ORO BLAN­CO PE­RUANO

Ca­rre­ra con­tra­rre­loj: LA COM­PLE­JA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA EL

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO -

El li­tio tie­ne una ca­rre­ra con­tra­rre­loj pa­ra al­can­zar el boom de la

elec­tro­mo­vi­li­dad

Tras el ha­llaz­go que po­dría ser el más im­por­tan­te ya­ci­mien­to de li­tio en el mun­do, en Puno, en el Pe­rú ca­lien­tan mo­to­res pa­ra al­can­zar el boom mun­dial de la elec­tro­mo­vi­li­dad. Pe­ro, pa­ra su­mar­se, el país de­be­rá an­tes sor­tear al­gu­nas ba­rre­ras, co­mo la pro­mul­ga­ción de una im­pres­cin­di­ble ley que per­mi­ta la ex­trac­ción del ura­nio que lo cu­bre, y es­pe­rar a que un be­li­ge­ran­te y re­cién elec­to go­ber­na­dor Wal­ter Adu­vi­ri de­je atrás su ti­rria con­tra los pro­yec­tos mi­ne­ros. ¿Lle­ga­rá Pe­rú a tiem­po?

A4.500 me­tros de al­tu­ra, en la me­se­ta de Ma­cu­sa­ni, en la re­gión de Puno, al sur de Pe­rú, los cin­ti­ló­me­tros de los geó­lo­gos a car­go de la ex­plo­ra­ción del pro­yec­to de ura­nio Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke re­gis­tra­ban es­ca­sa ra­diac­ti­vi­dad en la pla­ta­for­ma nú­me­ro uno, en la zo­na de Fal­cha­ni. El ni­vel de ura­nio era ba­jo. Un ma­za­zo con­tra las ex­pec­ta­ti­vas de la ju­nior ca­na­dien­se Pla­teau Energy Me­tals. Era septiembre de 2017 y lo peor se anun­cia­ba: an­te la au­sen­cia del quí­mi­co me­tá­li­co en el área, or­de­na­ban la pa­ra­li­za­ción de las per­fo­ra­cio­nes. Se­ma­nas des­pués, el agres­te pai­sa­je in­cluía va­rios ta­la­dros va­ra­dos, gran­des lan­ce­tas si­len­cio­sas que sim­bo­li­za­ban un pa­no­ra­ma po­co alen­ta­dor. Pe­ro tras co­no­cer­se las con­clu­sio­nes del la­bo­ra­to­rio de Ans­to­Mi­ne­rals (di­vi­sión de la Or­ga­ni­za­ción de Cien­cia y Tec­no­lo­gía Nu­clear de Aus­tra­lia), el pro­yec­to to­mó un gi­ro to­tal­men­te ines­pe­ra­do. La ex­trac­ción del ma­te­rial pu­ne­ño no so­lo re­ve­la­ba que la zo­na de Fal­cha­ni era ri­ca en li­tio, sino que es­te era de al­ta con­cen­tra­ción.

“Te­ne­mos va­lo­res que lle­gan a 4.800 par­tes por mi­llón (ppm). Chi­le, Ar­gen­ti­na y Bo­li­via tra­ba­jan con 400 ppm, 700 ppm o 1.500 ppm a lo mu­cho. Va­mos a tra­ba­jar con un pro­me­dio de 3.000 ppm, aun­que son ocho ve­ces más el va­lor en con­te­ni­do de li­tio en el ya­ci­mien­to”, des­cri­be Uli­ses So­lís, ge­ren­te ge­ne­ral de Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke, sub­si­dia­ria de Pla­teau Energy Me­tals. “De otro la­do, es­te ha­llaz­go es en to­ba li­tí­fe­ra, en ro­ca, a di­fe­ren­cia del li­tio de Chi­le que es­tá en sa­la­res y se tie­ne que es­pe­rar que de­can­te pa­ra ex­traer el li­tio y pro­du­cir el car­bo­na­to. Ade­más, las mues­tras se­ña­lan que el li­tio es de ma­yor pu­re­za. Nues­tras prue­bas sin re­fi­na­ción han lle­ga­do a 99,73% y pa­ra la fa­bri­ca­ción de ba­te­rías se ne­ce­si­ta car­bo­na­to de li­tio prác­ti­ca­men­te pu­ro”, so­pe­sa el ejecutivo.

A ju­nio de 2018, las ex­plo­ra­cio­nes rea­li­za­das por la com­pa­ñía arro­ja­ron un to­tal de re­ser­vas de 2,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bo­na­to de li­tio de al­ta ley y Ma­cu­sa­ni pa­sa­ba a la fa­ma mun­dial co­mo uno de los ma­yo­res pro­yec­tos de li­tio del mun­do, un ha­llaz­go que ade­más des­ta­ca por sus re­ser­vas de ura­nio. A pe­sar del des­alen­ta­dor in­di­cio ini­cial en la bús­que­da por ura­nio, hoy las ro­cas mues­tran que hay 130 mi­llo­nes de li­bras de re­cur­so de es­te me­tal ra­diac­ti­vo, un ni­vel que co­ro­na una eta­pa de ex­plo­ra­ción ini­cial de ura­nio de más de diez años, que in­clu­yó la ad­qui­si­ción de más de sie­te em­pre­sas ex­tran­je­ras que tam­bién per­fo­ra­ban el te­rri­to­rio en bus­ca de es­te ele­men­to. La com­pa­ñía aho­ra ha lo­gra­do con­so­li­dar el de­no­mi­na­do “pla­to de Ma­cu­sa­ni” que cuen­ta con una ex­ten­sión de 910 km2 . “Sa­bía­mos que la ex­plo­ra­ción de ura­nio ve­nía aso­cia­da con al­go de li­tio, pe­ro no ima­gi­ná­ba­mos la gran mag­ni­tud de los re­cur­sos en­con­tra­dos”, con­fie­sa Uli­ses So­lís.

Los tra­ba­jos de ex­plo­ra­ción siguen a to­da má­qui­na, aun­que por aho­ra las per­fo­ra­cio­nes es­tán con­cen­tra­das so­lo en el 15% de la su­per­fi­cie. Por­que lo cla­ve es ga­nar­le al re­loj. En Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke lo tie­nen cla­ro: “Que­re­mos sa­car lo que nos de­je ma­yor uti­li­dad en el me­nor tiem­po po­si­ble y el li­tio ofre­ce eso. Hay que apro­ve­char la co­yun­tu­ra (elec­tro­mo­vi­li­dad) y la de­man­da cre­cien­te”, re­sal­ta Uli­ses So­lís. “El pre­cio del ura­nio es­tá en US$ 28 la libra, nues­tro cos­to de pro­duc­ción es de

US$ 17,2, pe­ro el li­tio es mu­cho más atrac­ti­vo con pre­cios que pue­den lle­gar has­ta US$ 16.000 la to­ne­la­da. Ade­más, aún no exis­te una nor­ma­ti­va de ex­plo­ta­ción de ura­nio en el país que per­mi­ta su co­mer­cia­li­za­ción”, pre­ci­sa.

Ma­cu­sa­ni me­re­ce aten­ción

Ró­mu­lo Mu­cho, ge­ren­te ge­ne­ral de Pe­voex Con­tra­tis­tas, cree que Pe­rú tie­ne una bri­llan­te opor­tu­ni­dad pa­ra asi­mi­lar la ex­pe­rien­cia de Bo­li­via, Chi­le y Ar­gen­ti­na, los paí­ses del de­no­mi­na­do trián­gu­lo del li­tio.

“En el país es­te des­cu­bri­mien­to es re­cien­te. Bo­li­via, por ejem­plo, ha da­do un pa­so tras­cen­den­tal al anun­ciar que el go­bierno se uni­rá con ACI Sys­tems, de Ale­ma­nia, pa­ra in­ver­tir US$ 1.328 mi­llo­nes en la ex­plo­ta­ción y pro­duc­ción de ba­te­rías de li­tio. En el ca­so de Pe­rú, desde ju­lio de 2017 ya se anun­cia­ba la exis­ten­cia de li­tio, pe­ro hay un lar­go ca­mino por re­co­rrer, fun­da­men­tal­men­te en la nor­ma­ti­vi­dad”, la­men­ta.

Y es, pre­ci­sa­men­te, la au­sen­cia de una ley pa­ra la ex­plo­ta­ción de ura­nio lo que man­tie­ne en as­cuas a la com­pa­ñía mi­ne­ra, ya que pa­ra ex­traer el li­tio es ne­ce­sa­rio re­mo­ver el ura­nio de la su­per­fi­cie. “No se tie­ne muy cla­ro có­mo se va a desa­rro­llar es­te pro­yec­to, por­que no te­ne­mos la le­gis­la­ción ade­cua­da. Ahí hay tra­ba­jo por ha­cer por par­te del Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­nas (MEM). El li­tio es una al­ter­na­ti­va y una opor­tu­ni­dad fan­tás­ti­ca pa­ra el país. Desa­rro­llar una mi­na de es­ta en­ver­ga­du­ra va a po­ner­nos en una po­si­ción in­me­jo­ra­ble y si el mun­do si­gue usan­do más li­tio, co­mo apa­ren­te­men­te se­rá, po­dría­mos to­mar una po­si­ción muy fuer­te a ni­vel mun­dial”, cree Ant­hony Laub, so­cio de Laub & Qui­jan­dría Energy Group.

Pe­ro Laub te­me que la pro­mul­ga­ción de es­ta ley pue­da to­mar años. Por eso exi­ge con fuer­za que la nue­va nor­ma­ti­va se dé en el me­nor tiem­po po­si­ble. “Pe­rú pue­de con­ver­tir­se en un im­por­tan­te abas­te­ce­dor de un pro­duc­to que hoy en día es muy de­man­da­do en el mun­do. Pe­ro si nos da­mos el lu­jo de no pro­mo­ver pro­yec­tos mi­ne­ros, va­mos a per­sis­tir en una ma­la per­for­man­ce de la eco­no­mía, co­mo la que tu­vi­mos en 2017, cuan­do cre­ci­mos so­lo 2,1%, pe­se a la am­plia­ción de Ce­rro Ver­de, el prin­ci­pal pro­duc­tor de co­bre en el país. Ma­cu­sa­ni me­re­ce aten­ción, al igual que to­dos los me­ga­pro­yec­tos que hay en Pe­rú”, ex­hor­ta.

Desde la Ca­sa de Pizarro pa­re­cen es­tar ali­nea­dos con la ur­gen­cia que ne­ce­si­ta Ma­cu­sa­ni. Al me­nos en lo co­mu­ni­ca­cio­nal, por­que si bien en agos­to pa­sa­do el mis­mo pre­si­den­te del Pe­rú, Mar­tín Viz­ca­rra, se com­pro­me­tió a apro­bar en seis me­ses di­ver­sas le­yes que per­mi­tan ex­plo­tar los re­cien­tes ha­llaz­gos de li­tio y ura­nio, da­da la vo­lá­til co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca pe­rua­na, po­co se ha avan­za­do. Me­nos dis­per­sos pa­re­cen en la se­cre­ta­ría de Es­ta­do del ra­mo, don­de Al­fre­do Ro­drí­guez, di­rec­tor ge­ne­ral de

Mi­ne­ría del MEM, afir­ma que la car­te­ra ha re­ci­bi­do el pro­yec­to de ley con im­por­tan­tes apor­tes de dis­tin­tos en­tes, co­mo el Ins­ti­tu­to Pe­ruano de Ener­gía Nu­clear (IPEN), y ade­lan­ta a Amé­ri­caE­co­no­mía que la ela­bo­ra­ción del do­cu­men­to fi­nal de la ley es­tá en pro­ce­so. “Con la ley apro­ba­da se ne­ce­si­ta apro­bar tam­bién un re­gla­men­to que ten­ga pre­ci­sio­nes so­bre la im­por­ta­ción y la seguridad del ura­nio. La ley no au­to­ri­za a las em­pre­sas a ini­ciar ac­ti­vi­da­des de ex­plo­ta­ción; eso tie­ne que ser re­gu­la­do por el IPEN o la So­cie­dad Na­cio­nal de Mi­ne­ría, Pe­tró­leo y Ener­gía (SNMPE). El pre­si­den­te anun­ció que an­tes de fin de año se ten­dría la ley apro­ba­da, pe­ro an­tes tie­ne que ser lle­va­da al Con­gre­so. Oja­lá que la pue­dan po­ner en agen­da, pa­ra que es­ta ley pue­da ser apro­ba­da es­te año”, di­ce Al­fre­do Ro­drí­guez.

Pe­ro el ex vi­ce­mi­nis­tro de Mi­nas, Pe­dro Ga­mio, des­ti­la prag­ma­tis­mo. A su jui­cio, no se­ría ne­ce­sa­rio pro­mul­gar la ley pa­ra re­cién ela­bo­rar el re­gla­men­to de seguridad en la ex­plo­ta­ción de ura­nio. “Es­ta­mos pe­can­do de de­mo­ra en ese as­pec­to. Si se quie­re apos­tar por una in­dus­tria­li­za­ción pa­ra la ela­bo­ra­ción de ba­te­rías, de­be ha­ber un acer­ca­mien­to con el sec­tor pri­va­do”, ad­vier­te.

Ga­na­dor clan­des­tino

De acuer­do con el le­gis­la­dor Ar­man­do Vi­lla­nue­va, tam­bién miem­bro de la Co­mi­sión de Ener­gía y Mi­nas del Con­gre­so, otro pun­to en con­tra del desa­rro­llo del pro­yec­to de li­tio en Puno es que se tra­ta de un pro­duc­to re­la­ti­va­men­te nue­vo en la in­dus­tria mi­ne­ra pe­rua­na. “Exis­ten mu­chos pro­yec­tos sus­ten­ta­dos en el co­bre, oro y pla­ta, y la prio­ri­dad es­tá en Ca­ja­mar­ca, Apu­rí­mac y Cus­co, re­gio­nes con más tra­di­ción mi­ne­ra. En ese con­tex­to, ni la ex­plo­ta­ción del ura­nio ni del li­tio son pre­ci­sa­men­te re­fe­ren­cias de in­ver­sio­nes”, acla­ra.

Uli­ses So­lís, de Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke, agre­ga un da­to que po­dría en­som­bre­cer las ac­tua­les ex­pec­ta­ti­vas: “Es fun­da­men­tal que se pro­mul­gue la ley y el re­gla­men­to; lo ve­ni­mos es­pe­ran­do desde ha­ce on­ce años, cuan­do em­pe­za­mos a ex­plo­rar la zo­na en bús­que­da de ura­nio. El li­tio es­tá aba­jo y no po­de­mos sa­car­le la vuelta a la co­mu­ni­dad y al Es­ta­do si em­pe­za­mos a ex­traer­lo sin es­ta nor­ma­ti­va”, reconoce.

Pe­ro las du­das en el ho­ri­zon­te tie­nen tam­bién re­la­ción con la re­cien­te elec­ción de Wal­ter Adu­vi­ri co­mo go­ber­na­dor de Puno, quien asu­mi­rá su man­da­to el pró­xi­mo pri­me­ro de enero de 2019. Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke sa­be que ten­drá el fren­te a un re­co­no­ci­do lí­der ra­di­cal anti mi­ne­ro. Na­die ol­vi­da el lla­ma­do “Ay­ma­ra­zo”, una vio­len­ta pro­tes­ta con­tra la mi­na

San­ta Ana, de la com­pa­ñía ca­na­dien­se Bear Creek Mi­ning, en Puno, que in­clu­yó el blo­queo de ca­rre­te­ras y el in­cen­dio de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Su rol pro­ta­gó­ni­co en el le­van­ta­mien­to lo obli­gó a lle­var la cam­pa­ña elec­to­ral desde la clan­des­ti­ni­dad, tras ha­ber si­do sen­ten­cia­do

A ju­nio de 2018, las ex­plo­ra­cio­nes rea­li­za­das por Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke arro­ja­ron re­ser­vas de 2,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bo­na­to de li­tio de al­ta ley, y Ma­cu­sa­ni pa­sa­ba a la fa­ma mun­dial

en dos ins­tan­cias a sie­te años de cár­cel.

Pe­ro la in­co­mo­di­dad valió la pe­na, ya que la pro­tes­ta lo­gró la can­ce­la­ción del pro­yec­to y, en con­se­cuen­cia, el Es­ta­do Pe­ruano ten­drá que pa­gar a Bear Creek Mi­ning cer­ca de US$ 30 mi­llo­nes, tras un pro­ce­so de ar­bi­tra­je an­te el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Arre­glo de Di­fe­ren­cias Re­la­ti­vas a In­ver­sio­nes (Cia­di). Y por­que el há­bil Adu­vi­ri lo­gró que el Po­der Ju­di­cial de Puno anu­la­ra su con­de­na y or­de­na­ra un nue­vo jui­cio, gi­ro ju­di­cial que lo pu­so en ca­rre­ra en las re­cien­tes elec­cio­nes re­gio­na­les, don­de ob­tu­vo cer­ca del 50% de los vo­tos.

Al­gu­nos ad­vier­ten que Adu­vi­ri ha mo­de­ra­do su dis­cur­so, por eso Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke ya bus­ca dia­lo­gar con él. “Tras su vic­to­ria en Puno, nues­tras ac­cio­nes ca­ye­ron a me­nos de US$ 0,80, pro­duc­to de la co­yun­tu­ra e ines­ta­bi­li­dad que vi­ve nues­tro país. El te­ner co­mo un vir­tual ga­na­dor a Wal­ter Adu­vi­ri ha­ce que los in­ver­sio­nis­tas se preo­cu­pen, por­que sin ser go­ber­na­dor tra­jo aba­jo to­do un pro­yec­to mi­ne­ro y aho­ra, con la fuer­za po­lí­ti­ca que tie­ne, no sa­be­mos lo que pue­de ha­cer. Va­mos a bus­car un acer­ca­mien­to”, reconoce Uli­ses So­lís.

So­breo­fer­ta

El tiem­po pa­ra Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke no so­lo es cru­cial pa­ra la apro­ba­ción de la ley, sino tam­bién pa­ra su­bir­se a la ola de pre­cios al­tos de li­tio. Y es que el cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo de la de­man­da de ba­te­rías de io­nes de li­tio, por la in­dus­tria de la elec­tro­mo­vi­li­dad, ha ele­va­do su co­ti­za­ción. Se­gún el chi­leno Jai­me Alée, so­cio prin­ci­pal de ESK Con­sul­ting, en ba­se a su re­por­te ESK-Pa­no­ra­ma 2017-2025, la de­man­da pa­sa­rá de 200.000 to­ne­la­das en 2017, a 800.000 to­ne­la­das en 2025. “El pre­cio tam­bién ha subido bas­tan­te, de US$ 3.000 la to­ne­la­da a cer­ca de US$ 15.000”, de­ta­lla.

Juan Car­los Zu­le­ta, ana­lis­ta eco­nó­mi­co de li­tio, ase­gu­ra que en 2017 el con­su­mo de car­bo­na­to de li­tio equi­va­len­te (LCE, sus si­glas en in­glés) pa­ra ba­te­rías, uti­li­za­das por vehícu­los eléc­tri­cos –in­clu­yen­do au­tos y bu­ses– su­peró el con­su­mo del com­pues­to pa­ra ba­te­rías de ar­tícu­los elec­tró­ni­cos, vi­drio y ce­rá­mi­ca. “Pa­ra 2016 se ha­bía pro­yec­ta­do un po­co más de 800.000 vehícu­los eléc­tri­cos. Pa­ra 2018, con ba­se a in­for­ma­ción has­ta agos­to de es­te año, se pue­den pre­ver ven­tas de más de 1,6 mi­llo­nes de uni­da­des. Y pa­ra el pró­xi­mo año se es­pe­ra que su­peren los dos mi­llo­nes y en 2020 al­can­ce un po­co más de 2,6 mi­llo­nes. La cur­va de cre­ci­mien­to de ven­ta de vehícu­los eléc­tri­cos es ex­po­nen­cial”, de­ta­lla el eco­no­mis­ta bo­li­viano.

Pe­ro a la par del cre­ci­mien­to de la ven­ta de au­tos eléc­tri­cos, tam­bién ha au­men­ta­do el ha­llaz­go de ya­ci­mien­tos de li­tio, adi­cio­na­les al en­con­tra­do en Pe­rú, lo cual ya ha­ce que al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas ha­blen de una so­breo­fer­ta. Ch­ris Berry, fun­da­dor y pre­si­den­te de la con­sul­to­ra Hou­se Moun­tain Part­nes, sos­tie­ne que 2018 ha si­do un año en que el mo­men­tum del li­tio se ha es­tan­ca­do. Es­to, se­gún Berry, por­que la gen­te de la in­dus­tria, so­bre to­do los in­ver­sio­nis­tas, es­tán preo­cu­pa­dos por la so­breo­fer­ta. “En 2017 y a ini­cios de 2018 se le­van­tó una gran can­ti­dad de di­ne­ro y ca­pi­tal pa­ra pro­yec­tos de li­tio. Por ejem­plo, Ne­mas­ka Lit­hium tie­ne uno en Que­bec y le­van­tó más de

US$ 1.000 mi­llo­nes. In­clu­so en Ar­gen­ti­na, Pos­co, una com­pa­ñía sur­co­rea­na, com­pró los de­re­chos pa­ra pro­du­cir li­tio a Ga­laxy Re­sour­ces por US$ 280 mi­llo­nes. To­da­vía hay bas­tan­te ca­pi­tal que fal­ta en­trar al sec­tor, pe­ro lo que real­men­te bus­can aho­ra los in­ver­sio­nis­tas es ase­gu­rar­se de que al­gu­nos

Desde la Ca­sa de Pizarro pa­re­cen es­tar ali­nea­dos con la ur­gen­cia que ne­ce­si­ta Ma­cu­sa­ni. Al me­nos en lo co­mu­ni­ca­cio­nal… US$ 7.332 se­ría el pre­cio de to­ne­la­da de LCE a 2021, se­gún Mor­gan Stan­ley

de es­tos anun­cios de au­men­to de ofer­ta, por ejem­plo, el de SQM y Al­be­mar­le en, en el de­sier­to de Ata­ca­ma, sal­gan a tiem­po, se pon­gan en mar­cha y se ajus­ten al pre­su­pues­to”, des­cri­be.

In­clu­so, hay re­por­tes bas­tan­te pe­si­mis­tas que pro­nos­ti­can una drás­ti­ca caí­da en el pre­cio del li­tio y el fi­nal de la fie­bre del oro blan­co. Es el ca­so de Mor­gan Stan­ley, que a ini­cios de año va­ti­ci­nó una caí­da de 45% en el pre­cio de car­bo­na­to de li­tio pa­ra los pró­xi­mos cua­tro años. De acuer­do con la en­ti­dad fi­nan­cie­ra, el pre­cio de la to­ne­la­da pa­sa­rá de US$ 13.375 en es­te 2018, a US$ 7.332 en 2021, y que a par­tir de esa fe­cha el pre­cio se po­dría fi­jar en torno a los

US$ 7.030 por to­ne­la­da. Mor­gan Stan­ley cree que la ma­yor pro­duc­ción de au­tos eléc­tri­cos se­rá in­su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar la cre­cien­te ofer­ta de li­tio pro­ve­nien­te de Chi­le, y que la ofer­ta adi­cio­nal inun­da­rá el mer­ca­do y su­pe­rará el cre­ci­mien­to de la de­man­da.

No to­dos es­tán de acuer­do con la apo­ca­líp­ti­ca pro­yec­ción. “Si bien hoy exis­te una me­nor pre­sión en los pre­cios y en la me­di­da en que en­tre ma­yor pro­duc­ción pro­ba­ble­men­te ba­jen, no cree­mos que se den los ni­ve­les de caí­da que es­tá vien­do Mor­gan Stan­ley por­que no hay un ex­ce­so de ofer­ta en el cor­to pla­zo”, ex­pli­ca Da­nie­la De­sor­meaux, CEO de la con­sul­to­ra Sig­num Box. “El mer­ca­do se irá re­la­jan­do, por­que en­tra­rá nue­va pro­duc­ción, pe­ro es­to no va a ser de un día pa­ra el otro. De otro la­do, es­ta nue­va pro­duc­ción va a sa­tis­fa­cer una nue­va de­man­da”, ma­ti­za De­sor­meaux.

Gus­ta­vo La­gos, pro­fe­sor de la Es­cue­la de In­ge­nie­ría y ge­ren­te del Pro­gra­ma de Eco­no­mía de Mi­ne­ra­les de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le, su­ma da­tos de la so­breo­fer­ta. Ex­pli­ca que si se su­ma to­da la ofer­ta anun­cia­da en Aus­tra­lia, Chi­le y Ar­gen­ti­na –prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de li­tio en el mun­do–, en 2025 po­dría ha­ber ex­ce­den­tes de 400.000 to­ne­la­das de LCE, o in­clu­so más, lo que lle­va­ría el pre­cio a me­nos de US$ 5.000 la to­ne­la­da. Ade­más, se­gún ci­fras del Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos (USGS, por sus si­glas en in­glés), a 2017 exis­ten más de 53 mi­llo­nes de re­cur­sos y re­ser­vas de li­tio. “Son re­ser­vas de li­tio, no de car­bo­na­to. Una to­ne­la­da de li­tio equi­va­le a al­go más de cin­co to­ne­la­das de car­bo­na­to de li­tio. El sa­lar de Uyu­ni en Bo­li­via tie­ne más re­cur­sos –can­ti­dad de mi­ne­ral po­ten­cial­men­te va­lio­so y es­ti­ma­do du­ran­te la eta­pa de ex­plo­ra­ción– en el mun­do (nue­ve mi­llo­nes de to­ne­la­das), se­gui­do del de Ata­ca­ma, pe­ro la di­fe­ren­cia es que es­te úl­ti­mo, se­gún la re­cien­te ci­fra da­da por SQM, tie­ne más del 50% de re­ser­vas –re­cur­sos real­men­te dis­po­ni­bles y eco­nó­mi­ca­men­te via­bles- en el mun­do.

Así, de un to­tal de 16,1 mi­llo­nes de to­ne­la­das de re­ser­vas de li­tio en el mun­do, Chi­le tie­ne 8,1 mi­llo­nes de to­ne­la­das”, di­ce La­gos. “Te­ner 53 mi­llo­nes de to­ne­la­das de li­tio en re­cur­sos y re­ser­vas –no es­tán in­clui­dos los ha­lla­dos en Pe­rú– sig­ni­fi­ca­ría que, en 2050, si el mer­ca­do cre­ce 15% anual co­mo se es­pe­ra, se de­ben ha­ber gas­ta­do un po­co más de la mi­tad de los re­cur­sos. Hay mu­cho li­tio, y mi es­ti­ma­ción es que va a ha­ber mu­cho más”, sen­ten­cia.

Ma­yor pu­re­za

To­do in­di­ca que Pe­rú de­be­rá ex­traer y co­mer­cia­li­zar su li­tio lo más pron­to po­si­ble. Pe­ro, a pe­sar de la pre­mu­ra, los in­elu­di­bles tiem­pos que ma­ne­ja la com­pa­ñía Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke pro­yec­ta cons­truir la plan­ta re­cién en el úl­ti­mo tri­mes­tre de

2020, y cul­mi­nar­la en 2021 pa­ra ini­ciar la ex­plo­ta­ción de la mi­na en 2022. Cal­cu­lan una in­ver­sión de US$ 800 mi­llo­nes, que in­clu­ye tam­bién la ela­bo­ra­ción del es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal, de fac­ti­bi­li­dad y com­ple­tar el cálcu­lo de re­cur­sos a re­ser­vas en 2019.

Pe­ro Uli­ses So­lís, el ejecutivo de Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke, pre­fie­re ser op­ti­mis­ta y es­ti­ma un cos­to de pro­duc­ción de car­bo­na­to de li­tio de en­tre US$ 2.200 y US$ 2.300 la to­ne­la­da, un pre­cio real­men­te com­pe­ti­ti­vo en la in­dus­tria. “De­be­mos en­ten­der que el strip­ping (eli­mi­na­ción de ma­te­rial de re­cu­bri­mien­to) en la zo­na es muy ba­jo y ha­bla­mos so­lo del cos­to de pro­duc­ción, no de mo­vi­mien­to de tie­rras. Una vez que ha­ya­mos mo­vi­do to­da la co­ber­tu­ra en la su­per­fi­cie, lle­ga­re­mos a las to­bas li­tí­fe­ras, ex­trae­re­mos el li­tio y lo pro­ce­sa­re­mos”, de­ta­lla.

Y si bien el ejecutivo reconoce que el cos­to de ex­trac­ción de li­tio de una mi­na a ta­jo abier­to es ma­yor que el de ex­trac­ción en sal­mue­ras, a su jui­cio es­ta si­tua­ción se re­vier­te y de­ja ma­yor uti­li­dad pues­to que la pu­re­za del li­tio en ro­ca es mu­cho ma­yor que la de sal­mue­ra. “Chi­le tra­ba­ja con 500 ppm, la ley de Uyu­ni es de 450 ppm. El va­lor de nues­tro li­tio su­pera 3.000 ppm en pro­me­dio, aun­que hay va­lo­res de has­ta 4.900 ppm”, acla­ra.

Pa­ra Ch­ris Berry, es­te se­ría un cos­to muy com­pe­ti­ti­vo pa­ra un pro­yec­to de li­tio de ro­ca du­ra. “Su­pon­go que el nú­me­ro al que ha­ce re­fe­ren­cia es el cos­to efec­ti­vo ope­ra­ti­vo, mien­tras que

el cos­to to­tal sin du­da se­ría más al­to”, opi­na. “Los cos­tos efec­ti­vos ope­ra­ti­vos tí­pi­cos de los pro­yec­tos de sal­mue­ra en Chi­le y Ar­gen­ti­na son más cer­ca­nos a US$ 3.000 por to­ne­la­da, mien­tras que los de ro­ca du­ra en Aus­tra­lia son más cer­ca­nos a US$ 5.000 por to­ne­la­da”.

No obs­tan­te, Gus­ta­vo La­gos sos­tie­ne que ac­tual­men­te el sa­lar de Ata­ca­ma es el úni­co con cos­tos real­men­te com­pe­ti­ti­vos. “Las em­pre­sas me­jor si­tua­das pa­ra es­ta com­pe­ten­cia son Al­be­mar­le y SQM en el sa­lar de Ata­ca­ma, ya que con­ta­rían con cos­tos al me­nos 25% más ba­jos que sus com­pe­ti­do­ras en Aus­tra­lia”, ase­gu­ra.

So­bre el ti­ming del pro­yec­to pe­ruano, Ch­ris Berry se­ña­la que no es muy tar­de pa­ra in­gre­sar a la in­dus­tria mun­dial de li­tio. “El año pa­sa­do el mer­ca­do de li­tio ron­dó las 230.000 to­ne­la­das. Eso va a cre­cer por un fac­tor de ca­si cua­tro en los pró­xi­mos ocho o diez años. Se­rá un mer­ca­do de al­re­de­dor de 850.000 to­ne­la­das en 2025. In­clu­so cuan­do ves los pla­nes de ex­pan­sión de los ac­tua­les pro­duc­to­res, co­mo SQM y Al­be­mar­le, hay es­pa­cio pa­ra que más com­pa­ñías se unan a la ofer­ta. No creo que sea muy tar­de pa­ra com­pa­ñías en Pe­rú, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te les va a to­mar más tiem­po en desa­rro­llar­se”, di­ce.

Hi­dró­xi­do de li­tio: una ven­ta­ja

Y si bien la es­tre­lla pa­ra la ela­bo­ra­ción de ba­te­rías es el car­bo­na­to de li­tio, al­gu­nos ad­vier­ten que el hi­dró­xi­do de li­tio con­quis­ta­rá la in­dus­tria, ya que la ba­te­ría del fu­tu­ro en los pró­xi­mos cin­co o diez años es­ta­rá cons­ti­tui­da en ba­se a es­te com­pues­to. De ser así, los pro­duc­to­res de mi­ne­ra­les de li­tio en ro­ca tie­nen una ven­ta­ja, por­que pue­den pro­du­cir hi­dró­xi­do al mis­mo cos­to que el car­bo­na­to. En cam­bio, los pro­duc­to­res de sal­mue­ra tie­nen US$ 2.000 por to­ne­la­da de di­fe­ren­cia pa­ra pa­sar de car­bo­na­to a hi­dró­xi­do, lo cua­les es una li­mi­ta­ción y ele­va los cos­tos.

Sin em­bar­go, Juan Car­los Zu­le­ta afir­ma que la com­pa­ñía Pos­co, de Co­rea del Sur, ya ha des­cu­bier­to un pro­ce­so que per­mi­te ob­te­ner hi­dró­xi­do de li­tio a par­tir de sal­mue­ras. “Pos­co, que aca­ba de ad­qui­rir un sa­lar en Ar­gen­ti­na, va a usar es­te pro­ce­so pa­ra ob­te­ner hi­dró­xi­do de li­tio di­rec­ta­men­te. De he­cho, su me­ta de pro­duc­ción a 2020 es­ta­rá en tér­mi­nos de hi­dró­xi­do de li­tio y no de car­bo­na­to”, co­men­ta.

En ese sen­ti­do, el ya­ci­mien­to de li­tio en ro­ca de Ma­cu­sa­ni tie­ne una ven­ta­ja fren­te a pro­yec­tos en sal­mue­ra, ya que pue­de ob­te­ner di­rec­ta­men­te hi­dró­xi­do de li­tio. Por aho­ra, la com­pa­ñía vie­ne

Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke sa­be que ten­drá el fren­te a un re­co­no­ci­do lí­der ra­di­cal anti mi­ne­ro. Na­die ol­vi­da el lla­ma­do “Ay­ma­ra­zo” se­ría el cos­to de pro­duc­ción por to­ne­la­da de LCE de Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke US$ 2.300

in­ves­ti­gan­do op­cio­nes de pro­ce­sa­mien­to.

Pe­ro aún hay otro re­to: la in­dus­tria­li­za­ción del li­tio pe­ruano. Pa­ra el con­gre­sis­ta Ar­man­do Vi­lla­nue­va, es­ta es la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar ca­de­nas pro­duc­ti­vas pa­ra que el país no se li­mi­te a ex­por­tar car­bo­na­to de li­tio y que es­te re­gre­se al país co­mo ba­te­rías ma­nu­fac­tu­ra­das en el ex­te­rior. “Si es­to se lo­gra, po­dría­mos in­ser­tar­nos en un plan ener­gé­ti­co ha­cia 2050, si­guien­do el ejem­plo de nues­tros paí­ses ve­ci­nos, co­mo Chi­le, que vie­ne ge­ne­ran­do po­lí­ti­cas de ener­gía re­no­va­ble. Es­te es el mo­men­to pa­ra apro­ve­char el po­ten­cial de li­tio a tra­vés de la elec­tro­mo­vi­li­dad y las ba­te­rías de al­ma­ce­na­mien­to eléc­tri­co.

La mis­ma opi­nión tie­ne el geó­lo­go Ja­cin­to Va­len­cia, ge­ren­te de la con­sul­to­ra de pro­yec­tos mi­ne­ros JV Con­sul­to­ría. “El go­bierno de­be­ría im­pul­sar di­ver­sas po­lí­ti­cas o me­di­das pa­ra lo­grar no so­lo ex­por­tar el li­tio co­mo un com­mo­dity, sino in­dus­tria­li­zar­lo y sa­car­le va­lor agre­ga­do has­ta ob­te­ner un re­cur­so o pro­duc­to muy cer­cano a una ba­te­ría”.

Pe­ro to­do in­di­ca que Pe­rú lle­ga­rá al me­nos a la mi­tad de la fies­ta. Ed­win Quin­ta­ni­lla, ge­ren­te de Su­per­vi­sión Mi­ne­ra de Osi­nerg­min, el en­te re­gu­la­dor pe­ruano, así lo cree y re­su­me la si­tua­ción de es­ta for­ma: “Hoy el li­tio tie­ne una gran opor­tu­ni­dad en la fa­bri­ca­ción de ba­te­rías pa­ra au­tos eléc­tri­cos; es una tec­no­lo­gía emer­gen­te que se pre­vé que en los pró­xi­mos diez años se con­so­li­da­rá. Pe­ro uno tie­ne que es­tar en la par­ti­da de la fies­ta pa­ra par­ti­ci­par com­ple­ta­men­te de es­ta. Si uno lle­ga muy tar­de, ha­brá otros par­ti­ci­pan­tes en el pla­ne­ta. No es­ta­mos so­los. Ade­más, ya se es­tán desa­rro­llan­do otros sus­ti­tu­tos en el ca­mino, co­mo el hi­dró­geno (ver re­cua­dro) que po­dría emer­ger, y en ese mo­men­to el li­tio se­rá un so­lo re­cuer­do o per­de­rá com­pe­ti­ti­vi­dad”.

En lo que va del año, Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke ha in­ver­ti­do US$ 18 mi­llo­nes en la ex­plo­ra­ción de Fla­cha­ni

Uli­ses So­lís, ge­ren­te ge­ne­ral de Ma­cu­sa­ni Ye­llow­ca­ke

Da­nie­la De­sor­meaux, CEO deSig­num Box y Chirs Berry, pre­si­den­te de Hou­se Moun­tain Part­ners

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.