HU­GO GRISANTI , EL PRO­VO­CA­DOR

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Paula Palacios

Lo dis­rup­ti­vo y el uso del color fue­ron sus ar­mas pa­ra con­ver­tir­se en uno de los me­jo­res re­pre­sen­tan­tes del in­terio­ris­mo na­cio­nal. Aquí nos ha­bla del ho­tel Bi­da­soa, uno de sus pro­yec­tos más co­men­ta­dos del año.

Lo dis­rup­ti­vo y el color fue­ron sus ar­mas pa­ra con­ver­tir­se en uno de los más des­ta­ca­dos del in­terio­ris­mo na­cio­nal. Hoy el con­cep­to es lo cen­tral de los pro­yec­tos que ha rea­li­za­do con su ofi­ci­na Grisanti & Cus­sen, sien­do el más co­men­ta­do del úl­ti­mo tiem­po el ho­tel Bi­da­soa, que tie­ne una pro­pues­ta po­co tra­di­cio­nal, que mez­cla dis­tin­tos es­ti­los y épo­cas.

Ocu­pó el color pa­ra re­mo­ver ca­be­zas y des­per­tar con­cien­cias. Por ahí, por el 2000, cuan­do era un jo­ven es­tu­dian­te de arquitectura, Hu­go Grisanti (45) par­ti­ci­pó en la ex­po­si­ción El ho­tel de mis sue­ños, que en ese en­ton­ces con­vo­ca­ba el ho­tel Ca­rre­ra a los más gran­des ex­po­nen­tes de la de­co­ra­ción y del in­terio­ris­mo na­cio­nal. Ahí Hu­go tu­vo la dis­yun­ti­va de ha­cer lo que to­do el mun­do es­pe­ra­ría o al­go más dis­rup­ti­vo. Ob­vio se fue por la se­gun­da op­ción e hi­zo una pie­za na­ran­ja, don­de mu­ros, te­chos, col­chón, cor­ti­nas, ma­le­tas, ti­na eran de esa to­na­li­dad. En el cua­derno na­ran­ja que de­jó pa­ra el pú­bli­co, los co­men­ta­rios iban des­de las fe­li­ci­ta­cio­nes, te amo, da­me tu te­lé­fono has­ta los in­sul­tos por su mal gus­to. “Lo­co de mier­da”, fue lo que más se re­pe­tía. “Ahí me di cuen­ta de có­mo la gen­te reac­cio­na­ba fren­te a ese es­pa­cio. Les pa­só al­go y vi có­mo el color pue­de afec­tar, ge­ne­rar emo­cio­nes, sen­sa­cio­nes, pen­sa­mien­tos; por úl­ti­mo sa­car­te de tu lu­gar de con­fort y po­ner­te más re­cep­ti­vo. Mi in­ten­ción no era ha­cer un pro­yec­to bo­ni­to, sino re­me­cer, ge­ne­rar una reac­ción, ¡y lo lo­gré!”.

De ahí en ade­lan­te, sus pro­yec­tos tu­vie­ron ese se­llo dis­rup­ti­vo y el color, que con el tiem­po ha ido pa­san­do a un se­gun­do lu­gar, res­pon­dien­do a un con­cep­to o idea cen­tral.

Los co­lo­res lo acom­pa­ñan des­de su in­fan­cia por su ma­dre, Li­da Sfra­sa­ni, di­se­ña­do­ra y ar­tis­ta, quien des­de pe­que­ño lo es­ti­mu­ló por el ar­te. Le en­se­ñó que en co­lo­res no hay re­glas ni pre­jui­cios, que el di­se­ño es­ta­ba muy le­jos de la fri­vo­li­dad y que de eso se po­día vi­vir per­fec­ta­men­te y no mo­rir­se de ham­bre.

Sa­lir­se del mol­de eso sí no fue si­nó­ni­mo de un ca­mino fá­cil en el in­terio­ris­mo, co­mo tam­po­co lo ha si­do sa­lir­se del per­so­na­je que so­lo ha­ce co­sas lo­cas. “No vi­vo ha­cien­do pro­yec­tos ra­ros, tam­bién res­to­ra­nes, ho­te­les que fun­cio­nen. Ese en­gra­na­je de ha­cer­le ver a la gen­te que con pro­pues­tas, ideas crea­ti­vas, ma­te­ria­les y co­lo­res un po­co más atre­vi­dos tam­bién se pue­den ha­cer es­pa­cios co­mer­cia­les, vi­vi­bles, que fun­cio­nen”, se­ña­la el in-

te­rio­ris­ta quien en los úl­ti­mos años ha pues­to su la­do más con­fron­ta­cio­nal y pro­vo­ca­ti­vo al ser­vi­cio de su ofi­ci­na Grisanti&Cus­sen, con la cual ha he­cho exi­to­sos pro­yec­tos par­ti­cu­la­res, res­tau­ran­tes, ca­sas, ho­te­les, ofi­ci­nas, sien­do el más co­men­ta­do del úl­ti­mo tiem­po el im­pac­tan­te ho­tel Bi­da­soa de Vi­ta­cu­ra, que tie­ne una pro­pues­ta po­co tra­di­cio­nal, que mez­cla dis­tin­tos es­ti­los y épo­cas. Ha­ce un año, ade­más, con su so­cia Ka­na Cus­sen, en­tre otras co­sas, ase­so­ran a Sur Di­se­ño, a car­go del cam­bio de ima­gen, de las nue­vas co­lec­cio­nes y el di­se­ño de tien­das.

—¿Siem­pre fue pro­vo­ca­dor?

—No, de chi­co fui pio­la. Con mi tra­ba­jo lle­gó un mi­nu­to en que me re­be­lé a con­ti­nuar con lo que se ha­cía has­ta en­ton­ces, de se­guir tra­di­cio­nes y lí­neas que ten­dían a ho­mo­ge­nei­zar­se con una épo­ca cul­tu­ral y po­lí­ti­ca del país don­de to­do era más gris. Na­die que­ría ser muy vis­to­so.

—¿Y hoy se­gui­mos gri­ses?

—Hay más aper­tu­ra y tam­bién cla­ri­dad de lo que se quie­re. La gen­te hoy tie­ne un con­cep­to de lo que bus­ca, que no es so­lo lo lin­do. Exis­te, ade­más, ma­yor con­cien­cia del di­se­ña­dor de in­te­rio­res. Las per­so­nas hoy con­fían y en­tien­den que con­tra­tar a un in­terio­ris­ta no pa­sa por­que los due­ños de ca­sa ten­gan buen o mal gus­to, sino por­que el de­co­ra­dor se­rá ca­paz de lle­var a ca­bo y eje­cu­tar lo que quie­ren. Nos lla­man clien­tes muy re­fi­na­dos­que ne­ce­si­tan un guía, por­que no sa­ben lle­gar al con­cep­to o no ma­ne­jan las pro­por­cio­nes del ta­ma­ño de las co­sas, de có­mo ar­mar­las, de có­mo ges­tio­nar­lo, de có­mo jun­tar esas ideas que tie­nen dan­do vuel­tas y no pa­rez­ca un patch­work de co­sas pe­go­tea­das.

—¿Y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de in­terio­ris­tas han re­sul­ta­do más ju­ga­dos?

—Hay de to­do. Al­gu­nos si­guen re­pi­tien­do el mol­de, pe­ro hay una nue­va ca­ma­da que es­tá pro­po­nien­do, al tan­to de lo que pa­sa afue­ra y de bus­car la ex­pe­rien­cia.

—¿Y ha evo­lu­cio­na­do us­ted en cuan­to al uso de co­lo­res?

—De jo­ven era más pe­ga­do, tu­ve una épo­ca muy na­ran­ja, des­pués azul. Hoy el color es se­cun­da­rio. Lo cen­tral es el con­cep­to, el cual me lle­va­rá a la pa­le­ta de co­lo­res. Si me ha to­ca­do tra­ba­jar más con el ver­de es por­que nues-

'LAS PER­SO­NAS HOY CON­FÍAN Y EN­TIEN­DEN QUE CON­TRA­TAR A UN IN­TERIO­RIS­TA NO PA­SA POR­QUE LOS DUE­ÑOS DE CA­SA TEN­GAN BUEN O MAL GUS­TO, SINO POR­QUE EL DE­CO­RA­DOR SE­RÁ CA­PAZ DE LLE­VAR A CA­BO Y EJE­CU­TAR LO QUE QUIE­REN'.

tros pro­yec­tos ac­tua­les tie­nen que ver más con lo na­tu­ral. Hoy los co­lo­res que usa­mos res­pon­den a una idea ba­se, no por­que es­tén de mo­da.

—Y así co­mo uti­li­zó el color pa­ra pro­vo­car, ¿en qué otros te­mas le gus­ta­ría re­mo­ver ca­be­zas?

—En va­rios, so­bre to­do los re­la­cio­na­dos al ci­nis­mo. Exis­te la sen­sa­ción de que so­mos un país evo­lu­cio­na­do, abier­to de men­te, pe­ro en la prác­ti­ca se­gui­mos sien­do ra­cis­tas, cla­sis­tas, don­de te si­guen pre­gun­tan­do en qué co­le­gio es­tu­dias­te. Y cuan­do le res­pon­des en el Ver­bo Di­vino, te mi­ran con ex­tra­ñe­za, y ahí me dan ga­nas de lan­zar­les to­do lo que pien­so. El otro día es­ta­ba al­mor­zan­do en un res­to­rán y en la me­sa de al la­do al­guien co­men­tó: “Oye, mi­ra, pa­re­ce que es­te res­to­rán es de co­li­tas”, y un po­co más allá se pa­ra­ron dos per­so­nas y les res­pon­die­ron: “Sí, ¡so­mos co­las! ¿y?”.

—La evo­lu­ción la ve más de for­ma que de fon­do.

—No es pro­fun­da. Y aho­ra la gen­te es­tá con­ten­ta por­que a Ka­ra­di­ma lo echa­ron de la Igle­sia Ca­tó­li­ca... ¡por fa­vor! eso es un bar­niz. Cuán­ta gen­te ava­ló los abu­sos, per­mi­tió que hi­cie­ra lo que qui­so y hoy con­ti­núan co­mo sa­cer­do­tes. De­bié­se­mos es­tar con­ten­tos cuan­do sa­quen a to­dos los obis­pos, cu­ras y per­so­nas que ten­gan re­la­ción con los abu­sos mien­tras es­ta­ba Ka­ra­di­ma en El Bos­que. Hoy su sa­li­da no es mo­ti­vo de ce­le­bra­ción ¡es pa­té­ti­co!

—¿De­jó de ser ca­tó­li­co co­mo se lo pro­pu­so ha­ce un tiem­po?

—No, lo ten­go pen­dien­te y me sien­to mal por no ha­cer­lo. Aun así, me de­cla­ro no ca­tó­li­co, no cre­yen­te y es­toy en con­tra de la Igle­sia. Y el otro te­ma so­bre el cual tam­bién me gus­ta­ría re­mo­ver ca­be­zas es so­bre el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, que es­pe­ro lle­gue pron­to. No po­de­mos que­dar­nos con­ten­tos con la firma de un acuer­do que al fi­nal es un con­tra­to an­te notario. De­bie­ra exis­tir la ins­tan­cia de que dos per­so­nas del mis­mo se­xo se quie­ran ca­sar, más allá de si yo quie­ra ha­cer­lo o no. Y con la adop­ción, el ci­nis­mo con­ti­núa. Cuán­ta gen­te se lle­na la bo­ca con los ni­ños del Se­na­me, pe­ro se es­pan­ta con que una pa­re­ja gay pue­da adop­tar, que el país no es­tá pre­pa­ra­do. ¿Y lo es­ta­mos pa­ra te­ner esa can­ti­dad de me­no­res en los cen­tros, que des­pués de cier­ta edad, na­die adop­ta y cre­cen aban­do­na­dos sin nin­gún des­tino? Cuán­tas pa­re­jas ho­mo­pa­ren­ta­les qui­sie­ran te­ner un ni­ño y dar­les amor, pe­ro no se les da la po­si­bi­li­dad. Las mar­chas y es­ta mis­ma en­tre­vis­ta me per­mi­te dar la pe­lea y pro­vo­car, tal co­mo sue­lo ha­cer­lo con mi tra­ba­jo.

Ho­tel Bi­da­soa de Vi­ta­cu­ra.

Pro­yec­to par­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.