Su­bes­ta­cio­nes di­gi­ta­les: el fu­tu­ro ya es­tá aquí

AmericaEconomia Internacional - - OPINIÓN / NEGOCIOS - Por AE Brand Lab

La ma­yor seguridad y fle­xi­bi­li­dad que re­quie­re el sis­te­ma eléc­tri­co pa­sa hoy en día por la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que per­mi­tan im­ple­men­tar sis­te­mas de co­mu­ni­ca­cio­nes y de au­to­ma­ti­za­ción que con­for­men re­des inteligentes, una ten­den­cia que va a pa­so fir­me en Bra­sil y que co­mien­za a des­em­bar­car en el res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Re­sis­ten­cia. Aún per­sis­te una dis­tan­cia en mu­chas em­pre­sas so­bre la uti­li­za­ción de las su­bes­ta­cio­nes di­gi­ta­les. Es por ello que ABB ha es­ta­do con fuer­za pro­mo­vien­do, ex­pli­can­do e im­ple­men­tan­do el uso de sus ins­ta­la­cio­nes en la re­gión; en­fa­ti­zan­do sus be­ne­fi­cios, su equi­li­brio con el me­dio am­bien­te y las ven­ta­jas de usar nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra be­ne­fi­cio de las ope­ra­cio­nes.

Por­que si bien la idea y el con­cep­to de sub­es­ta­ción di­gi­tal ha si­do vis­ta co­mo una si­tua­ción mo­der­ni­za­do­ra por la in­dus­tria, a ve­ces sur­gen du­das so­bre sus reales be­ne­fi­cios y la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to. Sin em­bar­go, con los ade­lan­tos ac­tua­les y la de­fi­ni­ción de nue­vos y me­jo­res es­tán­da­res pa­ra es­tas, el con­cep­to de sub­es­ta­ción di­gi­tal es aho­ra mu­cho más prác­ti­co y más fá­cil de im­ple­men­tar.

“Es­to es un con­cep­to re­la­ti­va­men­te nue­vo y es­tá in­ser­to den­tro de la fi­lo­so­fía de la trans­for­ma­ción di­gi­tal”, ex­pli­ca

Ju­lio Oli­vei­ra, Tech­no­logy Ma­na­ger ABB Bra­sil, es­pe­cia­lis­ta en es­te ti­po de ins­ta­la­cio­nes y en­car­ga­do de su pla­ni­fi­ca­ción en la re­gión. “Es­to es bá­si­ca­men­te una tec­no­lo­gía que se apli­ca pa­ra lo­grar una se­rie de co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre los equi­pos de pro­tec­ción y con­trol. Si hoy exis­ten ca­bles de co­bre de va­rios cir­cui­tos eléc­tri­cos que se in­ter­co­nec­tan con la sa­la de con­trol, y es lo que co­no­ce­mos co­mo su­bes­ta­cio­nes de ener­gía ha­bi­tua­les, en el ca­so de la im­ple­men­ta­ción de una sub­es­ta­ción di­gi­tal ca­si to­dos es­tos ca­bles son rem­pla­za­dos por fi­bras óp­ti­cas”, agre­ga.

Obras ci­vi­les

Co­mo la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial ya es­tá acá, y con es­ta he­mos co­men­za­do a ver una fuer­tí­si­ma in­ver­sión en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, In­ter­net de las Co­sas y au­to­ma­ti­za­ción, dan­do un fuer­te sal­to in­no­va­dor, en el ca­so de las su­bes­ta­cio­nes de ener­gía tam­bién se ha pro­du­ci­do una trans­for­ma­ción que des­ta­ca por la di­gi­ta­li­za­ción y la mo­der­ni­za­ción de sus pro­ce­sos in­ter­nos.

Lo an­te­rior, in­du­da­ble­men­te, ha traí­do una se­rie de com­pa­ra­cio­nes, pe­ro tra­tán­do­se de lo di­gi­tal, es­te avan­ce re­pre­sen­ta ya be­ne­fi­cios y ven­ta­jas in­des­men­ti­bles. Un an­tes y un des­pués. Así lo re­afir­ma Oli­vei­ra, quien no du­da en des­ta­car una de las ven­ta­jas más im­por­tan­tes del uso de es­tas su­bes­ta­cio­nes: la seguridad. “El fac­tor de la seguridad ope­ra­cio­nal es pri­mor­dial. Hoy con las es­ta­cio­nes eléc­tri­cas to­dos los cir­cui­tos son co­nec­ta­dos por ca­bles a los ta­ble­ros de pro­tec­ción y con­trol, en­ton­ces, cuan­do un técnico de man­te­ni­mien­to tie­ne que ha­cer al­gún ser­vi­cio, es­tá ex­pues­to a to­das esas co­ne­xio­nes. Si­tua­ción con­tra­ria es la que se presenta en las su­bes­ta­cio­nes di­gi­ta­les, ya que cuan­do se re­em­pla­zan los ca­bles de co­ne­xión eléc­tri­ca por fi­bra óp­ti­ca, el técnico o las per­so­nas de man­te­ni­mien­to aumentan sus­tan­ti­va­men­te su seguridad y el de la operación, al evi­tar el con­tac­to di­rec­to con ele­men­tos de co­rrien­te eléc­tri­ca”.

Otro de los gran­des be­ne­fi­cios de la sub­es­ta­ción di­gi­tal va aso­cia­do a la re­duc­ción de cos­tos, so­bre to­do por la ba­ja de es­tos en las obras ci­vi­les que acom­pa­ñan la ins­ta­la­ción de la fi­bra óp­ti­ca. Co­mo la ins­ta­la­ción de ca­bles eléc­tri­cos im­pli­ca una se­rie de gran­des obras, hoy es­tas se ven acor­ta­das pro­duc­to de la im­ple­men­ta­ción del nue­vo for­ma­to de sub­es­ta­ción di­gi­tal.

Asi­mis­mo, re­duc­ción de tiem­po de ins­ta­la­ción y ba­ja en el pe­rio­do de prue­ba de la sub­es­ta­ción son tam­bién ven­ta­jas que la di­fe­ren­cian cla­ra­men­te del mo­de­lo con­ven­cio­nal usa­do has­ta hoy. Y si a es­to se le su­ma un me­jor tra­to con el me­dio am­bien­te, pro­duc­to del me­nor uso de ma­te­ria­les y me­no­res irrup­cio­nes en el en­torno con las obras ci­vi­les, se agru­pan una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas que re­afir­man la con­vic­ción de que una sub­es­ta­ción di­gi­tal es más fia­ble, tie­ne un cos­to me­nor du­ran­te su vi­da útil y es más fá­cil de man­te­ner y ex­pan­dir que una analó­gi­ca.

Re­ti­cen­cia y efi­cien­cia

Las su­bes­ta­cio­nes di­gi­ta­les se ins­cri­ben den­tro del uso de tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas, aque­llas tec­no­lo­gías fun­da­cio­na­les que tie­nen la ca­pa­ci­dad de cam­biar la ma­ne­ra en que es­ta­mos ha­cien­do las co­sas en un de­ter­mi­na­do cam­po. Pe­ro co­mo el mer­ca­do eléc­tri­co se ca­rac­te­ri­za por su con­ser­va­du­ris­mo y re­ti­cen­cia al cam­bio, es com­pren­si­ble que ha­ya que rea­li­zar un tra­ba­jo es­pe­cial pa­ra dar res­pues­ta, de for­ma cla­ra, a una se­rie de cues­tio­na­mien­tos en el uso de es­tas su­bes­ta­cio­nes di­gi­ta­les.

Pa­ra com­ba­tir es­ta re­ti­cen­cia, en

ABB se de­ci­dió ele­gir a clien­tes cla­ve que im­ple­men­ta­ron pro­yec­tos pi­lo­to de sub­es­ta­ción di­gi­tal, luz ver­de al uso de es­ta trans­for­ma­do­ra tec­no­lo­gía. Así lo ejem­pli­fi­ca Oli­vei­ra: “En Bra­sil, ya exis­te una sub­es­ta­ción di­gi­tal ener­gi­za­da de for­ma com­ple­ta; en el Pe­rú, ABB ga­nó ha­ce po­co una li­ci­ta­ción pa­ra ini­ciar otra (sub­es­ta­ción di­gi­tal), y se es­tá en con­ver­sa­cio­nes pa­ra otra ex­pe­rien­cia si­mi­lar en Chi­le. Ese éxi­to ha pro­vo­ca­do un efec­to do­mi­nó de li­ci­ta­cio­nes ga­na­das que han per­mi­ti­do lle­var el co­no­ci­mien­to de es­tas nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras a más lu­ga­res de la re­gión, y con ello ex­hi­bir sus ven­ta­jas y be­ne­fi­cios a otros clien­tes”.

Red in­te­li­gen­te

Si exis­ten du­das so­bre la mag­ni­tud del cam­bio que sig­ni­fi­ca una sub­es­ta­ción di­gi­tal, en ABB acla­ran que aún no es ne­ce­sa­rio que to­das las su­bes­ta­cio­nes pa­sen a ser com­ple­ta­men­te di­gi­ta­les, sino que de­pen­de­rá de su ta­ma­ño, del ti­po de sub­es­ta­ción en la que se quie­re rea­li­zar el cam­bio di­gi­tal y de si se tra­ta de una sub­es­ta­ción nue­va o de una re­mo­de­la­ción del sis­te­ma se­cun­da­rio. Se­gún Oli­vei­ra, se de­be ana­li­zar ca­so a ca­so y en­tre­gar a ca­da uno la so­lu­ción ade­cua­da pa­ra que mar­quen su pro­pio pa­so ha­cia las su­bes­ta­cio­nes di­gi­ta­les, con una pro­yec­ción cla­ra: la ge­ne­ra­ción de una red in­te­li­gen­te.

Al­gu­nos di­cen que las su­bes­ta­cio­nes di­gi­ta­les son más par­te del fu­tu­ro que del pre­sen­te, mien­tras que ejecutivos co­mo Ju­lio Oli­vei­ra, de ABB, ase­gu­ran que el fu­tu­ro ya lle­gó y no es­pe­ra por na­die.

En el ca­so de las su­bes­ta­cio­nes de ener­gía tam­bién se ha pro­du­ci­do una trans­for­ma­ción que des­ta­ca por la di­gi­ta­li­za­ción y la mo­der­ni­za­ción de sus pro­ce­sos in­ter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.