EMI­LI­ANO ARIAS, EL PERSECUTOR

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Die­go Ber­na­les

Al cie­rre de es­ta edi­ción, seis dió­ce­sis han si­do ob­je­to de in­cau­ta­cio­nes so­li­ci­ta­das por el fis­cal.“Es­to es muy si­mi­lar a una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal”, sos­tie­ne.

El te­rre­mo­to en la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na no pa­ra. Al cie­rre de es­ta edi­ción el Pa­pa ha­bía acep­ta­do la re­nun­cia de sie­te obis­pos, ex­pul­sa­do del sa­cer­do­cio a Cris­tián Precht y a Fer­nan­do Karadima. Aquí el fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins ha­bla de la his­tó­ri­ca in­ves­ti­ga­ción que li­de­ra y don­de se es­pe­ra la in­mi­nen­te au­dien­cia de Ri­car­do Ez­za­ti, quien de no pre­sen­tar­se po­dría ser arres­ta­do.

Hay un sol ra­dian­te pe­ro en la te­rra­za de la Fis­ca­lía de Ran­ca­gua co­rre un vien­to frío. “Así es el cli­ma por acá”, di­ce Emi­li­ano Arias mien­tras si­gue las instrucciones del fotógrafo. Se ve tran­qui­lo, has­ta se di­ría que re­la­ja­do. So­lo las cons­tan­tes ojea­das a su te­lé­fono mó­vil lo de­la­tan: en es­tric­to se­cre­to el persecutor coor­di­na­ba uno de los ma­yo­res gol­pes re­ci­bi­dos has­ta aho­ra por par­te de la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na: cua­tro alla­na­mien­tos si­mul­tá­neos en las dió­ce­sis de Val­pa­raí­so, Con­cep­ción, Osorno y Chi­llán efec­tua­dos el día des­pués de es­ta en­tre­vis­ta, en el mar­co de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre even­tua­les en­cu­bri­mien­tos en las di­ver­sas cau­sas por abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por sa­cer­do­tes.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, seis dió­ce­sis (en­tre ellas el Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go) han si­do ob­je­to de in­cau­ta­cio­nes a lo lar­go del país. Se su­ma el obis­pa­do cas­tren­se, con ju­ris­dic­ción en todo Chi­le y cu­yos miem­bros tie­nen la ca­te­go­ría de fun­cio­na­rios pú­bli­cos, por lo que es­tán obli­ga­dos a de­nun­ciar a la jus­ti­cia ci­vil los de­li­tos ba­jo su co­no­ci­mien­to.

En su­ma, a lo lar­go de es­tas di­li­gen­cias se han re­co­gi­do más de un cen­te­nar de car­pe­tas con de­nun­cias ca­nó­ni­cas que nun­ca lle­ga­ron a ma­nos de las au­to­ri­da­des ci­vi­les y que lle­va­ron a Arias a abrir 70 in­ves­ti­ga­cio­nes so­lo du­ran­te es­tos úl­ti­mos tres me­ses. Las principales, di­ri­gi­das con­tra miem­bros de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal que

EL FIS­CAL ES­TA­BLE­CE CIER­TAS SI­MI­LI­TU­DES CON EL CRI­MEN OR­GA­NI­ZA­DO, DON­DE LA CO­RRUP­CIÓN SE HA DA­DO DE MA­NE­RA “VI­RAL” Y EN LA QUE, A DI­FE­REN­CIA DE OTRAS ASO­CIA­CIO­NES ILÍ­CI­TAS, “SE PROVEYERON DE IM­PU­NI­DAD”.

ha­brían es­ta­do en co­no­ci­mien­to de de­li­tos co­me­ti­dos por pre­la­dos y —se in­ves­ti­ga— obs­trui­do a la jus­ti­cia al des­in­cen­ti­var las de­nun­cias de las víctimas cuan­do sus cau­sas aún no pres­cri­bían.

“Has­ta la fe­cha lle­va­mos 100 víctimas, 60 in­cul­pa­dos, y todo in­di­ca que la ci­fra se­gui­rá cre­cien­do”, re­co­no­ce Arias. Hay sie­te obis­pos impu­tados, de los cua­les pron­to po­drían de­cla­rar Gon­za­lo Duar­te, Juan Ba­rros, Car­los Pe­lle­grín y San­tia­go Sil­va. El ex ar­zo­bis­po Francisco Ja­vier Errá­zu­riz y el sa­cer­do­te Raúl Has­bún po­drían se­guir­los en es­te des­fi­le.

Eso mien­tras que Ri­car­do Ez­za­ti, el pri­me­ro en ser lla­ma­do a de­cla­rar an­te el fis­cal co­mo impu­tado, apla­zó su ci­ta, la que al cie­rre de es­ta edi­ción, se rea­li­za­ría du­ran­te los pri­me­ros días de oc­tu­bre. Por su car­go co­mo má­xi­mo lí­der de la Igle­sia chi­le­na, la si­tua­ción del Car­de­nal es com­ple­ja: po­dría en­fren­tar car­gos de en­cu­bri­mien­to y obs­truc­ción a la jus­ti­cia, a lo que se su­ma su res­pon­sa­bi­li­dad en un ca­so de abu­so se­xual con­tra un se­mi­na­ris­ta, del cual tu­vo co­no­ci­mien­to mien­tras fue obis­po de Con­cep­ción. Aco­rra­la­do por las acu­sa­cio­nes y por las fu­nas, el pre­la­do op­tó por no en­ca­be­zar el Te­deum.

Fue tras la vi­si­ta del Pa­pa Francisco —en enero de es­te año— que las co­sas se com­pli­ca­ron pa­ra la má­xi­ma je­rar­quía de la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na. Las mo­vi­li­za­cio­nes que rea­li­za­ron los lai­cos de Osorno y el re­pu­dio de la so­cie­dad an­te la re­sis­ten­cia del pon­tí­fi­ce de re­mo­ver al obis­po Juan Ba­rros —en­cu­bri­dor y tes­ti­go de los de­li­tos co­me­ti­dos por Karadima— di­ri­gie­ron los ojos del mun­do a Chi­le y aver­go­za­ron al pa­pa Francisco, quien de­bió re­co­no­cer que es­ta­ba es­ca­sa y mal in­for­ma­do res­pec­to a la red de Karadima, de su po­der al in­te­rior de la Igle­sia en Chi­le y de la pro­tec­ción que por dé­ca­das le brin­da­ron ar­zo­bis­pos y car­de­na­les.

“La vi­si­ta del Pa­pa fue cla­ve. A par­tir de ahí se ges­tó un cam­bio his­tó­ri­co”, des­cri­be el fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins, quien vi­sua­li­za ese epi­so­dio co­mo el pun­to de in­fle­xión res­pec­to a la for­ma en que se tra­ta­ban los ca­sos de abu­so (y a los de­nun­cian­tes) en Chi­le. A par­tir de ahí las per­so­nas con­fia­ron en el sis­te­ma; víctimas y tes­ti­gos que es­pon­tá­nea­men­te co­men­za­ron a lle­gar a la fis­ca­lía pa­ra en­tre­gar su tes­ti­mo­nio. Las per­so­nas han ido ven­cien­do el mie­do. De es­ta cri­sis ne­ce­sa­ria­men­te va a sa­lir al­go bueno”.

Hoy, el pon­tí­fi­ce ya ha acep­ta­do sie­te de las 34 re­nun­cias que le fue­ron pre­sen­ta­das por los obis­pos chi­le­nos tras ser ci­ta­dos al Va­ti­cano y don­de el pon­tí­fi­ce re­co­no­ció la exis­ten­cia de una cul­tu­ra de en­cu­bri­mien­to. Tam­bién bus­ca­ría ur­gen­te­men­te re­em­pla­zar a Ez­za­ti. Otras de­ci­sio­nes que han gol­pea­do fuer­te a la ins­ti­tu­ción es­tá la ex­pul­sión de la Igle­sia de Cris­tián Precht y, al cie­rre de es­ta edi­ción, se in­for­ma­ba tam­bién la des­ti­tu­ción de Fer­nan­do Karadima. —Tras es­ta evi­den­te pér­di­da de po­der del ex­pá­rro­co de El Bos­que y la in­fluen­cia que tu­vo so­bre obis­pos co­mo Ba­rros, ¿po­dría ci­tar­lo a de­cla­rar?

— No me pue­do re­fe­rir por cuan­to desconozco los mo­ti­vos de su ce­se cle­ri­cal. Pe­ro con ese co­no­ci­mien­to se­rá eva­lua­da la ne­ce­si­dad de tal di­li­gen­cia.

AL­TA COM­PLE­JI­DAD

Pa­ra es­te abo­ga­do —quien des­de su ex­pe­rien­cia co­mo fis­cal de ca­sos de cri­men or­ga­ni­za­do, ha se­gui­do a ma­fias y ca­sos de co­rrup­ción po­lí­ti­ca— las in­ves­ti­ga­cio­nes que hoy en­ca­be­za con­tra la Igle­sia chi­le­na son un desafío in­ves­ti­ga­ti­vo muy di­fe­ren­te. “Te en­cuen­tras con una es­truc­tu­ra com­ple­ja, con una jus­ti­cia pa­ra­le­la, in­ves­ti­ga­cio­nes ca­nó­ni­cas, ar­chi­vos se­cre­tos, se­cre­to pon­ti­fi­cio, una es­truc­tuc­tu­ra je­rár­qui­ca y una historia de lar­guí­si­ma da­ta que nos su­pera co­mo Es­ta­do chi­leno”.

Emi­li­ano Arias no tra­ba­ja so­lo. En es­ta in­ves­ti­ga­ción, al­ta­men­te com­ple­ja, par­ti­ci­pan otros tres fis­ca­les, tres abo­ga­dos asis­ten­tes, una es­pe­cia­lis­ta en de­li­tos se­xua­les y otro en de­re­cho ca­nó­ni­co. Él, en par­ti­cu­lar, apor­ta su co­no­ci­mien­to en cri­men or­ga­ni­za­do. Al res­pec­to se­ña­la: “La Igle­sia es una es­truc­tu­ra de lar­ga da­ta que no fue crea­da con el fin de de­lin­quir, co­mo sí ocu­rre con las ma­fias orien­ta­das al nar­co­trá­fi­co, por ejem­plo. Pe­ro en fun­ción de esa es­truc­tu­ra, así co­mo de su si­tua­ción de po­der res­pec­to de sus fie­les, se ha pres­ta­do pa­ra una se­rie de de­li­tos”.

Agre­ga: “Es muy si­mi­lar a la co­rrup­ción, un fe­nó­meno en ex­tre­mo vi­ral que, una vez que se ins­ta­la, aun cuan­do yo no sea co­rrup­to, si los de­más lo son y no los de­nun­cio, ya es­toy me­ti­do; en­tran en el mis­mo sa­co, por ejem­plo, un sa­cer­do­te que tie­ne una pa­re­ja (mu­jer u hom­bre) con aquel que abu­sa de ni­ños, don­de el pri­me­ro no de­nun­cia por mie­do a que el otro lo de­la­te. Es tre­men­do por­que ade­más es­ta­mos ha­blan­do de per­so­nas con un po­der y una in­fluen­cia to­tal so­bre sus fie­les, y que se han apro­ve­cha­do al ex­tre­mo del abu­so de con­cien­cia y se­xual”.

—¿Una mez­cla de sec­ta y ma­fia a la vez?

—Pe­ro pro­ve­yén­do­se de im­pu­ni­dad. Un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co es el de Os­car Mu­ñoz (el ex can­ci­ller del ar­zo­bis­pa­do, quien es­tu­vo en pri­sión pre­ven­ti­va y hoy se en­cuen­tra ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio tras ha­ber si­do for­ma­li­za­do). En los an­te­ce­den­tes que he­mos in­cau­ta­do hay in­di­cios po­de­ro­sos pa­ra afir­mar que co­me­tió de­li­tos se­xua­les con­tra me­no­res al me­nos en­tre 2002 y 2018, es de­cir, rea­li­za­ba los abu­sos al mis­mo tiem­po que to­ma­ba de­cla­ra­cio­nes de otras víctimas, por ejem­plo, las de Karadima; por cier­to, Mu­ñoz ac­tua­ba des­in­cen­ti­van­do la per­se­cu­ción de esos de­li­tos y la pro-

tec­ción de es­tas víctimas. No es­toy ade­lan­tan­do jui­cios, so­lo es­toy re­pi­tien­do la de­cla­ra­ción ofi­cial de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, don­de pi­die­ron per­dón por no cum­plir ade­cua­da­men­te con sus fun­cio­nes.

—¿Qué ro­les cum­plían los obis­pos den­tro de es­ta es­pe­cie de or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal?

—La es­truc­tu­ra lí­ci­ta or­de­na de for­ma bas­tan­te in­de­pen­dien­te a unos obis­pos de otros, por me­dio de dió­ce­sis, co­nec­ta­das a tra­vés de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal. Al­gu­nos pue­den ser car­de­na­les y otros ar­zo­bis­pos pe­ro to­dos tie­nen la mis­ma je­rar­quía, no hay una fi­gu­ra cen­tral que los man­de. Lue­go, ca­da uno de los obis­pa­dos se or­ga­ni­zan en las lla­ma­das vi­ca­rías, la pas­to­ral, pa­ra edu­ca­ción y ju­di­cia­les. Al la­do del obis­po, en­con­tra­mos al can­ci­ller (co­mo el hoy for­ma­li­za­do Os­car Mu­ñoz) que es co­mo el no­ta­rio, un se­cre­ta­rio le­tra­do, un su­je­to muy re­le­van­te den­tro de la es­truc­tu­ra al pun­to que so­lo él y el obis­po tie­nen la lla­ve del ar­chi­vo se­cre­to, el cual tam­bién in­cau­ta­mos. Sin em­bar­go, los an­te­ce­den­tes de la in­ves­ti­ga­ción han de­mos- tra­do que en nu­me­ro­sas oca­sio­nes y en mu­chos obis­pa­dos no se cum­plió con las di­li­gen­cias de­bi­das en cuan­to a in­ves­ti­gar, de­te­ner y de­nun­ciar los abu­sos. Al con­tra­rio, se des­in­cen­ti­vó la par­ti­ci­pa­ción de la víc­ti­ma en el pro­ce­so in­clu­so de ma­ne­ra vio­len­ta, a tra­vés de ame­na­zas, pa­gos por si­len­cio, tra­mi­ta­cio­nes ex­ce­si­vas pa­ra que los ca­sos ex­pi­ra­rán o des­mo­ti­van­do a las víctimas de pre­sen­tar sus cau­sas an­te la jus­ti­cia ci­vil.

—Obs­truc­ción a la jus­ti­cia, ¿ese se­ría uno de los pa­tro­nes?

—Es lo que he­mos en­con­tra­do en las de­cla­ra­cio­nes que han rea­li­za­do los de­nun­cian­tes. Pe­ro aún fal­tan más aná­li­sis.

—SIN EM­BAR­GO, EN EL IN­FOR­ME fi­NAL REA­LI­ZA­DO RE­CIEN­TE­MEN­TE POR LA fiS­CA­LíA DEL ES­TA­DO DE PEN­SIL­VA­NIA, ASí CO­MO EN OTROS DE con­no­ta­ción mun­dial, las tác­ti­cas son idén­ti­cas.

—Eso es lo in­tere­san­te cuan­do se com­pa­ra con otros paí­ses. Ya hi­ci­mos un pri­mer con­tac­to con el FBI y con el fis­cal de Pen­sil­va­nia pa­ra, si es que ame­ri­ta, con­ver­sar y rea­li­zar el com­pa­ra­ti­vo de am­bas in­ves­ti­ga­cio­nes y des­cu­brir pa­tro­nes co­mu­nes.

—La in­ves­ti­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se cul­mi­nó con so­lo dos in­cul­pa­dos. ¿Le pa­re­ce­ría frus­tran­te co­rrer la mis­ma suer­te?

—Lo que uno bus­ca es que los de­li­tos no se re­pi­tan, que se pro­duz­can cam­bios le­ga­les, de he­cho, hay dos mo­di­fi­ca­cio­nes tras­cen­den­ta­les en trá­mi­te en el Con­gre­so: la obli­ga­ción de de­nun­cia por par­te de cual­quier sa­cer­do­te y la im­pres­crip­ti­bi­li­dad. Son efec­tos sa­lu­da­bles.

Agre­ga: “Que­re­mos que las per­so­nas que han si­do víctimas, es­pe­cial­men­te aque­llas cu­yos ca­sos aún no pres­cri­ben, ven­gan a dar su tes­ti­mo­nio. Así se po­drá in­te­rrum­pir la pres­crip­ción de ca­sos pre­vios cu­yo pla­zo ya ex­pi­ró. Ese es el desafío. Por eso es­toy dan­do es­ta en­tre­vis­ta. Ne­ce­si­ta­mos que la gen­te de­nun­cie”.

—¿Cuá­les han si­do los ma­yo­res obs­tácu­los?

—Geor­ge Ber­to­meu me con­ta­ba que por lo ge­ne­ral quie­nes con­cu­rren a la jus­ti­cia son per­so­nas de sec­to­res ur­ba­nos, con un ma­yor gra­do de edu­ca­ción. Pe­ro es­tán los in­vi­si­bles, víctimas de sec­to­res ru­ra­les pa­ra los que es muy di­fí­cil rom­per el círcu­lo de si­len­cio por un te­mor re­ve­ren­cial an­te la fi­gu­ra del pá­rro­co que en el cam­po es Dios: todo gi­ra en torno a su po­der.

LOS IMPU­TADOS

—El ar­zo­bis­po Ez­za­ti apla­zó la au­dien­cia fi­ja­da pa­ra el 21 de agos­to. Al­gu­nos du­dan por cuán­to tiem­po man­ten­drá si­len­cio.

—Así lo so­li­ci­tó su de­fen­sa pa­ra po­der to­mar co­no­ci­mien­to de to­dos los an­te­ce­den­tes que se le impu­tan. Pe­ro ya es­tá ci­ta­do a de­cla­rar nue­va­men­te, pa­ra lo cual fue no­ti­fi­ca­do a co­mien­zos de sep­tiem­bre. ¿Qué va a pasar? Si vie­ne o no, so­lo pue­do de­cir que las per­so­nas es­tán obli­ga­das a con­cu­rrir una vez que son lla­ma­das por la Fis­ca­lía, de lo con­tra­rio, po­de­mos pe­dir el arres­to. —¿En el con­tex­to de la in­ves­ti­ga­ción con­tra Os­car Mu­ñoz?

—Res­pec­to del cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes.

—Si se de­ter­mi­na que su ac­tuar fue ne­gli­gen­te en cuan­do a im­pe­dir y de­nun­ciar efec­ti­va­men­te los de­li­tos, ¿la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en su rol co­mo ar­zo­bis­po?

—Esa es pre­ci­sa­men­te la lí­nea de la in­ves­ti­ga­ción: su obli­ga­ción co­mo lí­der de la Igle­sia en Chi­le es ve­lar y pro­te­ger a sus fie­les. Los sa­cer­do­tes le de­ben obe­dien­cia.

—¿Es­ta­ba en su po­der y por tan­to era su res­pon­sa­bi­li­dad ha­cer ce­sar la ocu­rren­cia de es­tos de­li­tos?

—Yo creo que sí. O bien ha­ber in­ves­ti­ga­do ade­cua­da­men­te, con ri­gor. Ese es un te­ma fun­da­men­tal.

—¿La mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en­ton­ces pa­ra sus an­te­ce­so­res, co­mo Francisco Ja­vier Errá­zu­riz?

—Hay an­te­ce­den­tes res­pec­to de una se­rie de obis­pos y va­rios ya fue­ron ci­ta­dos a de­cla­rar (en ca­li­dad de impu­tados) pa­ra los me­ses de oc­tu­bre y no­viem­bre. Errá­zu­riz es un su­je­to que es­tá en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción.

—¿Có­mo des­cri­bi­ría el gra­do de co­la­bo­ra­ción que has­ta aho­ra ha pres­ta­do el Va­ti­cano?

—Eso so­lo lo sa­bre­mos si es que nos en­vían —o no— el in­for­me Sci­clu­na. Ya hi­ci­mos una so­li­ci­tud de co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra lo cual tam­bién en­tre­ga­mos una re­co­pi­la­ción de an­te­ce­den­tes co­mo mues­tra de re­ci­pro­ci­dad: yo te ayu­do pe­ro tú tam­bién a mí. Aho­ra ve­re­mos si co­la­bo­ran o no.

—En las con­clu­sio­nes de la in­ves­ti­ga­ción de Pen­sil­va­nia, se di­jo que hu­bo “una má­qui­na des­pia­da­da de to­le­ran­cia”, ¿es lo que ha pa­sa­do tam­bién en Chi­le?

—No sé si una ma­qui­na­ria, pe­ro sí de nor­ma­li­za­ción o ador­me­ci­mien­to en cuan­to al cum­pli­mien­to de obli­ga­cio­nes que hi­cie­ron que se per­pe­tua­ra el abu­so al in­te­rior de es­ta or­ga­ni­za­ción. Eso es lo evi­den­te, con pa­tro­nes co­mu­nes res­pec­to de otros ca­sos, más no pue­do ade­lan­tar.

—¿Sien­te que tie­ne en­tre ma­nos una res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca co­mo Fis­ca­lía?

—Es una res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca cum­plir ade­cua­da­men­te es­ta fun­ción. Aquí no hay una ca­ce­ría de bru­jas sino la bús­que­da de la ver­dad. Si un obis­po o un cu­ra pá­rro­co es inocen­te se pe­di­rá su so­bre­sei­mien­to, pe­ro si hay an­te­ce­den­tes pa­ra for­ma­li­zar­lo, sin du­da se ha­rá. Pe­ro con sotana o sin sotana, aquí no hay in­to­ca­bles.

“YA HI­CI­MOS UN PRI­MER CON­TAC­TO CON EL FBI Y CON EL FIS­CAL DE PEN­SIL­VA­NIA PA­RA CON­VER­SAR Y REA­LI­ZAR EL COM­PA­RA­TI­VO DE AM­BAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES Y DES­CU­BRIR PA­TRO­NES CO­MU­NES”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.