“Co­lo­ni­zar otro pla­ne­ta es nues­tro ne­ce­sa­rio plan B”

Se ha he­cho fa­mo­so por es­tu­diar las bac­te­rias que se adap­tan a la au­sen­cia de agua en el de­sier­to de Ata­ca­ma, pa­ra así en­ten­der có­mo en­con­trar vi­da en Mar­te. Pio­ne­ro chi­leno de la as­tro­bio­lo­gía, Azúa tie­ne va­rios pro­yec­tos en la mis­ma lí­nea con NASA y sus

AmericaEconomia Internacional - - DEBATE / CRISIS HUMANITARIA - POR GWEN­DOLYN LED­GER, ME­DE­LLÍN, CO­LOM­BIA

¿Có­mo se lle­ga a co­la­bo­rar con la NASA?

Era el 2003 y sa­lió en CNN una no­ti­cia so­bre un equipo de in­ves­ti­ga­do­res que, li­de­ra­dos por el doc­tor Ch­ris McKay, es­ta­ba in­ves­ti­gan­do el de­sier­to de Ata­ca­ma por su pa­re­ci­do con Mar­te. Yo le es­cri­bí por­que te­nía una idea pa­ra ha­cer al­go que ellos no ha­bían po­di­do rea­li­zar. Y fue sin mucha es­pe­ran­za, por­que yo era un es­tu­dian­te de doc­to­ra­do, en tan­to que es­te era un hom­bre muy fa­mo­so, que veías en Na­tGeo y Dis­co­very Chan­nel. Re­cuer­do que le es­cri­bí un vier­nes en la tar­de y pa­ra ese do­min­go ya ha­bía­mos in­ter­cam­bia­do sie­te co­rreos elec­tró­ni­cos.

¿Por qué en Ata­ca­ma?

El de­sier­to de Ata­ca­ma es el lu­gar más ári­do del pla­ne­ta y tam­bién el más an­ti­guo: se es­ti­ma que ha si­do hi­per-ári­do por los úl­ti­mos 15 mi­llo­nes de años y ári­do por los úl­ti­mos 150 mi­llo­nes de años. En­ton­ces, ha­ce sen­ti­do bus­car qué for­mas de vi­da son las que se han adap­ta­do a vi­vir ahí.

¿Cuál es el in­te­rés de la NASA por sus in­ves­ti­ga­cio­nes?

Ellos bus­can en­ten­der si en Mar­te po­dría exis­tir vi­da o po­dría ha­ber exis­ti­do vi­da. Da­do lo di­fí­cil que es via­jar has­ta allá pa­ra com­pro­bar­lo, lo ló­gi­co era va­ler­se de un mo­de­lo análo­go, co­mo el de­sier­to. Cuan­do la NASA des­ta­có a la zo­na de Yun­gay co­mo la más se­ca del de­sier­to de Ata­ca­ma, yo sa­bía que eso no era así, por­que yo me ha­bía cria­do allí y sa­bía que se ge­ne­ran den­sas ne­bli­nas. En ese tiem­po tra­ba­ja­ba con otros in­ves­ti­ga­do­res pa­ra de­ter­mi­nar bio­di­ver­si­dad bac­te­ria­na usan­do son­das es­pe­cí­fi­cas pa­ra DNA, y le pro­pu­se a NASA usar es­ta téc­ni­ca. Po­co tiem­po des­pués me di cuen­ta de que ade­más co­no­cía muy bien el de­sier­to y te­nía bas­tan­te que apor­tar. Fue así co­mo em­pe­cé a re-ex­plo­rar los lu­ga­res que vi­si­ta­ba cuan­do jo­ven con otros ojos. Desde en­ton­ces he­mos co­la­bo­ra­do en otras ini­cia­ti­vas, por ejem­plo, en di­se­ñar un pe­que­ño in­ver­na­de­ro pa­ra lle­var a la lu­na y a Mar­te, con la idea fi­nal de pro­veer de co­mi­da a los as­tro­nau­tas lle­van­do se­mi­llas y plan­tán­do­las fue­ra de la gra­ve­dad te­rres­tre.

Co­mo Matt Da­mon en la pe­lí­cu­la El Mar­ciano, jus­ta­men­te.

Al­go co­mo eso, pe­ro con ba­ses cien­tí­fi­cas. Que­re­mos ser los pri­me­ros en ger­mi­nar se­mi­llas con ra­dia­ción, tem­pe­ra­tu­ras y pa­rá­me­tros di­fe­ren­tes a co­mo es en la Tie­rra. Ellos (NASA) es­tán a car­go de la par­te in­ge­nie­ril y yo de la bio­ló­gi­ca, evaluando qué ti­po de se­mi­llas. La NASA pro­pu­so me­dir el CO2 que ge­ne­ra la aria­bi­dop­sis, una se­mi­lla no co­mes­ti­ble muy co­mún en el he­mis­fe­rio nor­te, pa­re­ci­da al rá­bano. Yo su­ge­rí me­dir oxí­geno en se­mi­llas de al­fal­fa y fue acep­ta­do. Lue­go fui in­vi­ta­do al cen­tro es­pa­cial Ken­nedy co­mo in­ves­ti­ga­dor. Y me pro­pu­sie­ron pro­bar con ra­ba­ni­tos, que pro­du­cen mu­cho más CO2, y aho­ra pro­ba­ré dis­tin­tas es­pe­cies pa­ra lle­gar a una se­mi­lla que sea co­mes­ti­ble ideal­men­te a fu­tu­ro pa­ra los as­tro­nau­tas. Pien­so que en una se­gun­da eta­pa po­dría ha­cer­se es­to desde el es­pa­cio, y en una ter­ce­ra eta­pa en sue­lo y at­mós­fe­ra mar­cia­na. Pe­ro que­re­mos dar un pa­so a la vez. Por otra par­te, aca­bo de ga­nar un pro­yec­to de US$750 mi­llo­nes por tres años, en con­jun­to con un in­ves­ti­ga­dor de la U. de California, en Ri­ver­si­de, pa­ra en­con­trar or­ga­nis­mos que ob­tie­nen su ener­gía a par­tir de la luz UV. Es un fon­do del Hu­man Frontier Scien­ce Pro­gram, que pro­mue­ve pro­yec­tos en el lí­mi­te del co­no­ci­mien­to. En pa­ra­le­lo, se dio la opor­tu­ni­dad de ir­me a tra­ba­jar al cen­tro de as­tro­bio­lo­gía del go­bierno es­pa­ñol en

Ma­drid. Y ade­más ten­go un pro­yec­to con ITF y NASA pa­ra de­tec­tar la vi­da co­mo no la co­no­ce­mos, don­de yo ten­go has­ta aho­ra el úni­co mé­to­do pro­pues­to, en ba­se a su com­ple­ji­dad es­truc­tu­ral aso­cia­do al ni­vel de en­tro­pía que se pue­de me­dir con ma­te­má­ti­ca frac­tal.

“No es si ocu­rre, es cuán­do ocu­rra”

La evo­lu­ción de su ca­rre­ra pa­re­ce la tí­pi­ca “na­die es pro­fe­ta en su tie­rra”. ¿Cuál es la lec­ción?

An­tes de ir­me a Van­cou­ver pa­ra asu­mir co­mo Ted Fe­llow me to­có re­par­tir vo­lan­tes del Con­gre­so del Fu­tu­ro en la Pla­za de Ar­mas. Una se­ma­na más tar­de es­ta­ba con­tán­do­le de mis ex­pe­ri­men­tos a Ste­ven Spiel­berg, a Meg Ryan, a Al Go­re y desde en­ton­ces he es­ta­do di­fun­dien­do mi la­bor con NASA en las char­las TED que or­ga­ni­za Ma­rriott con bas­tan­te éxi­to... Creo que, por al­gu­na ra­zón, el co­no­ci­mien­to en Chi­le se asig­nó co­mo pri­va­ti­vo de la elite; al­go que ya se su­peró ha­ce mu­cho tiem­po del Ecua­dor ha­cia arri­ba, don­de el in­ves­ti­ga­dor se ve a sí mis­mo y a sus pa­res co­mo un tra­ba­ja­dor más, ni más ni me­nos im­por­tan­te que un pi­lo­to de avión o un con­duc­tor de ca­mio­nes. Y es un pa­ra­dig­ma que yo bus­co rom­per, por­que el co­no­ci­mien­to no tie­ne va­lor al­guno si tú no lo com­par­tes, y por lo tan­to tú de­bes ser una per­so­na muy hu­mil­de res­pec­to del sa­ber y tu pri­me­ra la­bor es co­men­tar­lo, com­par­tir­lo.

Hay un vie­jo ar­gu­men­to que de­nos­ta el gas­to en la ex­plo­ra­ción es­pa­cial en un mun­do don­de hay tan­tas ca­ren­cias…

Siem­pre que­re­mos ver qué es­tá al otro la­do del mar o de una mon­ta­ña. Es una ne­ce­si­dad in­na­ta que no re­quie­re jus­ti­fi­ca­ción por­que es par­te de no­so­tros. Pe­ro es cier­to, ade­más, que a par­tir de es­tas ex­plo­ra­cio­nes se ge­ne­ran mu­chas co­sas. La ca­rre­ra es­pa­cial tie­ne una va­ria­ble po­lí­ti­ca, de do­mi­na­ción y he­ge­mo­nía, pe­ro tam­bién una se­rie de ven­ta­jas cien­tí­fi­cas y eco­nó­mi­cas. Ade­más, ha­ce po­co pa­só un as­te­roi­de muy cer­ca de la Tie­rra y na­die su­po. Si se hu­bie­ra es­tre­lla­do acá, otro ga­llo nos can­ta­ría. Co­lo­ni­zar otros pla­ne­tas es nues­tro ne­ce­sa­rio plan B: al me­nos hay que te­ner una for­ma de es­ca­pe y es una reali­dad, por­que el asun­to no es si va a ocu­rrir, el asun­to es cuán­do.

En­ton­ces, Mar­te es el des­tino.

La as­tro­bio­lo­gía sos­tie­ne que, de en­con­trar un sis­te­ma que per­mi­ta la vi­da en nues­tro sis­te­ma solar, se­ría en al­gu­nas de las lu­nas de Jú­pi­ter, por ejem­plo, en Eu­ro­pa, don­de hay un mar con más agua que la Tie­rra. Otro ca­so es En­ce­la­do, una de las lu­nas de Sa­turno. Lue­go se­ría Ti­tán, tam­bién en Sa­turno, que tie­ne to­dos los com­po­nen­tes pa­ra en­con­trar un ti­po de vi­da muy dis­tin­to a la Tie­rra, si es que la hu­bie­ra. Bas­tan­te más atrás en la es­ca­la de pro­ba­bi­li­da­des vie­ne Mar­te, pe­ro por las dis­tan­cias es mu­cho más fá­cil en­viar una na­ve ahí.

Des­pués de to­dos es­tos años es­tu­dian­do el pla­ne­ta ro­jo, ¿si le die­ran la opor­tu­ni­dad, iría?

¡No, es muy ries­go­so! Qui­zás me atre­ve­ría a ir a la es­ta­ción es­pa­cial in­ter­na­cio­nal, por­que es­tá pro­ba­do que ahí se pue­de vi­vir. Pe­ro ni si­quie­ra iría a la lu­na.

“Que­re­mos ser los pri­me­ros en ger­mi­nar se­mi­llas con ra­dia­ción, tem­pe­ra­tu­ras y pa­rá­me­tros di­fe­ren­tes a co­mo es en la Tie­rra. Ellos (NASA) es­tán a car­go de la par­te in­ge­nie­ril y yo de la bio­ló­gi­ca, evaluando qué ti­po de se­mi­llas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.