Frank Di­ners’ McNa­ma­ra y su CLUB

HIS­TO­RIA DE UNA TAR­JE­TA QUE RE­VO­LU­CIO­NÓ EL MUN­DO

AmericaEconomia Internacional - - NEGOCIOS / TECNOLOGÍA -

e l lí­der del Ha­mil­ton Cre­dit Cor­po­ra­tion, Frank McNa­ma­ra, se en­cuen­tra en el res­tau­ran­te Ma­jors Ca­bin Grill de Nue­va York. Es el año 1949. Se re­uni­rá con su abo­ga­do Ralph Snei­der y su ami­go Al­fred Bloo­ming­da­le. Co­mo de cos­tum­bre, se­rá una no­che pa­ra ha­blar de ne­go­cios. Al ter­mi­nar la co­mi­da, McNa­ma­ra se ofrecerá a pa­gar la cuen­ta, pe­ro hay un pro­ble­ma. Ol­vi­dó el di­ne­ro en ca­sa y no tie­ne co­mo cancelar. La his­to­ria cuen­ta que su es­po­sa acu­dió en su ayu­da y le lle­vó el di­ne­ro. Otras ver­sio­nes ase­gu­ran que el em­pre­sa­rio ape­ló a su buen nom­bre y se com­pro­me­tió pa­gar a fu­tu­ro. Lo cier­to es que ese bo­chor­no­so su­ce­so le ayu­dó a McNa­ma­ra a te­ner una gran idea que UHYROXFLRQDU­tD HO PXQGR GH ODV ÀQDQ­zas. Se le ocu­rrió crear un sis­te­ma pa­ra que las per­so­nas pue­dan pa­gar a cré­di­to en cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial, co­men­zan­do por los res­tau­ran­tes. Así na­ció la pri­me­ra tar­je­ta de cré­di­to y se lla­mó Di­ners Club. Mer­ca­do en ex­pan­sión Pa­ra 1950 la idea de McNa­ma­ra –que se aso­ció con Bloo­ming­da­le- ya era un boom. Di­ners Club te­nía 20 mil miem­bros y era usa­da bá­si­ca­men­te en res­tau­ran­tes. Al ini­cio so­lo con­ta­ban con es­ta tar­je­ta de cré­di­to VLPLODU D XQD LGHQWLÀFDFL­yQ PLOLWDU GH car­tón- clien­tes ha­bi­tua­les de gran­des al­ma­ce­nes o de com­pa­ñías pe­tro­le­ras y los res­tau­ran­tes só­lo fun­cio­na­ban con cuen­tas de cré­di­to pa­ra co­men­sa­les fre­cuen­tes. Pe­ro pa­ra 1951 am­plia­ron su mer- ca­do ya que em­pre­sa­rios, co­mer­cian­tes o ejecutivos desea­ban una tar­je­ta. Así al­can­za­ron los 42 mil los usua­rios. En­ton­ces Di­ners Club em­pe­zó a co­brar a los es­ta­ble­ci­mien­tos el 7% y co­men­zó a fac­tu­rar cin­co mi­llo­nes por año. Ya pa­ra 1952 ini­ció su ex­pan­sión por el mun­do. De Es­ta­dos Uni­dos pa­só a Ca­na­dá. Lue­go lle­gó a Es­pa­ña, Mé­xi­co y Cu­ba. Con­quis­tó Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, Cen­tro Amé­ri­ca y El Ca­ri­be. Pa­ra el año 59 los clien­tes Di­ners al­can­za­ron la ci­fra re­cord de un mi­llón de usua­rios, por lo que Al­fred Bloo­ming­da­le, en un arran­que de fe­li­ci­dad, DÀUPy ´6ROR KDEUi GRV FODVHV GH SHUVRQDV ODV TXH WLHQHQ WDUMHWDV GH cré­di­to y las que no pue­den ob­te­ner­las”. La fra­se anun­cia­ba el va­lor glo­bal del di­ne­ro plás­ti­co y re­co­no­cía el apor­te de Frank McNa­ma­ra. El mun­do

GH ODV ÀQDQ]DV \D KDE­tD FDPELDGR pa­ra siem­pre.

Una tar­je­ta lí­der y vi­gen­te

Hoy Di­ners Club ha cum­pli­do 68 DxRV (V XQD PDUFD FRQÀDEOH VyOLGD y es un re­fe­ren­te en el mer­ca­do cor­po­ra­ti­vo y el me­dio de pa­go más em­plea­do por las gran­des em­pre­sas. Orien­ta­dos a sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los clien­tes más exi­gen­tes, tan­to par­ti­cu­la­res co­mo de las or­ga­ni­za­cio­nes, su ex­pan­sión glo­bal al­can­za los 185 paí­ses. Ha emi­ti­do 6.6 mi­llo­nes de tar­je­tas y cuen­ta con una red con más de 28.1 mi­llo­nes de es­ta­ble­ci­mien­tos ad­he­ri­dos. Su con­so­li­da­ción en el mer­ca­do ha si­do tal que am­plió su ga­ma de ser­vi­cios a ÀQDQFLDPLHQWRV LQYHUVLRQHV VHJXURV y asis­ten­cias. En ese con­tex­to Di­ners Club lle­gó a Ecua­dor ha­ce 50 años. Cuen­ta con las fran­qui­cias de Di­ners Club In­ter­na­cio­nal, Vi­sa y de Dis­co­ver. Desde sus LQLFLRV VH FRQYLUWLy HQ OR TXH HV KR\ OD prin­ci­pal tar­je­ta de cré­di­to del país con PiV GH PLO VRFLRV DÀOLDGRV PiV de 744 mil tar­je­tas­ha­bi­tan­tes y más GH PLO HVWDEOHFLPLHQWRV DÀOLDGRV Se­gún su XI In­for­me 2017, al tér­mino de ese año año, los con­su­mos de sus so­cios al­can­za­ron $ 4,199 mi­llo­nes y los con­su­mos de los tar­je­taha­bien­tes re­pre­sen­ta­ron el 6.8 % del con­su­mo to­tal de los ho­ga­res ecua­to­ria­nos. Una de sus clien­tes más an­ti­guas es Azu­ce­na Ara­gón, pro­pie­ta­ria del res­tau­ran­te Rin­cón de Fran­cia, quien DÀUPD VREUH 'LQHUV &OXE ´$SUHQGt a ma­ne­jar el cré­di­to. An­tes pa­ga­ban FRQ FKHTXHV R ÀUPDEDQ ODV FXHQWDV lue­go yo te­nía que ir a co­brar a los clien­tes, con la tar­je­ta to­do cam­bió”, cuen­ta. Ara­gón en­ten­dió que Di­ners Club es in­no­va­ción con en­fo­que en el clien­te y acep­ta que es una gran so­lu­ción pa­ra mul­ti­pli­car sus ven­tas y pa­ra re­sol­ver sus co­bran­zas.

Un boom gas­tro­nó­mi­co

Jus­ta­men­te y ha­blan­do de gas­tro­no­mía, Di­ners Club Ecua­dor vie­ne tra­ba­jan­do en el res­ca­te de la ri­que­za cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca del país. Pre­sen­tó Orí­ge­nes, una ini­cia­ti­va de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial que na­ció ba­jo la de­no­mi­na­ción GH ´6DERU D (FXDGRUµ TXH EXVFD re­cu­pe­rar la di­ver­si­dad gas­tro­nó­mi­ca y cul­tu­ral de las lo­ca­li­da­des pe­que­ñas GHO SD­tV FRQ HO ÀQ GH SRWHQFLDUODV D tra­vés de ne­go­cios in­clu­si­vos pa­ra ge­ne­rar tu­ris­mo por me­dio de la co­ci­na tra­di­cio­nal. Ade­más Di­ners Club Ecua­dor con­ti­núa con su apo­yo a la edu­ca­ción ecua­to­ria­na lue­go de que re­no­va­ra con UNI­CEF una alian­za con el pro­pó­si­to de se­guir apor­tan­do al me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad edu­ca­ti­va y la pro­tec­ción so­cial de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes. ´7UDEDMDPRV SDUD ORJUDU TXH la tar­je­ta Di­ners Club se con­vier­ta en par­te de la vi­da dia­ria de nues­tros so­cios. Nues­tro tra­ba­jo es man­te­ner­nos siem­pre en la vanguardia y bus­ca­mos sos­te­ner a Di­ners Club co­mo una or­ga­ni­za­ción TXH MDPiV HQYHMHFHµ DÀUPD 3DEOR Sa­la­zar, Pre­si­den­te Ejecutivo de Di­ners Club Ecua­dor al mi­rar los 50 años de his­to­ria de es­ta tar­je­ta en el país y ce­le­brar el re­sul­ta­do del es­fuer­zo y con­cen­trar­se en per­se­guir HO VXH­xR GHO IXWXUR TXH 'LQHUV &OXE Ecua­dor si­ga sien­do la tar­je­ta de FU­pGLWR PiV VyOLGD \ FRQÀDEOH GHO país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.