El de­mo­nio vis­te de há­bi­to

La mon­ja (The Nun) lle­ga con el car­tel de la cin­ta más ate­rra­do­ra de la tem­po­ra­da. Ar­gu­men­tos tie­ne y reivin­di­ca a la sa­ga de El con­ju­ro, de Ja­mes Wan.

Caras (Chile) - - CINE - Por Franco Fa­so­la

To­ne­la­das de mi­llo­nes de dó­la­res re­cau­da­rá La mon­ja, el úl­ti­mo lan­za­mien­to del de­no­mi­na­do uni­ver­so de El con­ju­ro, crea­do por el di­rec­tor Ja­mes Wan.

Los ame­ri­ca­nos se re­fie­ren al jump sca­re cuan­do ha­blan de esas pe­lí­cu­las que ve­mos en el ci­ne en­tre sal­tos de con­mo­ción y mie­do. Si tu­vié­ra­mos que ca­li­fi­car a La mon­ja en una es­ca­la jump sca­re, es­ta­ría bas­tan­te arri­ba. Pe­ga­da al te­cho pa­ra ser sin­ce­ros.

Es­te es­pe­ra­do spin-off de El Con­ju­ro 2 se po­sa so­bre los orí­ge­nes de una en­ti­dad de­mo­nía­ca co­no­ci­da co­mo Va­lak —en­car­na­da en una ate­rra­do­ra mon­ja— y que ya tu­vo un par de ca­meos ate­rra­do­res en las his­to­rias de Ja­mes Wan. En­tran­do en el des­agra­da­ble plano de las com­pa­ra­cio­nes, es­ta vez con el otro spin-off de la sa­ga, Ana­be­lle, La mon­ja se en­ca­ra­ma una mon­ta­ña arri­ba de la mu­ñe­ca mal­di­ta.

La his­to­ria, que tem­po­ral­men­te se­ría la pri­me­ra de la sa­ga, se si­túa en ple­nos años cin­cuen­ta en una aba­día de clau­su­ra de Ru­ma­nía, don­de una mon­ja co­me­te un apa­ren­te sui­ci­dio. A pe­ti­ción de El Va­ti­cano, el Pa­dre Bur­ke (De­mián Bi­chir) via­ja jun­to a una jo­ven no­vi­cia (Tais­sa Far­mi­ga, her­ma­na de Ve­ra) pa­ra in­ten­tar ave­ri­guar qué su­ce­dió allí.

Con la di­rec­ción de Co­rin Hardy y el guión del mis­mo Ja­mes Wan y Gary Dau­ber­son, am­bos son cla­ves en ge­ne­rar una at­mós­fe­ra que nun­ca de­ja de in­quie­tar en sus pre­ci­sos 96 mi­nu­tos de du­ra­ción, con una muy lo­gra­da fo­to­gra­fía, que co­nec­ta bien con la me­jor tra­di­ción del ci­ne de te­rror ita­liano y una es­té­ti­ca gó­ti­ca que no tie­ne na­da que en­vi­diar al Drá­cu­la de Ford Cop­po­la.

Es pre­ci­sa­men­te esa at­mós­fe­ra la que ha­ce exi­to­sa a La mon­ja, cu­yo tráiler fue cen­su­ra­do por You­tu­be por ser de­ma­sia­do cru­do. En una de las pri­me­ras es­ce­nas den­tro de la aban­do­na­da aba­día, los pro­ta­go­nis­tas lle­gan a una puer­ta que di­ce “Dios lle­ga has­ta aquí”. En ese ins­tan­te, el es­pec­ta­dor de­be pre­pa­rar­se pa­ra un fes­ti­val de sal­tos, es­ca­lo­fríos y es­tó­ma­gos apre­ta­dos.

Lle­van­do a un ni­vel su­pe­rior al­gu­nos cli­chés del gé­ne­ro, La mon­ja se­gu­ra­men­te se vol­ve­rá rá­pi­da­men­te en un ícono del te­rror de ma­sas jun­to a Freddy Krue­ger, Chucky, Sa­ma­ra de El aro o el pa­ya­so It. Ra­zo­nes, ve­rá, tie­ne de so­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.