De lu­cesy som­bras

El tra­ba­jo de Ben­ja­mín Ossa trans­mi­te ex­ce­len­cia. Esa que so­lo quie­nes ha­cen el tra­ba­jo en se­rio, cre­yén­do­se­la, sin im­por­tar en qué área se desem­pe­ñen pue­den irra­diar. Des­de sus ini­cios, la luz y la som­bra han acom­pa­ña­do a es­te jo­ven crea­dor co­mo una herr

Caras (Chile) - - ARTE - Por Fe­li­pe For­te­za

Ha­ce po­cos días me en­con­tré en Li­ma con una obra su­bli­me. Era un tra­ba­jo del pe­ruano Jo­sé Car­los Mar­ti­nat.

Un tor­be­llino de lu­ces que no da­ba tre­gua por su es­pec­ta­cu­la­ri­dad. Ella me hi­zo pen­sar en có­mo al­gu­nos ar­tis­tas a lo lar­go de los años han tra­ba­ja­do con la luz, des­ple­gan­do va­ria­das obras. Es­te dúc­til ele­men­to per­mi­te ge­ne­rar ob­je­tos de di­ver­sas for­mas y co­lo­res, co­mo un jue­go, que en ma­nos de un ar­tis­ta, su trans­mu­ta­ción ofre­ce in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des.

Có­mo no men­cio­nar el tra­ba­jo pre­cur­sor de Dan Fla­vin (19331996), que por me­dio de tu­bos fluo­res­cen­tes re­fle­ja­ba una reac­ción en­tre ins­ta­la­ción y di­bu­jo. O Ja­mes Tu­rrel (1943), quien du­ran­te cua­tro dé­ca­das ha crea­do obras que jue­gan con la per­cep­ción y el efec­to de la luz den­tro de un es­pa­cio. Más cer­cano a nues­tra reali­dad, Iván Na­va­rro (1972) ha abor­da­do a tra­vés de di­ver­sas crea­cio­nes te­mas so­cia­les y po­lí­ti­cos de gran fuer­za in­ter­pre­ta­ti­va.

Lo más lla­ma­ti­vo de to­dos ellos es la for­ma en que es­tas obras atraen las mi­ra­das, co­mo una for­ma de dis­trac­ción o en­tre­te­ni­mien­to que agre­ga va­lor a nues­tra vi­da co­ti­dia­na.

El tra­ba­jo de Ben­ja­mín Ossa (1984) se sus­ten­ta en la com­po­si­ción de imá­ge­nes, en el tra­ta­mien­to de la luz y en gran me­di­da có­mo es­ta con­vi­ve con las som­bras. El pa­so del tiem­po y la ar­qui­tec­tu­ra son de gran re­le­van­cia en su obra, co­mo tam­bién lo es la in­ter­ven­ción de un lu­gar es­pe­cí­fi­co y la re­la­ción de sus ins­ta­la­cio­nes con el ob­ser­va­dor. Ga­na­dor de am­plios re­co­no­ci­mien­tos, es­te ar­tis­ta va en as­cen­so, y se­rá una car­ta fun­da­men­tal en la crea­ción ar­tís­ti­ca lo­cal en los pró­xi­mos años. —¿Có­mo te vin­cu­las­te con el mun­do del ar­te?

Mi re­la­ción con el ar­te se da a muy tem­pra­na edad. En la ca­sa de mis abue­los pa­ter­nos siem­pre se ha­bla­ba de ex­po­si­cio­nes, poe­tas, mú­si­cos. Mi abue­la or­ga­ni­za­ba reunio­nes con pia­nis­tas, poe­tas, etc. Siem­pre tu­ve in­te­rés por el di­bu­jo y po­día pasar va­rias ho­ras en eso. Mi ma­dre se dio cuen­ta y des­de los 8 años co­men­cé a asis­tir a cla­ses de pin­tu­ra. A los 14 ya te­nía un ta­ller en la ca­sa, por lo que cuan­do tu­ve que to­mar la op­ción de qué ca­rre­ra es­tu­diar, de­ci­dí se­guir con lo que ha­bía he­cho los úl­ti­mos 10 años. —¿En qué pien­sas cuan­do creas una obra?

—Pa­ra mí la crea­ción tie­ne que ver con un flu­jo con­ti­nuo, no ra­di­ca en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co. Co­mo ar­tis­ta lle­vo ade­lan­te una in­ves­ti­ga­ción en­torno a cier­tos fe­nó­me­nos li­ga­dos a la per­cep­ción y co­mo es­tos son ca­pa­ces de tras­la­dar­se al es­pa­cio, a una co­sa que ac­ti­ve sen­so­rial­men­te la per­cep­ción del “otro”. Y pun­tual­men­te an­te la pre­gun­ta del pen­sa­mien­to, la pa­la­bra ex­pe­rien­cia, en el sen­ti­do de lo vi­vi­do, se ha­ce más pre­sen­te a la ho­ra de dar for­ma a esa in­ves­ti­ga­ción. —¿Fa­ci­li­ta a un ar­tis­ta te­ner bue­nas co­ne­xio­nes?

—Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción don­de la me­ri­to­cra­cia fun­cio­na de bue­na ma­ne­ra. Nin­gún mu­seo o ga­le­ría va a arries­gar su pres­ti­gio de tan­tos años por una bue­na co­ne­xión, y nin­gu­na co­lec­ción que se jac­te de ri­gu­ro­sa va a co­lec­cio­nar obras por­que el ar­tis­ta tie­ne tal o cual nom­bre. El ar­te per­te­ne­ce más a lo pú­bli­co que a lo pri­va­do, y ese ti­po de con­ce­sio­nes si no hay un tra­ba­jo só­li­do se aca­ba en el cor­to pla­zo. —¿Qué opi­nas del es­ce­na­rio cul­tu­ral chi­leno?

—Ha cre­ci­do mu­cho en los úl­ti­mos diez años. Se ha su­ma­do mu­cha gen­te que ha apor­ta­do a su de­sa­rro­llo. Aun así es­ta­mos al de­be, y eso es bueno por­que hay tra­ba­jo por ha­cer. For­ta­le­cer a las ins­ti­tu­cio­nes es fun­da­men­tal, que los ar­tis­tas sea­mos ca­da vez más ri­gu­ro­sos con nues­tra ac­ti­vi­dad, co­mo tam­bién que el Es­ta­do y los pri­va­dos en­tien­dan que sin cul­tu­ra no ha­brá de­sa­rro­llo. —¿Cuá­les son tus si­guien­tes pa­sos?

—En no­viem­bre Ch.ACO y un li­bro ob­je­to. Di­ciem­bre Pin­ta Mia­mi, con Ga­le­ría Ar­tes­pa­cio. En abril la XIII Bie­nal de La Ha­ba­na, lue­go Ar­teBA, en Bue­nos Ai­res. Des­pués una ex­po­si­ción en Pa­na­má y aún por con­fir­mar, otra en una ga­le­ría en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.