CAT­HE­RI­NE HEALY DE PROSTITUTA A DA­MA DE LA REI­NA

Caras (Chile) - - ECOS - Por: So­le­dad Mi­ran­da

Es­ta neo­ze­lan­de­sa de 62 años co­men­zó la­bo­ral­men­te co­mo pro­fe­so­ra, pe­ro la vi­da la de­ri­vó ha­cia el comercio se­xual. La dis­tin­ción re­ci­bi­da —Da­ma de Ho­nor de Isa­bel II— fue por su lu­cha pa­ra despenalizar la pros­ti­tu­ción; lo que en Nue­va Ze­lan­da se dio en 2003.

El pri­mer do­min­go de ju­nio de ca­da año, Gran Bre­ta­ña y to­dos los paí­ses de la Co­mu­ni­dad Bri­tá­ni­ca de Na­cio­nes ce­le­bran el cum­plea­ños de la rei­na Isa­bel II. La so­be­ra­na na­ció un 21 de abril, pe­ro la fies­ta ofi­cial es en ju­nio y ese día la rei­na en­tre­ga tí­tu­los ho­no­rí­fi­cos a ciu­da­da­nos des­ta­ca­dos.

Des­de 1348, cuan­do la Muy No­ble Or­den de la Ja­rre­te­ra fue crea­da por el rey Eduar­do III, cen­te­na­res de aca­dé­mi­cos, cien­tí­fi­cos, ac­to­res y ac­tri­ces, atle­tas, car­te­ros y un sin­fín de pro­fe­sio­na­les han si­do nom­bra­dos Sir (ca­ba­lle­ro) o Da­me (da­ma) en al­gu­na de va­rias ca­te­go­rías tí­pi­ca­men­te bri­tá­ni­cas. Sin em­bar­go, en esos ca­si sie­te si­glos nun­ca se ha­bía dis­tin­gui­do a una prostituta… has­ta aho­ra.

El 4 de ju­nio de 2018, la rei­na nom­bró Da­ma de la Or­den del Mé­ri­to de Nue­va Ze­lan­da a Cat­he­ri­ne Healy, una mu­jer que de­di­có sie­te de sus ca­si 62 años a lo que an­tes se lla­ma­ba el ofi­cio más an­ti­guo del mun­do. La Or­den de Nue­va Ze­lan­da na­ció en 1969 por de­ci­sión de la pro­pia Isa­bel II pa­ra hon­rar a “aque­llas per­so­nas que, en cual­quier cam­po de la vi­da, han da­do un me­ri­to­rio ser­vi­cio a la Co­ro­na y a la nación o a quien se ha dis­tin­gui­do por su emi­nen­cia, ta­len­to, apor­tes u otros atri­bu­tos”.

La más sor­pren­di­da fue la pro­pia Cat­he­ri­ne, quien di­jo al pe­rió­di­co The Guar­dian: “No es al­go que ha­ya es­ta­do es­pe­ran­do. De he­cho, siem­pre es­pe­ra­ba que me arres­ta­ran al ama­ne­cer, no el te­ner es­te tre­men­do ho­nor; es­toy muy emo­cio­na­da”.

Las razones pa­ra el tí­tu­lo co­men­za­ron en 1987 cuan­do se fun­dó el Co­lec­ti­vo de Pros­ti­tu­tas de Nue­va Ze­lan­da. Cat­he­ri­ne fue una di­ri­gen­ta des­ta­ca­da en la cam­pa­ña desa­rro­lla­da pa­ra con­se­guir los mis­mos de­re­chos que to­dos los tra­ba­ja­do­res del país: be­ne­fi­cios de sa­lud, ju­bi­la­ción, y es­pe­cial­men­te que la pros­ti­tu­ción lle­ga­ra a ser un tra­ba­jo le­gal.

DE LA SA­LA DE CLA­SES AL BURDEL

La historia de có­mo una pro­fe­so­ra pri­ma­ria lle­gó a ser lí­der de un co­lec­ti­vo de pros­ti­tu­tas es cu­rio­sa, por de­cir lo me­nos. La pro­pia Cat­he­ri­ne Healy se la con­tó a Bess Man­son, pe­rio­dis­ta del si­tio neo­ze­lan­dés Stuff, en 2017.

Cre­ció en East­bour­ne, con sus pa­dres y tres her­ma­nas. En la ado­les­cen­cia se in­tere­só en el fe­mi­nis­mo y par­ti­ci­pó en mar­chas con­tra la dis­cri­mi­na­ción ra­cial. Des­de los 21 años, has­ta que cum­plió 30, fue una tran­qui­la pro­fe­so­ra pri­ma­ria en We­lling­ton, la ca­pi­tal del país, pe­ro a esa edad qui­so rom­per con la ins­ti­tu­ción a la que ha­bía per­te­ne­ci­do. “Que­ría ver más, co­no­cer más, sen­tir más”, re­su­mió. Jus­to por ese tiem­po, co­no­ció a una mu­jer que le pa­re­ció muy in­tere­san­te y en­ton­ces des­cu­brió, ho­rro­ri­za­da, que tra­ba­ja­ba co­mo prostituta. “Sen­tí que de­bía res­ca­tar­la de esa vi­da, pe­ro ella se ne­gó con vehe­men­cia. Di­jo que yo no te­nía de­re­cho a im­po­ner­le na­da, fue muy con­vin­cen­te”. En­ton­ces, esa mu­jer la in­vi­tó a co­no­cer su mun­do. Sa­lie­ron jun­tas una no­che y Cat­he­ri­ne vol­vió a su pro­pia ca­sa con un clien­te; pe­ro de­ci­dió que el comercio se­xual no era lo su­yo.

Tiem­po des­pués su tar­je­ta de cré­di­to co­lap­só y de­bió bus­car un tra­ba­jo ex­tra. Lo en­con­tró co­mo re­cep­cio­nis­ta en una ca­sa de ma­sa­jes y lue­go se hi­zo prostituta. Pi­dió un año de per­mi­so sin suel­do en su an­te­rior em­pleo, y al fi­na­li­zar ese pe­rio­do su­po que no que­ría vol­ver a tra­ba­jar co­mo pro­fe­so­ra.

Le fas­ci­nó el am­bien­te del burdel en el que tra­ba­jó. “Es­ta­ba lleno de mu­je­res y clien­tes muy in­tere­san­tes. Eran los años 80 y to­das usa­ban ves­ti­dos ex­tra­va­gan­tes. Yo nun­ca an­tes ha­bía usa­do la­bial ni ta­cos al­tos”. Con­tó que las mu­je­res y sus clien­tes pa­sa­ban ho­ras con­ver­san­do de di­ver­sos te­mas en un bar clan­des­tino y pa­ra ella fue no­ta­ble com­pa­rar ese am­bien­te con la re­ca­ta­da sa­la de pro­fe­so­res en la que ha­bía tra­ba­ja­do. Ade­más ha­bía cam­bia­do un suel­do de 400 dó­la­res de Nue­va Ze­lan­da por se­ma­na, en ho­ra­rio com­ple­to, a 2.000 dó­la­res por tiem­po par­cial en la mis­ma can­ti­dad de días.

Cuan­do de­ci­dió que no que­ría vol­ver a la do­cen­cia, tu­vo que con­fe­sar­le a su ma­dre lo que real­men­te ha­cía. “Es­ta­ba muy con­mo­cio­na­da y mo­les­ta. No fue al­go fá­cil pa­ra ella, pe­ro tam­bién era muy fuer­te y nun­ca se iba a po­ner en mi con­tra”.

SIN ES­TRA­TE­GIA

Una no­che fue de­te­ni­da en el pros­tí­bu­lo y lo que vino a con­ti­nua­ción fue in­te­grar­se a una se­rie de con­ver­sa­cio­nes —que Healy lla­ma “reunión de ce­re­bros”— pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción. “Las mu­je­res con las que tra­ba­jé eran ague­rri­das, se­gu­ras de sí mis­mas y es­ta­ban mo­les­tas con el estigma y los con­cep­tos erra­dos que hay so­bre la pros­ti­tu­ción”, ex­pli­có. En esas pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes que­rían una se­de don­de re­unir­se, tam­bién ha­bla­ban de la ne­ce­si­dad de de­te­ner la pro­pa­ga­ción del si­da, y so­bre todo de cam­biar la le­gis­la­ción. “En reali­dad no sa­bía­mos mu­cho so­bre la ley; pe­ro sa­bía­mos que po­dían arres­tar­nos”

El Co­lec­ti­vo de Pros­ti­tu­tas de Nue­va Ze­lan­da se for­mó ofi­cial­men­te en 1987 de­ci­di­das a ob­te­ner igual­dad de de­re­chos pa­ra las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les, me­jo­ras en el ac­ce­so a la sa­lud y asis­ten­cia le­gal. El triun­fo lle­gó el 25 de ju­nio de 2003 cuan­do se des­pe­na­li­zó el ejer­ci­cio de la pros­ti­tu­ción. “Es muy di­ver­ti­do, por­que la gen­te pre­gun­ta so­bre nues­tra es­tre­te­gia. Y, re­tros­pec­ti­va­men­te, pue­do de­cir que nun­ca tu­vi­mos una. Nin­gu­na de no­so­tras pen­só que se­ría tan di­fí­cil, pe­ro pen­sa­mos que al­guien ten­dría que es­cu­char­nos”.

Que­da tra­ba­jo por ha­cer, di­ce Cat­he­ri­ne Healy. Aun­que la pros­ti­tu­ción es le­gal en Nue­va Ze­lan­da, aún es un estigma. To­da­vía hay ex­plo­ta­ción, pros­ti­tu­tas me­no­res de edad, in­mi­gran­tes a las que se man­tie­ne sin be­ne­fi­cios. Por eso, el man­tra de la or­ga­ni­za­ción si­gue sien­do: “Que ca­da tra­ba­ja­do­ra se­xual es­té se­gu­ra a to­das ho­ras, en to­das par­tes”.

Al cen­tro Kat­he­ri­ne Healy, fun­da­do­ra del Co­lec­ti­vo de Pros­ti­tu­tas de Nue­va Ze­lan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.