LA­GOS WE­BER MI­RA A LA MO­NE­DA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Pau­la Pa­la­cios Fotos: Ca­mi­lo Me­lús

El se­na­dor ase­gu­ra te­ner la ma­du­rez pa­ra en­ca­be­zar un pro­yec­to co­lec­ti­vo que reúna a to­da la cen­troiz­quier­da, des­de la DC has­ta el Fren­te Am­plio.

Ha li­de­ra­do las vo­ce­rías de su sec­tor y se ha trans­for­ma­do en uno de los in­ter­lo­cu­to­res vá­li­dos de La Mo­ne­da pa­ra lle­gar a acuer­dos. Se im­pu­so en­con­trar —a me­diano pla­zo—pun­tos de en­ten­di­mien­to des­de la DC has­ta el Fren­te Am­plio, con el fin de lo­grar una pro­pues­ta creí­ble con vi­sos de go­bierno pa­ra los chi­le­nos.

“¡Qué ma­ne­ra de ha­cer­lo mal!”, es la re­fle­xión fi­nal de Ri­car­do La­gos We­ber (56) so­bre la ma­ne­ra en que La Mo­ne­da ma­ne­jó ha­ce unas se­ma­nas el epi­so­dio del sa­la­rio mínimo, que a su jui­cio no so­lo en­ra­re­ció el am­bien­te. Ade­más —di­ce—, per­mi­tió que la opo­si­ción se unie­ra y ac­tua­ra por pri­me­ra vez co­mo blo­que, de­bi­li­tó aque­llas pos­tu­ras de su sec­tor dis­pues­tas al diá­lo­go y abrió la po­si­bi­li­dad de que es­ta re­cha­ce in­clu­so la idea de le­gis­lar la mo­di­fi­ca­ción a la re­for­ma tri­bu­ta­ria; un dis­pa­ro al co­ra­zón del pro­gra­ma de go­bierno.

Aun­que el se­na­dor por Val­pa­raí­so cree que Se­bas­tián Pi­ñe­ra acu­só el gol­pe del mal ma­ne­jo, no ve fac­ti­ble en el cor­to pla­zo re­com­po­ner las re­la­cio­nes y las con­fian­zas. Y eso que en una pri­me­ra ins­tan­cia —ase­gu­ra—, “te­nía to­do pa­ra de­mos­trar que po­día lle­gar a acuer­dos y en­ten­der­se con el con­gre­so”. Y ex­pli­ca con de­ta­lle: “Plan­teó un re­ajus­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, ¡muy bueno! (de 300 mil a par­tir de mar­zo del 2019) que am­bas cá­ma­ras apro­ba­ron. Pre­ten­día que la pró­xi­ma dis­cu­sión so­bre el sa­la­rio mínimo fue­ra no an­tes de 30 me­ses. En la co­mi­sión mix­ta del se­na­do le plan­tea­mos 24 me­ses, —con­si­de­ran­do que ha­bía par­la­men­ta­rios que no que­rían dar ni un año—; no lo acep­tó, apli­can­do un ve­to que fra­ca­só, pa­ra des­pués re­tro­ce­der y acep­tar lo mis­mo que ha­bía re­cha­za­do... En eso la opo- si­ción en­con­tró un te­ma ra­zo­na­ble don­de unir­se, fue el pun­to en co­mún. ¡Ahí el pre­si­den­te la en­tre­gó gra­tis!”, se­ña­la el par­la­men­ta­rio, quien ase­gu­ra te­ner hoy la ma­du­rez pa­ra en­ca­be­zar un pro­yec­to co­lec­ti­vo que reúna a to­da la cen­troiz­quier­da. Es­tá tra­ba­jan­do en ello. No so­lo en cuan­to ha li­de­ra­do las vo­ce­rías de su sec­tor y es uno de los in­ter­lo­cu­to­res vá­li­dos del eje­cu­ti­vo pa­ra lle­gar a acuer­dos. Se im­pu­so en­con­trar —a me­diano pla­zo—, pun­tos de en­ten­di­mien­to con su sec­tor, des­de la DC has­ta el Fren­te Am­plio, con el fin de lo­grar una pro­pues­ta creí­ble con vi­sos de go­bierno pa­ra los chi­le­nos. —Un tra­ba­jo que no se ve fá­cil. Has­ta el mi­nis­tro Blu­mel ha­bló de una “unión es­pu­ria” de la opo­si­ción.

—Es­to no es una alian­za ni una coa­li­ción, aho­ra coin­ci­di­mos en un te­ma que fue el sa­la­rio mínimo. En el me­diano pla­zo se­gui­re­mos tra­ba­jan­do en torno a con­te­ni­dos es­pe­cí­fi­cos, que pue­den ge­ne­rar con­fian­zas, re­du­cir re­ce­los y las di­fe­ren­cias que po­de­mos te­ner en otras áreas y que nos pue­den per­mi­tir a fu­tu­ro tra­ba­jar en ma­te­rias más con­sis­ten­tes. Y al mi­nis­tro Blu­mel le ase­gu­ro que es­ta unión se­rá más só­li­da que la fe­ble ma­yo­ría que tu­vo en la cá­ma­ra de dipu­tados con lo del sa­la­rio mínimo, don­de en una se­ma­na per­dió la ma­yo­ría de los apo­yos.

—¿Por qué ra­zón cree que La Mo­ne­da ter­mi­nó en­re­dán­do­se con ese te­ma?

—Se enamo­ra­ron de su ini­cia­ti­va. Por ga­nar el go­bierno y ha­cer un re­ajus­te sig­ni­fi­ca­ti­vo se sin­tie­ron con el de­re­cho de no dis­cu­tir el te­ma en el par­la­men­to y pen­sa­ron que la opo­si­ción no ten­dría ca­rác­ter pa­ra re­cha­zar el ve­to. Le re­co­noz­co al pre­si­den­te Pi­ñe­ra su tre­men­do triun­fo en se­gun­da vuel­ta, pe­ro le re­cuer­do que en ma­te­ria par­la­men­ta­ria son mi­no­ría, por tan­to, tie­ne que con­ver­sar. La Con­cer­ta­ción des­de el ’90 has­ta el 2006 tu­vo ma­yo­ría pre­si­den­cial y par­la­men­ta­ria; ga­na­mos to­das las elec­cio­nes en vo­tos. Otra co­sa es que pro­duc­to del bi­no­mi­nal nos em­pa­ta­ran y, ade­más, ha­bía 10 se­na­do­res de­sig­na­dos por Pi­no­chet. ¡Has­ta pa­ra re­par­tir pla­ta ha­bía que pe­dir­le permiso a la de­re­cha! Aun así, nun­ca re­cu­rri­mos al ve­to, de­bía­mos sen­tar­nos a dia­lo­gar. —¿Pi­de al go­bierno más hu­mil­dad?

—Que ten­ga un con­tex­to de la co­rre­la­ción de fuer­zas a las que se en­fren­ta. ¿A cuán­tos acuer­dos ha lle­ga­do en el par­la­men­to? ¡nin­guno! En un te­ma tan im­por­tan­te co­mo el sa­la­rio mínimo, pu­do ha­cer­lo en pri­me­ra ins­tan­cia, ha­ber lo­gra­do el re­ajus­te en agos­to, des­pe­ja­do la agen­da en la ma­te­ria por dos años y de­mos­tra­do ca­pa­ci­dad de en­ten­der­se con un con­gre­so don­de es mi­no­ría, ge­ne­ran­do —lo más pro­ba­ble— una di­vi­sión en­tre no­so­tros. De una im­pe­ri­cia... —El con­gre­so tam­po­co se libra de su in­ca­pa­ci­dad de lle­gar a acuer­dos.

—El cos­to es pa­ra to­dos, pe­ro la gen­te cul­pa al go­bierno. Sen­tían que no po­dían do­blar­le la mano, mien­tras, por otro la­do, lla­man a con­se­guir acuer­dos. Lo que ocu­rrió tu­vo im­pli­can­cias en los es­ta­dos de áni­mo, en la dis­po­si­cio­nes; se cris­pó el cli­ma. Es da­ñino pa­ra la con­vi­ven­cia, ade­más, que el man­da­ta­rio tra­te de an­ti­pa­trio­tas a los que pien­san dis­tin­to. Se equi­vo­ca al creer que de esa ma­ne­ra va a di­vi­dir a la opo­si­ción. Y con esa ac­ti­tud de ve­tar si la co­sa no es co­mo ellos quie­ren, al­gu­nos pa­ra­ron ore­ja y di­je­ron ‘en­ton­ces pa­ra qué con­ver­sar so­bre la re­for­ma tri­bu­ta­ria, si al fi­nal no les gus­ta, re­cu­rren al ve­to’. Si se aprue­ba la idea de le­gis­lar, se en­tra en un pro­ce­di­mien­to, el go­bierno pue­de po­ner­le ur­gen­cia, hay que tra­tar las 50 aris­tas que tie­nen las tri­bu­ta­rias, se pue­de di­vi­dir la opo­si­ción, ¡que­da la ten­da­lá! y, por úl­ti­mo, el ve­to. En cam­bio, si no se aprue­ba le­gis­lar y al no es­tar ese pro­yec­to en el par­la­men­to, se pue­de con­ver­sar an­tes. —¿Es­tá en­ton­ces por re­cha­zar la idea de le­gis­lar la re­for­ma tri­bu­ta­ria?

—La idea es una con­ver­sa­ción pre­via al pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, muy aco­ta­da, pa­ra ver cuá­les son nues­tros ob­je­ti­vos y res­tric­cio­nes fren­te a la mo­di­fi­ca­ción que quie­re el go­bierno. En la co­mi­sión de in­fan­cia de La Mo­ne­da en la que par­ti­ci­pé, el pro­pio pre­si­den­te di­jo: “Es­to en na­da sus­ti­tu­ye el rol del par­la­men­to, pe­ro po­de­mos lle­gar con un pro­yec­to más aco­ta­do”, ¿qué tal? En­ton­ces fren­te a su pro­pues­ta, en me­dio de es­te am­bien­te ten­so, es­pe­so, ¡con­ver­se­mos! Es co­mo si se cons­ti­tu­ye­ra la co­mi­sión tri­bu­ta­ria por Chi­le. Co­mo opo­si­ción tu­vi­mos una reunión am­plia­da muy con­cu­rri­da de se­na­do­res y par­la­men­ta­rios, des­de la DC has­ta el Fren­te Am­plio —con Gior­gio Jackson in­clui­do—, con im­por­tan­tes aca­dé­mi­cos tri­bu­ta­ris­tas y eco­no­mis­tas pa­ra es­tu­diar el te­ma. —Más allá del ‘ga­lli­to’ po­lí­ti­co, ¿qué pa­sa con la sim­pli­fi­ca­ción y be­ne­fi­cios de in­ver­sión que trae­ría al país es­ta re­for­ma?

—Esas dis­cu­sio­nes hay que te­ner­las, no sé en qué be­ne­fi­cia­rá al chi­leno que los due­ños de gran­des empresas, al re­ti­rar uti­li­da­des, pa­guen me­nos im­pues­tos. La re­for­ma de­be te­ner al­gu­nos cri­te­rios orien­ta­do­res, co­mo sim­pli­fi­car y man­te­ner la re­cau­da­ción, don­de no da lo mis­mo quién so­por­ta la car­ga tri­bu­ta­ria. El te­ma de in­te­gra­ción es­tá di­fí­cil por­que es re­gre­si­vo co­mo con­cep­to, pe­ro lo es­tu­dia­re­mos. Sé que tie­ne co­sas po­si­ti­vas co­mo la bo­le­ta electrónica —que per­mi­te re­cau­dar más y evi­ta la elu­sión— la de­pre­cia­ción ace­le­ra­da y la ins­tan­tá­nea con la Arau­ca­nía, al­gu­nas me­di­das de sim­pli­fi­ca­ción. Los im­pues­tos a los ser­vi­cios de pla­ta­for­ma di­gi­ta­les co­mo Net­flix es un buen avan­ce, es lo que hay que ha­cer, pe­ro hay te­mas en que me asal­tan du­das... —¿Cuá­les, por ejem­plo?

—Con la bo­le­ta electrónica, ¿se re­cau­da­rán mil mi­llo­nes de dó­la­res? Hay que eva­luar­lo, na­die nos apu­ra. Ca­da uno de­be ma­ni­fes­tar sus ob­je­ti­vos y res­tric­cio­nes y ver si es po­si­ble acer­car­los. Pa­ra eso hay que es­tu­diar el pro­yec­to, co­no­cer­lo, en­ten­der có­mo fun­cio­na­rá, ver si nos gus­ta o no y va­mos avan­zan­do por­que se tra­ta de una re­for­ma muy es­truc­tu­ral, no una sim­ple mo­di­fi­ca­ción. En­ton­ces, in­sis­to, ame­ri­ta una dis­cu­sión a fon­do y la me­jor dis­po­si­ción, aun­que con lo que hi­cie­ron con el sa­la­rio mínimo, en­ra­re­cie­ron el am­bien­te y le res­ta­ron fuer­za a aque­llas po­si­cio­nes que es­tán por es­cu­char.

MI­RAN­DO A LA MO­NE­DA

“El go­bierno per­dió la brú­ju­la”, es­ti­ma La­gos We­ber. A su jui­cio, el Eje­cu­ti­vo si­gue ope­ran­do con los pa­tro­nes de an­tes pa­ra en­ten­der­se con el par­la­men­to, no ca­li­bran­do ni en­ten­dien­do que el cua­dro po­lí­ti­co cam­bió a par­tir del sis­te­ma elec­to­ral. “Hoy te­ne­mos uno pro­por­cio­nal que ha­ce que exis­ta una ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca con 20 dipu­tados. Y más allá de los vo­tos, cuen­tan con una le­gi­ti­mi­dad me­jor eva­lua­da que mu­chos de no­so­tros, por tan­to, in­flu­yen, tie­nen un pro­yec­to y com­pi­ten con el res­to de la opo­si­ción que ya no es una so­la; son al me­nos dos o has­ta tres opo­si­cio­nes, con­si­de­ran­do que la ex Nue­va Ma­yo­ría tam­po­co es­tá cohe­sio­na­da. Hay dis­per­sión, aún no he­mos en­con­tra­do nues­tro tono. De­be­mos re­sol­ver có­mo nos va­mos a en­ten­der, cuá­les se­rán los ejes en la to­ma de de­ci­sio­nes, des­de dón­de nos va­mos a ar­ti­cu­lar. En la re­for­ma tri­bu­ta­ria nos am­plia­mos y en otros te­mas nos di­vi­di­mos in­clu­so no­so­tros. Te­ne­mos mi­ra­das dis­tin­tas, es­to es un pro­ce­so en for­ma­ción, de ge­ne­rar con­fian­zas... Pa­ra el go­bierno se­rá tre­men­da­men­te di­fí­cil en­ten­der­se con ese mun­do”. —Así las co­sas, di­fí­cil tam­bién se­rá con­ver­tir­se en una real al­ter­na­ti­va de go­bierno.

—Tra­ba­ja­ré pa­ra que a me­diano pla­zo ge­ne­re­mos una al­ter­na­ti­va am­plia. Pa­ra eso de­bo ha­cer mu­chos es­fuer­zos; es­cu­char al res­to de las opo­si­cio­nes, a mis ex com­pa­ñe­ros de ru­ta, ver qué ocu­rre con la DC, con el PPD, que re­du­jo sus dipu­tados. En el fon­do, en­con­trar nues­tro do­mi­ci­lio po­lí­ti­co. Y que no se en­tien­da mal, pa­ra mí no es un ob­je­ti­vo lle­gar a la pró­xi­ma pre­si­den­cial

“EN QUIN­TE­RO, SE­GÚN EL PRE­SI­DEN­TE, SE TO­MA AR­SÉ­NI­CO EN EL AGUA PO­TA­BLE. ¿POR QUÉ HA OCU­RRI­DO ESO? DE­BE­MOS UNIR­NOS EN TORNO A UNA MI­RA­DA EN QUE LA COMUNIDAD SE OR­GA­NI­CE DE TAL FOR­MA, QUE TEN­GA­MOS UNA SO­CIE­DAD DE CIU­DA­DA­NOS Y NO DE CON­SU­MI­DO­RES. ES, AL FI­NAL DEL DÍA, NUES­TRA GRAN DI­FE­REN­CIA CON LA DE­RE­CHA”.

co­mo una coa­li­ción; me con­for­mo con que pa­ra esa fecha en­con­tre­mos pun­tos de en­cuen­tro en to­da la cen­troiz­quier­da. Ofre­cer una al­ter­na­ti­va a los chi­le­nos que ten­ga vi­sos de ser go­bierno, por­que des­de ahí se in­flu­ye, se to­man de­ci­sio­nes y se plan­tean te­mas. No es fá­cil a cor­to pla­zo, hay una mi­ra­da muy crí­ti­ca del pa­sa­do en­tre la Nue­va Ma­yo­ría y el Fren­te Am­plio. Sin em­bar­go, pa­ra re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia, par­te de la iz­quier­da chi­le­na de­bió en­ten­der­se con la DC —sin es­tar de acuer­do en to­do ni com­par­tir un mis­mo diag­nós­ti­co— pa­ra po­der ofre­cer una al­ter­na­ti­va de fu­tu­ro. Es­toy en eso; hay mi­ra­das y crí­ti­cas que no com­par­to con el Fren­te Am­plio; sin em­bar­go, pre­fie­ro de­jar pa­sar al­gu­nas co­sas pa­ra que en­con­tre­mos pun­tos de en­ten­di­mien­to y lo­grar una pro­pues­ta creí­ble, que no sea un me­ro pac­to elec­to­ral. —Ha­ce 30 años los unía re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia, ¿qué de­bie­ra aglu­ti­nar hoy a la cen­troiz­quier­da?

—Co­mo pro­gre­sis­mo, una mi­ra­da compartida en la que ten­ga­mos po­lí­ti­cas pú­bli­cas que per­mi­tan ir re­du­cien­do la de­sigual­dad. Por­que Chi­le es un país con me­nos po­bres, pe­ro si­gue sien­do de­sigual. En Quin­te­ro, se­gún el pre­si­den­te, se to­ma ar­sé­ni­co en el agua po­ta­ble. ¿Por qué ha ocu­rri­do eso? De­be­mos unir­nos en torno a una mi­ra­da en que la comunidad se or­ga­ni­ce de tal for­ma, que ten­ga­mos una so­cie­dad de ciu­da­da­nos y no de con­su­mi­do­res. Es, al fi­nal del día, nues­tra gran di­fe­ren­cia con la de­re­cha. —To­mó el li­de­raz­go en su sec­tor, con lo que des­pe­ja las du­das de si se­rá uno de sus pró­xi­mos pre­si­den­cia­bles co­mo anun­ció ha­ce un tiem­po.

—Lo que di­je en esa opor­tu­ni­dad era que es­ta­ba di­so­ni­ble pa­ra en­ca­be­zar un pro­yec­to co­lec­ti­vo en la me­di­da que ge­ne­re apo­yo; creo te­ner la ma­du­rez pa­ra esos efec­tos. —¿En qué se tra­du­ce esa ma­du­rez?

—Cuan­do fui mi­nis­tro de Ba­che­let, era un ilus­tre des­co­no­ci­do por­que tra­ba­ja­ba en te­mas tec­no­crá­ti­cos co­mo eran las ne­go­cia­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Des­pués me pre­sen­té a se­na­dor y me ayu­dó ha­ber si­do vo­ce­ro e hi­jo de Ri­car­do La­gos, ¡qué du­da ca­be! Cum­plí mi rol en el con­gre­so y fui re­elec­to en una com­pe­ten­cia sú­per com­pe­ti­ti­va, don­de iba Isa­bel Allen­de, lle­ga­ba el Fren­te Am­plio y la de­re­cha es ma­yo­ría. Me fue me­jor que a to­dos los de la cen­troiz­quier­da de la re­gión. Fue una re­elec­ción im­por­tan­te, por­que no va­li­da­ron al hi­jo ni al mi­nis­tro de, sino a la per­so­na, a mi tra­ba­jo, al mé­ri­to. Sin du­da, hay una ma­du­rez po­lí­ti­ca, in­te­lec­tual, ma­yor ex­pe­rien­cia. En mi tra­yec­to­ria he si­do con­se­cuen­te con lo que pien­so. He te­ni­do la tran­qui­li­dad y el ca­rác­ter en te­mas le­gis­la­ti­vos com­ple­jos de ha­cer lo que ten­go que ha­cer, co­mo fue vo­tar en con­tra de la ley de pes­ca por con­si­de­rar­la una ma­la ley. Aho­ra, in­sis­to, voy por un pro­yec­to co­lec­ti­vo. No hay es­pa­cios pa­ra lla­ne­ros so­li­ta­rios. Hay que cons­truir una pro­pues­ta en­tre to­dos. Es­pe­ro lo­gre­mos en­ten­der­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.