VI­KIN­GOS EN EL MAI­PO

Es­ta es la his­to­ria de una fa­mi­lia no­rue­ga de­di­ca­da al ne­go­cio na­vie­ro, que se ins­ta­ló en Chi­le pa­ra crear la pri­me­ra vi­ña gra­vi­ta­cio­nal del país y que, en­tre sus ha­za­ñas, tie­ne el mé­ri­to de ha­ber re­des­cu­bier­to el Ca­rig­nan.

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Al­fre­do Ló­pez

Los Odf­jell lle­ga­ron des­de No­rue­ga pa­ra crear la vi­ña bio­di­ná­mi­ca más exi­to­sa de los úl­ti­mos años, le cam­bia­ron el ros­tro al va­lle del Mai­po y son los re­des­cu­bri­do­res del Ca­rig­nan en Cau­que­nes.

Han pa­sa­do más de 25 años des­de que el es­pí­ri­tu pio­ne­ro y el amor por la na­tu­ra­le­za de una fa­mi­lia es­can­di­na­va pu­so sus ojos

en chi­le. Fue Dan Odf­jell quien se en­con­tró con un cam­po en el Va­lle del Mai­po que pa­re­ció un sue­ño por su di­ver­si­dad eco­ló­gi­ca y su flo­ra na­ti­va. Sin pen­sar­lo dos ve­ces ini­ció un in­no­va­dor pro­yec­to de agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble, ba­sa­do prin­ci­pal­men­te en prác­ti­cas or­gá­ni­cas y bio­di­ná­mi­cas en los tiem­pos en que esos tér­mi­nos to­da­vía no echa­ban raí­ces en los sue­los na­cio­na­les.

Aho­ra, con un vo­lu­men de ex­por­ta­ción de 65 mil ca­jas al año e in­ver­sio­nes por un va­lor de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res has­ta 2020, la bo­de­ga re­pre­sen­ta to­da una am­bi­ción en la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la.

¿Có­mo una vi­ña ha lo­gra­do un si­tial igual o su­pe­rior a lo que han he­cho otras que tie­nen una his­to­ria cen­te­na­ria? Muy sim­ple con­tes­ta el due­ño de ca­sa: lo más im­por­tan­te siem­pre es el res­pe­to a la tie­rra y a su gen­te, una op­ción que les ha traí­do be­ne­fi­cios co­mo ex­plo­rar nue­vos lu­ga­res en bus­ca de una per­ma­nen­te pro­duc­ción sus­ten­ta­ble; o la enor­me ale­gría de tra­ba­jar con ce­pas po­co tra­di­cio­na­les y traer­las al pre­sen­te con glo­ria, co­mo el tra­ba­jo que han he­cho con la va­rie­dad Ca­rig­nac en los te­rroirs de Cau­que­nes. Esa mo­ti­va­ción no se tra­ta de al­go es­pon­tá­neo, tam­bién tie­ne que ver con el sue­ño per­so­nal de Dan Odf­jell que nun­ca pu­do con­cre­tar: fun­dar una vi­ña en tie­rras es­can­di­na­vas.

Ese he­cho ha mar­ca­do el es­pí­ri­tu de la com­pa­ñía. Ca­da uno de los vi­nos ela­bo­ra­dos, que hoy man­tie­nen su vi­ta­li­dad a tra­vés de las lí­neas Ar­ma­dor, Or­za­da y Alia­ra, de­ben po­seer esa vi­sión del fun­da­dor. Un hom­bre des­cen­dien­te de ma­ri­nos vi­kin­gos que lle­gó a Chi­le pa­ra cam­biar el rum­bo de su ape­lli­do fue­ra del mar. Su aven­tu­ra en

la tie­rra ha si­do co­mo una nue­va re­ca­la­da pa­ra creer un vino pa­ra ex­plo­ra­do­res.

De ahí tam­bién que fue­ra su hi­jo Lau­ren­ce, ar­qui­tec­to, quien se en­car­ga­ra del di­se­ño de la bo­de­ga co­mo si se tra­ta­ra de una na­ve que flo­ta en­tre las parras y que per­mi­te el flu­jo por gra­ve­dad pa­ra mo­ver la uva y el vino. En sus pa­la­bras: “Nues­tra na­vie­ra tie­ne más de cien años, he­mos si­do cin­co ge­ne­ra­cio­nes y eso nos ha lle­va­do a ha­cer pro­yec­tos a lar­go pla­zo, siem­pre pen­san­do en la sus­ten­ta­bi­li­dad. La vi­ña tie­ne esos mis­mos va­lo­res, ha­cer co­sas que tras­cien­dan y que sean un le­ga­do pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Los no­rue­gos te­ne­mos por esen­cia un es­pí­ri­tu pio­ne­ro, nos gus­ta bus­car, in­no­var y so­bre to­do te­ne­mos un gran amor por la na­tu­ra­le­za”.

De la mano del enó­lo­go fran­cés Ar­naud He­reu, los Odf­jell han am­plia­do su ho­ri­zon­te en Chi­le. Ade­más del Mai­po, han su­ma­do nue­vas hec­tá­reas de vi­ñe­dos en Lon­tué y Cau­que­nes, en la Re­gión del Mau­le. Ahí se en­con­tra­ron con parras de Ca­rig­nan, con más de un si­glo de vi­da y que ha­bían si­do tra­ta­das de ma­ne­ra to­tal­men­te bio­di­ná­mi­ca. Esa ce­pa de ori­gen es­pa­ñol, ex­ten­di­da a Fran­cia e Ita­lia, aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en uno de ras­gos dis­tin­ti­vos de la fir­ma. Una fruta ex­cep­cio­nal, sin in­ter­ven­ción de los mé­to­dos agrí­co­las con­ven­cio­na­les, fer­ti­li­zan­tes ni pro­duc­tos quí­mi­cos. To­do un ha­llaz­go que has­ta cam­bió la vi­da de lu­ga­res co­mo Cau­que­nes, aho­ra con más po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les y una ab­so­lu­ta trans­for­ma­ción social. En la ac­tua­li­dad tam­bién pro­du­cen Ca­ber­net Sau­vig­non, Car­mé­nè­re, Mal­bec y Sy­rah, en­tre otras, con ex­por­ta­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, No­rue­ga, Reino Uni­do y Bra­sil, aun­que una bue­na par­te de la pro­duc­ción tam­bién se des­ti­na al mer­ca­do lo­cal.

Re­cien­te­men­te, es­tre­na­ron una nue­va ima­gen pa­ra ce­le­brar su ex­ce­len­cia eno­ló­gi­ca. La eti­que­ta de la lí­nea Ar­ma­dor re­pre­sen­ta la tie­rra, la ener­gía na­tu­ral del te­rroir del Va­lle del Mai­po, don­de to­do co­men­zó. La de Or­za­da sim­bo­li­za el mo­vi­mien­to del agua que li­be­ra ener­gía. Y el fue­go de la eti­que­ta de Alia­ra es una abs­trac­ción de una ne­bu­lo­sa que se co­nec­ta con la lla­ma de la crea­ción.

Otro de los ras­gos que ha­ce úni­ca a vi­ña Odf­jell es su cria­de­ro de ca­ba­llos po­ni, de la va­rie­dad Fior­dos de No­rue­ga, ani­ma­les de gran fuer­za, muy dó­ci­les y de un pe­la­je úni­co co­lor ca­ra­me­lo. Ade­más de ser par­te de los tours eno­ló­gi­cos, son uti­li­za­dos pa­ra el con­trol de las ma­las hier­bas, pa­ra el dre­na­je del sue­lo y pa­ra el trans­por­te de uvas du­ran­te la co­se­cha. Gra­cias a su dó­cil tem­pe­ra­men­to, es­ta ra­za ecues­tre tam­bién es em­plea­da en la hi­po­te­ra­pia pa­ra ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des.

El com­pro­mi­so social y un tra­ba­jo sus­ten­ta­ble de ma­ne­ra per­ma­nen­te es el se­llo de es­ta vi­ña. “Así so­mos”, di­ce el enó­lo­go na­ci­do en Bur­deos Ar­naud He­reu, quien ha es­ta­do des­de el co­mien­zo en es­ta tra­ve­sía, ha­ce más de 20 años. “Nues­tra pa­sión es que to­do es­to lo­gre tra­du­cir­se en vi­nos ho­nes­tos, fá­ci­les de be­ber y que siem­pre in­vi­ten a una se­gun­da co­pa”, di­ce des­cor­chan­do una bo­te­lla des­de el mi­ra­dor de la bo­de­ga que pa­re­ce una enor­me proa que sur­ca el mar.

Vi­nos fá­ci­les de to­mar, que siem­pre in­vi­ten a una se­gun­da co­pa ba­jo las lí­neas Ar­ma­dor, Or­za­da y Alia­ra.

Lau­ren­ce Odf­jell es­tu­vo a car­go de la ar­qui­tec­tu­ra de la bo­de­ga.

El enó­lo­go Ar­naud He­reu.

Ba­rri­cas de ro­ble y de hor­mi­gón en la pri­me­ra vi­ña en Chi­le que uti­li­za el mé­to­do de flu­jo gra­vi­ta­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.