CRÓ­NI­CA DE UNA TEN­SA NE­GO­CIA­CIÓN

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO - Por Ca­mi­lo Olar­te, Ciu­dad de Mé­xi­co

El 27 de agos­to, Mé­xi­co lle­gó a un nue­vo acuer­do con EE.UU.: del Tlcan al

T-MEC

La re­la­ción co­mer­cial de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos tam­ba­leó desde que Do­nald Trump ocu­pó la Ca­sa Blan­ca. Des­pués de sor­tear gran­des obs­tácu­los, el 27 de agos­to se lle­gó a un nue­vo acuer­do que re­em­pla­za­rá el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (Tlcan), lla­ma­do USMCA pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, por Uni­ted Sta­tes, Me­xi­co, Ca­na­da. Una pa­la­bra ca­si im­pro­nun­cia­ble en es­pa­ñol, en un or­den de ini­cia­les na­da inocen­te. Pa­ra los me­xi­ca­nos, en cam­bio, es el T-Mec

Es me­jor un mal acuer­do que un buen plei­to”, re­za un di­cho me­xi­cano.

Una prag­má­ti­ca y re­sig­na­da sa­bi­du­ría po­pu­lar que pa­re­cie­ra ha­ber sal­pi­ca­do las ne­go­cia­cio­nes pa­ra mo­di­fi­car el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (Tlcan), lle­nas de pre­sión y chan­ta­jes, fie­les al es­ti­lo del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump, y que lle­ga­ron a buen puer­to a fi­na­les de agos­to. Ca­na­dá se uni­ría un mes des­pués, el 1 de oc­tu­bre, al fi­lo del pla­zo.

El cam­bio de go­bierno en Mé­xi­co y las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas en Es­ta­dos Uni­dos obli­ga­ron a desem­pan­ta­nar el nue­vo acuer­do que es­tu­vo a pun­to de hun­dir­se va­rias ve­ces; un cos­to po­lí­ti­co que nin­gu­na de las par­tes es­ta­ba dis­pues­ta a pa­gar.

El aná­li­sis de los al­can­ces del nue­vo tra­ta­do y de las se­cue­las que de­jó una ne­go­cia­ción tan ac­ci­den­ta­da, ape­nas em­pie­za…

Can­di­da­to Trump era el Trump pre­si­den­te

El 9 de no­viem­bre de 2016, se hi­zo reali­dad el gran te­mor del go­bierno me­xi­cano y de mu­chos em­pre­sa­rios lo­ca­les. Trump ha­bía si­do ele­gi­do pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. La gran in­cer­ti­dum­bre co­mer­cial que oca­sio­na­ba su lle­ga­da mar­có, y si­gue mar­can­do, la agen­da en­tre los dos paí­ses. El Tlcan, al que lla­mó “el peor tra­ta­do de la his­to­ria”, era el cul­pa­ble -se­gún el dis­cur­so in­cen­dia­rio del re­pu­bli­cano- del déficit co­mer­cial de US$ 65.000 mi­llo­nes con Mé­xi­co y de la pér­di­da de mi­llo­nes de em­pleos es­ta­dou­ni­den­ses. “Amo a los me­xi­ca­nos, pe­ro Mé­xi­co no es nues­tro ami­go, nos es­tán ma­tan­do en la fron­te­ra y nos es­tán ma­tan­do en em­pleos y co­mer­cio. ¡PELEEMOS!”, ha­bía tui­tea­do un año an­tes.

La re­ne­go­cia­ción del Tlcan o su anu­la­ción era el pri­mer pun­to de la po­lí­ti­ca co­mer­cial de Trump, se­gún un me­mo­rán­dum que ob­tu­vo la ca­de­na CNN, tan

so­lo unos días des­pués de las elec­cio­nes, cuan­do el dó­lar se ele­vó por pri­me­ra vez por en­ci­ma de los 20 pe­sos me­xi­ca­nos (15% en una se­ma­na).

El acuer­do fir­ma­do en 1994 per­mi­tía el co­mer­cio sin aran­ce­les en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. A pe­sar de las ex­pec­ta­ti­vas in­cum­pli­das, el Tra­ta­do con­tri­bu­yó a im­pul­sar cier­tas in­dus­trias en Mé­xi­co, gra­cias a los cos­tes de pro­duc­ción más ba­jos. Va­rias ciu­da­des de la fron­te­ra cre­cie­ron ba­jo el arro­po de la in­dus­tria de la manufactura que sir­ve a Es­ta­dos Uni­dos, crean­do co­rre­do­res in­dus­tria­les en ca­si to­do el país. Trump apun­ta­ba so­bre to­do a la in­dus­tria au­to­mo­triz por es­ta reali­dad, uno de los mer­ca­dos más di­ná­mi­cos de la eco­no­mía mexicana, co­mo gran res­pon­sa­ble del déficit co­mer­cial con Mé­xi­co.

El co­mer­cio bi­la­te­ral que en 2016 as­cen­día a US$ 532.000 mi­llo­nes anua­les, es­ta­ba en ries­go. Es­ta­dos Uni­dos com­pra el 80% de las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas (tan so­lo el 16% en el sen­ti­do con­tra­rio) y el 47% de la In­ver­sión Ex­tran­je­ra Di­rec­ta (IED) vie­ne de allí.

A pe­sar del os­cu­ro pa­no­ra­ma, las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas es­pe­ra­ban, co­mo es­pe­ra­ba el mun­do en­te­ro, una ac­ti­tud con­ci­lia­to­ria y sen­sa­ta por par­te del go­bierno de Trump. El pe­so me­xi­cano se­guía per­dien­do su va­lor y gran­des em­pre­sas co­mo Ford, Wal­mart, Ca­rrier, en­tre otras, em­pe­za­ban a to­mar ac­cio­nes. Me­ses des­pués se­ría evidente que el can­di­da­to Trump era el Trump pre­si­den­te.

El 23 de enero, tres días des­pués de la to­ma de po­se­sión, el nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos fir­mó una or­den eje­cu­ti­va pa­ra re­ti­rar a su país del Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP), una me­ra for­ma­li­dad sim­bó­li­ca, ya que el acuer­do no ha­bía si­do ra­ti­fi­ca­do por el se­na­do. No fir­mó ac­cio­nes pa­ra la re­ne­go­cia­ción del Tlcan, pe­ro re­pi­tió en tono ame­na­za­dor que co­men­za­rían las con­ver­sa­cio­nes con los dos paí­ses pa­ra mo­di­fi­car el Tra­ta­do.

En la vís­pe­ra de la pri­me­ra vi­si­ta a Was­hing­ton de los se­cre­ta­rios de Eco­no­mía y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res me­xi­ca­nos, pa­ra re­vi­sar el Tlcan con el nue­vo go­bierno, Trump anun­ció que fir­ma­ría el de­cre­to que da­ría vi­da al mu­ro fron­te­ri­zo y otras me­di­das en con­tra los in­mi­gran­tes, y ade­más su­gi­rió que se iba a im­po­ner un aran­cel del 20% a los pro­duc­tos me­xi­ca­nos. Es­tas de­cla­ra­cio­nes y su tono be­li­ge­ran­te obli­ga­ron al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to a cancelar su pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial a Es­ta­dos Uni­dos.

Con el Tlcan en el fi­lo y el TPP des­trui­do, “Mé­xi­co em­pe­zó a ju­gar sus cartas”, re­cuer­da Cris­ti­na To­más, vi­ce­de­ca­na de Pla­ni­fi­ca­ción Es­tra­té­gi­ca de EAE Business School, “y una de es­tas fue re­lan­zar las ne­go­cia­cio­nes pa­ra el acuer­do de li­bre in­ter­cam­bio con la Unión Eu­ro­pea; co­que­tear con la po­si­bi­li­dad de ahon­dar las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con Chi­na y ace­le­rar las ne­go­cia­cio­nes del TPP-11 (Acuer­do In­te­gral y Pro­gre­si­vo pa­ra la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co)”.

Una se­ma­na des­pués en­tra en jue­go el sec­tor pri­va­do. El 2 de fe­bre­ro se ini­cia una ron­da de con­sul­tas de 90 días con di­fe­ren­tes sec­to­res pro­duc­ti­vos, pre­vio a la ne­go­cia­ción. El pro­ta­go­nis­mo de los em­pre­sa­rios se­ría esen­cial pa­ra fir­mar el nue­vo acuer­do, un año y me­dio des­pués.

Pa­ra Juan Pa­blo Cas­ta­ñón, pre­si­den­te del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial CCE -un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo que re­pre­sen­ta al sec­tor em­pre­sa­rial-,

la pre­pa­ra­ción tem­pra­na, ba­sa­da en la ex­pe­rien­cia del TPP, fue una de las cla­ves pa­ra el éxi­to del acuer­do. En pa­ra­le­lo, Es­ta­dos Uni­dos se­guía en una con­ges­tio­na­da tran­si­ción y ape­nas em­pe­za­ba a ar­mar su equipo de di­ri­gen­tes co­mer­cia­les.

Ser­vi­lle­ta es­tra­té­gi­ca

A fi­na­les de mar­zo de 2017, Es­ta­dos Uni­dos ha­ce cir­cu­lar el pri­mer bo­rra­dor en­tre los miem­bros de su Con­gre­so, tex­to que mar­ca­ba las prio­ri­da­des de la ne­go­cia­ción con Mé­xi­co y Ca­na­dá. El tono era más di­plo­má­ti­co y los cam­bios ge­né­ri­cos pa­re­cían de­jar de la­do las peo­res ame­na­zas he­chas du­ran­te la cam­pa­ña. El es­ce­na­rio de rup­tu­ra del TLCAN ya no se veía tan cer­cano, se­gún los ana­lis­tas. “Un bo­rra­dor con más for­ma que fon­do, irre­le­van­te cuan­do Mé­xi­co ya ade­lan­ta­ba sus fi­chas de una ma­ne­ra mu­cho más dis­ci­pli­na­da”, ex­pli­ca un em­pre­sa­rio tex­til que hi­zo par­te del equipo del sec­tor pri­va­do du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes.

Pe­ro no pa­só ni un mes cuan­do el 26 de abril de 2017 Trump, de ma­ne­ra im­pre­de­ci­ble, vol­vió a su­bir el tono de su ame­na­za a Mé­xi­co y Ca­na­dá. La ca­de­na NBC y el por­tal web Po­li­ti­co pu­bli­ca­ron que exis­tía un bo­rra­dor, en una fa­se fi­nal de re­dac­ción, pa­ra aban­do­nar uni­la­te­ral­men­te el tra­ta­do. La fil­tra­ción del bo­rra­dor, una ini­cia­ti­va su­pues­ta­men­te li­de­ra­da por el en­ton­ces es­tra­te­ga je­fe, el ra­di­cal Ste­ve Ban­non, se in­ter­pre­tó por mu­chos co­mo una tác­ti­ca pa­ra pre­sio­nar a Mé­xi­co y Ca­na­dá en la re­ne­go­cia­ción.

Moi­sés Ka­lach, uno de los em­pre­sa­rios tex­ti­les más im­por­tan­tes del país, y quien li­de­ra­ría pos­te­rior­men­te al sec­tor pri­va­do en la re­ne­go­cia­ción, con­fie­sa que la es­tra­te­gia mexicana se pla­ni­fi­có en ese mo­men­to en una ser­vi­lle­ta, an­tes de vo­lar a Was­hing­ton pa­ra des­ac­ti­var es­ta alar­ma. “Es­te su­ce­so nos hi­zo dar­nos cuen­ta que ne­ce­si­tá­ba­mos más in­for­ma­ción, y de ahí se re­es­truc­tu­ró to­tal­men­te nues­tra es­tra­te­gia”, re­cuer­da.

Ya avan­za­da la no­che, des­pués de las ges­tio­nes, tan­to de emi­sa­rios me­xi­ca­nos co­mo ca­na­dien­ses, y de la in­ter­ven­ción di­rec­ta de los man­da­ta­rios de los dos paí­ses, Trump emi­tió un co­mu­ni­ca­do:

“No pla­nea­mos sa­car a Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do co­mer­cial tri­la­te­ral, sino ac­tua­li­zar al TLCAN por me­dio de la re­ne­go­cia­ción. Es­toy con­ven­ci­do de que el re­sul­ta­do fi­nal ha­rá a los tres paí­ses más fuer­tes y me­jo­res”, re­za­ba la mi­si­va.

El Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se fi­jó co­mo fe­cha pa­ra em­pe­zar las ne­go­cia­cio­nes el 17 de agos­to de 2017, 90 días des­pués de la so­li­ci­tud de Trump, co­mo dic­ta la ley es­ta­dou­ni­den­se. Du­ran­te ese pe­rio­do el pul­so en­tre las par­tes au­men­tó. Los dis­cur­sos con­tra­dic­to­rios en­tre el Se­cre­ta­rio de Co­mer­cio de los Es­ta­dos Uni­dos, Wil­bur Ross; el re­pre­sen­tan­te Co­mer­cial y prin­ci­pal ne­go­cia­dor, Ro­bert Light­hi­zer, y los im­pul­sos tui­te­ros de Trump, pa­re­cían mar­car di­rec­cio­nes opues­tas.

“Pa­ra Mé­xi­co esos tres me­ses de pre­pa­ra­ción fue­ron oro mo­li­do”, re­su­me Ka­lach. Un mes an­tes de ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes, el 17 de ju­lio, el equipo es­ta­dou­ni­den­se dio a co­no­cer sus ob­je­ti­vos cen­tra­les, de­jan­do cla­ro que el nue­vo tra­ta­do te­nía que me­jo­rar la ba­lan­za co­mer­cial y re­du­cir el des­equi­li­brio en­tre los tres paí­ses.

Dos se­ma­nas des­pués, Mé­xi­co res­pon­dió mar­can­do sus lí­neas ro­jas. En dos do­cu­men­tos de tra­ba­jo, uno de ellos re­mi­ti­do al Se­na­do, di­jo que no acep­ta­ría la in­tro­duc­ción de nin­gún ti­po de aran­cel y cual­quier cam­bio en el ca­pí­tu­lo 19 del tex­to, que es­ta­ble­ce los me­ca­nis­mos a se­guir pa­ra la re­so­lu­ción de dispu­tas en­tre los tres paí­ses fir­man­tes. Po­si­ción com­par­ti­da por Ca­na­dá. El do­cu­men­to elu­día los te­mas la­bo­ra­les y re­for­za­ba la idea de pro­te­ger al sec­tor agrí­co­la.

Em­pre­sa­rios cla­ve

El 16 de agos­to de 2017, se ini­ció la pri­me­ra ron­da de ne­go­cia­cio­nes, un con­cep­to que lo­gró in­tro­du­cir el go­bierno me­xi­cano. En es­tas ron­das se reunían los equi­pos téc­ni­cos de los paí­ses du­ran­te días pa­ra ter­mi­nar con una reunión en­tre los je­fes ne­go­cia­do­res: Idel­fon­so Gua­jar­do (Mé­xi­co), Ro­bert Light­hi­zer (Es­ta­dos Uni­dos) y Chrys­tia Free­land (Ca­na­dá).

Tan so­lo una se­ma­na des­pués de ini­cia­das las ne­go­cia­cio­nes, Trump vuel­ve a en­som­bre­cer el pro­ce­so. No veía via­ble lle­gar a un acuer­do, co­men­ta en una gi­ra por Ari­zo­na. Vol­vía a men­cio­nar el mu­ro

LA RE­NE­GO­CIA­CIÓN DEL TLCAN O SU ANU­LA­CIÓN ERA EL PRI­MER PUN­TO DE LA PO­LÍ­TI­CA CO­MER­CIAL DE TRUMP, SE­GÚN UN ME­MO­RÁN­DUM QUE OB­TU­VO LA CA­DE­NA CNN, TAN SO­LO UNOS DÍAS DES­PUÉS DE LAS ELEC­CIO­NES

y pro­me­tía ini­ciar el pro­ce­so pa­ra la sa­li­da de Es­ta­dos Uni­dos, in­me­dia­ta­men­te.

El pa­pel de los em­pre­sa­rios co­mo par­te ac­ti­va en las ne­go­cia­cio­nes fue fun­da­men­tal, di­cen va­rias fuen­tes con­sul­ta­das, pa­ra con­ju­rar es­te nue­vo co­na­to de par­ti­da y pa­ra el desen­la­ce de­fi­ni­ti­vo de las ne­go­cia­cio­nes. Los em­pre­sa­rios, li­de­ra­dos por el Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial (CCE), re­cons­tru­ye­ron el me­ca­nis­mo del Cuar­to de Jun­to que tra­ba­ja­ba desde 2012 en el TPP, ba­jo una nue­va es­truc­tu­ra: el Con­se­jo Con­sul­ti­vo Es­tra­té­gi­co de Ne­go­cia­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del CCE (CCENI), en el que ope­ran el Cuar­to de Jun­to y el Cuar­to de In­te­li­gen­cia. “El se­cre­ta­rio Gua­jar­do nos abrió la puer­ta y nos me­ti­mos has­ta el fon­do”, ex­pli­ca Moi­sés Ka­lach, di­rec­tor del CCENI, y el prin­ci­pal in­ter­lo­cu­tor del sec­tor pri­va­do. Den­tro de la nue­va es­truc­tu­ra del CCENI es­ta­ban los 30 ex­per­tos y re­pre­sen­tan­tes de las cá­ma­ras y aso­cia­cio­nes que acom­pa­ña­ron al TPP y en muy po­co tiem­po es­ta­ba in­te­gra­do por más de 300 per­so­nas.

La or­den al equipo ne­go­cia­dor me­xi­cano era sim­ple: co­men­zar con los te­mas me­nos di­fí­ci­les, esen­cial­men­te lo que te­nía que ver con la mo­der­ni­za­ción del Tlcan y que ya se ha­bía tra­ba­ja­do en la ne­go­cia­ción del TPP: co­mer­cio elec­tró­ni­co, pro­pie­dad in­te­lec­tual, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ener­gía, py­mes, nue­vos ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. En­tre los te­mas con­tro­ver­sia­les es­ta­ban las re­glas de ori­gen pa­ra la in­dus­tria au­to­mo­triz, la cláu­su­la de es­ta­cio­na­li­dad pa­ra los pro­duc­tos agrí­co­las y la eli­mi­na­ción de los me­ca­nis­mos de la so­lu­ción de con­tro­ver­sia.

En una in­ter­ven­ción an­te el Se­na­do, el se­cre­ta­rio Idel­fon­so Gua­jar­do se com­pro­me­tió a cum­plir cua­tro ob­je­ti­vos esen­cia­les que te­nían que ver con esos te­mas con­tro­ver­sia­les: ac­tua­li­zar los te­mas que es­ta­ban ob­so­le­tos; no acep­tar ba­rre­ras al co­mer­cio, ni cuo­tas, ni ta­ri­fas; que la aper­tu­ra co­mer­cial fue­ra in­clu­yen­te y man­te­ner cier­tos me­ca­nis­mos de so­lu­ción de con­flic­tos.

Du­ran­te los si­guien­tes me­ses se lo­gra­ron avan­ces, pe­ro nin­guno de gran ca­la­do an­te una “po­si­ción ina­mo­vi­ble de Es­ta­dos Uni­dos”, di­ce otro em­pre­sa­rio tex­til que hi­zo par­te del equipo del sec­tor pri­va­do du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes. “Los te­mas de mi­gra­ción y seguridad se in­tro­du­cían cons­tan­te­men­te en es­te pe­rio­do, en­tor­pe­cien­do el desa­rro­llo de las ne­go­cia­cio­nes”, la­men­ta. Tan­to así, que las tres de­le­ga­cio­nes ame­na­za­ron va­rias ve­ces con le­van­tar­se de la me­sa de ne­go­cia­ción du­ran­te es­tos me­ses, cuan­do ape­nas se em­pe­za­ban a to­car los te­mas más es­pi­no­sos.

El es­que­ma de las ron­das se man­tu­vo has­ta mar­zo de 2018, con ape­nas seis de ca­pí­tu­los ce­rra­dos de los 30 pen­dien­tes. “A Es­ta­dos Uni­dos no le gus­ta­ba el te­ma de las ron­das y más de una vez lo tra­tó de rom­per y lle­var­se las con­ver­sa­cio­nes a Was­hing­ton y tra­tar los te­mas con­tro­ver­sia­les”, con­fe­só el se­cre­ta­rio Gua­jar­do, en una en­tre­vis­ta al dia­rio El Fi­nan­cie­ro. Es­ta­dos Uni­dos se­guía re­afir­man­do su gue­rra co­mer­cial con el mun­do en­te­ro. La apli­ca­ción de aran­ce­les al ace­ro y al alu­mi­nio (de los que ini­cial­men­te que­da­ron exen­tos Mé­xi­co y Ca­na­dá) no pre­sa­gia­ba un buen desen­la­ce.

El desen­la­ce

Las ne­go­cia­cio­nes en­tra­ron en un ma­ras­mo des­pués de la apli­ca­ción de los aran­ce­les. La res­pues­ta, tan­to de Mé­xi­co co­mo de Ca­na­dá, fue apli­car con­tra­me­di­das en los es­ta­dos y las in­dus­trias en las que más da­ño po­lí­ti­co se po­día in­fli­gir al go­bierno re­pu­bli­cano.

Pe­ro una vi­si­ta al go­ber­na­dor Gre­gory Ab­bott, en Te­xas, por par­te do­ce em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos, sig­ni­fi­có un pun­to de in­fle­xión en es­te im­pa­se. El go­ber­na­dor

UNA VI­SI­TA AL GO­BER­NA­DOR GRE­GORY AB­BOTT, EN TE­XAS, POR PAR­TE DE DO­CE EM­PRE­SA­RIOS ME­XI­CA­NOS, SIG­NI­FI­CÓ UN PUN­TO DE IN­FLE­XIÓN: EL GO­BER­NA­DOR PA­RE­CÍA IG­NO­RAR LAS CON­SE­CUEN­CIAS QUE TRAE­RÍA A SU ES­TA­DO SI SE CAÍA LA RE­NE­GO­CIA­CIÓN

pa­re­cía ig­no­rar las con­se­cuen­cias que trae­ría a su es­ta­do si se caía la re­ne­go­cia­ción. Te­xas ex­por­ta ca­si US$100.000 mi­llo­nes al año a Mé­xi­co. Des­pués de la vi­si­ta, Ab­bott in­ter­ce­dió di­rec­ta­men­te a fa­vor del Tlcan con el ne­go­cia­dor es­ta­dou­ni­den­se Light­hi­zer. Se es­ta­ba crean­do una re­sis­ten­cia den­tro del pro­pio par­ti­do del pre­si­den­te, que fue evidente cuan­do Paul Ryan, lí­der de los re­pu­bli­ca­nos, le pi­dió a Trump evi­tar una gue­rra co­mer­cial. Gary Cohn, el prin­ci­pal con­se­je­ro eco­nó­mi­co de Trump ha­bía re­nun­cia­do días an­tes por la mis­ma ra­zón.

“Hay pro­fe­sio­na­les en el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio y en el Con­gre­so que sa­bían, y que sa­ben, la im­por­tan­cia de evi­tar una gue­rra co­mer­cial”, sen­ten­cia Luis de la Ca­lle, di­rec­tor de la con­sul­to­ra De la Ca­lle, Man­ce­ra, Ma­dra­zo, y quien fue sub­se­cre­ta­rio de Ne­go­cia­cio­nes Co­mer­cia­les In­ter­na­cio­na­les de la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía de Mé­xi­co, du­ran­te la ne­go­cia­ción del Tlcan, en 1994.

La es­tra­te­gia del equipo me­xi­cano pa­re­cía te­ner éxi­to: bus­car alia­dos den­tro del par­ti­do re­pu­bli­cano en re­gio­nes que po­drían ser afec­ta­das por la anu­la­ción del acuer­do y ca­bil­dear en gru­pos cla­ve. “Los sec­to­res más im­por­tan­tes de Mé­xi­co es­tán in­te­gra­dos a la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos, que tam­bién de­pen­de de las ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes con Mé­xi­co. En esos sec­to­res se en­con­tra­ban los ma­yo­res de­fen­so­res, por­que el im­pac­to en Es­ta­dos Uni­dos es pro­por­cio­nal­men­te gran­de”, ad­vier­te de la Ca­lle.

Uno de los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la es­tra­te­gia y el ca­bil­deo fue que se lo­gró re­ti­rar la cláu­su­la de es­ta­cio­na­li­dad, pro­pues­ta es­ta­dou­ni­den­se pa­ra que fru­tas y hor­ta­li­zas me­xi­ca­nas de es­ta­ción pa­ga­ran aran­ce­les. Pe­ro exis­te otro he­cho que ace­le­ró y des­en­re­dó las ne­go­cia­cio­nes: el triun­fo del 1 de ju­lio de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el nue­vo pre­si­den­te me­xi­cano. El can­di­da­to, con­si­de­ra­do pro­tec­cio­nis­ta, ha­bía man­da­do un men­sa­je de con­ti­nui­dad, nom­bran­do a Je­sús Sea­de co­mo ne­go­cia­dor, un cur­ti­do eco­no­mis­ta que go­za­ba de un gran pres­ti­gio den­tro y fue­ra del país. “Ni al go­bierno sa­lien­te ni al en­tran­te, ni a Es­ta­dos Uni­dos, les con­ve­nía que las ne­go­cia­cio­nes se ex­ten­die­ran más allá de la po­se­sión de Ló­pez Obra­dor. Ade­más, se acer­ca­ban las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas en Es­ta­dos Uni­dos y Trump ne­ce­si­ta­ba mos­trar re­sul­ta­dos”, ana­li­za Juan Car­los Mo­reno-Brid, pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM). Fue así co­mo a fi­na­les de ju­lio se reanu­da­ron las reunio­nes mi­nis­te­ria­les y en seis se­ma­nas se re­sol­vie­ron los pun­tos más con­tro­ver­sia­les. Pa­ra el se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Idel­fon­so Gua­jar­do, “los fren­tes co­mer­cia­les se le fue­ron acu­mu­lan­do a

Es­ta­dos Uni­dos: Chi­na, Eu­ro­pa, Tur­quía, y eso ge­ne­ró el es­pa­cio pa­ra que hu­bie­ra un de­seo es­tra­té­gi­co por aco­mo­dar las fi­chas co­mer­cia­les”, con­clu­ye.

“El he­cho de que Mé­xi­co es­tu­vie­ra ce­rran­do acuer­dos co­mer­cia­les con Eu­ro­pa, el TPP-11 y la alian­za del Pa­cí­fi­co, for­ta­le­ció la po­si­ción de Mé­xi­co al fi­nal de la ne­go­cia­ción”, agre­ga Mo­reno-Brid.

El 27 de agos­to, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos anun­cia­ron con bom­bos y pla­ti­llos ha­ber lle­ga­do a un acuer­do bi­la­te­ral, au­men­tan­do la pre­sión so­bre Ca­na­dá, que se su­mó un mes des­pués.

Se ga­na y se pier­de

“Mé­xi­co hi­zo con­ce­sio­nes con tal de sal­var el tra­ta­do co­mer­cial”, reconoce Luis de la Ca­lle, “pe­ro es­tas dis­tan de las exi­gen­cias ini­cia­les del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se y no com­pro­me­ten las ca­de­nas de pro­duc­ción crea­das por los tres paí­ses nor­te­ame­ri­ca­nos, a par­tir de la fir­ma del tra­ta­do, en los años 90”.

El nue­vo acuer­do se lla­ma USMCA pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, por Uni­ted Sta­tes, Me­xi­co, Ca­na­da. Una pa­la­bra ca­si im­pro­nun­cia­ble en es­pa­ñol, en un or­den de ini­cia­les na­da inocen­te. T-mec, es el nue­vo nom­bre pa­ra los me­xi­ca­nos. An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor lo re­bau­ti­zó co­mo re­sul­ta­do de una con­sul­ta hecha a tra­vés de su cuen­ta de Twitter. “Es una ma­ne­ra de mos­trar­se vic­to­rio­sos des­pués de una ne­go­cia­ción tan du­ra”, di­ce Mo­reno-Brid.

“Lo fun­da­men­tal es que se evi­ta­rá la rup­tu­ra y Mé­xi­co fue in­te­li­gen­te pa­ra que eso no pa­sa­ra”, aña­de Luis de la Ca­lle. “Y hay al­gu­nas me­jo­ras en es­te acuer­do, so­bre to­do en cuan­to a la mo­der­ni­za­ción del Tra­ta­do y a los ca­pí­tu­los nue­vos. El acuer­do no ten­drá im­pac­to en el déficit co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos. Es­to le va a ser­vir a Trump co­mo lec­ción pa­ra com­pro­bar que su diag­nós­ti­co es­tá equi­vo­ca­do. La idea de que el déficit con Mé­xi­co crea des­em­pleo es fal­sa”.

Y con­clu­ye Luis de la Ca­lle: “Es po­si­ti­vo que no ha­ya una cláu­su­la de ter­mi­na­ción au­to­má­ti­ca ni re­qui­si­tos de es­ta­cio­na­li­dad en agri­cul­tu­ra. Los cam­bios en la in­dus­tria au­to­mo­triz eran inevi­ta­bles, pe­ro no va a in­ci­dir se­ria­men­te en el sec­tor”.

Pa­ra Juan Car­los Mo­reno-Brid, lo bueno de unas ne­go­cia­cio­nes tan caó­ti­cas es que obli­ga a Mé­xi­co a con­cen­trar­se en los lí­mi­tes que ha te­ni­do su es­tra­te­gia de desa­rro­llo. “Mé­xi­co apos­tó por las ex­por­ta­cio­nes co­mo su mo­tor de desa­rro­llo, desde 1994, y se ol­vi­dó de su mer­ca­do in­terno, y no fun­cio­nó. Al­go po­si­ti­vo de es­te acuer­do es que acep­ta las te­rri­bles con­di­cio­nes la­bo­ra­les de Mé­xi­co, sa­be que hay que me­jo­rar­las, y ade­más tie­ne que po­ner el ojo en el mer­ca­do in­terno, sin ol­vi­dar el ex­terno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.