GUAYASAMÍN VUEL­VE A CHI­LE

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fran­cia Fer­nán­dez

Co­mo an­te­sa­la del cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to, ha­bla­mos con los hi­jos del gran pin­tor ecua­to­riano, que pre­sen­tan la ex­po­si­ción De la inocen­cia a la ter­nu­na, que re­co­rre­rá el país.

Co­mo an­te­sa­la del cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to, que se ce­le­bra­rá en 2019, ha­bla­mos con los hi­jos del gran pin­tor ecua­to­riano —que re­tra­tó las mi­se­rias e in­jus­ti­cias del si­glo XX— que pre­sen­ta­ron De la inocen­cia a la ter­nu­ra, una ex­po­si­ción con 111 obras de su fa­ce­ta más amo­ro­sa: un ho­me­na­je a las ma­dres del mun­do, que re­co­rre­rá di­fe­ren­tes ciu­da­des de nues­tro país con apo­yo del Ban­co de Chi­le-Ed­wards.

“Ten­go an­gus­tia del tiem­po, an­gus­tia de crear”, de­cía Os­wal­do Guayasamín (1919-1999).

El ecua­to­riano era un tra­ba­ja­dor in­fa­ti­ga­ble, que pin­ta­ba des­de la ma­ña­na has­ta que ano­che­cía. Así creó unas cua­tro mil pie­zas im­por­tan­tes —óleos, acua­re­las y di­bu­jos—, que son pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de su país y con­for­man el ca­tá­lo­go de la Fun­da­ción Guayasamín, ins­ti­tui­da en 1976, pa­ra la di­fu­sión de su fi­gu­ra y su obra.

Una por­ción de ese ma­te­rial in­te­gra la mues­tra De la inocen­cia a la ter­nu­ra, que pue­de ver­se en el Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas Pa­la­cio Rio­ja y la Sa­la Vi­ña del Mar, de la Ciu­dad Jar­dín. La ex­po­si­ción —par­te de la se­rie “Mien­tras vi­vo siem­pre te re­cuer­do” o “La ter­nu­ra”, un ho­me­na­je de Guayasamín a su ma­má y a las ma­dres del mun­do— pa­sa­rá pró­xi­ma­men­te a La Serena, An­to­fa­gas­ta y Pun­ta Are­nas, pa­ra re­ca­lar el año que vie­ne en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes, en San­tia­go, don­de Guayasamín se pre­sen­tó, por pri­me­ra vez, en 1969.

De ha­blar pau­sa­do y tra­to afa­ble, Ve­re­ni­ce (67) y Pa­blo (75) Guayasamín —di­rec­to­ra e in­te­gran­te del di­rec­to­rio de la Fun­da­ción

Guayasamín, res­pec­ti­va­men­te— son hi­jos del pri­mer ma­tri­mo­nio de su pa­dre y cu­ra­do­res de su tra­ba­jo. Con CA­RAS de­ta­llan que la ex­hi­bi­ción mar­ca la an­te­sa­la de los fes­te­jos por el cen­te­na­rio del na­ta­li­cio de Guayasamín, que se ce­le­bra­rá en 2019, con cien even­tos, que in­clui­rían una mues­tra en el Mu­seo Pi­cas­so de Pa­rís. Las ac­ti­vi­da­des —ex­po­si­cio­nes, char­las, de­ba­tes, ci­clos de ci­ne, con­cier­tos, dan­za, en­tre otras— pon­drán en re­lie­ve tan­to al ar­tis­ta, que co­men­zó a di­bu­jar a los 7 años, co­mo al hom­bre, que de ni­ño su­frió dis­cri­mi­na­ción por ser hi­jo de una fa­mi­lia po­bre e in­dí­ge­na. Fue el ma­yor de diez ni­ños na­ci­dos de un pa­dre in­dio, que se opo­nía a su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca, y una ma­dre mes­ti­za, que lo apo­ya­ba pe­ro mu­rió tem­pra­na­men­te y tam­bién al pen­sa­dor po­lí­ti­co, que re­tra­tó las mi­se­rias del mun­do y de Amé­ri­ca La­ti­na.

“Que­re­mos abar­car to­das las áreas. Al­gu­nas no son tan co­no­ci­das, por ejem­plo, es­ta­mos pla­ni­fi­can­do la edi­ción de un li­bro so­bre el pen­sa­mien­to de Guayasamín. Has­ta aho­ra, so­lo se han he­cho li­bros con imágenes de sus obras”, ex­pli­ca Pa­blo. “Acá, la Uni­ver­si­dad de la Frontera ha­rá un li­bro con la vi­sión de cien per­so­nas so­bre Guayasamín y, en Ecua­dor, va­mos a re­im­pri­mir El tiem­po que me ha to­ca­do

vi­vir (1988), que ha te­ni­do mu­cho éxi­to”, aña­de Ve­re­ni­ce. Autodefinido co­mo pin­tor ex­pre­sio­nis­ta, de una vi­sión pro­fun­da­men­te la­ti­noa­me­ri­ca­na, ya que se ins­pi­ró en las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas, Guayasamín afir­mó que lo ame­ri­cano le con­mo­vía. Pa­blo Ne­ru­da, quien lo co­no­ció en 1943 en Mé­xi­co, fue su ami­go de por vi­da, y lo des­cri­bió co­mo “uno de los úl­ti­mos cru­za­dos del ima­gi­nis­mo: su co­ra­zón es nu­tri­cio y fi­gu­ra­ti­vo, es­tá lleno de cria­tu­ras, de do­lo­res te­rres­tres, de per­so­nas ago­bia­das, de tor­tu­ra y de sig­nos. Es un crea­dor del hom­bre más es­pa­cio­so, de las fi­gu­ras de la vi­da, de la ima­gi­na­ción his­tó­ri­ca”. Es­to se lee en el ca­tá­lo­go de De la inocen­cia a la ter­nu­ra, un mues­tra­rio en que pre­do­mi­nan tan­to el amor en­tre ma­dres e hi­jos, co­mo los to­nos azu­les, ama­ri­llos, anaran­ja­dos y ocres, y las ma­nos es­pa­tu­la­das, tan dis­tin­ti­vas en su ar­te in­fluen­cia­do por Jo­sé Clemente Oroz­co. “Nos da gus­to traer es­ta ex­po­si­ción a Chi­le, por­que es un país que quie­re mu­cho a Guayasamín y con el que mi pa­dre tie­ne una lar­ga his­to­ria”, co­men­ta Pa­blo. “An­tes, acá se ha­bían mos­tra­do obras que re­pre­sen­tan la vio­len­cia del si­glo que a él le to­có vi­vir y que pin­tó en se­ries co­mo Hua­ca­y­ñán (“Ca­mino del llan­to”, en que­chua), so­bre los in­dios, los ne­gros, los mes­ti­zos; o La edad de la ira, en que ha­bla de los con­flic­tos bé­li­cos y la in­jus­ti­cia so­cial. En es­ta ter­ce­ra co­lec­ción, que tie­ne co­sas muy tier­nas, se ob­ser­va un cam­bio ra­di­cal en su pin­tu­ra”, se­ña­la Ve­re­ni­ce.

Ade­más de Ne­ru­da, Guayasamín tra­bó amis­tad con chi­le­nos co­mo Ga­brie­la Mis­tral, Salvador Allen­de y Eduar­do Frei, a quien pin­tó en 1969, en Ce­rro Cas­ti­llo, y al que re­ga­ló una co­lec­ción de gra­ba­dos que se ex­hi­bió ha­ce unos años. Tam­bién se co­deó con Ro­ber­to Mat­ta y Ni­ca­nor Pa­rra, y ha­bría co­no­ci­do a Vio­le­ta, aun­que no la pin­tó. “Sus hi­jos Án­gel e Isabel pa­san por la ca­sa de Guayasamín y se alo­jan ahí. Las per­so­na­li­da­des chi­le­nas más im­por­tan­tes siem­pre es­tu­vie­ron vin­cu­la­das con él”, sub­ra­ya Pa­blo.

Guayasamín era un gran re­tra­tis­ta. Ne­ru­da, Mis­tral, Fi­del Cas­tro, el rey Juan Car­los y Ca­ro­li­na de Mó­na­co po­sa­ron pa­ra él. De su fa­mi­lia, pin­tó a ca­da uno de sus hi­jos —sie­te en to­tal—, a los que trans­mi­tió “com­pa­ñe­ris­mo, amis­tad, sen­ci­llez, per­fec­cio­nis­mo y or­den”. Tam­bién hi­zo mi­les de di­bu­ji­tos que eran co­mo re­gis­tros de su pro­ce­so de crea­ción. “Mues­tran có­mo iba pro­yec­tan­do ca­da obra e, in­clu­so, có­mo iba cam­bian­do de técnica: pri­me­ro ha­cía un tra­ba­jo en lá­piz, des­pués en tin­ta, a eso le po­nía color, y cuan­do te­nía muy ma­du­ra­da su idea, pa­sa­ba a la te­la. Era muy me­tó­di­co”, se­ña­la Pa­blo.

La mú­si­ca ocu­pa­ba un lu­gar es­pe­cial pa­ra Guayasamín, que can­ta­ba y to­ca­ba la gui­ta­rra en ter­tu­lias do­més­ti­cas, y pin­ta­ba con

la ra­dio a to­do vo­lu­men. “Cuan­do ha­cía un retrato, mi pa­dre es­tu­dia­ba a la per­so­na y de­cía que veía su au­ra: si era ro­ja, ver­de, ama­ri­lla, y en­ton­ces ele­gía la mú­si­ca pa­ra pin­tar­la. A Paco de Lucía lo pin­tó con su pro­pia mú­si­ca”, re­la­ta Ve­re­ni­ce. Pa­blo cuen­ta que, a los 17 años, Guayasamín can­ta­ba tan­gos y se pei­na­ba a lo Gar­del. “En Co­lom­bia fue co­no­ci­do co­mo can­tan­te pri­me­ro y sa­có un dis­co, que tu­vo mu­cha aco­gi­da. Te­nía bue­na voz y, más que to­do, can­ta­ba con el al­ma. No­so­tros te­ne­mos grabaciones”. En Qui­to, mu­chos ar­tis­tas se reunían en su ca­sa, en­tre ellos, Mer­ce­des So­sa, Atahual­pa Yu­pan­qui y Víc­tor Ja­ra. A es­te úl­ti­mo lo ho­me­na­jeó, jun­to con Allen­de y Ne­ru­da, en el cua­dro Lá­gri­mas de san­gre (1973).

Guayasamín de­cía que el ar­tis­ta es la voz del pue­blo. “A él le to­ca­ron tiem­pos vio­len­tos: dos gue­rras mun­dia­les, la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la; los es­tra­gos de la bom­ba ató­mi­ca; las dic­ta­du­ras en el Cono Sur, don­de los jó­ve­nes de iz­quier­da eran ani­qui­la­dos. La an­gus­tia que él sin­tió fren­te al mun­do, a las fal­tas de res­pe­to a los De­re­chos Hu­ma­nos, a la paz, lo ex­pre­sa cla­ra­men­te en La edad de la ira”, di­ce Pa­blo. Su her­ma­na lo ra­ti­fi­ca: “To­do lo que Guayasamín pin­tó es uni­ver­sal. Su obra si­gue ab­so­lu­ta­men­te vi­gen­te, por­que las co­sas que es­tán su­ce­dien­do aho­ra en el mar Me­di­te­rrá­neo o en Ve­ne­zue­la son tan du­ras co­mo las que él vi­vió”. So­lo cam­bian los es­ce­na­rios.

Ni­ña llo­ran­do.

Ma­dre y ni­ño.

VE­RE­NI­CE (67) Y PA­BLO (75) GUAYASAMÍN ES­TÁN A CAR­GO DE LA FUN­DA­CIÓN Y CU­RAN LA OBRA DE SU PA­DRE, QUE A PO­CO DE CE­LE­BRAR SU CEN­TE­NA­RIO, ES­TÁ EN CHI­LE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.