LAS ELEC­CIO­NES DE ME­DIO TÉR­MINO EN ES­TA­DOS UNI­DOS

AmericaEconomia Internacional - - OPINIÓN / POLÍTICA - Fa­rid Kah­hat

Pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Cien­cias So­cia­les de la PUCP (Pe­rú) y ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

Ca­da dos años hay elec­cio­nes pa­ra re­no­var el ín­te­gro de los es­ca­ños en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se. Desde la Gue­rra Ci­vil, en el 92% de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino (que coin­ci­den con la mi­tad del man­da­to pre­si­den­cial) el par­ti­do en el go­bierno pier­de es­ca­ños en esas elec­cio­nes. Cuan­do el pre­si­den­te en ejer­ci­cio tie­ne un ni­vel de apro­ba­ción me­nor al 50% (la apro­ba­ción de Do­nald Trump fluc­tua­ba en­tre 39 y 44%), lo ha­bi­tual es que su par­ti­do ten­ga un mal desem­pe­ño en esas elec­cio­nes.

An­tes de con­cluir que, por en­de, no ocu­rrió na­da fue­ra de lo co­mún en las elec­cio­nes del pa­sa­do 6 de no­viem­bre, ha­bría que agre­gar un da­to adi­cio­nal: se­gún las pro­yec­cio­nes de la agencia Fi­ve Thirt­yEight (la más acer­ta­da en pro­nós­ti­cos elec­to­ra­les), los de­mó­cra­tas de­bían ga­nar el vo­to po­pu­lar con una ven­ta­ja de cuan­do me­nos 5,6% pa­ra ob­te­ner la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes (me­ta que su­pe­raron). Exis­tían dos ra­zo­nes fun­da­men­ta­les pa­ra ello, am­bas con­se­cuen­cia de la con­jun­ción en­tre la de­mo­gra­fía y el diseño de los dis­tri­tos elec­to­ra­les: de un la­do, el vo­to en fa­vor de los de­mó­cra­tas se con­cen­tra en las gran­des ciu­da­des, don­de sue­len ga­nar por am­plia ma­yo­ría, pe­ro a cos­ta de ob­te­ner me­nor vo­ta­ción en dis­tri­tos elec­to­ra­les de ciu­da­des pe­que­ñas y en zo­nas ru­ra­les; y en gran­des Es­ta­dos que, co­mo California y Nue­va York, es­tán su­bre­pre­sen­ta­dos

en am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so y en el Co­le­gio Elec­to­ral (que eli­ge al pre­si­den­te). De otro la­do es­tá el fe­nó­meno de­no­mi­na­do en in­glés “gue­rri­man­de­ring”, es de­cir, el re­di­se­ño tras ca­da cen­so po­bla­cio­nal de los dis­tri­tos elec­to­ra­les con cri­te­rios po­lí­ti­cos. Se lo­gra en lo fun­da­men­tal de dos mo­dos: frag­men­tan­do el vo­to por el par­ti­do ri­val en­tre múl­ti­ples dis­tri­tos (de mo­do tal que no sea de­ci­si­vo en nin­guno de ellos) o con­cen­trán­do­lo en un so­lo dis­tri­to (pa­ra que no in­flu­ya en el re­sul­ta­do de los de­más dis­tri­tos).

Am­bos par­ti­dos rea­li­zan esa prác­ti­ca. Pe­ro da­do que el diseño de los dis­tri­tos elec­to­ra­les sue­le es­tar a car­go de las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y que los re­pu­bli­ca­nos con­tro­lan el go­bierno en un ma­yor nú­me­ro de Es­ta­dos que los de­mó­cra­tas, el par­ti­do Re­pu­bli­cano es el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­rio de esa prác­ti­ca.

Pa­san­do a otro te­ma, qué con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas po­drían de­ri­var de la ma­yo­ría que el par­ti­do de­mó­cra­ta aca­ba de ob­te­ner en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. En po­lí­ti­ca in­ter­na, la Cá­ma­ra de Re­pre- sen­tan­tes tie­ne la fa­cul­tad de fis­ca­li­zar al ejecutivo, emi­tir ci­ta­to­rios pa­ra in­te­rro­gar tes­ti­gos y, en ca­so de con­si­de­rar­lo per­ti­nen­te, so­me­ter al pre­si­den­te a un jui­cio po­lí­ti­co. Es­to úl­ti­mo es im­pro­ba­ble, da­do que no exis­te con­sen­so en­tre los pro­pios re­pre­sen­tan­tes de­mó­cra­tas en torno a su per­ti­nen­cia y, en cual­quier ca­so, se­ría un Se­na­do de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na el que ten­dría la úl­ti­ma pa­la­bra.

La Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes tie­ne tam­bién fa­cul­ta­des le­gis­la­ti­vas y aprue­ba el pre­su­pues­to fe­de­ral. Lo pri­me­ro im­pli­ca que Trump pro­ba­ble­men­te no con­si­ga en esa cá­ma­ra los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar le­yes que no pu­do apro­bar aun te­nien­do ma­yo­ría en el Le­gis­la­ti­vo (co­mo la de­ro­ga­ción del pro­gra­ma de sa­lud, co­no­ci­do co­mo Oba­ma­ca­re). Lo se­gun­do im­pli­ca que le se­rá aún más di­fí­cil con­se­guir la apro­ba­ción del Con­gre­so pa­ra ini­cia­ti­vas co­mo las de asig­nar una par­ti­da pre­su­pues­tal pa­ra la cons­truc­ción del mu­ro fron­te­ri­zo o re­du­cir el fi­nan­cia­mien­to pa­ra ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les (co­mo la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das).

“La Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes aprue­ba el pre­su­pues­to fe­de­ral. Lo pri­me­ro im­pli­ca que Trump pro­ba­ble­men­te no con­si­ga en esa cá­ma­ra los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar le­yes que no pu­do apro­bar aun te­nien­do ma­yo­ría en el Le­gis­la­ti­vo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.