FIN DE LA GES­TIÓN PA­SI­VA

AmericaEconomia Internacional - - OPINIÓN / FINANZAS - Ma­na­ging di­rec­tor y miem­bro del co­mi­té de in­ver­sio­nes de Car­mig­nac Di­dier Saint-Geor­ges

Es di­fí­cil pro­nos­ti­car qué pa­sa­rá tras el asombroso au­men­to de la li­qui­dez mun­dial que los ban­cos cen­tra­les or­ques­ta­ron desde 2009. Re­sul­ta com­pli­ca­do re­ba­tir que el pa­sa­do año co­men­za­mos a ser tes­ti­gos de su úl­ti­ma ma­rea al­ta. El pri­mer mur­mu­llo del re­flu­jo, que se cons­ta­tó a prin­ci­pios de 2018, a tra­vés del ajus­te mo­ne­ta­rio de la FED, co­men­zó a as­fi­xiar a los pe­ces más dé­bi­les, prin­ci­pal­men­te en los mer­ca­dos emer­gen­tes, por el mo­men­to. La ma­rea al­ta que crea­ron es­tá em­pe­zan­do a ba­jar, por lo que ca­be pre­gun­tar­se cuá­les se­rán sus efec­tos en los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble y ren­ta fi­ja, en los pró­xi­mos me­ses y tri­mes­tres.

Una li­qui­dez más dé­bil

El dis­cur­so de los ban­cos cen­tra­les ya no de­ja lu­gar a du­das: el sis­te­ma mun­dial de li­qui­dez se­gui­rá de­bi­li­tán­do­se pa­ra ter­mi­nar re­vir­tién­do­se por com­ple­to a par­tir de 2019.

El im­por­te de la li­qui­dez en dó­la­res que ve­nía in­yec­tan­do la FED en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ya es­tá re­du­cién­do­se. He­mos pa­sa­do de la “re­la­ja­ción cuan­ti­ta­ti­va” al “en­du­re­ci­mien­to cuan­ti­ta­ti­vo”. Es­ta re­ti­ra­da, de US$ 40.000 mi­llo­nes al mes desde prin­ci­pios del año pa­sa­do, au­men­ta­rá has­ta los US$ 50.000 mi­llo­nes a par­tir de oc­tu­bre. Es­te des­cen­so se su­ma al ajus­te mo­ne­ta­rio que su­po­nen las subidas de los ti­pos de re­fe­ren­cia, con­fir­ma­das por Je­ro­me Po­well, lí­der de la FED, a fi­na­les de se­tiem­bre. Sien­do así, re­sul­ta esen­cial des­ta­car que, al día de hoy, es­ta re­ti­ra­da de li­qui­dez no afec­ta en ab­so­lu­to a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se. En efec­to, la ge­ne­ro­sa po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump cons­ti­tu­ye un im­por­tan­te ca­ta­li­za­dor del cre­ci­mien­to que, su­ma­da al ajus­te mo­ne­ta­rio, ha­ce las ve­ces de “as­pi­ra­dor” de dó­la­res en el mun­do. Eso as­fi­xia a los paí­ses que de­pen­den de es­ta mo­ne­da, co­mo Ar­gen­ti­na, pe­ro man­tie­ne unas con­di­cio­nes mo­ne­ta­rias en el país nor­te­ame­ri­cano que siguen sien­do muy fa­vo­ra­bles.

¿Eu­ro­pa? No se es­pe­ran subidas en los ti­pos de re­fe­ren­cia an­tes del pró­xi­mo ve­rano, pe­ro el fin de la re­la­ja­ción cuan­ti­ta­ti­va es un he­cho ina­mo­vi­ble pa­ra fi­na­les de año. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo in­te­rrum­pi­rá de­fi­ni­ti­va­men­te su pro­gra­ma de com­pra de deu­da pú­bli­ca de la eu­ro­zo­na. Es­to es­ta­ble­ce­rá un con­tex­to nue­vo, so­bre to­do pa­ra los paí­ses de­pen­dien­tes de la con­fian­za de los in­ver­so­res pa­ra la fi­nan­cia­ción de su déficit pre­su­pues­ta­rio. Ita­lia de­be­rá se­guir­se con es­pe­cial aten­ción: sin la red de seguridad que su­po­nían las com­pras ma­si­vas y re­gu­la­res a manos del BCE, ca­be pre­gun­tar­se en qué ni­vel ten­drán que si­tuar­se los ti­pos de in­te­rés de las emi­sio­nes del Te­so­ro Italiano pa­ra re­sul­tar atrac­ti­vas pa­ra los in­ver­sio­nis­tas. Es­to ten­drá una es­pe­cial im­por­tan­cia si el nue­vo go­bierno de­ci­die­ra con­fir­mar un gi­ro drás­ti­co en su dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria, lo que si­tua­ría su ta­sa de en­deu­da­mien­to en una tra­yec­to­ria a lar­go pla­zo, que los in­ver­sio­nis­tas y las agen­cias de ca­li­fi­ca­ción con­si­de­ra­rían in­sos­te­ni­ble.

¡Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro!

El pri­mer choque ex­terno cu­yo efec­to en los mer­ca­dos se ha vis­to mag­ni­fi­ca­do por es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma es la mar­ca­da in­ten­si­fi­ca­ción de la pos­tu­ra pro­tec­cio­nis­ta de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, que se di­ri­ge prin­ci­pal­men­te a Chi­na.

A cor­to pla­zo, pre­ver los re­sul­ta­dos de es­ta pos­tu­ra es una ta­rea abo­ca­da a la in­cer­ti­dum­bre. Es pro­ba­ble que no lo se­pa ni el pro­pio Trump. No obs­tan­te, a me­dio pla­zo, pa­re­ce que la apli­ca­ción de un na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co asu­mi­do cons­ti­tui­rá una in­fle­xión real. Al re­cha­zar por com­ple­to la idea de que el li­bre co­mer­cio es el mo­de­lo ideal de re­gu­la­ción del co­mer­cio mun­dial pa­ra to­dos sus par­ti­ci­pan­tes. La ad­mi­nis­tra­ción Trump afir­ma que es­te mo­de­lo es fun­da­men­tal­men­te un jue­go de su­ma ce­ro en­tre ga­na­do­res y per­de­do­res. Así, el ob­je­ti­vo es re­ne­go­ciar to­dos los acuer­dos co­mer­cia­les con el fin de vol­ver a in­tro­du­cir de for­ma más ex­plí­ci­ta el con­cep­to de las re­la­cio­nes de po­der pa­ra

al­zar­se con la vic­to­ria.

Es­ta vi­sión neo­mer­can­ti­lis­ta de los in­ter­cam­bios mun­dia­les siem­pre ha si­do la op­ción fa­vo­ri­ta de los paí­ses po­de­ro­sos, cu­ya po­si­ción do­mi­nan­te les per­mi­te im­po­ner con­di­cio­nes co­mer­cia­les que les fa­vo­rez­can. Es de­cir, al igual que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la FED tie­ne por ob­je­to as­pi­rar el ca­pi­tal en el ex­tran­je­ro ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, el pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial de la ad­mi­nis­tra­ción Trump pre­ten­de ab­sor­ber el cre­ci­mien­to del res­to del mun­do en be­ne­fi­cio de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na. Re­sul­ta po­co sor­pren­den­te que los in­ver­sio­nis­tas apues­ten hoy por el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se fren­te a cual­quier otro, y tam­po­co asom­bra que ello sea fuen­te de gran­des ten­sio­nes.

Has­ta aho­ra, y an­tes del fu­tu­ro acuer­do co­mer­cial con Chi­na, es­te país se ha­bía con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ri­val pa­ra el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. El gi­gan­te asiá­ti­co po­dría ce­der fá­cil­men­te an­te las nu­me­ro­sas exi­gen­cias in­me­dia­tas re­la­ti­vas a la aper­tu­ra de su mer­ca­do. Pe­ro ha com­pren­di­do que el ver­da­de­ro desafío no re­si­de ahí. Es­tas ten­sio­nes ge­ne­ran epi­so­dios de pá­ni­co pa­ra los in­ver­sio­nis­tas y tam­bién cons­ti­tu­yen opor­tu­ni­da­des de com­pra a buen pre­cio.

Pier­den to­dos…

In­ne­ga­ble es que la glo­ba­li­za­ción de la eco­no­mía ha si­do una ben­di­ción pa­ra los már­ge­nes de las gran­des em­pre­sas gra­cias a la op­ti­mi­za­ción de sus ca­de­nas de su­mi­nis­tro. Pe­ro es igual de cier­to que ha si­do mu­cho me­nos be­ne­fi­cio­sa pa­ra el po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res. Por ello, el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co re­ca­ba un gran apo­yo en­tre la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se y no des­apa­re­ce­rá con el si­guien­te cam­bio de po­der po­lí­ti­co. ¿El re­cru­de­ci­mien­to del pro­tec­cio­nis­mo re­sul­ta­rá fa­vo­ra­ble pa­ra la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se? Na­da más le­jos de la reali­dad.

De con­fir­mar­se el es­ta­ble­ci­mien­to de ba­rre­ras co­mer­cia­les ha­ría que las im­por­ta­cio­nes de mu­chí­si­mos pro­duc­tos chi­nos sean me­nos com­pe­ti­ti­vas, pue­de que in­clu­so las ja­po­ne­sas o ale­ma­nas.

Pe­ro, an­te la in­ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir can­ti­da­des su­fi­cien­tes y a ba­jo pre­cio de pro­duc­tos que sus­ti­tu­yan a es­tas im­por­ta­cio­nes, la in­dus­tria ame­ri­ca­na no po­dría be­ne­fi­ciar­se de­ma­sia­do de es­ta si­tua­ción en la ac­tua­li­dad. La in­dus­tria nor­te­ame­ri­ca­na fun­cio­na vien­to en po­pa, e in­ver­tir gran­des can­ti­da­des en nue­vas ca­pa­ci­da­des se­ría un mo­vi­mien­to pre­ci­pi­ta­do has­ta que no se co­noz­ca el re­sul­ta­do de­fi­ni­ti­vo de las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les.

El pro­tec­cio­nis­mo con­lle­va­ría a que el con­su­mi­dor es­ta­dou­ni­den­se de­ba pa­gar más o con­su­mir me­nos. Por un la­do, es­ta si­tua­ción fo­men­ta­ría la su­bi­da de los pre­cios y, por el otro, mer­ma­ría el cre­ci­mien­to. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la ac­tual po­si­ción do­mi­nan­te de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se no cons­ti­tu­ye una ven­ta­ja tan con­vin­cen­te.

¿Chi­na? En vis­ta de la cre­cien­te apor­ta­ción de la de­man­da in­ter­na al PIB, no de­be­mos so­bre­es­ti­mar el efec­to de los aran­ce­les en su cre­ci­mien­to. La op­ción del apo­yo mo­ne­ta­rio, pre­su­pues­ta­rio y ban­ca­rio pa­ra apun­ta­lar su eco­no­mía si­gue es­tan­do dis­po­ni­ble, aun­que en me­nor me­di­da. Pe­ro se­rá di­fí­cil evi­tar una ra­len­ti­za­ción, aun­que sea con­tro­la­da. Si bien po­de­mos cues­tio­nar la dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de los be­ne­fi­cios de la glo­ba­li­za­ción, po­de­mos afir­mar con ma­yor cer­te­za que el pro­tec­cio­nis­mo pue­de ser mu­cho más ecuá­ni­me a la ho­ra de com­par­tir sus des­ven­ta­jas.

De­be­mos ser cons­cien­tes de la acu­mu­la­ción de nu­ba­rro­nes en el ho­ri­zon­te del cre­ci­mien­to mun­dial y de la ne­ce­si­dad, a es­ca­la mi­cro­eco­nó­mi­ca, de evi­tar las em­pre­sas y los va­lo­res vul­ne­ra­bles, así co­mo de iden­ti­fi­car los sec­to­res y em­pre­sas que, por su po­si­cio­na­mien­to y sus cualidades in­he­ren­tes, sa­brán evi­tar con­ver­tir­se en las víc­ti­mas co­la­te­ra­les de es­tas ten­sio­nes.

En Es­ta­dos Uni­dos, la in­fla­ción ha em­pe­za­do a des­per­tar de su le­tar­go. Los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja to­da­vía pa­re­cen cues­tio­nar­lo. La prin­ci­pal con­se­cuen­cia del nue­vo pa­ra­dig­ma de li­qui­dez –tan ca­rac­te­rís­ti­co de 2018– es el agra­va­mien­to del efec­to de los cho­ques exó­ge­nos, mag­ni­fi­can­do así la po­la­ri­za­ción de las ren­ta­bi­li­da­des, en el plano geo­grá­fi­co y en el sec­to­rial. Es­ta po­la­ri­za­ción cons­ti­tui­rá un te­lón de fon­do nue­vo y du­ra­de­ro pa­ra los mer­ca­dos, que exi­gi­rá a los in­ver­sio­nis­tas ha­cer ga­la de una se­lec­ti­vi­dad ex­tre­ma. Nos en­con­tra­mos pues an­te el fin de la ges­tión pa­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.