-for-ser­vi­ce, que pa­ga sim­ple­men­te por la can­ti­dad de días de cui­da­do. De tal mo­do, el mé­di­co es in­cen­ti­va­do a cam­biar su for­ma de aten­ción ha­cia la des­hos­pi­ta­li­za­ción de su pa­cien­te o su re­ubi­ca­ción en otro cen­tro de sa­lud. Y el hos­pi­tal ga­na, en tan­to fi­de­li­za los pa­cien­tes por la ca­li­dad de su pres­ta­ción y a quie­nes si­gue sir­vien­do a tra­vés de es­que­mas de pre­ven­ción y pro­mo­ción de la sa­lud, y por­que se con­cen­tra en ca­sos más com­ple­jos y one­ro­sos.

Tam­bién la tec­no­lo­gía es cla­ve. El Eins­tein, por ejem­plo, a tra­vés del big data ge­ne­ra­do con pa­sa­das ex­pe­rien­cias y de un sis­te­ma de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, de­ter­mi­na en ca­da una de sus uni­da­des de emer­gen­cia la po­si­bi­li­dad de in­ter­na­ción de un pa­cien­te y su diag­nós­ti­co con un 94% de pre­ci­sión, so­la­men­te a par­tir de in­di­ca­do­res clí­ni­cos bá­si­cos, asig­nan­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta la cama de la uni­dad re­la­cio­na­da a la con­di­ción clí­ni­ca. “De tal mo­do, con­se­gui­mos dis­mi­nuir el tiem­po de es­pe­ra pa­ra una cama en una ho­ra y vein­te mi­nu­tos, y des­cu­bri­mos que el tiem­po de in­ter­na­ción de un pa­cien­te, con el diag­nós­ti­co co­rrec­to e in­ter­na­do en el ala co­rrec­ta, se re­du­ce en un 13%”, afir­ma Klaj­ner.

Otra ma­ne­ra de aho­rrar y, a la vez, fa­ci­li­tar la des­cen­tra­li­za­ción, es la con­ver­sión di­gi­tal del his­to­rial clí­ni­co. De tal mo­do, el hos­pi­tal po­drá ma­ne­jar ubi­cua­men­te la his­to­ria, imá­ge­nes, exá­me­nes de la­bo­ra­to­rios y otras in­for­ma­cio­nes de los pa­cien­tes, de ma­ne­ra sin­cro­ni­za­da, ac­tua­li­za­da y com­par­ti­da por to­das las uni­da­des de un hos­pi­tal, desde el cua­dro ge­ne­ral de con­trol has­ta el ce­lu­lar de la enfermera más dis­tan­te, y a la vez evi­tar gas­to in­efi­cien­te en du­pli­ca­ción de pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos y de trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos. “La por­ta­bi­li­dad elec­tró­ni­ca de da­tos per­mi­te dar­le cuer­po a la des­cen­tra­li­za­ción, pues fa­ci­li­ta la in­ter­con­sul­ta con pro­fe­sio­na­les de otras ins­ti­tu­cio­nes que re­mi­ten pa­cien­tes y con las ope­ra­do­ras de se­gu­ros, de ma­ne­ra que se ase­gu­re la co­ber­tu­ra”, di­ce Si­nay Aré­va­lo Leal, di­rec­tor de In­no­va­ción y Pla­nea­ción de la Fun­da­ción Car­dioin­fan­til.

Con es­ta des­cen­tra­li­za­ción hos­pi­ta­la­ria, qui­zá ma­ña­na la es­tre­san­te pre­gun­ta ¿dón­de que­da el hos­pi­tal?, que­da­rá sim­ple­men­te re­la­cio­na­da a las vi­ven­cias mé­di­cas gra­ves, pues con las le­ves ten­dre­mos una ama­ble so­lu­ción a la mano: ese mo­de­lo que pre­mia el don de la ubi­cui­dad.

*Agra­de­ce­mos las en­tre­vis­tas a los di­rec­to­res mé­di­cos de los hos­pi­ta­les Al­bert Eins­tein, Clí­ni­ca Ale­ma­na, Fun­da­ción Va­lle del Li­li, Italiano de Bue­nos Ai­res, Fun­da­ción Car­dioin­fan­til, Fun­da­ción Car­dio­vas­cu­lar, Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral, Cen­tro Mé­di­co Im­ba­na­co, Ale­mão Os­wal­do Cruz, Clí­ni­ca In­ter­na­cio­nal, San Vicente Fun­da­ción y San­ta Pau­la.

Hos­pi­tal Is­rae­li­ta Al­bert Eins­tein São Pau­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.