LA DIÁS­PO­RA VE­NE­ZO­LA­NA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Al­ber­to Ro­jas M.

En los úl­ti­mos tres años, mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han aban­do­na­do su tie­rra, hu­yen­do de la vio­len­cia po­lí­ti­ca y de una eco­no­mía co­lap­sa­da ba­jo el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro.

La ONU cal­cu­la que des­de 2015 cer­ca de 2.3 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han aban­do­na­do su país, de­to­nan­do la ma­yor cri­sis mi­gra­to­ria de la re­gión. Y la ci­fra si­gue au­men­tan­do, a me­di­da que se pro­fun­di­za el abis­mo de la vio­len­cia in­ter­na y de una eco­no­mía co­lap­sa­da.

“Ami­go, ¿us­ted sa­be dón­de es­tá la em­ba­ja­da de Venezuela?

Me di­je­ron que era por aquí...”. La frase se re­pi­te a dia­rio a la salida de la es­ta­ción Inés de Suá­rez del me­tro de San­tia­go, has­ta don­de lle­gan nu­me­ro­sos ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos pa­ra tra­mi­tar al­gún do­cu­men­to en la re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca de su país ubi­ca­da en ca­lle Bus­tos, a po­cas cua­dras de la pla­za Pe­dro de Val­di­via.

El más so­li­ci­ta­do es el cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes pe­na­les, re­que­ri­do pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción mi­gra­to­ria en Chi­le y pos­tu­lar a un tra­ba­jo. El mis­mo do­cu­men­to por el cual, des­de fi­nes de ju­lio, la em­ba­ja­da co­men­zó a co­brar 50 dó­la­res; una ci­fra que, por cier­to, no to­dos los so­li­ci­tan­tes pue­den pa­gar.

Ha­ce ya va­rios años que Chi­le se con­vir­tió en uno de los des­ti­nos más atrac­ti­vos pa­ra la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na, al igual con Co­lom­bia, Ecuador y Pe­rú. La es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, su­ma­da al te­ma de la se­gu­ri­dad, fue lo que —en gran me­di­da— hi­zo que el año pa­sa­do in­gre­sa­ran a nues­tro país un to­tal de 177.347 ve­ne­zo­la­nos y es­te año, so­lo en­tre enero y ju­lio, la ci­fra ya al­can­za 147.429.

Sin em­bar­go, el éxo­do ve­ne­zo­lano tam­bién ha al­can­za­do va­rios otros paí­ses, co­mo lo cons­ta­ta la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes de­pen­dien­te de Na­cio­nes Uni­das: Es­ta­dos Uni­dos ya ha re­ci­bi­do 290.000, Mé­xi­co 32.500, Pa­na­má su­ma 36.000, Ecuador ca­si 40.000, Bra­sil lle­ga a los 35.000, Ar­gen­ti­na po­co más de 57.000 y Es­pa­ña cer­ca de 208.000, en­tre otros. Co­lom­bia, en su ca­li­dad de país ve­cino, re­gis­tra ofi­cial­men­te 600.000 ve­ne­zo­la­nos, pe­ro la ci­fra po­dría lle­gar a un mi­llón.

De acuer­do a la ONU, un to­tal de 2.3 mi­llo­nes de per­so­nas han aban­do­na­do Venezuela en los úl­ti­mos años (prin­ci­pal­men­te des­de

2015), hu­yen­do de la peor cri­sis eco­nó­mi­ca de su his­to­ria re­cien­te. Una cruel iro­nía, con­si­de­ran­do que se tra­ta de uno de los paí­ses con ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo del mun­do: 300.000 mi­llo­nes de ba­rri­les se­gún la Energy In­for­ma­tion Ad­mi­nis­tra­tion, su­peran­do las de Ara­bia Sau­di­ta y Ru­sia, por ejem­plo.

Pe­ro al mis­mo tiem­po es el país que tie­ne la ma­yor in­fla­ción del mun­do, con una pro­yec­ción que el FMI es­ti­ma po­dría lle­gar a

1.000.000% a fi­nes es­te año. A eso se agre­gan in­con­tro­la­bles pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y un gra­ve des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, me­di­ci­nas y pro­duc­tos básicos.

ME­DI­DAS DE­SES­PE­RA­DAS

La mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na es un pro­ce­so que co­men­zó an­tes de la ac­tual cri­sis, lo que ha de­fi­ni­do di­ná­mi­cas y pro­ce­sos di­fe­ren­tes, de­pen­dien­do de quié­nes y cuán­do fue­ron to­man­do la de­ci­sión de de­jar el país.

Por eso, en opi­nión de Dany Bahar, ana­lis­ta es­pe­cia­li­za­do en te­mas eco­nó­mi­cos y de mi­gra­ción en la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, en Was­hing­ton D.C., la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na se pue­de en­ten­der por eta­pas.

“Los da­tos son muy es­ca­sos, pe­ro aque­llos ve­ne­zo­la­nos que sa­lie­ron des­pués de que Chá­vez lle­gó al go­bierno (1999), en es­pe­cial en­tre 2012 y 2015, fue­ron aque­llos con ma­yo­res re­cur­sos, lo que les per­mi­tió lle­gar a des­ti­nos más le­ja­nos co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña o Mé­xi­co. Es­to co­rres­pon­de a los años pre­vios a la pro­fun­di­za­ción de la ac­tual cri­sis hu­ma­ni­ta­ria”, ex­pli­ca.

Bahar des­ta­ca que la emi­gra­ción más re­cien­te, la ocu­rri­da a par­tir de 2014-2015 —“y que se acen­tuó de ma­ne­ra más dra­má­ti­ca en 2017 y 2018”—, a di­fe­ren­cia de la pri­me­ra eta­pa aho­ra es ma­si­va: “Por lo ge­ne­ral las per­so­nas con me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo no mi­gran tan­to, pre­ci­sa­men­te por­que no tie­nen un ca­pi­tal su­fi­cien­te pa­ra usar en ca­so de emer­gen­cia. Y eso de­mues­tra lo de­ses­pe­ra­dos que es­tán por sa­lir del país, in­clu­so sin nin­gún ti­po de re­cur­sos”.

Efec­ti­va­men­te, los ve­ne­zo­la­nos hoy es­tán sa­lien­do de su país por cual­quier me­dio. La ma­yo­ría lo ha­ce usan­do bu­ses en via­jes que pue­den du­rar has­ta una se­ma­na. Otros, sim­ple­men­te han op­ta­do por cru­zar la fron­te­ra a pie, sin cla­ri­dad al­gu­na so­bre su des­tino ni so­bre el lu­gar don­de en­con­tra­rán re­fu­gio.

Pa­ra Fran­cis­ca Vi­gaud-Walsh, de­fen­so­ra se­nior de mu­je­res y ni­ñas des­pla­za­das de la or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria in­de­pen­dien­te Refugees In­ter­na­tio­nal (con ba­se en Was­hing­ton y Nue­va York), el al­can­ce de la cri­sis va más allá del ám­bi­to es­tric­ta­men­te mi­gra­to­rio. “He­mos vis­to per­so­nas hu­yen­do de Venezuela ha­cia va­rios paí­ses, por lo que per­fec­ta­men­te ca­li­fi­ca­rían co­mo re­fu­gia­dos se­gún la de­fi­ni­ción de la Con­ven­ción de 1951 so­bre el Es­ta­tu­to de los Re­fu­gia­dos”, afir­ma la ex­per­ta. “Y con ma­yor fre­cuen­cia, las per­so­nas que es­tán hu­yen­do a paí­ses ve­ci­nos lo ha­cen es­ca­pan­do de un co­lap­so to­tal de ser­vi­cios básicos y de la vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da que se vi­ve en Venezuela. No obs­tan­te, in­de­pen­dien­te­men­te de los mo­ti­vos de su hui­da, hay que re­co­no­cer que es­tas per­so­nas ame­ri­tan una pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal con­for­me con la De­cla­ra­ción de Cartagena so­bre Re­fu­gia­dos de 1984”.

IN­CIER­TO FU­TU­RO

El pun­to es que la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na —de un país de 32 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes— ha em­pe­za­do a re­per­cu­tir en la re­gión, al pun­to que va­rios paí­ses co­men­za­ron a to­mar me­di­das fron­te­ri­zas y ad­mi­nis­tra­ti­vas pa­ra con­tra­rres­tar las fa­ci­li­da­des que en­cuen­tran los ve­ne­zo­la­nos pa­ra cru­zar la fron­te­ra ha­cia paí­ses co­mo Co­lom­bia, Pe­rú o Ecuador so­lo con su cé­du­la de iden­ti­dad.

En el ca­so de Chi­le, des­de abril pa­sa­do ri­ge la Vi­sa de Res­pon­sa­bi­li­dad De­mo­crá­ti­ca, que con­si­de­ra un permiso de re­si­den­cia tem­po­ral de un año, pro­rro­ga­ble por una vez y que de­be so­li­ci­tar­se en la re­pre­sen­ta­ción con­su­lar chi­le­na en Venezuela.

Ecuador, por su par­te, en agos­to co­men­zó a exi­gir pa­sa­por­te a to­dos los ve­ne­zo­la­nos que pre­ten­dan cru­zar por su te­rri­to­rio, aun­que la me­di­da fue rá­pi­da­men­te re­vo­ca­da por la De­fen­so­ría del Pue­blo de es­te país.

Po­co des­pués, Pe­rú tam­bién es­ta­ble­ció la exi­gen­cia de pa­sa­por­te. Y ha­ce po­cos días el pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, or­de­nó des­ple­gar a las Fuer­zas Ar­ma­das en la fron­te­ra con Venezuela, lue­go de violentos cho­ques en­tre bra­si­le­ños e in­mi­gran­tes de ese país.

En ese es­ce­na­rio, no hay que per­der de vis­ta que hoy no es fá­cil ob­te­ner un pa­sa­por­te en Venezuela. ¿La ra­zón? Las au­to­ri­da­des no es­tán en­tre­gan­do do­cu­men­tos nue­vos por­que no hay ma­te­ria­les pa­ra fa­bri­car­los, de mo­do que so­lo es­tán re­no­van­do los que ya exis­ten. Y fren­te a eso, ya han sur­gi­do ma­fias que co­bran en­tre 800 y 2.500 dó­la­res a gen­te de­ses­pe­ra­da por sa­lir del país.

¿Qué se pue­de es­pe­rar a fu­tu­ro? “No hay nin­gún in­di­cio de que las co­sas va­yan a me­jo­rar en el cor­to o me­diano pla­zo. Los anun­cios eco­nó­mi­cos de Ma­du­ro no re­suel­ven pa­ra na­da los pro­ble­mas que es­tán ori­gi­nan­do es­ta ola mi­gra­to­ria y que es, bá­si­ca­men­te, la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria más gran­de del con­ti­nen­te”, sos­tie­ne Dany Bahar. “Eso ha­ce que sea fac­ti­ble que den­tro de un año sal­ga otro mi­llón de ve­ne­zo­la­nos o más”.

EL PAÍS TIE­NE LA MA­YOR IN­FLA­CIÓN DEL MUN­DO, CON UNA PRO­YEC­CIÓN QUE EL FMI ES­TI­MA PO­DRÍA LLE­GAR A 1.000.000% A FI­NES DE ES­TE AÑO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.