SOS­TE­NI­BI­LI­DAD EN LA GES­TIÓN DE EM­PRE­SAS: ¿UNA PRÁC­TI­CA EN AS­CEN­SO?

AmericaEconomia Internacional - - NEGOCIOS / INFRAESTRUCTURA - Por AE Brand Lab

Las com­pa­ñías la­ti­noa­me­ri­ca­nas se adap­tan po­co a po­co a las exi­gen­cias de los in­ver­sio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de prác­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad. La re­la­ción po­si­ti­va en­tre Res­po­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va (RSC) y com­pe­ti­ti­vi­dad, po­dría ser el me­jor aci­ca­te pa­ra su ma­si­fi­ca­ción

El con­cep­to es­tá de mo­da. A la ho­ra de bus­car me­jo­res prác­ti­cas eco­nó­mi­cas, so­cia­les y am­bien­ta­les, las em­pre­sas han en­con­tra­do en la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va (RSC) a un alia­do de sus re­no­va­das po­lí­ti­cas de ges­tión em­pre­sa­rial. Co­mo re­quie­ren sos­te­ni­bi­li­dad, la RSC re­sal­ta co­mo un ca­mino de fu­tu­ro, pe­se a que pa­ra al­gu­nos ejecutivos es­te con­jun­to de ac­cio­nes re­pre­sen­te más un cos­to que una in­ver­sión.

“Las em­pre­sas co­men­za­ron a in­tere­sar­se en el te­ma por la im­por­tan­cia que los gran­des in­ver­so­res da­ban a los ín­di­ces de em­pre­sas sos­te­ni­bles, a la ho­ra de se­lec­cio­nar dón­de in­ver­tir. Se han da­do cuen­ta que in­cor­po­rar cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad en sus es­tra­te­gias y en el desa­rro­llo de es­tas, con­si­gue me­jo­rar su ima­gen en el mer­ca­do y ade­más sus re­sul­ta­dos”, ase­gu­ra Luis Ma­ri­juán, do­cen­te del Más­ter en Di­rec­ción de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal de ESIC.

Es­tos be­ne­fi­cios am­plios son com­par­ti­dos por el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción So­cial de ESADE, Ig­na­si Ca­rre­ras, quien ra­ti­fi­ca que “las em­pre­sas res­pon­sa­bles ge­ne­ran va­lor com­par­ti­do pa­ra los ac­cio­nis­tas y tra­ba­ja­do­res, pe­ro tam­bién pa­ra la so­cie­dad. Los gru­pos de in­te­rés com­ple­men­ta­rios tie­nen más seguridad por par­te de las em­pre­sas res­pon­sa­bles de que sus ac­tua­cio­nes no ten­drán un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la so­cie­dad y en ellos mis­mos”.

Cas­ti­go a los no res­pon­sa­bles

La sos­te­ni­bi­li­dad mar­ca hoy un an­tes y un des­pués en la ges­tión de las em­pre­sas, so­bre to­do, del sec­tor fi­nan­cie­ro. Y es que es­te con­cep­to apli­ca­do al co­ra­zón de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial in­ci­de de for­ma po­ten­te en la trans­pa­ren­cia, cla­ve por un la­do en la cap­ta­ción de in­ver­so­res, y por otro, en la cons­truc­ción de con­fian­za y leal­tad con los clien­tes.

“Ca­da vez es más co­mún que la fi­lo­so­fía de ges­tión em­pre­sa­rial es­té aso­cia­da a los con­cep­tos de sos­te­ni­bi­li­dad, por en­de, es­tos ca­da vez ganan un ma­yor te­rreno en la prio­ri­za­ción de los cri­te­rios pa­ra las opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión”, afir­ma Ma­ría Mer­ce­des Ba­rre­ra, ge­ren­te de Res­pon­sa­bi­li­dad Cor­po­ra­ti­va de Gru­po SU­RA.

Al mis­mo tiem­po, el uso de prác­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad cons­ti­tu­ye un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor y de li­de­raz­go, de ahí que sean ca­da día más so­li­ci­ta­das. Pe­ro Ca­rre­ras agre­ga otros tres be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les que se ob­tie­nen al in­cor­po­rar cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad: “Pa­ra re­du­cir ries­gos aso­cia­dos a em­pre­sas que por sus ac­tua­cio­nes no res­pon­sa­bles pue­den te­ner cri­sis eco­nó­mi­cas y de repu­tación im­por­tan­tes. Tam­bién por la re­la­ción po­si­ti­va que hay a lar­go pla­zo en­tre RSC y com­pe­ti­ti­vi­dad. Por úl­ti­mo, por la ten­den­cia cre­cien­te de los con­su­mi­do­res y otros gru­pos de in­te­rés de cas­ti­gar a las em­pre­sas no res­pon­sa­bles”.

Ges­tión éti­ca, in­te­gral y cohe­ren­te

Los be­ne­fi­cios re­por­ta­dos en com­pe­ti­ti­vi­dad son múl­ti­ples y bien lo sa­be Gru­po SU­RA. Es­ta com­pa­ñía es re­fe­ren­te la­ti­noa­me­ri­cano en sos­te­ni­bi­li­dad, a tal pun­to, que desde 2011 in­gre­só al Ín­di­ce Mun­dial de Sos­te­ni­bi­li­dad Dow Jo­nes (DJSI), in­te­gra­do por 320 em­pre­sas con­si­de­ra­das co­mo las de más al­tos es­tán­da­res en ges­tión sos­te­ni­ble en ne­go­cios.

Pa­ra al­can­zar ese ni­vel de ex­ce­len­cia, la or­ga­ni­za­ción se ha en­fo­ca­do en una ges­tión éti­ca, in­te­gral y cohe­ren­te de sus ne-

go­cios, pri­me­ro en Co­lom­bia y aho­ra en Amé­ri­ca La­ti­na.

La ge­ren­te de Res­pon­sa­bi­li­dad Cor­po­ra­ti­va de la Com­pa­ñía, cuen­ta que en 2017 se reali­zó un ejer­ci­cio pa­ra evo­lu­cio­nar el di­rec­cio­na­mien­to es­tra­té­gi­co. “Es­ta evo­lu­ción hi­zo po­si­ble ali­near pro­pó­si­tos co­mu­nes, afian­zar el pro­ce­so de con­so­li­da­ción de las com­pa­ñías del por­ta­fo­lio, de­tec­tar opor­tu­ni­da­des y ries­gos más allá de los ne­go­cios ac­tua­les e im­pul­sar la trans­for­ma­ción de los ne­go­cios del fu­tu­ro”, re­cuer­da.

Gru­po SU­RA, ade­más de es­tar pre­sen­te en el DJSI, par­ti­ci­pa ca­da año en el Anua­rio Mun­dial de Sos­te­ni­bi­li­dad de la fir­ma Ro­be­co­SAM, que reconoce los es­fuer­zos glo­ba­les de las com­pa­ñías lí­de­res en es­ta ma­te­ria.

Ade­más, desde 2009 Gru­po Su­ra se unió al Pac­to Glo­bal de Na­cio­nes Uni­das, lo que “nos im­pul­sa a in­cor­po­rar prác­ti­cas que bus­can el res­pe­to por los De­re­chos Hu­ma­nos, los es­tán­da­res la­bo­ra­les, el me­dio am­bien­te y la trans­pa­ren­cia”, des­ta­ca Ba­rre­ra, quien aña­de que tam­bién se ri­gen por los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) de las Na­cio­nes Uni­das, que es­ta­ble­cen una ru­ta de tra­ba­jo so­cial y em­pre­sa­rial.

Ca­mino a la sos­te­ni­bi­li­dad

Pe­ro ¿exis­ten es­fuer­zos y el de­seo ma­ni­fies­to de las em­pre­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas por cum­plir con es­tán­da­res en sos­te­ni­bi­li­dad? Ig­na­si Ca­rre­ras ase­gu­ra que sí desde que se ins­ta­ló el te­ma de la RSC, pe­ro se tra­ta de una vo­lun­tad por par­te de un nú­me­ro aún no su­fi­cien­te­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de gran­des em­pre­sas. “Aun así, es pre­vi­si­ble que mu­chas más em­pre­sas apos­ta­rán en el fu­tu­ro por la sos­te­ni­bi­li­dad. Sa­ben que es­te se­rá el ti­po de em­pre­sa que triun­fa­rá en el si­glo XXI”.

Ma­ri­juán es más po­si­ti­vo y con­si­de­ra que las com­pa­ñías de la re­gión han si­do cons­cien­tes en es­tos úl­ti­mos años de la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar la sos­te­ni­bi­li­dad en sus pla­nes es­tra­té­gi­cos. “Ca­da vez apa­re­cen más em­pre­sas de la zo­na en el ín­di­ce DJSI glo­bal. En una zo­na ri­ca en ma­te­rias pri­mas y re­cur­sos na­tu­ra­les de to­do ti­po, el con­cep­to es­tá in­trín­se­ca­men­te unido al de ren­ta­bi­li­dad y via­bi­li­dad a lar­go pla­zo”, co­men­ta.

A las em­pre­sas que aún no in­cor­po­ran esos es­tán­da­res de sos­te­ni­bi­li­dad, el pa­no­ra­ma ac­tual ter­mi­na­rá por ja­lo­nar­las ha­cia ese óp­ti­mo o ten­drán que des­apa­re­cer. Por­que es­tá al al­za la pre­sión de di­fe­ren­tes ac­to­res in­tere­sa­dos -au­to­ri­da­des, clien­tes, so­cie­dad, in­ver­sio­nis­tas, en­tre otros- pa­ra que es­tas con­si­de­ren los fac­to­res am­bien­ta­les y so­cia­les en la ges­tión de sus ne­go­cios.

La ge­ren­te de Res­pon­sa­bi­li­dad Cor­po­ra­ti­va de Gru­po SU­RA ra­ti­fi­ca la in­elu­di­ble evo­lu­ción: “Ca­da vez más em­pre­sas com­pren­den que los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos no pue­den ser su úni­ca prio­ri­dad, sino que es igual­men­te re­le­van­te la ma­ne­ra de al­can­zar­los; y que el éxi­to a lar­go pla­zo es­tá de­ter­mi­na­do por la ma­ne­ra de ad­mi­nis­trar sus ne­go­cios y ca­de­nas de su­mi­nis­tro, de una ma­ne­ra res­pon­sa­ble, evi­tan­do o mi­ti­gan­do sus im­pac­tos”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.