TÁC­TI­CA FI­NAN­CIE­RA

El fon­do de in­ver­sión co­lom­biano Pro­fút­bol bus­ca ren­ta­bi­li­dad en la ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra de es­tre­llas del club pai­sa En­vi­ga­do F.C., cu­na de Ja­mes Ro­drí­guez y Juan Fer­nan­do Quin­te­ro. Su plan es se­guir po­ten­cian­do las es­cue­las bá­si­cas del club y desa­rro­lla

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO - Por Lau­ra Vi­llaher­mo­sa, Co­lom­bia

El mo­de­lo de ne­go­cios de Pro­fút­bol: bus­car ren­ta­bi­li­dad en la ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra de es­tre­llas del club En­vi­ga­do

El pa­sa­do 26 de abril el club de fút­bol co­lom­biano En­vi­ga­do F.C. ga­nó uno de sus par­ti­dos más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos años. Y cu­rio­sa­men­te ocu­rrió fue­ra de una can­cha. Ese día el que es el ter­cer club de la ciu­dad de Me­de­llín sa­lía de for­ma ofi­cial de lo que se conoce co­mo la lis­ta Clin­ton, un lis­ta­do de la Ofi­ci­na de Con­trol de Ac­ti­vos Ex­tran­je­ros (OFAC) del De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos que in­clu­ye a em­pre­sas y per­so­nas re­la­cio­na­das con de­li­tos de la­va­do de ac­ti­vos y nar­co­trá­fi­co, cu­yos in­te­gran­tes tie­nen prohi­bi­do ha­cer cual­quier ti­po de ne­go­cio con em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses.

“El es­tar en la lis­ta pu­so en gra­ves aprie­tos al club”, ex­pli­ca Fran­cis­co Re­yes Vi­lla­mi­zar, su­per­in­ten­den­te de So­cie­da­des de Co­lom­bia, cu­ya en­ti­dad in­ter­vino el club y ejer­ció un es­tric­to con­trol so­bre es­te cuan­do se in­clu­yó en la lis­ta Clin­ton. En los tres úl­ti­mos años es­te con­trol per­mi­tió que el club na­ran­ja sa­nea­ra con­si­de­ra­ble­men­te sus fi­nan­zas y fa­ci­li­tó la en­tra­da en su ac­cio­na­ria­do del fon­do de in­ver­sión Pro­Fút­bol, hoy due­ño del 55% del club y que apun­ta a po­ten­ciar el ma­yor tí­tu­lo del En­vi­ga­do F.C.: el ser una de las más des­ta­ca­das can­te­ras de ju­ga­do­res de Co­lom­bia.

“El En­vi­ga­do F.C. tie­ne mucha fa­ma en Co­lom­bia por ser “can­te­ra de hé­roes”, que es jus­ta­men­te su le­ma. Es el club de ori­gen de Ja­mes Ro­drí­guez, hoy en el Ba­yern, Fer­nan­do Quin­te­ro, que es la nue­va sen­sa­ción del Ri­ver Pla­te, o Gio­van­ni Mo­reno, que aho­ra es­tá en Chi­na”, ex­pli­ca Cé­sar Gi­ral­do, so­cio del es­tu­dio GHER & Aso­cia­dos Abo­ga­dos y es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho de­por­ti­vo.

Jus­ta­men­te su va­lor co­mo “cu­na de ju­ga­do­res” fue el prin­ci­pal atrac­ti­vo pa­ra que el fon­do ad­mi­nis­tra­do por Pro­gre­sión apos­ta­ra por in­ver­tir en el En­vi­ga­do. Su ge­ren­te, Ju­lián Gue­rra, ex­pli­ca que la so­cie­dad ad­mi­nis­tra­do­ra de fon­dos lle­va­ba tiem­po es­tu­dian­do con in­te­rés el mun­do del fút­bol y años atrás ha­bía re­ci­bi­do la pro­pues­ta de in­ver­sión, a tra­vés del es­tu­dio lo­cal Va­le­ro & Aso­cia­dos, que fi­nal­men­te de­ci­die­ron to­mar. “En pri­me­ra ins­tan­cia lle­ga­mos a la con­clu­sión de que era muy in­tere­san­te. Es el ter­cer equipo en uti­li­da­des del país y la can­te­ra más im­por­tan­te que pue­de te­ner

Pro­Fút­bol se en­car­ga hoy del ma­na­ge­ment y las transac­cio­nes del En­vi­ga­do F.C. Cuen­ta con un co­mi­té de in­ver­sio­nes con es­pe­cia­lis­tas en el ne­go­cio del fút­bol de pri­mer ni­vel y que los ase­so­ra en ma­te­ria de­por­ti­va

cual­quier equipo co­lom­biano. En­ton­ces, ini­cia­mos un pro­ce­so en el cual, de la mano de la Su­pe­rin­ten­den­cia de So­cie­da­des y la OFAC, pu­di­mos com­prar el equipo, an­tes de su sa­li­da de la lis­ta Clin­ton”, di­ce Gue­rra.

En 2017, se­gún da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de So­cie­da­des, el club lo­gró in­cre­men­tar sus in­gre­sos en 42,9% y fac­tu­ró 23.535 mi­llo­nes de pe­sos (al­re­de­dor de

US$ 7,88 mi­llo­nes) con uti­li­da­des de 5.787 mi­llo­nes de pe­sos (US$ 1,93 mi­llo­nes), fren­te a los 8.714 mi­llo­nes y 8.493 mi­llo­nes de pe­sos (US$ 2,92 mi­llo­nes y US$ 2,84 mi­llo­nes) de Aso­cia­ción De­por­ti­vo Ca­li y Atlé­ti­co Na­cio­nal, res­pec­ti­va­men­te.

En el mo­men­to de la transac­ción, el club pai­sa te­nía los es­ta­dos fi­nan­cie­ros 100% au­di­ta­dos y con­tro­la­dos por el go­bierno co­lom­biano. Y aun­que no po­día re­ci­bir in­gre­sos de pa­tro­ci­nios y pu­bli­ci­dad, ofre­cía una in­tere­san­te ren­ta­bi­li­dad pa­ra el fon­do, que es­pe­ra ob­te­ner un 20% por año.

Pa­ra lo­grar­lo, Pro­fút­bol se en­car­ga hoy del ma­na­ge­ment y las transac­cio­nes del club. Cuen­ta con un co­mi­té de in­ver­sio­nes con es­pe­cia­lis­tas en el ne­go­cio del fút­bol de pri­mer ni­vel y que les ase­so­ra en ma­te­ria de­por­ti­va. “So­mos in­ver­sio­nis­tas al­ta­men­te in­va­si­vos en los pro­ce­sos de in­ver­sión de ca­pi­tal. No so­la­men­te in­ver­ti­mos en re­cur­sos, sino que nos gus­ta par­ti­ci­par en el ma­na­ge­ment” ex­pli­ca Ju­lián Gue­rra.

La idea del fon­do, que ha man­te­ni­do a la pre­si­den­cia del club, es se­guir po­ten­cian­do sus es­cue­las bá­si­cas, de las que sa­len a edad tem­pra­na las que se­rán sus es­tre­llas. Se tra­ta de cen­tros de for­ma­ción que per­mi­ten a ni­ños de la re­gión for­mar par­te del pri­mer equipo, hoy en la li­ga pro­fe­sio­nal co­lom­bia­na, y de ahí sal­tar a otros clu­bes. “Los ni­ños tie­nen la opor­tu­ni­dad de de­bu­tar en la pri­me­ra di­vi­sión sin que se den ca­sos te­rri­bles de co­rrup­ción. El gran atrac­ti­vo es po­der de­bu­tar en el fút­bol co­lom­biano y po­ten­ciar a es­tos jó­ve­nes ta­len­tos”, ex­pli­ca el ge­ren­te de Pro­gre­sión.

Ex­por­ta­ción co­lom­bia­na

Ge­rar­do Mo­li­na, es­pe­cia­lis­ta en mar­ke­ting de­por­ti­vo, ex­pli­ca que el ca­so del En­vi­ga­do es co­mo el de la ma­yo­ría de clu­bes de Amé­ri­ca La­ti­na, cu­yos prin­ci­pa­les in­gre­sos pro­ce­den hoy de la ex­por­ta­ción de ju­ga­do­res. De he­cho, Co­lom­bia es ya el ter­cer país ex­por­ta­dor de ju­ga­do­res de la re­gión, se­gún el in­for­me 2018 Foot­ball Pla­yer Ex­ports, de la fir­ma fun­da­da por Mo­li­na Eu­roa­me­ri­cas

Sport Mar­ke­ting. Y fue el país que más cre­ció en sus ex­por­ta­cio­nes en los úl­ti­mos años, con 2.133 ju­ga­do­res ven­di­dos al ex­te­rior, en 2018.

“Co­lom­bia ha te­ni­do un gran im­pul­so en la ex­por­ta­ción de ju­ga­do­res, tras la lle­ga­da de Jo­sé Nés­tor Pe­ker­man co­mo se­lec­cio­na­dor na­cio­nal y la pues­ta en mar­cha de un pro­gra­ma pa­ra la ge­ne­ra­ción de nue­vos ta­len­tos. Ade­más, en los úl­ti­mos años, el mar­gen en­tre es­te país, Mé­xi­co y Chi­le res­pec­to a los ma­yo­res ex­por­ta­do­res, que son Ar­gen­ti­na y Bra­sil, se ha re­du­ci­do”, di­ce Mo­li­na.

El ex­per­to en mar­ke­ting de­por­ti­vo ase­gu­ra que en los úl­ti­mos años en Amé­ri­ca La­ti­na se ha in­cre­men­ta­do la ad­qui­si­ción de clu­bes de fút­bol por fon­dos de in­ver­sión, al­go más ex­ten­di­do en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Car­les Can­tó, pro­fe­sor de Sport Business en ESADE, ex­pli­ca que la com­pa­ñía Ha­rris Blit­zer Sports & En­ter­tain­ment, por ejem­plo, ges­tio­na los fon­dos que po­seen al equipo de fút­bol de la Pre­mier Lea­gue Cris­tal Pa­la­ce o el club de bás­quet 76ers. “El de­por­te ge­ne­ra en­tre el 1% y el 2% del PIB mun­dial y se dan in­ver­sio­nes co­mo po­dría ser en cual­quier otro sec­tor eco­nó­mi­co. Ser par­te de es­te ne­go­cio per­mi­te a los fon­dos iden­ti­fi­car ta­len­to, desa­rro­llar­lo y ex­por­tar­lo a otros paí­ses don­de tie­nen sa­la­rios más im­por­tan­tes”, di­ce Can­tó.

Se da la cir­cuns­tan­cia, ade­más, que el re­gla­men­to so­bre el Es­ta­tu­to y las Trans­fe­ren­cias de Ju­ga­do­res de la FIFA prohí­be desde 2015 la par­ti­ci­pa­ción de ter­ce­ros [en­tre ellos fon­dos de in­ver­sión] en las transac­cio­nes de ju­ga­do­res de fút­bol. En con­se­cuen­cia –ex­pli­ca Cé­sar Gi­ral­do–, los fon­dos op­tan por com­prar di­rec­ta­men­te los clu­bes.

De acuer­do con la re­gla­men­ta­ción de la FIFA, el En­vi­ga­do, co­mo el res­to de clu­bes de ori­gen de gran­des ju­ga­do­res, re­ci­be hoy el 5% de to­das las trans­fe­ren­cias de es­tos fut­bo­lis­tas por con­cep­to de de­re­chos de so­li­da­ri­dad. Se tra­ta de des­ta­ca­dos in­gre­sos te­nien­do en cuen­ta que el Real Ma­drid com­pró al Mó­na­co a Ja­mes Ro­drí­guez por € 70 mi­llo­nes y el Ba­yer de Mu­nich lo in­cor­po­ró pos­te­rior­men­te a sus fi­las por € 42 mi­llo­nes.

“Los de­re­chos de so­li­da­ri­dad que con­ser­va el En­vi­ga­do ha­cen que ca­da vez que se ven­de un ju­ga­dor sea un po­ten­cial ge­ne­ra­dor de va­lor en el fu­tu­ro, en la me­di­da en que se si­ga trans­fi­rien­do”, di­ce Ju­lián Gue­rra.

El plan de Pro­gre­sión es jus­ta­men­te ge­ne­rar más de­re­chos de so­li­da­ri­dad. Ade­más, quieren desa­rro­llar un plan de mer­ca­deo y de cons­truc­ción de mar­ca. Hoy en los par­ti­dos del club, que se si­túa en el pues­to 16 de 20 de la Li­ga A co­lom­bia­na, las gra­das de su es­ta­dio (Po­li­de­por­ti­vo Sur) no se lle­nan, a ex­cep­ción de los due­los con los equi­pos más se­gui­dos por la afi­ción lo­cal, co­mo el Atlé­ti­co Na­cio­nal. Y es­te año el En­vi­ga­do, se­gún Cé­sar Gi­ral­do, ha ven­di­do 400 abo­nos y cuen­ta con po­cos afi­cio­na­dos.

“El En­vi­ga­do es un equipo que siem­pre ha es­ta­do en los lu­ga­res me­dios de la ta­bla y que no tie­ne mu­chos tí­tu­los, nin­guno de li­ga”, reconoce Ju­lián Gue­rra. Co­mo in­ver­sio­nis­tas, sin em­bar­go, el ejecutivo co­lom­biano ase­gu­ra que el he­cho de que el equipo no es­té en las pri­me­ras po­si­cio­nes del cam­peo­na­to lo­cal desde el pun­to de vis­ta de la in­ver­sión, es pre­fe­ri­ble. “El equipo, que es el ter­ce­ro de la ciu­dad de Me­de­llín, tie­ne una hin­cha­da muy pe­que­ña que no pi­de tí­tu­los. Es­to ha­ce que no ten­ga­mos que con­tra­tar fi­cha­jes cos­to­sos. Sin em­bar­go, co­mo cual­quier equipo pro­fe­sio­nal, es­ta­mos de­trás del tí­tu­lo, pe­ro nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio, más que en cam­pa­men­tos y ta­qui­lla, es­tá en­fo­ca­do en la cons­truc­ción de fut­bo­lis­tas que pue­dan ju­gar en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal”, di­ce.

“El En­vi­ga­do, co­mo otros clu­bes lo­ca­les, no tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ser cam­peón. En cam­bio el Atlé­ti­co Na­cio­nal o el Amé­ri­cas, que cuen­tan con ma­yor hin­cha­da, tie­nen una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad”, di­ce Cé­sar Gi­ral­do.

Pa­ra Ge­rar­do Mo­li­na, jus­ta­men­te desa­rro­llar pla­nes de mar­ke­ting de­por­ti­vo que vin­cu­len mu­cho me­jor a los clu­bes en el mer­ca­do con las em­pre­sas es una ta­rea pen­dien­te en la ma­yor par­te de clu­bes de Amé­ri­ca La­ti­na. “Es nor­mal que to­dos los clu­bes del mun­do ten­gan un cir­cui­to de re­no­va­ción y ven­ta de ju­ga­do­res y que exis­ta un ne­go­cio de trans­fe­ren­cias. El pro­ble­ma es cuan­do se rea­li­zan ven­tas y no hay pre­vi­sión de com­pras pa­ra tra­tar de equi­li­brar los pa­si­vos que han ge­ne­ra­do los clu­bes”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra Car­les Can­tó, con una bue­na ges­tión la ma­sa de fa­ná­ti­cos se pue­de me­jo­rar y, con los cam­bios que in­tro­du­ci­rán en el club, sus nue­vos ac­cio­nis­tas es­pe­ran po­ten­ciar mu­cho más su mar­ca. Ju­lián Gue­rra ase­gu­ra que por aho­ra no se plan­tean com­prar ac­cio­nes en otro club y que el jue­go de Pro­Fút­bol con el En­vi­ga­do es de lar­go pla­zo. Des­ta­ca, ade­más, que de­trás de su in­ver­sión es­tá tam­bién con­tri­buir al be­ne­fi­cio so­cial que apor­ta un de­por­te co­mo el fút­bol. Fue­ra de la lis­ta Clin­ton y con nue­vos due­ños em­pie­za un nue­vo par­ti­do pa­ra el club pai­sa.

De acuer­do con la re­gla­men­ta­ción de la FIFA, el En­vi­ga­do re­ci­be hoy el 5% de to­das las trans­fe­ren­cias de los fut­bo­lis­tas for­ma­dos en sus fi­las

Ja­mes Ro­drí­guez es una de las es­tre­llas sa­li­das de las es­cue­las del En­vi­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.