FRED­DIE PA­RA LAS MA­SAS

Caras (Chile) - - CINE - Por Fran­co Fa­so­la

Es muy di­fí­cil ser jus­tos con Fred­die Mer­cury, la ma­jes­tuo­si­dad mu­si­cal de Queen y tam­bién con Bohe­mian rhap­sody, el pri­mer y con­tro­ver­ti­do bio­pic que cuen­ta el as­cen­so de la ban­da in­gle­sa des­de to­ca­tas en pe­que­ños clu­bes has­ta una de sus cum­bres, ro­bán­do­se el pro­ta­go­nis­mo en el re­cor­da­do con­cier­to del Li­ve Aid en 1985.

Con­tar la his­to­ria de Fa­rrokh Bul­sa­ra, ese hom­bre re­cha­za­do por su ori­gen in­dio, su bo­ca y dien­tes gi­gan­tes­cos y sus mo­dos afe­mi­na­dos a ini­cios de los años se­ten­ta. El po­de­ro­so com­bo que for­mó jun­to a un gru­po de in­adap­ta­dos y ge­nia­les mú­si­cos (un den­tis­ta, un as­tro­fí­si­co y un in­ge­nie­ro eléc­tri­co) que lle­gó a con­quis­tar el mun­do era un desafío com­ple­jo. Des­de esa pers­pec­ti­va, Bohe­mian rahp­sody es un in­ten­to es­me­ra­do por de­jar con­ten­to a fa­ná­ti­cos acé­rri­mos y a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, que co­no­cie­ron a es­tas le­yen­das por jue­gos de bai­le pa­ra con­so­las o co­mo ban­da so­no­ra pa­ra co­mer­cia­les de smartp­ho­nes.

¿Se pue­de lo­grar ese ob­je­ti­vo ma­ni­fies­to? De di­fí­cil a im­po­si­ble. Aun­que la cin­ta di­ri­gi­da por Dex­ter Flet­cher y Br­yan Sin­ger tie­ne es­pí­ri­tu de ban­da de es­ta­dio —tal co­mo Queen—, la cin­ta es pre­sen­ta­da co­mo una his­to­ria con­ser­va­do­ra, pa­sa­da por agua ti­bia, don­de los ex­ce­sos y la in­ten­sa vi­da de Mer­cury se mue­ve en un plano que pre­ten­de no in­co­mo­dar a na­die. Fal­ta rock. So­bre­pro­te­gien­do la bio­gra­fía del mú­si­co y de Queen, la cin­ta lue­go se com­pen­sa con su es­truc­tu­ra de ma­king off de los ma­yo­res éxi­tos de la ban­da, ins­tan­cia que ten­drá al es­pec­ta­dor al bor­de de po­ner­se a sal­tar en el ci­ne en al­gu­nas es­ce­nas. En eso, la pro­duc­ción nun­ca achi­ca. Es una La bio­gra­fía edul­cu­ra­da del can­tan­te y el as­cen­so de Queen en Bohe­mian rhap­sody ha­ce vi­brar con la mú­si­ca de unos fue­ra de se­rie y la tre­men­da ac­tua­ción de Ra­mi Ma­lek co­mo Mer­cury, pe­ro pe­ca de con­ser­va­do­ra con un guion pa­sa­do por agua ti­bia. mag­ní­fi­ca re­crea­ción de lo que se pue­de vi­vir des­de un es­ce­na­rio an­te un pú­bli­co en­lo­que­ci­do. La his­to­ria de amor de Mer­cury y Mary tam­bién es­tá re­la­ti­va­men­te lo­gra­da, sin nun­ca im­por­tu­nar los lí­mi­tes de un re­ca­to bas­tan­te ochen­te­ro.

Pá­rra­fo apar­te me­re­ce el tre­men­do tra­ba­jo de Ra­mi Ma­lek (Mr. Ro­bot, Pa­pi­llon) el talentoso ac­tor que se atre­vió a in­ter­pre­tar a un hom­bre que vi­vió su vi­da co­mo un ar­tis­ta 24/7. Ma­lek, con gran ofi­cio, nun­ca ca­yó en la imi­ta­ción, sino que sa­có de la man­ga una com­pe­ne­tra­ción to­tal con Mer­cury, a ni­vel emo­cio­nal y cor­po­ral. Sin du­da, la so­la ac­tua­ción de Ma­lek es ra­zón fuer­te pa­ra ver Bohe­mian rhap­sody, pues es el ac­tor el que lo­gra ha­cer flo­tar una pe­lí­cu­la con un guion so­so y que, mu­chas ve­ces, por in­ten­tar ser ma­si­va, se trans­for­ma en su­per­fi­cial. Aun así, tie­ne el éxi­to co­mer­cial ase­gu­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.