WOODY ALLEN, EL EXI­LIA­DO

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Soledad Mi­ran­da

Sin fi­nan­cia­mien­to pa­ra gra­bar, el 2019 Woody no es­ta­rá en pan­ta­lla. En tiem­pos de #Metoo, Allen es un per­so­na­je tó­xi­co. Ro­nan Fa­rrow, hi­jo de Mia, es uno de sus acu­sa­do­res.

Obli­ga­do a to­mar­se va­ca­cio­nes por­que no en­cuen­tra fi­nan­cis­ta, el fa­mo­so di­rec­tor no gra­ba­rá en 2019 des­pués de 52 años inin­te­rrum­pi­dos de pe­lí­cu­las. En tiem­pos de #Metoo, Allen es un per­so­na­je tó­xi­co. Ro­nan Fa­rrow, hi­jo de Mia, es uno de sus acu­sa­do­res.

Va­rias ve­ces se ha es­cri­to que la me­jor pe­lí­cu­la de Woody

Allen es su pro­pia vi­da. Si así fue­ra, no se tra­ta­ría de una de sus ha­bi­tua­les co­me­dias sino de un fe­roz dra­ma. Ob­se­si­vo acer­ca del ero­tis­mo, el di­rec­tor es­tá en cri­sis jus­to en me­dio de la cam­pa­ña con­tra el aco­so se­xual. Por pri­me­ra vez en 52 años de ca­rre­ra, no fil­ma­rá en 2019 por­que no en­cuen­tra un fi­nan­cis­ta. Ade­más, Ama­zon de­ci­dió que no es­tre­na­rá Un día de llu­via en Nue­va York, ya fil­ma­da. No se tra­ta de que sus fil­mes no cap­ten pú­bli­co sino que, en el ac­tual am­bien­te, Allen tie­ne un per­fil tó­xi­co.

Co­mo en una tra­ge­dia grie­ga, su pa­sa­do lo con­de­na. Ro­nan Fa­rrow, el pe­rio­dis­ta que co­men­zó la cam­pa­ña con­tra los abu­sos, el que hi­zo caer al po­de­ro­so pro­duc­tor Har­vey Weins­tein, es­tá acu­san­do al pro­pio Allen des­de ha­ce años.

Ro­nan Fa­rrow tie­ne 31 años, es hi­jo de Mia Fa­rrow y cuan­do él na­ció la pa­re­ja de la ac­triz era Woody Allen. Su nom­bre de ori­gen es Sat­chel Ro­nan O’Su­lli­van Fa­rrow, le de­cían Sat­chel, y cre­ció co­mo hi­jo del ci­neas­ta. Sin em­bar­go, en la ado­les­cen­cia eli­gió lla­mar­se Ro­nan Fa­rrow y re­nun­ciar a su víncu­lo con Woody Allen. En 2013, Mia de­cla­ró a Va­nity Fair que Ro­nan “pro­ba­ble­men­te” es hi­jo de Frank Si­na­tra, su pri­mer ma­ri­do, ya que nun­ca ter­mi­nó su re­la­ción con él mien­tras era pa­re­ja de Woody. Y co­mo en una far­sa de Sha­kes­pea­re —al que le en­can­ta­ban las co­me­dias de equi­vo­ca­cio­nes— si se com­pa­ra una fo­to de Ro­nan con una de Si­na­tra en sus años jó­ve­nes, es “pro­ba­ble” dar­se cuen­ta de que se pa­re­ce más al can­tan­te que a Woody, e in­clu­so que a la pro­pia Mia.

EL PA­DRE-CU­ÑA­DO

Ro­nan te­nía cin­co años cuan­do, en 1992, es­ta­lló el es­cán­da­lo que ter­mi­nó con la re­la­ción de Mia Fa­rrow y Woody Allen. Por si al­guien no lo re­cuer­da, hay que re­mi­tir­se a unas fotos de pa­pel que Mia en­con­tró en­tre las ro­pas de su hija adop­ti­va Soon Yi. Eran imá­ge­nes “de al­to con­te­ni­do eró­ti­co”, co­mo de­cía la pren­sa, y Soon Yi aparecía des­nu­da. En me­dio del shock, Mia se per­ca­tó de que ha­bían si­do cap­ta­das en el de­par­ta­men­to de Woody. En­fren­tó a Soon Yi, ella re­co­no­ció la evi­den­cia y se fue del de­par­ta­men­to ma­terno. Nun­ca vol­vió.

Es ver­dad que Soon Yi no era hija bio­ló­gi­ca de Mia, ni me­nos de Woody; por eso se ha­bló de in­ces­to si­co­ló­gi­co y no de in­ces­to a se­cas. El ci­neas­ta fue éti­ca­men­te cues­tio­na­do y por años él

POR PRI­ME­RA VEZ EN 52 AÑOS DE CA­RRE­RA, NO FIL­MA­RÁ EN 2019 POR­QUE NO EN­CUEN­TRA UN FI­NAN­CIS­TA. ADE­MÁS, AMA­ZON DE­CI­DIÓ QUE NO ES­TRE­NA­RÁ UN DÍA DE LLU­VIA EN NUE­VA YORK, YA FIL­MA­DA. NO SE TRA­TA DE QUE SUS FIL­MES NO CAP­TEN PÚ­BLI­CO SINO QUE, EN EL AC­TUAL AM­BIEN­TE, ALLEN TIE­NE UN PER­FIL TÓ­XI­CO.

ALLEN JUN­TO A SOON YI, CON QUIEN SE CA­SÓ EN 1997. RO­NAN FA­RROW, DE 31 AÑOS, HI­JO DE MIA, ES QUIEN DES­TA­PÓ EL CA­SO DE HAR­VEY WEINS­TEIN Y APUN­TA SUS DAR­DOS CON­TRA EL QUE FUE­RA SU PA­DRAS­TRO.

y Soon Yi fue­ron la pa­re­ja mal­di­ta que na­die que­ría fre­cuen­tar. Se ca­sa­ron en 1997, y se­gún Ro­nan, los diez hi­jos de Mia se re­fie­ren bur­lo­na­men­te a Woody co­mo “el pa­dre-cu­ña­do”.

Al año si­guien­te del es­cán­da­lo, 1993, se co­men­zó a mur­mu­rar que la rup­tu­ra en­tre Allen y Mia Fa­rrow no se de­bía so­lo a Soon Yi, sino que el di­rec­tor ha­bía te­ni­do “un in­ci­den­te” con Dy­lan, la ni­ña que am­bos ha­bían adoptado en 1985. Hu­bo dos in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas que des­car­ta­ron abu­so, pe­ro el juez de­cla­ró que el com­por­ta­mien­to de Allen “era gra­ve­men­te inapro­pia­do”. Pos­te­rior­men­te el fis­cal y Mia de­ci­die­ron re­ti­rar los car­gos pa­ra evi­tar­le más da­ños a Dy­lan.

En 2014 Dy­lan —ya de 30 años— pu­bli­có una car­ta des­cri­bien­do el abu­so y en 2016, Ro­nan es­cri­bió en The Holly­wood

Re­por­ter. “Yo creo en mi her­ma­na (…) In­clu­so a los cin­co años me preo­cu­pa­ba el ex­tra­ño com­por­ta­mien­to de nues­tro pa­dre a su al­re­de­dor, me­ter­se en su ca­ma en me­dio de la no­che, obli­gar­la a chu­par­le un de­do, un com­por­ta­mien­to que lo obli­gó a ini­ciar una te­ra­pia cen­tra­da en su con­duc­ta inapro­pia­da con los ni­ños, aún an­tes de las acu­sa­cio­nes”.

Woody Allen ha ne­ga­do siem­pre los car­gos y acu­sa a Mia de “ma­ni­pu­lar” a su hija. Nun­ca se ha re­fe­ri­do pú­bli­ca­men­te a Ro­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.