EL DES­PER­TAR DE BE­NI­TO CE­RA­TI

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fe­li­pe Vi­lla­grán des­de Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na Fo­tos Die­go Ber­na­les

El mú­si­co, hi­jo del des­apa­re­ci­do lí­der de So­da Ste­reo, nos ha­bla de su dis­co Uni­sex, los años en que su pa­dre es­tu­vo in­ter­na­do y la de­pre­sión que eso le ori­gi­nó.

A fi­nes de no­viem­bre, el mú­si­co, hi­jo del lí­der de So­da Ste­reo, lan­za­rá Uni­sex, un dis­co que lo re­tra­ta de pies a ca­be­za. “Es­toy en pro­ce­so de des­vin­cu­lar todo lo que es mas­cu­lino o fe­me­nino”, di­ce. A días de vi­si­tar Chi­le ha­bló so­bre los años en que su pa­dre es­tu­vo in­ter­na­do y la de­pre­sión que eso le ori­gi­nó.

SO­BRE EL CO­MA DE GUS­TA­VO CE­RA­TI, BE­NI­TO DI­CE: ‘‘NO PA­SÓ MU­CHO EN MI VI­DA MÁS QUE ES­TAR EN MI CA­MA SIN MOVERME. FUE UNA DE­PRE­SIÓN. PE­RO ME AYU­DÓ A SA­CAR MI PRI­MER DIS­CO’’.

Cer­ca de las 22:00 ho­ras La Tan­gen­te, el sa­lón pa­ra 150 per­so­nas en el bohe­mio Pa­ler­mo en Bue­nos Ai­res, co­mien­za a sa­tu­rar­se de va­por y lu­ces. Pa­san las pri­me­ras ron­das de al­cohol, ami­no­ran­do la es­pe­ra pa­ra es­cu­char a Be­ni­to Ce­ra­ti y Ze­ro Kill, la ban­da que li­de­ra y que com­bi­na pop, rock, elec­tró­ni­ca y con la que es­tá sa­can­do un nue­vo dis­co.

En pri­me­ra fi­la lla­ma la aten­ción, con un ove­rol ro­jo, su ma­dre Ce­ci­lia Ame­ná­bar. Cuen­ta que Be­ni­to es la mez­cla per­fec­ta en­tre ella y Gus­ta­vo, “un mi­ti-mi­ti”. Agre­ga que al­gu­nas can­cio­nes com­pues­ta por él la ha­cen llo­rar y que lo acom­pa­ña­rá a Chi­le pa­ra el con­cier­to en el Bar Loreto ( 27 de sep­tiem­bre). “So­mos de fa­mi­lia, eso vie­ne de mi ma­má, del la­do ita­liano, va­mos jun­tos a to­dos la­dos y nos apo­ya­mos”.

La mú­si­ca co­mien­za a so­nar y es Ce­ci­lia la pri­me­ra en la pis­ta de bai­le, dan­do el pie pa­ra que otros se su­men. En me­dio del show, Be­ni­to bro­mea: “Cuan­do em­pe­cé a to­car la gui­ta­rra, de­jé de mas­tur­bar­me”. Una ho­ra des­pués, Ze­ro Kill ter­mi­na to­can­do a sa­la lle­na.

Uni­sex se lla­ma su ter­cer ál­bum —del que ade­lan­ta un par de can­cio­nes—, el que se­rá lan­za­do el día de su cum­plea­ños: el 26 de no­viem­bre. Y su nom­bre pre­pa­ra el te­rreno ha­cia la te­má­ti­ca en la que es­tá en­fo­ca­do en la mú­si­ca y tam­bién en la vi­da. “Es­toy en pro­ce­so de des­vin­cu­lar todo lo mas­cu­lino o fe­me­nino, lo que le per­te­ne­ce a un hom­bre o una mu­jer, en tér­mi­nos de ves­ti­men­ta, per­so­na­li­dad. No hay na­da que una mu­jer pue­da ha­cer y un hom­bre no, y vi­ce­ver­sa”, ex­pli­ca.

Be­ni­to cuen­ta que Ze­ro Kill fun­cio­na igual que el gru­po es­ta­dou­ni­den­se Ni­ne Inch Nails, don­de él se­ría Trent Rez­nor, la ca­be­za y crea­dor de la ban­da y los mú­si­cos pue­den ir ro­tan­do. Di­ce que la com­po­si­ción de las can­cio­nes y le­tras son de su au­to­ría. Ad­mi­te que an­tes los te­mas ha­bla­ban mu­cho de él, pe­ro aho­ra quie­re sa­lir de los te­mas per­so­na­les: “Si­glos, el pri­mer sin­gle, ha­bla de amor co­mo ener­gía ge­ne­ral, ya es una co­sa más am­plia, ya no es amor de pa­re­ja, aho­ra es una

fuer­za En mi so­lo, Apro­ve­cha fa­mi­lia que por no la tras­cien­de con sim­ple­men­te mú­si­ca, pa­ra su pa­dre. acla­rar mi en de­ci­sión el se “No tiem­po”, que me tu­ve apren­dió trans­mi­tió por maes­tros. ex­pli­ca. to­car a fue­ron de­vo­ción to­car al­gu­nas Con 24 co­sas años, su in­tui­ti­vas, in­ci­pien­te otras ca­rre­ra con cla­ses”. ha con­vi­vi­do ba­jo el ró­tu­lo de ser el hi­jo de Gus­ta­vo Ce­ra­ti. Una cla­si­fi­ca­ción con la que ha li­dia­do des­de que era ni­ño cuan­do su pa­dre acos­tum­bra­ba su­bir­lo al es­ce­na­rio. Es su ma­dre la que acla­ra: “Él es ‘hi­jo de’ y siem­pre se­rá así, es un estigma que lo tie­ne el hi­jo de Len­non y el hi­jo de Ce­ra­ti. Pe­ro es un ho­nor tam­bién, es lin­do”.

“En al­gún mo­men­to sen­tí la pre­sión, pe­ro ya no, creo que su­fre más la gen­te con eso que yo. De re­pen­te di­cen que ha­blo mu­cho, que no ha­blo, lo que di­go o lo que no… ¡Bas­ta!”, agre­ga Be­ni­to so­bre el te­ma. —Sien­do ado­les­cen­te, co­la­bo­ras­te en dos dis­cos de Ce­ra­ti…

—¿Cuál? Yo tam­bién soy Ce­ra­ti. Sí, pa­sa que mi fa­mi­lia es muy FA­MILy first, siem­pre he­mos co­la­bo­ra­do en­tre no­so­tros. Por ejem­plo, mi pri­ma ha­ce el ves­tua­rio de mi ban­da, mi pri­mo es ac­tor y es­toy pen­san­do en in­cluir­lo en uno de mis vi­deos. Es en­ten­der que es­tá bueno lo que el otro ha­ce, tam­bién tie­ne que ver con una co­sa de ca­ri­ño y de unión fa­mi­liar.

“AQUÍ ES­TÁ BE­NI­TO”

Di­ce tie­ne Nos lle­ga la que agen­da en­con­tra­mos apu­ra­do, vino por apre­ta­da. el tar­de sub­te al y día sa­lu­da y si­guien­te. re­cuer­da al equi­po. que Be­ni­to

muy Es del­ga­do al­to, por y lle­va so­bre ro­pa el ce­ñi­da me­tro al ochen­ta, cuer­po. Ca­mi­na rá­pi­do, tan­to co­mo ha­bla. Lo úni­co que lo fre­na es una risa ner­vio­sa, aque­lla que se re­pe­ti­rá a lo lar­go de la en­tre­vis­ta.

Se aco­mo­da en la me­sa que re­ser­va­mos en un ca­fé de Bel­grano, el ba­rrio que lo ha co­bi­ja­do por cer­ca de sie­te años.

Con 60 mil se­gui­do­res en Twit­ter, dia­ria­men­te es­cri­be lo que pien­sa, se en­fren­ta a los trolls, prin­ci­pal­men­te ho­mo­fó­bi­cos,

des­de que asu­mió pú­bli­ca­men­te su ho­mo­se­xua­li­dad en enero de es­te año, pre­ci­sa­men­te por esa red so­cial. —An­tes de con­tar en Twit­ter que eras gay, ¿le ha­bías di­cho a tu ma­má, a tu her­ma­na? ¿Tu pa­pá su­po?

—Es que a mí no me de­fi­ne ser gay, pe­ro sí la lu­cha con­tra el sis­te­ma. A ve­ces la gen­te he­te­ro­se­xual no se da cuen­ta, pe­ro es muy fuer­te, es­to no es una bo­lu­dez. En el co­le­gio te tra­tan co­mo he­te­ro­se­xual, tus com­pa­ñe­ros tam­bién, vol­vés a la ca­sa y te pre­gun­tan “¿y cuán­do la no­via?”, de bue­na on­da, pe­ro exis­ten esos có­di­gos y que uno los su­fre y de­cís: “¿Qué on­da, soy un mons­truo?”. En re­des so­cia­les, to­dos los días me desean la muer­te. A mí ca­si me atro­pe­llan en la ca­lle por Pa­ler­mo. Ha­ce dos años andaba con mi pri­me­ra pa­re­ja, un au­to nos vio de la mano y ace­le­ró pa­ra em­bes­tir­nos. Ese ni­vel.

Be­ni­to se aco­mo­da y, jun­to a él, la en­car­ga­da de pren­sa, que de­ci­de que­dar­se du­ran­te la en­tre­vis­ta. A ra­tos su ac­ti­tud de rocks­tar y de­sen­fa­do des­apa­re­ce por unos mi­nu­tos y sus ojos se vuel­ven vi­drio­sos. Di­ce que los otros ar­tis­tas no lo tie­nen co­mo un sim­ple ‘hi­jo de’, que ya ha ga­na­do res­pe­to y exis­te ad­mi­ra­ción mu­tua. Ha to­ca­do con Charly Gar­cía. “Es más fá­cil sien­do ar­tis­ta dar­te cuen­ta del otro co­mo ar­tis­ta”, ase­gu­ra. —Di­jis­te que el tiem­po de tu pa­dre en co­ma fue una pau­sa en tu vi­da.

—Sí, eso… (ha­ce un si­len­cio que se sien­te pe­sa­do, tar­ta­mu­dea). La ver­dad es que no pa­só mu­cho en mi vi­da más que es­tar en mi ca­ma sin moverme. Fue una de­pre­sión. Pe­ro me ayu­dó a sa­car mi pri­mer dis­co, allí se­llé todo eso y si no lo hu­bie­ra he­cho, no sé qué me ha­bría sa­ca­do ade­lan­te. Por­que to­da la gen­te en la que me po­día apo­yar es­ta­ba en la mis­ma, en­ton­ces era muy com­pli­ca­do.

Be­ni­to vuel­ve a ca­llar, mi­ra a su la­do, co­mo bus­can­do ayu­da y la en­car­ga­da de pren­sa aco­ta: “Eso ha­bla de la par­te ar­tís­ti­ca tan im­por­tan­te en él, se re­fu­gió en el ar­te pa­ra sa­lir de un mo­men­to tan do­lo­ro­so”.

Y re­to­ma el can­tan­te:

—Exac­ta­men­te. Y eso es lo que res­ca­to. Ese dis­co plas­ma una co­sa muy im­por­tan­te, por­que ne­ce­si­to sa­car de acá —apun­ta ha­cia su pe­cho— y no ha­bía con quién com­par­tir­lo, po­días ha­blar con un ami­go, pe­ro era ra­rí­si­mo todo en ese mo­men­to. —¿Có­mo fue la di­ná­mi­ca, lo vi­si­ta­bas to­dos los días, una vez a la se­ma­na...?

—La ver­dad es que no sé... —su voz se quie­bra—, de­pen­de. Igual agra­dez­co todo lo que vi­ví, por­que me ha­ce es­tar pa­ra­do acá, en es­te mo­men­to, don­de es­toy por sa­car un nue­vo dis­co que es sú­per yo. Y me pa­re­ce muy en­ri­que­ce­dor ha­blar des­de dón­de y có­mo es­toy hoy, no por mí, sino tam­bién co­mo men­sa­je, ¿en­ten­dés? Cuan­do uno es­tá por sa­car­se una ata­du­ra sú­per gran­de, hay mu­cho mie­do pre­vio, es creer todo el tiem­po que te­nés un mons­truo de­ba­jo de la ca­ma y mi­rás aba­jo, con mu­cho sus­to, pe­ro cuan­do lo ha­ces te das cuen­ta de que no hay na­da. El úni­co mie­do real es el mie­do al mie­do.

—¿Fue­ron años en blan­co?

—Sí, mi mun­do eran mis cua­tro paredes. Pe­ro no por­que yo fue­ra una per­so­na que no le in­tere­sa­ra na­da. No po­día real­men­te. Aho­ra sé que me in­dig­nan cier­tas co­sas, es­toy apren­dien­do a con­tro­lar tam­bién eso. A ve­ces se me suel­ta la ca­de­na, por­que me de­ses­pe­ran cier­tos te­mas que pa­re­cen ab­sur­dos, pe­ro en­tien­do tam­bién que soy jo­ven y no me pue­do que­dar ca­lla­do con lo que no es­toy de acuer­do. —¿Una suer­te de re­bel­día?

—Fue un mo­men­to de enojo. De abrir los ojos y de­cir: “Hay co­sas muy mal”. Es­tá esa im­po­ten­cia, es­tar eno­ja­do con todo, por­que ves co­sas que ya no cua­dran con tu vi­sión. Y eso que por ahí vi­vís an­tes, yo a los 17 o 18 es­ta­ba de­ma­sia­do ocu­pa­do sa­lien­do de una de­pre­sión. No te­nía tiem­po pa­ra me­ter­me socialmente en te­mas de la vi­da.

La en­car­ga­da de pren­sa vuel­ve a in­te­rrum­pir: “Aquí es­tá Be­ni­to, no Gus­ta­vo”, ad­vier­te con una son­ri­sa. Él asien­te.

LA CER­CA­NÍA CON CHI­LE

“¡Mi­rá, que acá es­toy con tu pa­dre!”, le gri­ta un hom­bre con su ce­lu­lar en al­to, in­te­rrum­pien­do la se­sión fo­to­grá­fi­ca. “Mi­rá, mi­rá”, in­sis­te un fan de Gus­ta­vo Ce­ra­ti, mien­tras Be­ni­to le res­pon­de con una risa ner­vio­sa, evi­den­te­men­te in­có­mo­do.

“Siem­pre pa­só un po­co eso. Su­pon­go que tie­ne que ver con que aho­ra me mues­tro más. Con mis dos dis­cos an­te­rio­res fui bas­tan­te re­clui­do, ha­cía mú­si­ca pa­ra li­be­rar­me de cier­tas co­sas, era has­ta ego­cén­tri­co mi

ap­proach, si que­rés”.

A pe­sar de su mar­ca­do acen­to, la do­ble na­cio­na­li­dad es par­te de su ADN, mi­tad chi­leno y ar­gen­tino. Tie­ne a mano da­tos cla­ves: na­ció en la Clí­ni­ca Ale­ma­na y vi­vió en un de­par­ta­men­to por “El Bos­que, creo que se lla­ma”, re­cuer­da. A los 3 años de­jó San­tia­go y co­men­zó su vi­da bo­nae­ren­se con sus pa­dres. “La de­ci­sión de ir­nos fue por­que a mi vie­jo no le gus­ta­ba el smog pa­ra sus ni­ños. Él con­ta­ba la anéc­do­ta de que abrió la cor­ti­na un

SU MA­DRE, CE­CI­LIA AME­NÁ­BAR, LO ACOM­PA­ÑÓ A LA TOCATA REA­LI­ZA­DA EN PA­LER­MO Y TAM­BIÉN A SAN­TIA­GO. "SO­MOS UNA FA­MI­LIA, ESO VIE­NE DE MI MA­MÁ, DEL LA­DO ITA­LIANO, VA­MOS JUN­TOS A TO­DOS LA­DOS Y NOS APO­YA­MOS", DI­CE LA EX MO­DE­LO.

día y vio todo ‘smo­guea­do’. He ido a las mon­ta­ñas en San­tia­go y real­men­te es El se­ñor de

los ani­llos, pa­re­ce que es nie­bla, pe­ro no”. Via­ja al me­nos dos ve­ces al año a Chi­le y cuan­do cum­plió 18 se plan­teó la po­si­bi­li­dad de vi­vir en San­tia­go. Pe­ro la ca­rre­ra de an­tro­po­lo­gía, en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, era ten­ta­do­ra y de­ci­dió ma­tri­cu­lar­se, aun­que no ter­mi­nó. “Agra­dez­co es­ta do­ble na­cio­na­li­dad, por­que me ha­ce sen­tir ciu­da­dano del mun­do, no un pa­trio­ta de esos pe­sa­dos. Pe­ro, so­bre todo, te ha­ce cos­mo­po­li­ta el es­tar de aquí pa­ra allá. No soy li­mí­tro­fe”, di­ce.

Pe­ro su cer­ca­nía a Chi­le ha lle­ga­do en for­ma de re­me­zón en los úl­ti­mos me­ses, des­de

que su fa­mi­lia es­cri­bie­ra chi­le­na en era Twit­ter, “re­pi­no­che­tis­tas, en ju­nio pa­sa­do, ad­mi­ra­do­res que me da de ver­güen­za”. Pi­ñe­ra y le Y di­cen otro tweet la gor­da agre­gó: a Ba­che­let “No los y cul­po. via­men­te Son sa­lió una be­ne­fi­cia­da fa­mi­lia rica de en re­nom­bre la dic­ta­du­ra, que nun­ca obes­tu­vo en la ca­lle, en­ton­ces ce­ro con­cien­cia so­cial. ‘Vi­vía­mos me­jor con Pi­no­chet’, te di­cen”. —Esos tweets tu­vie­ron re­per­cu­sión en Chi­le, ¿qué te pa­re­ce?

—Igual me ex­tra­ña, por­que acá en la Ar­gen­ti­na mu­chos ar­tis­tas y mú­si­cos ha­blan todo el tiem­po so­bre es­tas co­sas y no son no­ti­cia. Se ve ahí que us­te­des no ha­blan mu­cho.¿Qué? ¿Di­je al­go nue­vo?. —Lo que lla­mó la aten­ción es el en­fren­ta­mien­to con tu fa­mi­lia ma­ter­na.

—Pen­sá que mi fa­mi­lia chi­le­na es sú­per gran­de, son 80 miem­bros. O sea, al­guno se­rá pi­no­che­tis­ta, no sé. Por ahí he es­cu­cha­do de chi­co a al­gu­nos de los más gran­des, bi­sa­bue­los, so­bre ese as­pec­to. Pe­ro en reali­dad, mis pa­dres y todo lo que es la lí­nea de mi ma­dre son de­mó­cra­tas. Pe­ro sí, ha­bía gen­te alle­ga­da y he es­cu­cha­do es­pan­tos… —se arre­pien­te— que ya me ha­cían rui­do de chi­co. —¿Qué es­cu­cha­bas?

—Por ejem­plo, me jun­ta­ba a ju­gar con el hi­jo de una ve­ci­na y ella de­cía: “Mu­rió gen­te, pe­ro eso no im­por­ta”. ¡Y có­mo vas a de­cir eso! Mi­rá que yo no te­nía idea de po­lí­ti­ca, te­nía 10 años, pe­ro ya creía “es­to no es­tá bien, no es­tá bien pen­sar así”. Es mi vi­sión de las co­sas y por ahí a otra per­so­na le pa­re­ce lo­co lo que pien­so. —¿Qué di­ce tu ma­má cuan­do opi­nas de es­tos te­mas?

—Ella siem­pre ha pre­fe­ri­do que el fo­co sea ar­tís­ti­co, pe­ro no me pue­do que­dar ca­lla­do. Igual es­tá todo bien, ella me re­ban­ca. —De­cías que la de­re­cha po­lí­ti­ca chi­le­na era peor que la ar­gen­ti­na…

—Creo que tam­bién tie­ne que ver con que tu­ve más ex­po­si­ción a la ul­tra­de­re­cha chi­le­na que a la ar­gen­ti­na. Cuan­do cri­ti­co al­go de eso, son más mons­truo­sos que acá (ríe). En Ar­gen­ti­na la cla­se me­dia es muy am­plia, allá en Chi­le no exis­te: o sos sú­per cla­se al­ta o sos sú­per cla­se ba­ja, en­ton­ces se no­ta más el de­re­chis­mo. Y al­go es­tá muy cla­ro: a Pi­no­chet lo abo­rrez­co. To­tal­men­te an­ti­hu­mano, y eso va más allá de la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.