LAS LEALTADES DE IG­NA­CIA ALLAMAND

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Paula Palacios Fo­tos Ja­vie­ra Ey­za­gui­rre Pro­duc­ción Sa­ra La­vín Pe­lo y ma­qui­lla­je Ve­ro Mó­na­co con Ar­ma­ni Beauty y L'Oréal Pro

Lue­go de ra­di­car­se en Mé­xi­co, la ac­triz ha­bló en ex­clu­si­va pa­ra CA­RAS de in­fi­de­li­da­des, su di­vor­cio, su nue­va vi­da y de la si­tua­ción de su ami­go, el di­rec­tor de ci­ne Ni­co­lás López.

Tras ca­si un año ra­di­ca­da en Mé­xi­co, la ac­triz cuen­ta có­mo son sus días en la ca­pi­tal az­te­ca has­ta don­de lle­gó en bus­ca de una nue­va vi­da, lue­go de una do­lo­ro­sa se­pa­ra­ción ma­tri­mo­nial y de una pro­fun­da de­cep­ción con su en­torno la­bo­ral en Chi­le. Es­ta­ba en me­dio de grabaciones de va­rias pe­lí­cu­las y de la exi­to­sa se­rie Li­ke, cuan­do se en­te­ró de la ola de de­nun­cias por abu­so se­xual en con­tra de su ami­go Ni­co­lás López, ca­so que la tie­ne afec­ta­da y so­bre el cual se pro­nun­cia en es­ta en­tre­vis­ta por pri­me­ra vez.

Vino unos días a Chi­le, al cum­plea­ños de su so­bri­na y ahi­ja­da Ju­lia, y pa­ra asis­tir al es­treno de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la Ame­ri­can

Hua­so; una co­me­dia ro­mán­ti­ca de cam­po don­de Ig­na­cia Allamand (37) ha­ce el pa­pel de ‘la ru­cia’, una pros­ti­tu­ta de pue­blo que se en­re­da en una ba­la­ce­ra y ter­mi­na en aven­tu­ras con el pro­ta­go­nis­ta.

Ha­ce ca­si un año que la ac­triz de­jó to­do: ami­gos, fa­mi­lia, 15 años de ca­rre­ra, va­rios pro­ta­gó­ni­cos en se­ries de Chi­le­vi­sión y ro­les en las pe­lí­cu­las de su ami­go Ni­co­lás López. Par­tió a Mé­xi­co a bus­car opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y tam­bién a ini­ciar una nue­va vi­da. Es­ta­ba de­sen­can­ta­da de có­mo se ma­ne­jan las co­sas en Chi­le. Se enamo­ró de la ca­pi­tal az­te­ca cuan­do fue de va­ca­cio­nes en 2016 y de la cual, ase­gu­ra, no pre­ten­de mo­ver­se por un lar­go ra­to. “Es una ciu­dad que vi­bra con­mi­go, muy vi­va, ubi­ca­da en un lu­gar es­tra­té­gi­co, ba­ra­ta, mul­ti­cul­tu­ral y don­de el mun­do au­dio­vi­sual de­jó de mi­rar a Es­ta­dos Uni­dos y em­pe­zó a ge­ne­rar un mer­ca­do más propio”.

Allá hi­zo un par de pe­lí­cu­las —Haz­lo co­mo hom­bre y Una mu­jer

SIN fiL­TRO— y aca­ba de ter­mi­nar de fil­mar En las bue­nas y en las ma­las que se es­tre­na­rá en mar­zo, a la vez que gra­ba la te­le­se­rie juvenil Li­ke, que trans­mi­te ca­nal Las Es­tre­llas (Te­le­vi­sa) y que ya se ven­dió a más de 15 paí­ses en La­ti­noa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa. Co­mo si fue­ra po­co, en di­ciem­bre ha­rá una nue­va cin­ta in­de­pen­dien­te, Nai­pes, la cual es­tá con­tem­pla­da lle­var­la al tea­tro con ella de pro­ta­go­nis­ta. Una se­rie de pro­yec­tos que a Ig­na­cia la tie­nen en­tre­te­ni­da y le han de­vuel­to el en­tu­sias­mo que ha­bía per­di­do en los úl­ti­mos años. “La in­dus­tria chi­le­na es tan pe­que­ña, que una vez que lo­gras cier­to re­co­no­ci­mien­to tu ener­gía se en­fo­ca en no per­der ese lu­gar. Ahí de­bes man­te­ner­te, mien­tras sube tu va­lo­ra­ción y ga­nas ca­da vez más pla­ta. Veo a mis com­pa­ñe­ros ac­to­res, que es­tán ca­da día más en­ce­rra­dos en sí mis­mos, en­ca­si­lla­dos en un pa­pel. A mí ja­más me pro­ba­ron en otro ti­po de per­so­na­jes. Mé­xi­co en ese as­pec­to ha si­do una aper­tu­ra; no sien­to que de­bo cum­plir con ex­pec­ta­ti­vas ni que mis ro­les ten­gan que ver con mi ape­lli­do. Pue­do ser per­fec­ta­men­te una co­lom­bia­na de Pan­ta­león... Acá no te­nía mu­chas opor­tu­ni­da­des y ade­más se prio­ri­za otro ti­po de per­so­na­li­dad. Yo soy más opi­nan­te, de de­cir lo que pien­so. Y pa­sa que si no le caes bien a la per­so­na que man­da en un pro­yec­to, ¡jo­dis­te no­más!”. —¿Por eso de­ja­ron de lla­mar­la de los ca­na­les?

—Fue una mez­cla. Cuan­do me se­pa­ré en 2011 (del ac­tor Tia­go

Co­rrea) Chi­le­vi­sión me hi­zo una ofer­ta sú­per bue­na, pe­ro no me sen­tí emo­cio­nal­men­te ap­ta pa­ra to­mar­la. Es­ta­ba vi­vien­do una se­pa­ra­ción do­lo­ro­sa, no que­ría ama­rrar­me ni tam­po­co sa­bía si en cin­co me­ses más iba a que­rer com­par­tir elen­co con mi ex. Me fui de via­je, siem­pre pen­san­do que es­ta­rían las puer­tas abier­tas. Re­gre­sé a fi­nes de ese año, rear­ma­da, dis­pues­ta a re­in­cor­po­rar­me, pe­ro en CHV hu­bo una re­es­truc­tu­ra­ción y el nue­vo di­rec­tor del pro­yec­to, Vi­cen­te Sa­ba­ti­ni, me di­jo que no es­ta­ba con­si­de­ra­da ni que­ría tra­ba­jar con­mi­go, en­tre otras co­sas, por­que yo traía pro­ble­mas de ca­ma­rín.

—¿Qui­so de­cir que era con­flic­ti­va?

—Sí. Des­pués su­pe que pa­ra esa te­le­se­rie (La Se­xó­lo­ga) ha­bía con­tra­ta­do a mi ex ma­ri­do y a dos ac­tri­ces con las que se ha­bía me­ti­do du­ran­te nues­tro ma­tri­mo­nio, pe­ro re­sul­ta que la que ge­ne­ra­ba pro­ble­mas ¡era yo! Fue una dis­cri­mi­na­ción ma­chis­ta. ¿Por qué no le di­je­ron a él que traía pro­ble­mas de ca­ma­rín? ¿Por­que es ma­cho?... Me vino una de­silu­sión gran­de con to­do, có­mo al­go tan pe­que­ño po­día de­fi­nir tan­to. Me de­sen­can­té, me abu­rrí de ha­cer siem­pre lo mis­mo, de ro­gar que te con­si­de­ren y po­co me­nos que dar gra­cias por­que te dan pe­ga. Pue­do gus­tar o no co­mo ac­triz, pe­ro me he pre­pa­ra­do, for­ma­do, to­mé cur­sos en Es­pa­ña, pe­ro al fi­nal to­do se re­du­ce en a quién hay que ha­cer­le la pa­ta...

—¿Ese fue el ini­cio de su ale­ja­mien­to del me­dio?

—Ha­ce sie­te años sí, em­pe­cé a ver las co­sas des­de otro lu­gar, me di cuen­ta de que en es­to un día sir­ves y al otro no. En­ton­ces me con­cen­tré en ha­cer pe­lí­cu­las con la pro­duc­to­ra So­bras, un po­co de tea­tro y co­men­cé a ha­cer ra­dio, que me cam­bió la ca­be­za. Du­ran­te mu­cho tiem­po lle­vé una vi­da muy her­mé­ti­ca, con una re­la­ción de pa­re­ja com­ple­ja y me ha­go res­pon­sa­ble de ha­ber es­ta­do ahí, de ha­ber es­co­gi­do esa pa­re­ja, aun­que no de que me pu­sie­ran el go­rro.

—¿Por qué fue tan com­ple­jo su ma­tri­mo­nio?

—Hu­bo mu­chas men­ti­ras, mu­cha in­fi­de­li­dad, no de par­te mía... Du­da­ba de mi propio ins­tin­to, sen­tía y per­ci­bía una co­sa, pe­ro a la vez me de­cían que no era así. Jus­to en ese tiem­po es­ta­ba par­tien­do la fa­rán­du­la y yo, al­guien pú­bli­co, ¡te­nía te­rror de que apa­re­cie­ra en la por­ta­da de LUN mi pa­re­ja con otra per­so­na! Me fui pa­ra adentro, sen­tía ver­güen­za, de es­tar pi­san­do hue­vos to­do el tiem­po. Sin em­bar­go, a la vez, te­nía una re­la­ción lin­da, una ca­sa bo­ni­ta, ami­gos, ¡una do­ble vi­da! Fue com­ple­jo, tu­ve que rear­mar­me. De pron­to me vi sin ca­sa, sin ma­ri­do, sin pe­ga y con el car­tel de pro­ble­mas de ca­ma­rín. Pe­ro es­to ayu­dó a dar­me cuen­ta de que al fi­nal no es lo más im­por­tan­te te­ner cier­ta pe­ga, suel­do o au­to.

—¿Lo eco­nó­mi­co pa­só a ser lo más im­por­tan­te pa­ra us­ted?

—Era im­por­tan­te, aquí en Chi­le eso es lo que te va­li­da. La ma­ne­ra en que la so­cie­dad te ve, mo­di­fi­ca tu con­duc­ta y vi­ves tra­tan­do de cum­plir esas ex­pec­ta­ti­vas. Pe­ro cam­bié mi for­ma de vi­vir. La ener­gía que gas­ta­ba por man­te­ner una es­truc­tu­ra, po­día ocu­par­la pa­ra es­ta­ble­cer otra co­sa que me hi­cie­ra más fe­liz. Me vol­ví más cer­ca­na, en­tré a la ra­dio, me gus­tó ha­blar con la gen­te, me re­la­jé. Cuan­do no tie­nes que an­dar es­con­di­da por­que tu ma­ri­do te ca­ga, eres más tú, ba­jas tus ba­rre­ras. En­ten­dí que soy sen­ci­lla, que no ne­ce­si­to mu­chas co­sas. Me pa­sa­ba que si que­ría ir a un even­to o ex­po­si­ción, te­nía que ir ves­ti­da de tal ma­ne­ra. Las re­des so­cia­les cam­bia­ron el jue­go, se per­dió el res­pe­to. El li­ke se con­vir­tió en el de­do del cir­co ro­mano. Por eso mis ga­nas de es­tar en un lu­gar don­de pu­die­ra con­cen­trar­me en mí, le­van­tar­me y de­ci­dir qué po­ner­me y qué ha­cer sin pen­sar que mi pa­pá, que mi ape­lli­do, que mi ex... ¡que la­ta!

SU MI­RA­DA DEL CA­SO NI­CO­LÁS LÓPEZ

—Es­tan­do en Mé­xi­co se desató la ola de acu­sa­cio­nes por abu­so se­xual en con­tra de Ni­co­lás López. ¿Qué pa­só con us­ted y por qué su si­len­cio?

—Es un te­ma de­li­ca­do, so­mos muy ami­gos. Cuan­do sur­ge un es­cán­da­lo de es­te ti­po, la gen­te se apre­su­ra en pe­dir ex­pli­ca­cio­nes o en bus­car res­pon­sa­bi­li­da­des en el en­torno más cer­cano del acu­sa­do, sin con­si­de­rar que ese en­torno tam­bién vi­ve un due­lo, que es­tá fren­te a una si­tua­ción nue­va y no siem­pre sa­be có­mo reac­cio­nar. Hay po­co res­pe­to por ese es­pa­cio emo­cio­nal, co­mo pa­só con Paz Bas­cu­ñán y Mi­guel Asen­sio. Se exi­ge de ma­ne­ra vio­len­ta e irres­pe­tuo­sa que de­mos una opi­nión aca­ba­da de una si­tua­ción que los de­nun­cian­tes de­mo­ran 10 o 12 años en ha­blar. Y pa­ra con­de­nar el abu­so, mu­chos sin dar­se cuen­ta caen en abu­sos ver­ba­les, en los in­sul­tos. Tie­ne que ha­ber res­pe­to por el de­re­cho del otro de no que­rer ha­cer un co­men­ta­rio pú­bli­co so­bre una si­tua­ción privada.

—Pe­ro la gen­te que­rrá co­no­cer su pos­tu­ra.

—La vi­da no es tan sim­ple, y uno no pue­de es­tar en con­tra o a fa­vor de una si­tua­ción que tie­ne dos pun­tos de vis­ta y que se nos ha per­mi­ti­do co­no­cer só­lo uno. Ni­co­lás quie­re dar su ver­sión, pe­ro por te­mas de su de­fen­sa y de fis­ca­lía no pue­de ha­blar. En­tien­do que hay mu­je­res que se sin­tie­ron pro­fun­da­men­te in­có­mo­das con al­gu­nas con­duc­tas inapro­pia­das de Ni­co­lás que cla­ra­men­te él no vio ni le­yó. Una con­duc­ta abu­si­va siem­pre se­rá res­pon­sa­bi­li­dad del abu­sa­dor, ¡siem­pre! Y tam­bién creo que hoy más que nun­ca te­ne­mos que ser muy cla­ras, en­tre­gar las se­ña­les co­rrec­tas des­de el prin­ci­pio pa­ra no ex­po­ner­nos a vi­vir si­tua­cio­nes do­lo­ro­sas. La se­duc­ción y la con­quis­ta tie­nen un len­gua­je no ver­bal, por eso cuan­do al­go no nos pa­re­ce y no nos aco­mo­da, ¡de­be­mos ex­pre­sar­lo! Es­te pro­ce­so so­cial de de­nun­ciar es ne­ce­sa­rio y me pa­re­ce bien que se in­ves­ti­gue. Nin­gu­na mu­jer de­bie­ra sen­tir ja­más que de­be com­por­tar­se de tal ma­ne­ra por mie­do a las reac­cio­nes de un hom­bre. Pe­ro tam­bién pien­so que por los an­ti­cuer­pos que ge­ne­ra la per­so­na­li­dad de Ni­co­lás e in­clu­so sus pe­lí­cu­las, exis­te per­mi­so pa­ra de­cir cual­quier co­sa sin que na­die ave­ri­güe cuá­les son cier­tas y cuá­les no. Hay in­for­ma­ción en ese re­por­ta­je que no es ver­dad (de re­vis­ta El Sá­ba­do).

—¿A cuá­les se re­fie­re?

—Ni­co­lás no con­su­me dro­gas. Des­pués sa­le una per­so­na ha­blan­do que fue su ex pa­re­ja pe­ro no dan ese an­te­ce­den­te. La pre­sen­tan co­mo la due­ña de la agen­cia Versus y que su­po de tal si­tua­ción, ¡y es la ex po­lo­la! In­sis­to, no di­go que Ni­co­lás no se ha­ya equi­vo­ca­do bas­tan­te, pe­ro tam­bién creo que se es­tá ha­blan­do con li­vian­dad. Lo me­diá­ti­co del ca­so ha­ce que mu­chas co­sas se sal­gan de pro­por­ción. Ha­ce años vi­ví una si­tua­ción com­ple­ja cuan­do se me de­tu­vo en un con­trol de trán­si­to y yo iba con al­cohol. Asu­mí

mi res­pon­sa­bi­li­dad, pe­dí per­dón de in­me­dia­to, pe­ro ocu­rrió que sa­lie­ron re­por­ta­jes que no te­nían re­la­ción con la reali­dad. Mi al­coho­le­mia mar­có 1.2 y se ha­bla­ba de 2.2 y 2.8... Ade­más, me pa­sa otra co­sa. Si mi opi­nión es im­por­tan­te y sien­do yo una de las ac­tri­ces que más ha tra­ba­ja­do con Ni­co­lás, ¿por qué no me con­tac­ta­ron de re­vis­ta El Sá­ba­do? No se me per­mi­te ha­blar en on, sin em­bar­go, lue­go que sa­le el re­por­ta­je se me cri­ti­ca por no ha­cer­lo. No me die­ron la opor­tu­ni­dad de re­fe­rir­me al te­ma en el mi­nu­to que co­rres­pon­de. ¿Por qué tam­po­co lla­ma­ron a las ac­tri­ces que tie­nen bue­nas ex­pe­rien­cias la­bo­ra­les? Sé que con es­to al­gu­nas per­so­nas me van a ata­car, pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de un ami­go, y uno a los ami­gos los acom­pa­ña. —Jun­to a las de­nun­cias de abu­so, ha­ce unos días se su­mó en con­tra de Ni­co­lás López una que­re­lla por vio­la­ción a una me­nor de edad.

—Me pa­re­ce bru­tal, es­pan­to­so que hu­bie­ra he­cho al­go así ha­ce ca­tor­ce años. No lo co­no­cía... ¡¿Qué ha­go?!, ¿no le ha­blo nun­ca más?, ¿ter­mino nues­tra amis­tad?

—¿No se­ría mo­ti­vo?

—La amis­tad es to­do lo con­tra­rio a eso... Aho­ra, si se com­prue­ba que es ver­dad, se­ría di­fí­cil... Ten­dría que es­tar en el mo­men­to...

—¿Cuá­les son sus lí­mi­tes?

—Es una si­tua­ción que no pue­do pen­sar. ¿Qué pa­sa­ría si fue­ra mi her­mano? ¿Dón­de es­tá la com­pa­sión? Tam­bién me pon­go en el lu­gar de las de­nun­cian­tes. Me ima­gino que sus ami­gos las es­tán apo­yan­do, hoy me to­có es­tar al otro la­do. ¿Qué cla­se de ami­ga se­ría aban­do­nar en es­te mo­men­to a al­guien que siem­pre ha es­ta­do en las bue­nas y en las ma­las con­mi­go? Exis­te el cri­te­rio de que cual­quie­ra que es­té acu­sa­do me­re­ce que­dar so­lo, que lo pa­teen en el sue­lo y nun­ca más pue­da tra­ba­jar. Yo me he man­da­do mi­les de ca­gadas y creo que to­dos te­ne­mos de­re­cho a evo­lu­cio­nar. De es­ta si­tua­ción es­pe­ro que el rol de las mu­je­res sal­ga for­ta­le­ci­do y que Ni­co­lás se con­vier­ta en una me­jor per­so­na; por­que sí, es so­ber­bio, agre­si­vo. Él se creó y ju­gó con una ima­gen pú­bli­ca de irre­ve­ren­te que no es­tá a la al­tu­ra de es­tos tiem­pos.

—¿Ni­co­lás López re­co­no­ce que se so­bre­pa­sa­ba?

—No es­toy me­ti­da en su ca­ma ni en sus ci­tas, ni si­quie­ra en sus What­sApps, te­ne­mos otro ti­po de re­la­ción. Pa­ra mí es un con­fi­den­te. A mu­chas de las mu­je­res que lo acu­san no las co­noz­co, y a otras que las he es­cu­cha­do es­tar pa­sán­do­lo mal, du­ran­te años las vi en al­fom­bras ro­jas o en cum­plea­ños con él, si­guie­ron sien­do sus ami­gas. En­ton­ces, ¿có­mo po­dría ha­ber­me da­do cuen­ta de que ha­bía un pro­ble­ma? Que al­guien pien­se que vi si­tua­cio­nes de abu­so y no reac­cio­né, sig­ni­fi­ca que no me co­no­ce... Hay gen­te que me di­ce: “Bueno, pe­ro tú es­ta­bas en esa fies­ta don­de las mu­je­res subían a una pie­za se­cre­ta”. ¿Per­dón?, ¿en qué mo­men­to nos con­ver­ti­mos en en­cu­bri­do­res de una red se­cre­ta? Yo no lo vi­ví así, pa­ra mí es muy ra­ro to­do lo que me di­cen. ¿Es­ta­ré tan mal que ha­bía una red de pros­ti­tu­ción a mi al­re­de­dor y no la vi?

—¿Có­mo es­pe­ra evo­lu­cio­ne es­te ca­so?

—Creo que vi­vi­mos en un mo­men­to en el cual to­das las prác­ti- cas ob­so­le­tas sal­drán a la luz pa­ra que ten­ga­mos la po­si­bi­li­dad de sa­nar­las. Por eso es­ta­mos cons­cien­tes de que la ma­ne­ra en que se ha tra­ta­do his­tó­ri­ca­men­te a las mu­je­res no pue­de se­guir. En ese sen­ti­do, Ni­co­lás ten­drá que re­vi­sar su ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con las mu­je­res y mo­di­fi­car­la, por­que hay co­sas en su com­por­ta­mien­to que son mo­ral­men­te con­de­na­bles. Pe­ro si hay o no de­li­to, eso lo tie­ne que de­ci­dir la jus­ti­cia. Las mu­je­res es­ta­mos en un mo­men­to his­tó­ri­co, en que al fin nos es­cu­chan y na­die nos si­len­cia ni cues­tio­na. Es­ta­mos sen­tan­do un pre­ce­den­te ma­ra­vi­llo­so, lo que con­lle­va tam­bién una res­pon­sa­bi­li­dad gi­gan­te en cuan­to a que hoy más que nun­ca te­ne­mos que ser muy pre­ci­sas con nues­tros tes­ti­mo­nios. No po­de­mos per­mi­tir­nos ser am­bi­guas o des­cui­da­das con la ver­dad. Es fun­da­men­tal que exi­ja­mos res­pe­to de­mos­tran­do ese mis­mo va­lor, sin do­ble es­tán­dar. Por­que acu­sar a una per­so­na que de al­gu­na ma­ne­ra ya fue con­de­na­da so­cial­men­te y no de­cir na­da so­bre otra con la que se tie­ne más his­to­ria, me pa­re­ce de un ci­nis­mo bru­tal.

—¿Lo di­ce por Jo­se­fi­na Mon­ta­né?

—Sí, ha­blo de Pin Mon­ta­né y tam­bién de Lucy Co­mi­net­ti. Jo­se­fi­na fue a fis­ca­lía a re­la­tar una sa­li­da a co­mer con Ni­co­lás, que pu­do ha­ber si­do muy inade­cua­da, pe­ro que se­gún sus pa­la­bras él nun­ca la to­có. Sin em­bar­go, no tie­ne na­da que de­cir so­bre Her­val Abreu, el di­rec­tor que la des­cu­brió, con quien hi­zo va­rias te­le­se­ries y que hoy tie­ne dos de­nun­cias de vio­la­ción por par­te de ac­tri­ces. ¡Es ra­ro! Cuan­do quie­res ser par­te de un mo­vi­mien­to co­mo el que es­ta­mos lle­van­do hoy las mu­je­res, de­be­mos en­tre­gar­nos en­te­ras, ¡po­ner las tri­pas afue­ra! y no omi­tir in­for­ma­ción. Creo, ade­más, que hom­bres y mu­je­res de­be­mos ha­cer­nos car­go de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en las si­tua­cio­nes que vi­vi­mos. Aquí es­ta­mos ha­blan­do de per­so­nas adul­tas que vo­lun­ta­ria­men­te se reúnen; no me aco­mo­da el rol de la mu­jer que di­ce: “No sé por qué voy, no sé por qué to­mo”. Si vas a de­nun­ciar una si­tua­ción así, tie­nes que ser im­pe­ca­ble con tu me­mo­ria, con la ver­dad, y ser con­se­cuen­te.

—¿Có­mo ha vis­to a Ni­co­lás en es­tos días?

—De­pen­de de los días. Él es­tá es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad de de­fen­der­se. Yo ni si­quie­ra es­toy aquí, sim­ple­men­te si­go el ca­so y me da te­rror es­ta en­tre­vis­ta por­que sé que al­gu­nos ¡me van a ha­cer mier­da! Pe­ro el mie­do a la crí­ti­ca no nos pue­de pa­ra­li­zar a la ho­ra de re­fle­xio­nar. So­mos una so­cie­dad con­tra­dic­to­ria y nos po­la­ri­za­mos. Bas­ta ver có­mo cri­ti­ca­ron a la abo­ga­da de Ni­co­lás (Paula Vial) por de­fen­der­lo tra­tán­do­se de una fe­mi­nis­ta que ge­nui­na­men­te cree en su inocen­cia. Lo in­creí­ble es que na­die cues­tio­nó ni di­jo al­go so­bre que el mis­mo abo­ga­do de las de­nun­cian­tes de Ni­co­lás, Juan Pa­blo Her­mo­si­lla, tam­bién de­fien­da al ex pro­fe­sor de De­re­cho, Car­los Car­mo­na, uno de los ca­sos más em­ble­má­ti­cos de abu­so de po­der y aco­so se­xual de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

—¿Qué pa­só con la gen­te de la pro­duc­to­ra So­bras?

—En es­te mi­nu­to los te­mas per­so­na­les pri­man. ¿A mí qué me im­por­ta? Que las per­so­nas se ha­gan res­pon­sa­bles, des­de el que es­cri­be so­bre el te­ma, los que de­nun­cian has­ta quien es acu­sa­do. El jui­cio pú­bli­co no ayu­da a es­cla­re­cer los he­chos en fa­vor de na­die, so­lo ge­ne­ra más rui­do. Pa­ra eso exis­te la fis­ca­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.