El hom­bre de­trás del KÁISER

El ex bo­xea­dor que lle­gó co­mo guar­daes­pal­das de Karl La­ger­feld bri­lla con luz pro­pia. Le­jos de ser una som­bra, aca­ba de lan­zar una co­lec­ción ins­pi­ra­da en su pro­pio guar­da­rro­pa y tam­bién en su so­fis­ti­ca­da vi­da jun­to al pa­triar­ca de la mo­da ale­ma­na.

Caras (Chile) - - ECOS - Por Al­fre­do Ló­pez

Han pa­sa­do vein­te años des­de que Karl La­ger­feld tu­vo que des­pe­dir a su an­ti­guo

guar­daes­pal­das por un es­cán­da­lo de dro­gas que lle­gó has­ta la jus­ti­cia. Fue un mo­men­to du­ro que al di­se­ña­dor, sin em­bar­go, le sir­vió co­mo una lec­ción pa­ra es­co­ger con lu­pa a su equi­po di­rec­to. Eran los años 90 y en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre apa­re­ció Se-

AMI­GOS TAM­BIÉN SON. PAR­TEN JUN­TOS DE VE­RA­NEO, SE VAN DE FIES­TA Y LLE­GAN A LAS SOI­RÉES MÁS IM­POR­TAN­TES DE PA­RÍS, LON­DRES O BER­LÍN CO­MO SI FUE­RAN UNA NUE­VA VER­SIÓN DE BON­NIE & CLY­DE.

bas­tien Jon­deau: un jo­ven bo­xea­dor, adic­to al mo­to­cross y a los de­por­tes ex­tre­mos que, con­tra to­do pro­nós­ti­co, en­can­di­ló al mo­dis­to con sus bue­nas ma­ne­ras y su es­ti­lo de

ga­rçon pa­ri­sino. Mo­derno y au­daz.

Aho­ra Sebastien pa­re­ce ser el ni­ño mi­ma­do en la cor­te de La­ger­feld, el mis­mo que lle­ga has­ta los ta­lle­res de la ca­sa de mo­da en una bi­ci­cle­ta co­let­te pa­ra desa­rro­llar su jornada la­bo­ral. No so­lo es­tá a car­go de la se­gu­ri­dad de La­ger­feld, sino que ade­más tie­ne otras res­pon­sa­bi­li­da­des. Co­mo asis­ten­te per­so­nal se en­car­ga de la com­pra de los re­ga­los y, ca­da vez que se lo pi­de el Káiser, en­fren­ta la pa­sa­re­la y las cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas co­mo mo­de­lo.

Ami­gos tam­bién son. Par­ten jun­tos de ve­ra­neo, se van de fies­ta y lle­gan a las soi­rées más im­por­tan­tes de Pa­rís, Lon­dres o Ber­lín co­mo si fue­ran una nue­va ver­sión de

Bon­nie & Cly­de, un pa­re­ja que, des­de sus di­fe­ren­cias, se ven co­mo el uno pa­ra el otro. La fuer­za y vi­ri­li­dad de Sebastien fren­te a la de­li­ca­de­za y el ojo agu­do de Karl, apa­re­ce co­mo una con­ju­ga­ción per­fec­ta de ca­rac­te­res. Di­cen que to­das las no­ches son for­mi­da­bles en Pa­rís, pe­ro si te en­cuen­tras con ellos es otra co­sa. Sin du­da se­rá una no­che inol­vi­da­ble en la Ciu­dad Luz.

La amis­tad tam­bién se ha con­ver­ti­do en una buen cam­po pa­ra los ne­go­cios. Jon­deau aca­ba de lan­zar una co­lec­ción de tra­jes, za­pa­tos y ac­ce­so­rios que es­tá ins­pi­ra­do en su pro­pio guar­da­rro­pas. Fue el mis­mo La­ger­feld quien le dio las alas pa­ra que se atre­vie­ra con al­go que nun­ca ima­gi­nó. “De­bo ser ho­nes­to, es­ta lí­nea tam­bién es­tá pen­sa­da en la ex­qui­si­ta vi­da jun­to a Karl”, di­ce aho­ra el hom­bre que en­ca­be­za las me­jo­res lis­tas de in­vi­ta­dos de Eu­ro­pa, le­jos de INflUENCERS o co­sas pa­re­ci­das.

Na­ci­do en las afue­ras de la ca­pi­tal fran­ce­sa, tra­ba­jó en sus pri­me­ros años en una em­pre­sa fa­mi­liar que se de­di­ca­ba a la ta­rea de trans­por­tar pie­zas de ar­te del si­glo XVIII. Fue así co­mo co­no­ció a La­ger­feld, en ple­na fae­na de mu­dan­za. Esa mez­cla de ru­de­za y al mis­mo tiem­po de so­fis­ti­ca­ción en­can­tó al di­se­ña­dor. No co­mo pa­re­ja, co­mo se ha in­si­nua­do más de al­gu­na vez. Sino por­que ese jo­ven en­car­na­ba el es­pí­ri­tu de un nue­vo hom­bre fran­cés, ese que tie­ne no­via, in­clu­so hi­jos, pe­ro que nun­ca de­ja­ría de la­do a su me­jor ami­go gay. Siem­pre dis­cre­to con su vi­da per­so­nal, so­lo se le co­no­ce una re­la­ción con Jen­na Cour­tin, he­re­de­ra de la fir­ma cos­mé­ti­ca Cla­rins.

Un es­te­reo­ti­po varonil que el di­se­ña­dor bus­ca­ba sin mu­cha suer­te en los por­ta­fo­lios de las agen­cias de mo­de­lo a la ho­ra de con­tra­tar nue­vos rostros pa­ra sus per­fu­mes y co­lec­cio­nes. “Apro­ve­ché es­ta opor­tu­ni­dad e hi­ce lo me­jor. Yo di­ría que Karl es mi je­fe, mi ami­go y mi pa­dre. Me ha ayu­da­do a cre­cer, a ser me­jor per­so­na”, di­ce Sebastien al bor­de de la emo­ción. Y pro­si­gue: “He te­ni­do ac­ce­so a cul­tu­ra, a un nue­vo ni­vel social, he apren­di­do a ha­blar con gen­te so­bre asun­tos muy di­fe­ren­tes. Mi co­lec­ción es eso: ro­pa pa­ra gen­te co­mo yo, que ha vi­vi­do en los su­bur­bios y que ha cam­bia­do su vi­da, una de­mos­tra­ción que uno siem­pre pue­de ha­cer gran­des co­sas”, con­tes­ta mien­tras a po­cos pa­sos La­ger­feld es­cu­cha or­gu­llo­so. Y se aba­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.