LÍ­NEA DI­REC­TA

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO -

Res­pi­ro ali­via­do. So­fi, mi so­bri­na, de la mano de su pa­pá, mi her­mano, se in­ter­na son­rien­te en la nue­va ciu­dad. Pa­so a pa­so, ob­ser­va ma­ra­vi­lla­da las ca­lles y edi­fi­ca­cio­nes que com­po­nen la iné­di­ta reali­dad, mien­tras pa­sa rau­do por de­lan­te de ella un gru­po de ni­ños que vo­ci­fe­ra ha­ber des­cu­bier­to un gran ha­llaz­go más allá. Tie­nen la mis­ma ener­gía de la ma­dre que, a po­cos me­tros, mi­ra al cie­lo y ob­ser­va ner­vio­sa có­mo su hi­ja tre­pa un edi­fi­cio me­dian­te cuer­das de an­di­nis­mo. Idén­ti­ca ale­gría que la del cho­fer de una am­bu­lan­cia que es­pe­ra a que los tran­seún­tes le des­pe­jen la vía.

Res­pi­ro ali­via­do, por­que So­fi, una ni­ña de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción, me­jor ami­ga de Pe­pa Pig y del Mono Jor­ge, há­bil usua­ria de smartp­ho­nes y ta­blets, opi­nan­te y desafian­te a ra­tos, in­quie­ta y cu­rio­sa por aña­di­du­ra, por fin es­tá com­ple­ta­men­te a gus­to en es­ta ma­ña­na in­ver­nal de San­tia­go de Chi­le, una en la que los adul­tos le he­mos pro­me­ti­do di­ver­sión to­tal.

La tra­ji­mos a Kid­za­nia pa­ra que vi­va por unas ho­ras de la novedosa di­ná­mi­ca que ha he­cho fa­mo­sa a es­ta fran­qui­cia de en­tre­te­ni­mien­tos mexicana, crea­da en 1997 por Xa­vier Ló­pez An­co­na, jue­gos de rol que fun­cio­nan co­mo edu­ca­ción ex­pe­rien­cial den­tro de una ur­be en mi­nia­tu­ra. Tra­ba­jos que no son tra­ba­jos, pe­ro que en­tre­gan una mí­ni­ma apro­xi­ma­ción al mun­do de los adul­tos que les es­pe­ra. Nue­va in­for­ma­ción que les ayu­da­rá a res­pon­der, en la pró­xi­ma co­mi­da fa­mi­liar, la gran pre­gun­ta em­ba­ra­zo­sa de un tío ma­ja­de­ro: ¿qué quieres ser cuan­do gran­de?

Sa­bía del en­jui­cia­mien­to. Bas­ta goo­glear Kid­za­nia pa­ra que apa­rez­can va­ria­das crí­ti­cas con­tra es­te mo­de­lo de en­tre­te­ni­mien­to, to­das re­fe­ri­das a la pre­sen­cia de aus­pi­cia­do­res en la ma­yo­ría de las tien­das que com­po­nen es­ta fan­ta­sía des­ple­ga­da en dos pi­sos (Ce­re­si­ta, So­di­mac, PIz­zahut, Cas­ta­ño, Fa­le­be­lla, Sal­co­brand y An­gloA­me­ri­can, son al­gu­nos en Chi­le). Re­pa­ros éti­cos ba­sa­dos en el su­pues­to po­der in­de­le­ble de una mar­ca que se ins­ta­la en la men­te de un ni­ño. Ob­je­cio­nes ta­xa­ti­vas de gen­te que ad­vier­te un abu­so al vin­cu­lar jue­go y con­su­mo. Otros más ideo­ló­gi­cos in­clu­so, que ha­blan di­rec­ta­men­te de un es­pa­cio en el que se in­ten­ta ino­cu­lar el ca­pi­ta­lis­mo.

Al me­nos no es­tá bran­dea­do el úni­co res­tau­ran­te del lu­gar, zo­na cal­ma don­de al­gu­nos adul­tos re­car­gan pi­las, ca­fé en mano, sánd­wich en la otra, pa­ra re­tor­nar en unos mi­nu­tos a bus­car al miem­bro fa­mi­liar de la nue­va ge­ne­ra­ción que las ha­ce qui­zás de ma­go, jue­za, pe­rio­dis­ta o de­tec­ti­ve, en ese ins­tan­te.

Esa ma­ña­na, So­fía ele­gi­rá in­gre­sar a la Es­cue­la de Gas­tro­no­mía y jun­to a tres ni­ños pre­pa­ra­rá co­ca­das en un es­pa­cio don­de re­sal­tan los lo­gos de Fen­sa y Ma­dem­sa; ser ve­te­ri­na­ria en un lo­cal aus­pi­cia­do por Ro­yal Ca­nin, don­de exa­mi­na­rá a un ca­cho­rro de pe­lu­che; y desem­pe­ñar­se en la Clí­ni­ca Ale­ma­na del lu­gar, don­de en el área de pe­dia­tría rea­li­za­rá el pe­sa­je de un be­bé y su cam­bio de pa­ñal. Fi­nal­men­te, op­ta­rá por tra­ba­jar en el su­per­mer­ca­do, un lo­cal Jum­bo don­de se en­car­ga­rá de em­bol­sar los pro­duc­tos com­pra­dos por otros ni­ños, lue­go de que una ni­ña-ca­je­ra reali­ce el co­bro de los pro­duc­tos.

Las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas son miel pa­ra el ADN osezno de los pe­rio­dis­tas; nos han en­tre­na­do pa­ra des­con­fiar. Y en el ca­so de Kid­za­nia, aun­que sa­li­vo ini­cial­men­te pen­san­do en la ma­lig­ni­dad, lue­go son­río al com­pro­bar que la ma­yor par­te de los ni­ños ha­cen fi­la pa­ra dar una pro­ba­da a tres ro­les ru­di­men­ta­rios, des­li­ga­dos del éxi­to y el es­ta­tus so­cial, dos de tres que a mí tam­bién me emo­cio­na­ban a esa edad: ju­gar a apa­gar un in­cen­dio, tra­jea­do de bom­be­ro; la en­tre­ga de ro­pa lim­pia en la la­van­de­ría del lu­gar y, so­bre to­do, re­par­tir ba­lo­nes de gas arri­ba de un ca­mión, in­clu­yen­do la po­si­bi­li­dad de emi­tir el clásico vo­ceo que avi­sa a la co­mu­ni­dad: ¡el gaaaaaaaaaaaas! Los ni­ños siguen sien­do ni­ños, me di­go, op­ti­mis­ta, y apro­ve­chan­do el buen áni­mo me acer­co a la be­lla So­fi pa­ra pre­gun­tar­le co­mo un bo­bo: ¿qué quieres ser cuan­do gran­de? Por Lino So­lís de Ovando G., San­tia­go de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.