BRA­SIL, A PE­SAR DE TO­DO, CON PO­TEN­CIAL PA­RA CRE­CER

Di­rec­tor del área de Re­search & Business In­te­lli­gen­ce de TTR

AmericaEconomia Internacional - - OPINIÓN / NEGOCIOS - Wag­ner Mar­ques Ro­dri­gues

El com­ple­jo es­ce­na­rio po­lí­ti­co en Bra­sil, don­de ac­tual­men­te hay 13 can­di­da­tos a la pre­si­den­cia del país -in­clu­so has­ta ha­ce po­co el ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va, ac­tual­men­te con pe­na de pri­sión-, ha si­do un pe­so pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Mi­chel Temer, el ac­tual pre­si­den­te, de­ja­rá el go­bierno con so­lo 3% de apro­ba­ción po­pu­lar y tam­bién con un gran desafío pa­ra el nue­vo man­da­ta­rio, lo­grar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble de la eco­no­mía y con­quis­tar la con­fian­za de los in­ver­so­res. ¡Va­ya re­to!

La ele­va­da im­po­pu­la­ri­dad del ac­tual pre­si­den­te pue­de es­tar re­la­cio­na­da di­rec­ta­men­te con las se­ve­ras me­di­das que ha adop­ta­do pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar la eco­no­mía. Desde agos­to de 2016, has­ta hoy, ha lle­va­do a ca­bo un fuer­te ajus­te fis­cal y una am­plia re­for­ma la­bo­ral. Así, la más re­cien­te pre­vi­sión del Ban­co Cen­tral de Bra­sil apun­ta a un cre­ci­mien­to de 1,6% pa­ra el PIB, en 2018: un 1% me­nos que la pre­vi­sión an­te­rior, pe­ro, aun así, muy le­jos de los ti­bios 3,5% re­gis­tra­dos en 2015 y 2016, aun­que su­pe­rior al 1% re­gis­tra­do en 2017.

Pe­ro es­tos in­di­ca­do­res pa­re­cen me­nos preo­cu­pan­tes si se con­tras­tan con la di­ná­mi­ca del mer­ca­do de Fusiones y Ad­qui­si­cio­nes (M&A), que fun­cio­na co­mo un ter­mó­me­tro que mi­de los ni­ve­les de con­fian­za de las eco­no­mías. Se­gún el in­for­me de ju­lio de 2018, de Tran­sac­tio­nal Track Re­cord (TTR), des­pués de una caí­da del 3% en el vo­lu­men de Fusiones y Ad­qui­si­cio­nes en 2016, el mer­ca­do bra­si­le­ño re­gis­tró un au­men­to de 11% en 2017. Y el mis­mo in­for­me mues­tra que, a pe­sar del es­ce­na­rio po­lí­ti­co de 2018, el vo­lu­men de fusiones y ad­qui­si­cio­nes has­ta ju­lio ha ba­ja­do tan so­lo un 2% con re­la­ción al mis­mo pe­rio­do de 2017.

Los nue­vos vien­tos se po­ten­cian con la más re­cien­te de­ci­sión del go­bierno de man­te­ner la ta­sa de in­te­rés (SELIC) al 6,5% anual, el ni­vel más ba­jo de la his­to­ria (el más al­to se es­ta­ble­ció en 1997, cuan­do al­can­zó 45,67%), un cla­ro im­pul­so pa­ra la in­ver­sión de em­pre­sas in­vo­lu­cra­das en pro­yec­tos de mo­der­ni­za­ción y ex­pan­sión. So­bre to­do por­que con una in­fla­ción ba­jo con­trol y cum­plien­do con la me­ta es­ta­ble­ci­da, ac­tual­men­te de 4,5% al año, se­ría po­si­ble man­te­ner la ta­sa SELIC en el ni­vel ac­tual.

Sin em­bar­go, la im­po­si­bi­li­dad del ac­tual go­bierno de apro­bar la re­for­ma de pen­sio­nes y la ca­pa­ci­dad o in­ten­ción del fu­tu­ro pre­si­den­te de po­ner­la en mar­cha, se­rá se­gu­ra­men­te una va­ria­ble que apa­re­ce­rá en el plan es­tra­té­gi­co de los in­ver­so­res de lar­go pla­zo, los fon­dos de ca­pi­tal de ries­go, así co­mo de las em­pre­sas ex­tran­je­ras que ten­drán co­mo ob­je­ti­vo ga­ran­ti­zar o am­pliar su pre­sen­cia en Bra­sil.

Aun­que la in­ver­sión Chi­na en los sec­to­res de in­fra­es­truc­tu­ra en Bra­sil, una pre­sen­cia que cre­ce ca­da año, movida tan­to por los pre­cios de los ac­ti­vos y su po­ten­cial de lar­go pla­zo, se­rá un fac­tor cla­ve pa­ra los pla­nes del ac­tual go­bierno, que bus­ca in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras y atraer ca­pi­tal ex­tran­je­ro pa­ra es­tos pro­yec­tos. La reali­dad ac­tual de las in­fra­es­truc­tu­ras de Bra­sil se con­vier­te así en una gran opor­tu­ni­dad. Por­que desde puer­tos, ae­ro­puer­tos, pro­yec­tos de lo­gís­ti­ca, o de ge­ne­ra­ción y dis­tri­bu­ción de ener­gía, to­do ne­ce­si­ta de me­jo­rías o ex­pan­sión.

Desde el pun­to de vis­ta de los más de 208 mi­llo­nes de bra­si­le­ños, la per­cep­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la ge­ne­ra­ción de em­pleo y el au­men­to de la ca­pa­ci­dad de con­su­mo. Por eso se­rá im­por­tan­te pa­ra las nue­vas au­to­ri­da­des no ol­vi­dar ni in­ten­tar ocul­tar otras gran­des de­man­das de la po­bla­ción, re­la­cio­na­das con la ca­li­dad del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, la sa­lud pú­bli­ca, la seguridad, en­tre otras.

Es­tá cla­ro que Bra­sil ha de­ja­do atrás la gra­ve re­ce­sión y aho­ra tie­ne por de­lan­te mu­chos re­tos y opor­tu­ni­da­des, pe­ro es im­por­tan­te no de­jar de so­ñar con un Bra­sil con mu­cho or­den y pro­gre­so, pe­ro, so­bre to­do, con me­nos de­sigual­dad so­cial.

Es­tá cla­ro que Bra­sil ha de­ja­do atrás la gra­ve re­ce­sión y que aho­ra tie­ne por de­lan­te mu­chos re­tos y opor­tu­ni­da­des. Por eso es im­por­tan­te no de­jar de so­ñar con un Bra­sil con or­den y pro­gre­so, pe­ro so­bre to­do, con me­nos de­sigual­dad so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.