YO LA DIC­TA­DU­RA DEL

En La in­ti­mi­dad pú­bli­ca, Bea­triz Sar­lo ana­li­za de qué ma­ne­ra la sub­je­ti­vi­dad in­di­vi­dual se ex­pre­sa de for­ma pú­bli­ca, en un mun­do me­dia­ti­za­do don­de la fa­rán­du­la ocu­pa el lu­gar que an­tes la li­te­ra­tu­ra po­pu­lar.

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

Bea­triz Sar­lo, fa­mo­sa por sus en­sa­yos so­bre li­te­ra­tu­ra y so­cie­dad en la Ar­gen­ti­na, ofre­ce un aná­li­sis so­bre la ac­tua­li­dad y la fa­rán­du­la en La in­ti­mi­dad pú­bli­ca (Seix Ba­rral). El re­co­no­cer­se co­mo con­su­mi­do­ra de los es­cán­da­los de los “fa­mo­sos” da el pie pa­ra ex­plo­rar la ma­ne­ra en que los me­dios dic­tan pau­tas de lec­tu­ra, y lue­go, có­mo di­chas lec­tu­ras de­fi­nen pú­bli­cos.

Sar­lo re­to­ma mu­chos de los pos­tu­la­dos que en 1985 es­gri­mió res­pec­to del fo­lle­tín y la no­ve­la ro­mán­ti­ca en El im­pe­rio de los sen­ti­mien­tos (Si­glo XXI). Ahí la au­to­ra po­nía el ojo en la “ba­ja” li­te­ra­tu­ra que cum­plía el ob­je­ti­vo de for­mar un pú­bli­co lec­tor ma­si­vo, pro­ta­go­nis­ta de to­do el pos­te­rior de­sa­rro­llo del si­glo XX.

Aho­ra, en el si­glo XXI, aque­llas “vi­das pri­va­das” que de­vie­nen pú­bli­cas por el mer­ca­do de la fa­rán­du­la son el ex­tre­mo de la ex­hi­bi­ción que con­su­men y re­pli­can los usua­rios de las re­des so­cia­les e In­ter­net. Sar­lo ha­bla­rá de un “ré­gi­men de cir­cu­la­ción de lo fal­so”, don­de las mer­can­cías son los afec­tos que se pres­tan pa­ra la cons­truc­ción de es­cán­da­los te­le­vi­si­vos in­me­dia­ta­men­te com­pren­si­bles, cu­yo atractivo es pre­sen­tar­se co­mo al­ter­na­ti­va an­te la ba­na­li­dad de lo co­ti­diano.

Así, co­mo la li­te­ra­tu­ra po­pu­lar en sus mo­men­to, los me­dios en la ac­tua­li­dad pro­po­nen es­que­mas de com­por­ta­mien­to, en un con­tex­to don­de las sub­je­ti­vi­da­des no de­pen­den de re­li­gio­nes ni creen­cias. La ex­te­rio­ri­za­ción de la in­ti­mi­dad mar­ca la caí­da en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co, ge­ne­ran­do una sub­je­ti­vi­dad don­de el Yo que de­fi­ne al su­je­to con­tem­po­rá­neo se con­ci­be co­mo siem­pre dis­po­ni­ble a la ex­hi­bi­ción.

Di­rá Sar­lo: “Sa­ber que los sen­ti­mien­tos de la gen­te co­mún y de las es­tre­llas son for­mal­men­te pa­re­ci­dos tran­qui­li­za”. Ha­bla­rá en­ton­ces de una “de­mo­cra­cia de los sen­ti­mien­tos”, don­de la in­ti­mi­dad y su ex­hi­bi­ción se vuel­ve una mer­can­cía con va­lor de cam­bio. Una nue­va in­ti­mi­dad que ge­ne­ra un su­je­to que se com­por­ta de ma­ne­ra di­fe­ren­te an­te lo pú­bli­co, un es­pa­cio aho­ra vi­gi­la­do, don­de el an­he­lo es fi­gu­rar y exis­tir, aun­que sea de for­ma es­can­da­lo­sa, an­te los otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.