EDITORIAL

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO -

El anun­cio de que Co­lom­bia se retira de la Unión de Na­cio­nes Su­ra­me­ri­ca­nas (Una­sur), la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal de do­ce paí­ses sud­ame­ri­ca­nos, po­dría ser el se­gun­do cla­vo en el ataúd de la ins­ti­tu­ción.

Y no es­ta­ría mal si fue­ra el cla­vo fi­nal. La Una­sur ha fra­ca­sa­do es­tre­pi­to­sa­men­te en su ob­je­ti­vo de unir a los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos y se ha con­ver­ti­do en una ca­ja de re­so­nan­cia ins­tru­men­tal del go­bierno ve­ne­zo­lano de Ni­co­lás Maduro.

El pri­mer cla­vo del ataúd lo pu­sie­ron el 18 de abril pa­sa­do Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Co­lom­bia, Pa­ra­guay y Pe­rú, al sus­pen­der in­de­fi­ni­da­men­te su par­ti­ci­pa­ción en una or­ga­ni­za­ción a la que acu­sa­ron de es­tar a a de­ri­va, da­do que no ha si­do ca­paz de lle­gar a un acuer­do pa­ra nom­brar un pre­si­den­te y tam­po­co tie­ne se­cre­ta­rio ge­ne­ral desde enero pa­sa­do, fe­cha en que ter­mi­nó el pe­río­do de Er­nes­to Sam­per, el ex pre­si­den­te co­lom­biano.

Los seis paí­ses que sus­pen­die­ron su par­ti­ci­pa­ción re­pre­sen­tan la mi­tad de los miem­bros del blo­que y se­ría ra­zo­na­ble y desea­ble que se re­ti­ra­ran de­fi­ni­ti­va­men­te del blo­que, tal co­mo lo ha he­cho Co­lom­bia.

La Una­sur fue crea­da en 2007 por el ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez, co­mo un or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral sud­ame­ri­cano des­ti­na­do a pro­mo­ver la in­te­gra­ción re­gio­nal y dis­mi­nuir la in­fluen­cia de Es­ta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca del Sur. La OEA, el ma­yor fo­ro po­lí­ti­co del he­mis­fe­rio, tie­ne su se­de en la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se y for­ma par­te de las ins­ti­tu­cio­nes del lla­ma­do “con­sen­so de Was­hing­ton”, de ma­ne­ra que la Una­sur pa­re­cía ra­zo­na­ble en teo­ría.

En teo­ría. Pe­ro en la prác­ti­ca, Una­sur ha re­sul­ta­do ser desde el co­mien­zo una or­ga­ni­za­ción pa­ra­li­za­da por di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas en­tre los go­bier­nos de sus paí­ses miem­bros, lo cual con­tra­di­ce su ob­je­ti­vo cen­tral de unir a la re­gión en un blo­que co­mún. Y co­mo sus es­ta­tu­tos obli­gan a to­mar de­ci­sio­nes por con­sen­so, es­tá acé­fa­la y com­ple­ta­men­te in­mo­vi­li­za­da.

Pa­ra Co­lom­bia, que en­fren­ta una acu­cian­te cri­sis de re­fu-

gia­dos ve­ne­zo­la­nos -se es­ti­ma que un mi­llón de ellos ha cru­za­do la fron­te­ra pa­ra que­dar­se en los úl­ti­mos dos años-, el caos po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de su ve­cino se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma do­més­ti­co. Los in­ten­tos de cen­su­rar al ré­gi­men ve­ne­zo­lano en Una­sur han si­do in­fruc­tuo­sos, de mo­do que el or­ga­nis­mo se ha con­ver­ti­do de fac­to en un fo­ro mul­ti­la­te­ral que, al ca­llar, otor­ga.

Ade­más, el re­ti­ro de Una­sur fue una de las pro­me­sas del can­di­da­to pre­si­den­cial Iván Du­que, la que ha cum­pli­do tras asu­mir la pre­si­den­cia.

Co­lom­bia pue­de ha­ber te­ni­do me­jo­res y más ur­gen­tes mo­ti­vos pa­ra re­ti­rar­se de Una­sur, pe­ro ha­cer lo mis­mo se­ría lo co­rrec­to pa­ra los de­más paí­ses de la re­gión. El or­ga­nis­mo nun­ca cum­plió su ob­je­ti­vo de unir a Amé­ri­ca del Sur y con­tra­rres­tar al mis­mo tiem­po la in­fluen­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Y que ni si­quie­ra ha­ya si­do ca­paz de emi­tir una de­cla­ra­ción de cen­su­ra al ré­gi­men ve­ne­zo­lano, es la me­jor prue­ba de su com­ple­ta inep­ti­tud.

Una­sur ade­más no in­clu­ye ni al Ca­ri­be, ni a Cen­troa­mé­ri­ca ni a Mé­xi­co, de ma­ne­ra que ex­clu­ye a par­te im­por­tan­te de la re­gión. Y nin­gún blo­que que quie­ra re­pre­sen­tar a Amé­ri­ca La­ti­na pue­de de­jar fue­ra a Mé­xi­co, la se­gun­da eco­no­mía de la re­gión y la más in­te­gra­da a Es­ta­dos Uni­dos. La OEA al me­nos in­clu­ye a to­dos los paí­ses del he­mis­fe­rio. Pe­ro es cier­to que la OEA jue­ga de lo­cal en Es­ta­dos Uni­dos y tien­de a pen­sar mu­cho en la con­ve­nien­cia de la Ca­sa Blan­ca, ses­go que se agra­va en es­tos años de Do­nald Trump.

La OEA, sin em­bar­go, es par­te del gru­po de ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les im­pul­sa­das por Es­ta­dos Uni­dos que sur­gie­ron en el mun­do des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, con el fin de pro­mo­ver la paz, la de­mo­cra­cia y el ca­pi­ta­lis­mo. Los co­le­ta­zos de la glo­ba­li­za­ción, el na­cio­na­lis­mo, na­ti­vis­mo y pro­tec­cio­nis­mo cre­cien­tes en el mun­do; la irrup­ción de Chi­na co­mo po­ten­cia y los des­va­ríos del go­bierno de Trump, po­drían de­ri­var en una re­vi­sión com­ple­ta del sis­te­ma mul­ti­la­te­ral. Pe­ro mien­tras eso no su­ce­da, los or­ga­nis­mos exis­ten­tes, co­mo Na­cio­nes Uni­das, el FMI, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, el Ban­co Mun­dial, el BID y la OEA, en­tre otros, de­ben con­tar con el de­ci­di­do apo­yo de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

En ma­te­ria de in­te­gra­ción re­gio­nal, Amé­ri­caE­co­no­mía in­sis­te en que el pro­ce­so de­be ir por las alian­zas co­mer­cia­les y de ne­go­cios. Cuan­do se crean su­fi­cien­tes la­zos eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les en­tre dos paí­ses, se vuel­ve mu­cho más di­fí­cil que un con­flic­to po­lí­ti­co en­tre ellos lle­gue a con­ver­tir­se en gue­rra. La cre­cien­te pre­sen­cia de em­pre­sas mul­ti­la­ti­nas en la re­gión si­gue sien­do la me­jor se­ñal de que la in­te­gra­ción si­gue an­dan­do por buen ca­mino.

En ma­te­ria de blo­ques, los acuer­dos o blo­ques eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les tie­nen ma­yor pro­ba­bi­li­dad de cul­mi­nar en acuer­dos po­lí­ti­cos. Y los me­jo­res re­sul­ta­dos en los úl­ti­mos años le co­rres­pon­den a la Alian­za del Pa­cí­fi­co, in­te­gra­da por Mé­xi­co, Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le. El Mer­co­sur, plan­tea­do ini­cial­men­te co­mo un acuer­do de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial en­tre los paí­ses del Cono Sur, tu­vo bue­nos re­sul­ta­dos en sus pri­me­ros años, a co­mien­zos de los 90. Pe­ro desde en­ton­ces la li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial se de­tu­vo y el Mer­co­sur se po­li­ti­zó, ex­pul­san­do a paí­ses miem­bros e in­cor­po­ran­do a otros (Ve­ne­zue­la) por mo­ti­vos im­pre­sen­ta­bles.

La me­jor po­si­bi­li­dad de in­te­gra­ción re­gio­nal pro­vie­ne de una even­tual in­te­gra­ción del Mer­co­sur a la Alian­za del Pa­cí­fi­co. Eso re­quie­re la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de abrazar la eco­no­mía de mer­ca­do y es­ta­ble­cer re­glas del jue­go cla­ras y jus­tas pa­ra el desa­rro­llo de los ne­go­cios pri­va­dos y la ini­cia­ti­va in­di­vi­dual.

Los go­bier­nos de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Pe­rú y aho­ra Co­lom­bia es­tán ali­nea­dos en esa di­rec­ción, y ha­ce no mu­cho el pre­si­den­te Temer, de Bra­sil, se re­fi­rió de ma­ne­ra po­si­ti­va res­pec­to a la pers­pec­ti­va de unir am­bos acuer­dos. Pe­ro el pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, si­gue sien­do una in­cóg­ni­ta, y no se sa­be to­da­vía lo que va a pa­sar en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de oc­tu­bre en Bra­sil.

Mien­tras tan­to, una ac­ción fá­cil, en la di­rec­ción co­rrec­ta, es sa­lir­se de Una­sur y po­ner­le fin a una ins­ti­tu­ción in­ca­paz.

En ma­te­ria de in­te­gra­ción re­gio­nal, Amé­ri­caE­co­no­mía in­sis­te en que el pro­ce­so de­be ir por las alian­zas co­mer­cia­les y de ne­go­cios. Cuan­do se crean su­fi­cien­tes la­zos eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les en­tre dos paí­ses, se vuel­ve mu­cho más di­fí­cil que un con­flic­to po­lí­ti­co en­tre ellos lle­gue a con­ver­tir­se en gue­rra. La cre­cien­te pre­sen­cia de em­pre­sas mul­ti­la­ti­nas en la re­gión si­gue sien­do la me­jor se­ñal de que la in­te­gra­ción si­gue an­dan­do por buen ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.