MU­SAS BA­JO EL AGUA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fernanda Zú­ñi­ga Fo­tos Ch­risty Lee Ro­gers www.christy­lee­ro­gers.com @christy­lee­ro­gers

Ha­ce 15 años la be­lle­za y tran­qui­li­dad del agua guia­ron a la ar­tis­ta vi­sual Ch­risty Lee Ro­gers a ex­pe­ri­men­tar de for­ma ar­tís­ti­ca la fo­to­gra­fía ba­jo el agua.

Ini­cia­mos el Es­pe­cial Ver­de de CA­RAS con es­tos ver­da­de­ros lien­zos su­mer­gi­dos, cap­tu­ra­dos por una ar­tis­ta ha­waia­na que dis­pa­ra de no­che, so­lo con su cá­ma­ra y un ma­gis­tral uso de la luz. El agua pa­ra Ch­risty Lee Ro­gers es la pu­re­za, la vi­da. Hoy, mien­tras más de mil mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do ca­re­cen de ac­ce­so a fuen­tes de agua po­ta­ble, emer­ge es­ta obra de ar­te lla­ma­da Mu­sas, co­mo una es­pe­ran­za en­tre las ur­gen­tes me­di­das que ne­ce­si­ta el pla­ne­ta pa­ra re­uti­li­zar el agua, ya que el 80% re­gre­sa a los eco­sis­te­mas sin ser tra­ta­da o reciclada.

MHa­ce 15 años la be­lle­za y tran­qui­li­dad del agua guia­ron a la ar­tis­ta vi­sual Ch­risty Lee Ro­gers a ex­pe­ri­men­tar de una for­ma ar­tís­ti­ca, ga­nán­do­se la crí­ti­ca al com­pa­rar sus fo­to­gra­fías con las pin­tu­ras de la épo­ca Ba­rro­ca. Un pro­ce­so crea­ti­vo en don­de las ideas que te­nía en su cua­derno, se con­vir­tie­ron po­co a po­co en al­go to­tal­men­te dis­tin­to a lo que te­nía en men­te. El re­sul­ta­do,

Mu­sas, ex­po­si­ción con la que ha re­co­rri­do las ga­le­rías más im­por­tan­tes de Pa­rís y Shang­hái, y que bus­ca lle­gar a la al­ta es­té­ti­ca de la for­ma más na­tu­ral po­si­ble.

“Me­ta­fó­ri­ca­men­te El Agua Re­fle­ja Pu­re­za, un cuer­po in­mer­so en ella, li­bre de gra­ve­dad pe­ro atra­pa­do por tan­tas in­ha­bi­li­da­des, era una gran di­co­to­mía que me fas­ci­nó y ne­ce­si­ta­ba re­tra­tar”. El ha­ber vi­vi­do du­ran­te to­da su ni­ñez en la is­la de ha­waii in­flu­yó en

en su ar­te: “Pa­sé gran par­te de mi vi­da ro­dea­da de agua. Apren­dí gra­cias a mi pa­pá la im­por­tan­cia que tie­ne, y de una for­ma u otra hi­zo que ge­ne­ra­ra un la­zo es­pe­cial con ella”. —¿Por qué el agua y no otro ele­men­to?

—Por­que es in­con­tro­la­ble, tie­ne vi­da pro­pia, y esa es la fuer­za que ne­ce­si­to pa­ra es­cul­pir mis imá­ge­nes. Te­las, cuer­pos y lu­ces se mue­ven por su cuen­ta y esa ma­gia que pro­vo­can es la ba­se del éxi­to de mis fo­tos. El agua es vi­da, da vi­da, nu­tre, re­ju­ve­ne­ce y sin ella no po­dría­mos so­bre­vi­vir. Su pu­re­za ha­ce que me trans­por­te a un lu­gar má­gi­co, don­de la reali­dad que co­no­ce­mos se trans­for­ma en al­go don­de to­do pue­de ser po­si­ble. —¿Y por qué de­ci­dis­te ocu­par el ar­te ba­rro­co co­mo ins­pi­ra­ción? —So­lo hi­ce lo que te­nía en men­te, no fue al­go que ele­gí pa­ra ins­pi­rar­me. Pe­ro du­ran­te el pro­ce­so crea­ti­vo de Mu­sas to­da la idea que te­nía en mi men­te de có­mo de­bía ser es­te nue­vo tra­ba­jo cam­bió. Siem­pre con­fío en mis ins­tin­tos y en lo que sien­to en el mo­men­to. Mi­ran­do ha­cia atrás pue­do de­cir que mi amor por la crea­ción de es­te ti­po de imá­ge­nes tie­nen que ver con cues­tio­nar la reali­dad que no­so­tros cree­mos. Con el re­sul­ta­do fi­nal de Mu­sas pu­de ver que de­fi­ni­ti­va­men­te com­par­to mu­chos va­lo­res con los pin­to­res de los pe­río­dos re­na­cen­tis­ta y ba­rro­co; co­mo el mo­vi­mien­to, el dra­ma, la pa­sión, la luz y la som­bra, los es­ce­na­rios noc­tur­nos, el ser atraí­dos por al­go más gran­de que no­so­tros mis­mos es sin du­da una ins­pi­ra­ción. —¿Có­mo es su pro­ce­so crea­ti­vo de­trás de ca­da fo­to? —Siem­pre es sal­va­je y ex­pe­ri­men­tal. In­clu­so cuan­do lle­vo una idea de­ter­mi­na­da en mi ca­be­za siem­pre se ter­mi­na trans­for­man­do en una crea­ción del mo­men­to, en don­de me de­jo lle­var por mis sen­ti­dos e in­tui­ción. Es un pro­ce­so frá­gil, don­de hay que te­ner mu­cha pa­cien­cia, de cons­tan­tes en­sa­yos y erro­res. Con per­so­nas de ver­dad que aguan­tan ba­jo el agua sin res­pi­rar pa­ra crear es­ta ma­gia. Nor­mal­men­te par­ti­mos tra­ba­jan­do cuan­do em­pie­za a atar­de­cer y du­ra en­tre tres a ocho ho­ras, de­pen­dien­do de que tan ti­bia es­tá el agua. Las fo­tos son he­chas en pis­ci­nas en Ha­waii. Ya al ano­che­cer, al fi­nal de la jor­na­da, se pue­de ver un com­ple­to desas­tre de te­las, ac­ce­so­rios, mo­de­los can­sa­das pe­ro fe­li­ces y ob­via­men­te agua por to­das par­tes, lo­gran­do una téc­ni­ca que es bá­si­ca­men­te el re­sul­ta­do de usar la re­frac­ción de la luz en el agua, un tra­ba­jo sin post­pro­duc­ción.

Ch­risty Lee Ro­gers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.