LOS MIS­TE­RIOS DE GA­LA

Po­co con­ven­cio­nal, al igual que Da­lí, una ex­po­si­ción en Bar­ce­lo­na reivin­di­ca la fi­gu­ra de Ga­la Dia­ko­no­va, quien, se­gún la cu­ra­do­ra y bió­gra­fa Es­tre­lla de Die­go, ha­bría si­do una ar­tis­ta por de­re­cho pro­pio que se ca­mu­fló to­da su vi­da co­mo mo­de­lo de otros.

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fran­cia Fer­nán­dez Fo­tos Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te de Ca­ta­lu­ña

Po­co con­ven­cio­nal al igual que su pa­re­ja, el pin­tor Sal­va­dor Da­lí, una ex­po­si­ción en Bar­ce­lo­na reivin­di­ca la fi­gu­ra de Ga­la Dia­ko­no­va, una ar­tis­ta por de­re­cho pro­pio, pe­ro siem­pre ca­mu­fla­da co­mo mu­sa.

Era una mu­jer mis­te­rio­sa, que des­per­ta­ba pasiones y tam­bién se en­tre­ga­ba a ellas. Ga­la, mu­sa del su­rrea­lis­mo y de Sal­va­dor Da­lí –con quien es­tu­vo ca­sa­da 48 años—, es el cen­tro de una mues­tra, que se ex­hi­be has­ta me­dia­dos de oc­tu­bre, en El Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te de Ca­ta­lu­ña (MNAC).

La ex­po­si­ción, la pri­me­ra de ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal de­di­ca­da a Ele­na Iva­nov­na Dia­ko­no­va –ese era su nom­bre ver­da­de­ro— se ti­tu­la “Ga­la Sal­va­dor Da­lí” y explora di­fe­ren­tes fa­ce­tas de Ga­la, a tra­vés de 315 pin­tu­ras, di­bu­jos, fo­to­gra­fías y do­cu­men­tos, así co­mo car­tas, dis­cos, pos­ta­les y li­bros, ade­más de ves­ti­dos y otros ob­je­tos per­so­na­les. “To­das las pie­zas son ma­ra­vi­llo­sas, des­de una co­lec­ción ex­tra­or­di­na­ria de fo­tos de Man Ray, Ce­cil Bea­ton o sim­ple­men­te anó­ni­mas, has­ta el som­bre­ro-za­pa­to de (El­sa) Schia­pa­re­lli del Mu­seo de la Mo­da de la Vi­lle de Pa­rís; los li­bros en ru­so de la bi­blio­te­ca de Ga­la; sus pe­lu­ches, y la se­rie de El sue­ño de Ve­nus (1939), he­cha pa­ra la Ex­po­si­ción Universal de Nue­va York, en que ella co­la­bo­ró con Da­lí”, le di­ce a CA­RAS la cu­ra­do­ra Es­tre­lla de Die­go.

Es, pre­ci­sa­men­te, la fi­gu­ra de Ga­la —quien na­ció en una fa­mi­lia de in­te­lec­tua­les ru­sos, en 1894— co­mo co-crea­do­ra, y no so­lo co­mo pa­re­ja y cóm­pli­ce del ge­nial Da­lí, la que sub­ra­ya es­ta ex­hi­bi­ción. De he­cho, mu­chos tra­ba­jos de los años ’60 es­tán fir­ma­dos “Ga­la-Sal­va­dor Da­lí”. A pro­pó­si­to, el pro­pio pin­tor ca­ta­lán de­cla­ró que: “Fir­man­do mis obras co­mo Ga­la-Da­lí no ha­go más que dar nom­bre a una ver­dad exis­ten­cial, por­que no exis­ti­ría sin mi ge­me­la Ga­la”.

Has­ta ha­ce po­co, otros in­ves­ti­ga­do­res si­tua­ban a Ga­la en un lu­gar de ins­pi­ra­ción. De Die­go –que es pro­fe­so­ra de Historia del Ar­te de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (UCM) y au­to­ra del li­bro Que­ri­da Ga­la. Las vi­das ocul­tas de Ga­la Da­lí (2003)— en cam­bio, ase­gu­ra que Ga­la fue “una ar­tis­ta dis­fra­za­da to­da su vi­da de mo­de­lo”. De la ex­po­si­ción Ga­la Sal­va­dor Da­lí emer­ge­ría “un per­so­na­je apa­sio­nan­te que es mu­cho más que una mu­jer se­duc­to­ra, una Ga­la que se ca­mu­fla de mu­sa mien­tras ha­ce sus pro­pios ob­je­tos; una ma­ra­vi­llo­sa es­cri­to­ra, que es au­to­ra de una au­to­bio­gra­fía y es­cri­be el pró­lo­go de uno de los pri­me­ros li­bros de Paul Éluard, su pri­mer ma­ri­do”, sub­ra­ya la bió­gra­fa. Asi­mis­mo, Ga­la se ha­bría en­car­ga­do de agru­par y me­ca­no­gra­fiar los pa­pe­les de La vi­da se­cre­ta

de Sal­va­dor Da­lí, la au­to­bio­gra­fía de Sal­va­dor es­cri­ta ori­gi­nal­men­te en fran­cés y edi­ta­da en in­glés, en 1942.

Per­so­na­je in­cla­si­fi­ca­ble, que des­per­ta­ba tan­to amor co­mo odio –pri­me­ro fue elo­gia­da por An­dré Bre­tón, el prin­ci­pal ex­po­nen­te del su­rrea­lis­mo; lue­go, co­mo mu­jer de Da­lí, de­tes­ta­da por él y por Luis Bu­ñuel, así co­mo por Ana Ma­ría, la her­ma­na del ar­tis­ta es­pa­ñol, que la til­dó de con­tro­la­do­ra y ma­ni­pu­la­do­ra—, po­co se sa­be de Ga­la. Da­lí la lla­ma­ba Ga­luch­ka, Gra­di­va –“la que avan­za”, por un per­so­na­je li­te­ra­rio—, Oli­va —por la for­ma de su ros­tro y el co­lor de su piel— y tam­bién Lio­net­te –por sus ru­gi­dos al es­ti­lo del león de la Me­tro-Goldwyn-Ma­yer—, cuan­do se enoja­ba.

Na­ció en Ka­zán, pe­ro se crió en Mos­cú. Fue la ter­ce­ra de cua­tro her­ma­nos y cre­ció ro­dea­da de li­bros. Alum­na bri­llan­te, en­fer­mó de tu­bercu­losis y de­bió ser in­ter­na­da en el sa­na­to­rio sui­zo de Cla­va­del, en 1912, cuan­do te­nía 18 años. Allí co­no­ció a Éluard, que

GA­LA FUE “UNA AR­TIS­TA DIS­FRA­ZA­DA TO­DA SU VI­DA DE MO­DE­LO”. DE LA EX­PO­SI­CIÓN GA­LA SAL­VA­DOR DA­LÍ EMER­GE­RÍA “UN PER­SO­NA­JE APA­SIO­NAN­TE QUE ES MU­CHO MÁS QUE UNA MU­JER SE­DUC­TO­RA, UNA GA­LA QUE SE CA­MU­FLA DE MU­SA MIEN­TRAS HA­CE SUS PRO­PIOS OB­JE­TOS”, DI­CE LA CU­RA­DO­RA Y BIÓ­GRA­FA ES­TRE­LLA DE DIE­GO.

en­ton­ces se lla­ma­ba Eu­gè­ne Grin­del, un chi­co de su edad con el que com­par­tía el amor por la lec­tu­ra. Dos años des­pués, vino el al­ta y la pro­me­sa de ca­sar­se. Ga­la re­tor­nó a Ru­sia y él, par­tió a la gue­rra. La bo­da se ce­le­bró en 1917. De esa unión na­ció Cé­ci­le, la úni­ca hi­ja que ella ten­dría. En­ton­ces, Éluard, quien ya se ha­bía cam­bia­do de nom­bre, se co­dea­ba con los su­rrea­lis­tas y ga­na­ba pres­ti­gio. Su mu­jer, en tan­to, se con­vir­tió en mo­de­lo de Man Ray y en aman­te del pin­tor Max Ernst. En reali­dad, los Éluard y el ale­mán for­ma­ron una es­pe­cie de mé­na­ge à trois.

De es­pí­ri­tu li­bre, Ga­la nun­ca se pri­vó de na­da. Co­mo mues­tra: si en la ma­du­rez, a Da­lí —que te­nía te­rror de las en­fer­me­da­des ve­né­reas y, tras la muer­te de su mu­jer, en 1982, se vino aba­jo— so­lo se le co­no­ció una re­la­ción amo­ro­sa —con la can­tan­te Aman­da Lear, que fue tam­bién su mu­sa—, Ga­la ha­bría te­ni­do nu­me­ro­sos aman­tes jó­ve­nes.

La pa­re­ja se co­no­ció una tar­de de ve­rano, en Ca­da­qués, Era

1929. “La pa­sión por Ga­la fue ins­tan­tá­nea [...] fue un amor com­ple­to, in­ten­so y du­ra­de­ro”, di­jo más tar­de Da­lí. Él te­nía 25 años y ella,

35. Ga­la se vio fren­te a un ti­po gua­po y ex­cén­tri­co al que re­co­no­ció co­mo su des­tino. Y así fue que cam­bió su vi­da pa­ri­si­na, jun­to al afa­ma­do poe­ta Éluard, por un jo­ven pin­tor des­co­no­ci­do.

Por lo vis­to, Ga­la po­seía el don de ins­pi­rar a otros a crear. Fue ella quien im­pul­só tan­to a Éluard co­mo a Da­lí. “Cuan­do conoce a Éluard, él no sa­be si­quie­ra que quie­re ser poe­ta, y Da­lí da­ría la coau­to­ría de al­gu­nas de sus obras a su es­po­sa”, co­men­ta De Die­go. Y agre­ga que lo que más la sor­pren­dió de Ga­la, al es­cri­bir su li­bro so­bre ella, fue “su fuer­za”. “Des­pués de que se des­pi­de de Éluard en Sui­za, pa­ra vol­ver a Mos­cú, con­ven­ce a su fa­mi­lia de re­gre­sar a Pa­rís atra­ve­san­do un con­ti­nen­te en gue­rra. Lue­go, al en­con­trar­se con Da­lí, lo de­ja todo por él”.

La pa­re­ja se ca­só en 1934, en Girona. Años des­pués, Da­lí com­pró pa­ra Ga­la el Cas­ti­llo de Pú­bol, que se con­ver­ti­ría en el es­pa­cio re­ser­va­do de ella —él te­nía que so­li­ci­tar per­mi­so pre­vio y por es­cri­to pa­ra en­trar—. Es el pun­to don­de se ini­cia la mues­tra. “Sin el amor, sin Ga­la, yo no se­ría Da­lí... Ella es mi san­gre, mi oxí­geno”, de­cía él so­bre su com­pa­ñe­ra que, de acuer­do a De Die­go, intervino en los múl­ti­ples re­tra­tos que el ar­tis­ta hi­zo de ella. “¿Qué pa­sa si en to­das las fo­tos y óleos Ga­la es la que to­ma la de­ci­sión res­pec­to a su pro­pia ima­gen? ¿Se con­vier­te en una suer­te de per­for­mer?”, se pre­gun­ta la cu­ra­do­ra.“Se di­ce que ella era ma­la, ma­ni­pu­la­do­ra, que cons­tru­yó a Da­lí a su an­to­jo ¿Y si fue­ra di­fe­ren­te? ¿Y se hu­bie­ran cons­trui­do más bien en­tre sí?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.