KEL NO PA­RA

Caras (Chile) - - CONTENIDO -

La in­fluEn­CEr de­jó en pau­sa su ca­rre­ra de abo­ga­da, ter­mi­nó su re­la­ción con Pan­gal An­dra­de, re­cha­zó una ofer­ta po­lí­ti­ca, de­ci­dió via­jar sin pa­rar y hoy es ros­tro de mar­cas co­mo MAC Cos­me­tics.

Ya no pe­lea, evi­ta las po­lé­mi­cas aun­que a ve­ces es­tas la per­si­guen. Co­mo una cla­ra re­pre­sen­tan­te de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial, co­rrió el ries­go, de­jó en pau­sa su fu­tu­ro co­mo abo­ga­da —des­pués de ha­cer la prác­ti­ca en la Fis­ca­lía Me­tro­po­li­ta­na Sur—, re­cha­zó una ofer­ta de en­trar en po­lí­ti­ca, via­ja sin pa­rar y hoy cuen­ta con una se­rie de con­tra­tos con im­por­tan­tes mar­cas co­mo MAC Cos­me­tics, con la que aca­ba de lan­zar su propio labial jun­to a otras in­fluen­cers in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro no to­do es fe­li­ci­dad en el mun­do de las re­des y aquí ha­bla por pri­me­ra vez de su rup­tu­ra con Pan­gal.

Kel Cal­de­rón no pa­ra. La en­tre­vis­ta y es­ta se­sión de fo­tos fue­ron jus­to en­tre­me­dio de dos via­jes: Ke­nia —pa­ra la agen­cia Ma­sai Travel jun­to a su ami­go Clau­dio Itu­rra—; y Eu­ro­pa, don­de fue enviada por MAC y las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les de re­vis­ta CA­RAS pa­ra cu­brir las se­ma­nas de la mo­da de Mi­lán y Pa­rís.

Una “pa­sa­je­ra en trán­si­to” que ha he­cho de los avio­nes, los ho­te­les y los ae­ro­puer­tos una suer­te de se­gun­do ho­gar. Su pa­sa­por­te no re­sis­te más tim­bres. Só­lo en lo que va de los úl­ti­mos me­ses es­tu­vo en el Ama­zo­nas bo­li­viano (tam­bién pa­ra Ma­sai Travel); en el La­go Tahoe, Es­ta­dos Uni­dos, in­vi­ta­da por Jeep; y par­tió el año en To­ron­to, Ca­na­dá, en el la­bo­ra­to­rio de MAC Cos­me­tics, ele­gi­da —jun­to a otras nue­ve in­fluen­cers de Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Es­pa­ña, Fi­li­pi­nas, Me­dio Orien­te, Mé­xi­co, Bra­sil y Ru­sia— pa­ra crear su propio labial. La pri­me­ra chi­le­na se­lec­cio­na­da por la pres­ti­gio­sa mar­ca pa­ra su lí­nea Co-Crea­tions, de al­can­ce glo­bal.

So­bre su ex­pe­rien­cia en Ca­na­dá, Kel cuen­ta: “Tra­ba­ja­mos co­mo lo­cas pro­ban­do dis­tin­tos ti­pos de la­bia­les, des­ar­man­do tex­tu­ras, com­bi­nan­do en un la­bo­ra­to­rio mi­llo­nes de co­lo­res”. El re­sul­ta­do: un rou­ge de tono mal­va, que pue­de usar­se de día y de noche, pa­ra mu­je­res de to­da edad, "pa­ra mí o al­guien co­mo mi ma­má", di­ce por Raquel Ar­gan­do­ña.

“Ele­gi­mos a Kel por su can­ti­dad de se­gui­do­res y el com­pro­mi­so que ge­ne­ra en su co­mu­ni­dad. Es­to ade­más de su pro-

yec­ción in­ter­na­cio­nal co­mo crea­do­ra de un labial. Hoy, pa­ra una mar­ca in­ter­na­cio­nal co­mo MAC, los in­fluen­cia­do­res son fun­da­men­ta­les”, re­co­no­ce Macarena Ba­di­lla, Pu­blic Re­la­tions & Ar­tist Re­la­tions South Co­ne de MAC Cos­me­tics. La eje­cu­ti­va agre­ga un da­to cla­ve pa­ra di­men­sio­nar el po­der de es­tas pro­ta­go­nis­tas de las re­des so­cia­les: “An­tes la com­pa­ñía uti­li­za­ba a rostros co­mo Rihan­na, Mi­ley Cy­rus o Nicky Mi­naj co­mo ima­gen ex­clu­si­va de sus co­lec­cio­nes anua­les. Pe­ro des­de ha­ce un año la es­tra­te­gia de con­tar con ce­le­bri­ties se aca­bó y aho­ra só­lo tra­ba­ja­mos con IN­flUEN­CERS; su po­der pa­ra im­pul­sar las ven­tas es muy su­pe­rior”.

Así de po­ten­te es la po­si­ción for­ja­da por es­ta egre­sa­da de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, fiel re­pre­sen­tan­te de la cul­tu­ra de los mi­llen­nials: mu­je­res y hom­bres en torno a los 30 años, na­ti­vos di­gi­ta­les que han he­cho de las re­des so­cia­les sus fuentes de po­der y di­ne­ro. Si al­go tie­nen cla­ro es que no es­tán dis­pues­tos a se­guir las mis­mas pau­tas que sus pa­dres; quie­ren arries­gar­se y ven su fu­tu­ro con to­tal li­ber­tad. “Soy par­te de una ge­ne­ra­ción que ha en­con­tra­do en las re­des so­cia­les una pla­ta­for­ma de co­mu­ni­ca­ción con un pú­bli­co que es enor­me y muy di­ver­so. Fui­mos in­ven­tan­do so­bre la mar­cha, por­que na­die sa­bía pa­ra dón­de iba la co­sa. Has­ta que en­ten­di­mos que po­día­mos tra­ba­jar con cier­tas mar­cas, te­ner pa­tro­ci­na­do­res, re­co­men­dar pro­duc­tos y co­brar por ello”, re­co­no­ce Kel. “Hoy to­do el mun­do sa­be lo que es un IN­FLUEN­CER, có­mo fun­cio­na una agen­cia y có­mo se mue­ven las re­des. To­do es­to lo he­mos in­ven­ta­do no­so­tros, los mi­llen­nials”, agre­ga.

Kel, que es­tu­dió de­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Chi­le (hi­zo su prác­ti­ca en la Fis­ca­lía Me­tro­po­li­ta­na Sur, en San Mi­guel), y que an­tes qui­so ser ac­triz, can­tan­te y tra­ba­jar en te­le­vi­sión, nun­ca ima­gi­nó que bri­lla­ría co­mo IN­flUEN­CER. Es­te año ce­le­bró el mi­llón de followers en su Ins­ta­gram y se con­vir­tió en una de las mu­je­res que más se­gui­do­res tie­ne en La­ti­noa­mé­ri­ca. De acuer­do a ci­fras de Goo­gle Analy­tics, cuen­ta con una co­mu­ni­dad en­tre los 18 y 34 años, la ma­yo­ría mu­je­res chi­le­nas (75%), aun­que tam­bién la si­guen en Ar­gen­ti­na. Una for­ta­le­za que no pa­san por al­to una se­rie de mar­cas con las que man­tie­ne con­tra­to y don­de apar­te de MAC tam­bién es­tán Jeep, John­son, Pan­te­ne y Et­ham, la nue­va lí­nea de ro­pa in­te­rior de Fa­la­be­lla, con la que ce­rró un acuer­do pa­ra es­te año. Tam­bién co­la­bo­ra con el Ins­ti­tu­to de In­glés, H&M, Big­ti­me (don­de gra­bó un po­lé­mi­co co­mer­cial), Karyn Coo, y ha­ce un mes lan­zó su pro­pia co­lec­ción de za­pa­tos pa­ra la mar­ca Ja­vie­ra Poch.

ATRÁS SIN GOL­PES

Hoy, la nue­va Kel no cree en los ri­va­les, ve al res­to de las in­flUEN­CERS co­mo sus ami­gas, di­ce que es­tá fe­liz, en paz, y siem­pre apa­re­ce con una son­ri­sa en las fo­tos. Ya no ne­ce­si­ta po­le­mi­zar pa­ra apa­re­cer en te­le­vi­sión por­que, y es­to es lo más im­por­tan­te, pue­de vi­vir —y bas­tan­te bien— de su rei­na­do en las re­des so­cia­les. —Da la im­pre­sión (al me­nos por lo que mues­tra tu cuen­ta) que es un mun­do fe­liz, don­de no hay es­pa­cio pa­ra la tris­te­za. —Cla­ro que hay mo­men­tos tris­tes. Me pa­só cuan­do ter­mi­nó mi re­la­ción de tres años y me­dio con Pan­gal. Yo es­ta­ba en Du­blín tra­baCha­que­ta

Kjan­do pa­ra el ins­ti­tu­to NED Trai­ning Cen­tre y me mo­ría de la pe­na, lo úni­co que que­ría era me­ter­me a la ca­ma y ver Net­flix. Te­nía ce­ro ga­nas de ma­qui­llar­me, de ver­me lin­da y ge­ne­rar con­te­ni­dos, pe­ro ha­bía que tra­ba­jar por­que era el acuer­do. Fue heavy por­que es­ta­ba en la mi­tad de mi cri­sis, con los ojos hin­cha­dos; mis ami­gos ha­cían tur­nos por Sky­pe pa­ra con­so­lar­me. En­tre­me­dio me lla­ma­ba Ma­ca Ba­di­lla (MAC); que­ría fi­jar una reu­nión a to­da cos­ta con­mi­go en cuan­to vol­vie­ra a San­tia­go pe­ro no po­día de­cir­me por qué, muy mis­te­rio­sa. Nos co­no­ce­mos ha­ce años, te­ne­mos con­fian­za, así que le de­cía Ma­ca, por fa­vor, no in­sis­tas: es­toy so­la acá en Du­blín, des­trui­da, no ten­go en quién apo­yar­me... So­lo cuan­do lle­gué a Chi­le me dio la no­ti­cia: la com­pa­ñía me ha­bía ele­gi­do pa­ra crear mi propio labial, ¡ima­gí­na­te!, co­mo si una mar­ca de ro­pa de­por­ti­va me in­vi­ta­ra a di­se­ñar mis pro­pias za­pa­ti­llas, ¡un sue­ño! De ha­ber­lo sa­bi­do cuan­do es­ta­ba afue­ra, a lo me­jor no ha­bría pen­sa­do en ti­rar­me por la ven­ta­na. Pe­ro así es la vi­da, por un la­do te da y por otro te qui­ta. —Di­cen que con Pan­gal ter­mi­na­ron por What­sApp mien­tras es­ta­bas allá...

—Las co­sas no se aca­ban de un día pa­ra otro, son mi­les de con­ver­sa­cio­nes, llan­tos, dra­mas; hay que ce­rrar ca­pí­tu­los, sol­tar, ol­vi­dar­te de las ex­pec­ta­ti­vas que al­gu­na vez tu­vis­te. Por­que a ve­ces te ima­gi­nas la vi­da de una ma­ne­ra y al fi­nal te das cuen­ta de que el des­tino te te­nía pre­pa­ra­da otra co­sa. —En­tien­do que pro­yec­ta­ban vi­vir jun­tos pe­ro que nun­ca te gus­tó la idea de es­tar en co­mu­ni­dad con to­do el clan As­tor­ga en el Ca­jón del Mai­po.

—No ten­go na­da en con­tra de su fa­mi­lia. Los ado­ro, me tra­ta­ron in­creí­ble. Pe­ro vi­vir en un lu­gar don­de es­tán to­das las ca­sas jun­tas, a 400 me­tros una de otra, en te­rre­nos que son de to­dos, no va con­mi­go. In­ten­té ne­go­ciar, ce­dí, pu­se to­do de mi par­te. Pan­gal de­tes­ta

San­tia­go, así que le pro­pu­se que nos fué­ra­mos al Arra­yán, a Pir­que, a Chi­cu­reo, in­clu­so que bus­cá­ra­mos un lu­gar en el mis­mo Ca­jón, pe­ro que fue­ra nues­tro, con una ca­sa que nos per­te­ne­cie­ra a los dos. Sin em­bar­go, Pan­gal so­ña­ba con le­van­tar al­go propio en la co­mu­ni­dad. Al fi­nal acor­da­mos que se­ría una cons­truc­ción pe­que­ña, de una pie­za y un ba­ño don­de vi­vi­ría­mos has­ta ter­mi­nar la nues­tra. Pe­ro pa­só el tiem­po y la ca­sa de Pan­gal fue cre­cien­do has­ta que ter­mi­nó con­ver­ti­da ca­si en una man­sión, con cua­tro pi­sos... En­ton­ces me di cuen­ta de que nun­ca tu­vo la in­ten­ción de de­jar a su fa­mi­lia... Me frus­tré, pe­lea­mos mu­cho; yo le de­cía ¡tú me pro­me­tis­te!, y él con­tes­ta­ba: ¡si es­ta ca­sa la hi­ce pa­ra ti! Sú­per tris­te. De ha­ber acep­ta­do, al año ha­bría es­ta­do re­cri­mi­nán­do­lo, cul­pán­do­lo de to­das mis frus­tra­cio­nes pro­fe­sio­na­les, la­bo­ra­les, mis sue­ños in­cum­pli­dos. —De­be ser di­fí­cil ter­mi­nar una re­la­ción de tres años y me­dio y que los me­dios es­pe­cu­len tan­to. Se di­jo que Pan­gal aho­ra es­tá con May­te Ro­drí­guez...

—Es ru­do. La pren­sa te obli­ga a ver y en­te­rar­te de co­sas que tal vez ni si­quie­ra exis­ten. Son los cos­tos de tra­ba­jar en es­to. ¡Ob­vio que afec­ta! Ade­más que a la pren­sa le en­can­ta in­ven­tar ro­man­ces; se­gún ellos, des­de que ter­mi­na­mos yo he te­ni­do co­mo 15 po­lo­los y él unas 10. —Cuan­do fuis­te a Ke­nia con Clau­dio Itu­rra, él pu­so en su Ins­ta­gram una fo­to de los dos con co­men­ta­rios de lo más ca­ri­ño­sos...

—Me da ri­sa por­que me ven co­mien­do con un ami­go he­te­ro­se­xual y ya es mi ma­ri­do. Lo que pa­sa es que Clau­dio es así, muy ca­ri­ño­so, pe­ro tie­ne pa­re­ja y so­mos ami­gos. Ade­más que soy len­ta pa­ra es­tas co­sas, me cues­ta sol­tar, des­co­nec­tar­me. —¿Es­tás pre­pa­ra­da pa­ra vol­ver a es­tar en pa­re­ja, pa­ra enamo­rar­te otra vez?

—Soy tre­men­da­men­te ro­mán­ti­ca, dra­má­ti­ca, de las que po­ne el pe­cho a las ba­las y cree en el amor has­ta el fi­nal. Cuan­do su­fro pon­go can­cio­nes tris­tes y llo­ro, bien pa­té­ti­ca. ¡Cla­ro que si­go cre­yen­do en el amor! Pien­so ca­sar­me al­gún día, for­mar una fa­mi­lia y por na­da del mun­do me per­de­ría la ex­pe­rien­cia de te­ner un hi­jo. —¿Qué pa­só con la fu­tu­ra abo­ga­da?

—Hi­ce mi prác­ti­ca en la Fis­ca­lía Sur, en San Mi­guel, vien­do ca­sos de abu­so in­tra­fa­mi­liar tre­men­dos. Sen­tí que me aco­gie­ron muy bien, era una más. Aun­que los ca­sos que veía eran de una vio­len­cia, de una pre­ca­rie­dad in­abor­da­bles, pe­ro al mis­mo tiem­po es­ta­ba la sa­tis­fac­ción de con­tri­buir con mi pe­que­ño grano de are­na. Me en­can­tó y ha­bría se­gui­do si no fue­ra por­que de­bían re­ci­bir al si­guien­te prac­ti­can­te. Es­ta es una pro­fe­sión que me fas­ci­na y que quie­ro ejer­cer, pe­ro no to­da­vía. Ob­vio que mi ma­má no es­tá de acuer­do y tam­po­co mi pa­pá; ade­más que él cree que es­to de su­bir fo­tos a ve­ces con po­ca ro­pa me res­ta cre­di­bi­li­dad y se­rie­dad co­mo fu­tu­ra abo­ga­da, que arries­go mi fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. Me pa­re­ce que es un pen­sa­mien­to ma­chis­ta. Hoy es­ta­mos pe­lea­dos, ha­ce me­ses que no ha­bla­mos. En Vér­ti­go le pre­gun­ta­ron por qué era tan crí­ti­co con­mi­go y sin em­bar­go a Her­nan­ci­to no le de­cía nun­ca na­da. Le hi­cie­ron una en­ce­rro­na y ter­mi­nó re­co­no­cien­do que por­que mi her­mano es hom­bre… Mi pa­pá es­pe­ra­ba que lo de­fen-

“HI­CE MI PRÁC­TI­CA EN LA FIS­CA­LÍA SUR, EN SAN MI­GUEL, CON CA­SOS DE ABU­SO IN­TRA­FA­MI­LIAR TRE­MEN­DOS, DE UNA PRE­CA­RIE­DAD IN­ABOR­DA­BLES. ME ACO­GIE­RON MUY BIEN, ERA UNA MÁS”.

die­ra al­go en al día lo que si­guien­te no es­toy y no de lo acuer­do; hi­ce, por es­tá eso en se jue­go enojó: mi no res­pon­sa­bi­li­dad pue­do apo­yar por mi pa­pá, la gen­te no que pue­do me ser si­gue, tan mi in­con­se­cuen­te. cre­di­bi­li­dad y, Tam­po­co por mu­cho me que arre­pien­to, ado­re a aun­que me da pe­na por­que nos gus­ta sa­lir a co­mer y con­ver­sar has­ta las tres de la ma­ña­na y he­mos per­di­do ese con­tac­to. —¿Có­mo es aho­ra la re­la­ción con “la Ar­gan­do­ña”?

—Des­de que me fui a vi­vir so­la ha­ce un año nos ado­ra­mos. Ade­más es­ta­mos cer­ca, así que nos ve­mos bas­tan­te. Es­tu­vo con­mi­go apo­yán­do­me cuan­do es­ta­ba des­trui­da des­pués de que ter­mi­na­mos con Pan­gal. —¿Có­mo es la re­la­ción con tu her­mano Hernán?

—Es di­fí­cil pe­ro lo ado­ro. A ve­ces no es­toy de acuer­do con mu­chas co­sas que ha­ce, co­mo el con­te­ni­do que sube a su Ins­ta­gram. Creo que se equi­vo­ca, aun­que es­tá en edad de ha­cer­lo. —Tie­ne 21 años.

—Sí, pe­ro a mí me to­có ser re­bel­de a los 19 y tam­bién fui pas­tel. No quie­ro de­cir que él lo sea, pe­ro creo que a ve­ces se equi­vo­ca. Lo ado­ro, tie­ne un tre­men­do po­ten­cial, es muy bus­qui­lla y se las arre­gla muy bien; ar­ma ne­go­cios que no en­tien­do y lue­go par­te de via­je. Es sú­per in­te­li­gen­te, pe­ro es­tá en una pos­tu­ra muy a la de­fen­si­va, al­go que a mí tam­bién me pa­só en su mo­men­to. Aho­ra a él le gus­ta el reg­gae­ton, quie­re can­tar y es­tá es­tu­dian­do de­re­cho. —Por lo que se pu­bli­ca de él y las po­lé­mi­cas en que ha es­ta­do in­vo­lu­cra­do, da la im­pre­sión de que es­tá me­dio per­di­do.

—Es­tá bus­can­do su ca­mino, en es­te ro­llo co­mo de rá­pi­do y fu­rio­so, con los au­tos, el reg­gae­ton... En cuan­to a las mu­je­res que sa­len en sus fo­tos, en­tien­do que ellas es­tán de acuer­do con ha­cer­lo, son ma­yo­res de edad y al pa­re­cer es­tán con­ten­tas con el re­sul­ta­do. —¿Tu ma­má qué di­ce?

—Her­nan­ci­to es su re­ga­lón, no ve más allá de los ojos de mi her­mano. Siem­pre la mo­les­to y le saco en ca­ra que con­mi­go no era así. En el co­le­gio no me de­ja­ban te­ner un pro­me­dio me­nor a 6.7. Fue­ron siem­pre sú­per es­tric­tos con­mi­go. —Por eso te de­cla­ras fe­mi­nis­ta…

—Soy sú­per fe­mi­nis­ta. Es una ideo­lo­gía con mu­chas co­rrien­tes, sin em­bar­go en Chi­le, im­pe­ra un fe­mi­nis­mo to­ta­li­ta­rio: si no es­tás den­tro de eso, en un fe­mi­nis­mo a prue­ba de to­do, es por­que quie­res sub­yu­gar­te a la dic­ta­du­ra del hom­bre. Okey, es una cau­sa y la lu­cha la lle­va­mos to­das, pe­ro no creo en los ex­tre­mos. Ven­go de un mun­do en el que las mu­je­res que me ro­dea­ron to­da mi vi­da son de per­so­na­li­da­des muy fuer­tes.

Kel tie­ne cla­ros sus man­da­mien­tos. “Quie­ro ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, ley de gé­ne­ro, abor­to li­bre, le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na. Tam­bién me gus­ta el li­bre mer­ca­do, pe­ro no me sus­cri­bi­ría a un par­ti­do”. —Aun­que en­tien­do que la UDI te ofre­ció ir co­mo dipu­tada con un cu­po in­de­pen­dien­te.

—Un ho­nor, pe­ro no pien­so co­mo ellos. Tam­po­co acep­ta­ría si fue­ra Evó­po­li. Los cos­tos que tu­ve que pa­gar cuan­do mis pa­dres es­tu­vie­ron en po­lí­ti­ca no los quie­ro el día de ma­ña­na pa­ra mi fa­mi­lia. Fue tre­men­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.