Cien años de MAR GOT

En 2018 se cumple un si­glo del na­ci­mien­to de Mar­got Lo­yo­la Pa­la­cios (1918-2015), fol­clo­ris­ta, ar­tis­ta y Pre­mio Na­cio­nal de Ar­te. Y el cum­plea­ños es la me­jor in­vi­ta­ción a co­no­cer­la en to­das sus di­men­sio­nes.

Caras (Chile) - - MÚSICA - Por Da­vid Pon­ce

Los cien años que cumple en es­tos días, el 15 de sep­tiem­bre pa­ra ser exac­tos, son en pri­me­ra ins­tan­cia un acon­te­ci­mien­to cul­tu­ral de la tem­po­ra­da 2018 en Chi­le, pe­ro son más to­da­vía una opor­tu­ni­dad pa­ra des­cu­brir a Mar­got Lo­yo­la.

Tie­ne un nom­bre re­co­no­ci­ble por la au­dien­cia más ge­ne­ral. Ocu­pa un si­tial con­sa­gra­do en el más am­plio ám­bi­to del fol­clor. Y cuen­ta con hi­tos his­tó­ri­cos co­mo ha­ber si­do no so­lo la pri­me­ra ex­po­nen­te del mun­do po­pu­lar, sino ade­más la pri­me­ra mu­jer en ga­nar el Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Mu­si­ca­les, en 1994. Pe­ro apar­te de esos gran­des ras­gos es mu­cho más fino lo que se pue­de hi­lar con es­ta ar­tis­ta, fol­clo­ris­ta, in­tér­pre­te, au­to­ra, com­po­si­to­ra y maes­tra.

La vi­da de Mar­got Lo­yo­la, na­ci­da en Li­na­res en 1918 y ac­ti­va has­ta su muer­te en 2015, es la me­jor in­vi­ta­ción a no ins­ti­tu­cio­na­li­zar a es­ta mu­jer co­mo re­pre­sen­tan­te de un ca­non. En­tró al fol­clor por la puer­ta oficial, es­ta­tal in­clu­so, de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, cu­yo Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fol­kló­ri­cas con­vo­có al dúo Her­ma­nas Lo­yo­la a gra­bar en la his­tó­ri­ca co­lec­ción de dis­cos Ai­res tra­di­cio­na­les y fol­kló­ri­cos de Chi­le (1944), par­te de la ins­ta­la­ción y di­fu­sión de un fol­clor de ca­rác­ter na­cio­nal. Pe­ro ella ade­más sa­lió al te­rreno. El ofi­cio de re­co­pi­la­do­ra en Chi­le no se en­tien­de sin Mar­got Lo­yo­la, quien años an­tes que Vio­le­ta Pa­rra, hi­zo en 1946 sus pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes de cam­po. Y so­bre­pa­só lue­go esos mis­mos lí­mi­tes, aten­ta a ex­pre­sio­nes tan di­ver­sas co­mo la tra­di­ción ori­gi­na­ria de la mú­si­ca ma­pu­che, la ci­ta­di­na de la cue­ca ur­ba­na y el mes­ti­za­je con la raíz afri­ca­na que in­ves­ti­gó en sus úl­ti­mos años ha­cia los ’90.

Tam­po­co se li­mi­tó al fol­clor chi­leno. Des­de sus pri­me­ros via­jes a Ar­gen­ti­na y Pe­rú en 1951 has­ta sus in­cur­sio­nes por Eu­ro­pa y Mé­xi­co, Mar­got Lo­yo­la cru­zó tam­bién fron­te­ras geo­grá­fi­cas. Apar­te de in­ves­ti­gar se de­di­có tam­bién a for­mar: ahí es­tá su tra­ba­jo co­mo ins­pi­ra­do­ra y pro­fe­so­ra de ge­ne­ra­cio­nes. Y en úl­ti­mo tér­mino ella es­ca­pa in­clu­so a los lí­mi­tes del fol­clor, por­que des­de el me­ro ini­cio fue ade­más una ar­tis­ta, fi­gu­ra de la ra­dio, del es­ce­na­rio y del dis­co, y una prue­ba cúl­mi­ne en ese sen­ti­do es Can­cio­nes del 900 (1972), el dis­co que hi­zo con el com­po­si­tor Luis Ad­vis y que no por na­da era uno de sus fa­vo­ri­tos. Mu­jer fuer­te y eman­ci­pa­da, jo­ven a sus ac­tua­les cien años, no im­por­ta en qué ca­te­go­ría sea po­si­ble po­ner­la: Mar­got Lo­yo­la va a cru­zar ese lí­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.