ALER­TA BLAN­CA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fran­cia Fer­nán­dez

La An­tár­ti­ca es el gran sen­sor del cam­bio cli­má­ti­co pa­ra el mun­do. Ex­per­tos aler­tan de su de­gra­da­ción y es­pe­ran que Chi­le to­me un pa­pel más ac­ti­vo en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal.

Es el gran sen­sor del cam­bio cli­má­ti­co, que ya afec­ta a sus frías aguas y eco­sis­te­mas frá­gi­les. En 2019, se cum­plen 60 años del Tra­ta­do An­tár­ti­co, del que Chi­le es país fir­man­te, y que lo de­fi­nió co­mo “un con­ti­nen­te de­di­ca­do a la paz y la cien­cia”. Los ex­per­tos aler­tan so­bre su de­gra­da­ción y es­pe­ran que nues­tro país to­me un pa­pel más ac­ti­vo en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, mien­tras Pun­ta Are­nas se per­fi­la co­mo la “ca­pi­tal cien­tí­fi­ca” an­tár­ti­ca.

Con una ex­ten­sión de 14 mi­llo­nes de km², la An­tár­ti­ca re­sul­ta cla­ve en el ba­lan­ce ener­gé­ti­co mun­dial. Al re­fle­jar ha­cia el es­pa­cio el 90% de la luz so­lar que re­ci­be —lo cual se co­no­ce co­mo “al­be­do” y es ma­yor en las su­per­fi­cies cla­ras—, ayu­da a re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra e im­pi­de que el pla­ne­ta ab­sor­ba en ex­ce­so la ra­dia­ción que que­da en la at­mós­fe­ra de­bi­do a los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Otro tan­to ha­cen sus ma­res cir­cun­dan­tes, gra­cias al hie­lo ma­rino.

Si la nie­ve y el hie­lo se re­du­je­ran drás­ti­ca­men­te, o sea, la ca­ra blan­ca de la An­tár­ti­ca de­cre­cie­ra, la tie­rra y los ma­res re­fle­ja­rían me­nos ra­dia­ción y la asi­mi­la­rían, lo que, a su vez, ele­va­ría la tem­pe­ra­tu­ra en el pla­ne­ta y ace­le­ra­ría el de­rre­ti­mien­to de los hie­los. “Sin la An­tár­ti­ca, los in­cre­men­tos de la tem­pe­ra­tu­ra se­rían bru­ta­les y au­men­ta­rían los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal. Su de­gra­da­ción es un te­ma im­por­tan­te, pe­ro no es vis­ta co­mo tal, sino co­mo al­go re­mo­to, de so­be­ra­nía, de cien­tí­fi­cos. No la te­ne­mos pre­sen­te”, co­men­ta Sara La­rraín, di­rec­to­ra de Chi­le Sus­ten­ta­ble.

En 2019, se cum­plen 60 años des­de la fir­ma del Tra­ta­do An­tár­ti­co que, en ple­na Gue­rra Fría, lo de­fi­nió co­mo “un con­ti­nen­te de­di­ca­do a la paz y la cien­cia”. Chi­le —con lí­mi­tes te­rri­to­ria­les en la zo­na en­tre los me­ri­dia­nos 53° O y 90° O— es uno de los 53 es­ta­dos par­te del acuer­do y es­tá pre­sen­te allí, des­de 1947, cuan­do el país ins­ta­ló su pri­me­ra ba­se, que hoy es co­no­ci­da co­mo Ar­tu­ro Prat.

La An­tár­ti­ca es­tá si­tua­da a mil ki­ló­me­tros de Pun­ta Are­nas, prin­ci­pal puer­ta de en­tra­da a es­te “la­bo­ra­to­rio” na­tu­ral, des­de Su­da­mé­ri­ca. Fue des­cu­bier­ta en 1820 por dis­tin­tos ex­plo­ra­do­res, uno de ellos An­drew Ma­cFar­la­ne, ex te­nien­te de la Ar­ma­da de Chi­le a quien O’Hig­gins au­to­ri­zó pa­ra rea­li­zar una ex­pe­di­ción lo­be­ra. En reali­dad, des­de que Her­nan­do de Ma­ga­lla­nes sur­có el ex­tre­mo sur, en 1520, y di­fun­dió la po­si­ble exis­ten­cia de una “Te­rra Aus­tra­lis In­cog­ni­ta”, el con­ti­nen­te blan­co in­tri­gó a aven­tu­re­ros que na­ve­ga­ron por los ma­res aus­tra­les y el Polo Sur. En el si­glo XIX tam­bién atra­jo a los ca­za­do­res de lo­bos ma­ri­nos, y fue pun­to de la in­dus­tria ba­lle­ne­ra, a co­mien­zos del si­glo XX. Ac­tual­men­te, sus­ci­ta ca­da vez más in­te­rés in­ter­na­cio­nal, ya que es ri­ca en re­cur­sos mi­ne­ra­les —aun­que en ella no es­tá per­mi­ti­da la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, por el Pro­to­co­lo al Tra­ta­do An­tár­ti­co so­bre Pro­tec­ción del Me­dio Am­bien­te, que da­ta des­de 1991 y se­rá re­vi­sa­do en 2048— y con­cen­tra la ma­yor re­ser­va de agua dul­ce del mun­do. Cien­tí­fi­cos de 34 paí­ses rea­li­zan ac­ti­vi­da­des per­ma­nen­tes en el área. El 75% in­gre­sa a tra­vés de la Re­gión de Ma­ga­lla­nes y la An­tár­ti­ca Chi­le­na.

Jun­to con Ar­gen­ti­na y Reino Uni­do, Chi­le es uno de los sie­te paí­ses que re­cla­man te­rri­to­rio.

Re­cien­te­men­te, Mar­ce­lo Lep­pe, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to An­tár­ti­co Chi­leno (INACH), de­pen­dien­te del mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, plan­teó la im­por­tan­cia de re­for­zar la pre­sen­cia na­cio­nal allí. Con ese pro­pó­si­to, el INACH pre­sen­tó un plan de in­ver­sión por US$70 mi­llo­nes, que ya ini­ció su pri­me­ra eta­pa. “Nos in­tere­sa for­ta­le­cer la so­be­ra­nía. Si bien Chi­le fue uno de los pri­me­ros im­pul­so­res del Tra­ta­do An­tár­ti­co y ha te­ni­do una re­cla­ma­ción ac­ti­va de su te­rri­to­rio, es ne­ce­sa­rio mo­der­ni­zar las ins­ta­la­cio­nes exis­ten­tes, así co­mo me­jo­rar

la in­fra­es­truc­tu­ra y la ca­pa­ci­dad lo­gís­ti­ca y cien­tí­fi­ca. Es im­por­tan­te pro­yec­tar­se y con­tar con es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria cien­tí­fi­ca”, sos­tie­ne Lep­pe. “Cree­mos que Chi­le es lí­der re­gio­nal, pe­ro que­re­mos que sea lí­der mun­dial”, aña­de.

Des­de 2003, el INACH fun­cio­na en Pun­ta Are­nas, don­de se cons­trui­rá el Cen­tro An­tár­ti­co In­ter­na­cio­nal, un es­pa­cio de 19 mil km2 con fe­cha de aper­tu­ra pa­ra 2022. Se es­pe­ra que al­ber­gue even­tos de ca­rác­ter mun­dial, ofrez­ca un la­bo­ra­to­rio de “al­to ni­vel” y con­tri­bu­ya a que la ciu­dad se con­vier­ta en la “ca­pi­tal cien­tí­fi­ca de la An­tár­ti­ca”. Lep­pe des­ta­ca el desa­rro­llo cien­tí­fi­co lo­cal. “Los pro­yec­tos pa­sa­ron de 12, en 2003, a 101, es­te año. Hay una di­men­sión prác­ti­ca. Por ejem­plo, la “an­tar­ti­na”, una mo­lé­cu­la de una plan­ta gra­mí­nea, que es un agen­te an­ti­tu­mo­ral des­cu­bier­to por in­ves­ti­ga­do­res chi­le­nos y ar­gen­ti­nos. Aun­que pa­rez­ca le­ja­na, la An­tár­ti­ca po­see cla­ves pa­ra el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad, des­de com­pren­der los al­can­ces del cam­bio cli­má­ti­co, has­ta en­con­trar la cu­ra de en­fer­me­da­des”.

Otra pro­pues­ta chi­leno-ar­gen­ti­na aca­ba de pre­sen­tar­se en Aus­tra­lia, en la reunión nú­me­ro 37 de la Co­mi­sión de los Re­cur­sos Vi­vos Ma­ri­nos An­tár­ti­cos (CCRVMA), pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de un Área Ma­ri­na Pro­te­gi­da en el Do­mi­nio 1, es de­cir, la Pe­nín­su­la An­tár­ti­ca oc­ci­den­tal, que su­fre el ma­yor im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co del con­ti­nen­te. Es­ta fran­ja pro­te­gi­da le se­gui­ría a la del Mar de Ross, que ha per­mi­ti­do, en­tre otras co­sas, el res­guar­do de pin­güi­nos y ba­lle­nas.

“Es sú­per im­por­tan­te el rol que pue­de ju­gar Chi­le, no so­lo co­mo puer­ta de en­tra­da a la An­tár­ti­ca, sino co­mo pla­ta­for­ma de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre me­dioam­bien­te y cam­bio cli­má­ti-

“AUN­QUE PA­REZ­CA LE­JA­NA, LA AN­TÁR­TI­CA PO­SEE CLA­VES PA­RA EL FU­TU­RO DE LA HU­MA­NI­DAD, DES­DE COM­PREN­DER LOS AL­CAN­CES DEL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO, HAS­TA EN­CON­TRAR LA CU­RA DE EN­FER­ME­DA­DES”, DI­CE MAR­CE­LO LEP­PE, DI­REC­TOR DEL INS­TI­TU­TO AN­TÁR­TI­CO CHI­LENO (INACH).

co, y co­mo agen­te de pro­tec­ción. Chi­le de­be­ría apos­tar por una po­lí­ti­ca in­ter­na que tu­vie­ra con­cer­ta­ción in­ter­na­cio­nal, en te­mas co­mo los eco­sis­te­mas frá­gi­les. Hay es­pe­cies que no son ca­pa­ces de mi­grar a la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir ali­men­tos o re­pro­du­cir­se”, ana­li­za Sara La­rraín.

Es­te año, Green­pea­ce plan­teó la crea­ción de un San­tua­rio An­tár­ti­co, so­bre to­do, por­que la pes­ca in­dus­trial de krill –un crus­tá­ceo que co­men des­de pe­ces has­ta ba­lle­nas— se ha ex­pan­di­do por el océano an­tár­ti­co. La idea, que in­clu­yó más de dos mi­llo­nes de fir­mas y la par­ti­ci­pa­ción de ar­tis­tas co­mo Ja­vier Bar­dem y Thom Yor­ke, tam­bién se dis­cu­te en Aus­tra­lia, mien­tras se cie­rra es­ta no­ta. “La so­li­ci­tud es pa­ra el Mar de Wed­dell, ho­gar de pin­güi­nos, ba­lle­nas y fo­cas. No­so­tros es­ta­mos sub­ra­yan­do su ur­gen­cia, ya que es uno de los lu­ga­res me­nos in­ter­ve­ni­dos, has­ta aho­ra; hay que ac­tuar a tiem­po”, se­ña­la Mau­ri­cio Ce­ba­llos, vo­ce­ro de la cam­pa­ña Océa­nos, de Green­pea­ce. “El 85% de las em­pre­sas re­co­lec­to­ras de krill se com­pro­me­tió a no pes­car cer­ca de ahí. Aho­ra la in­ter­ven­ción es in­ci­pien­te, pe­ro si no se aprue­ba el san­tua­rio, el ne­go­cio del krill va a cre­cer con la con­se­cuen­te des­truc­ción de los eco­sis­te­mas”.

Otro te­ma se­rio es la con­ta­mi­na­ción por plás­ti­cos. “Hay que ha­cer un es­fuer­zo mun­dial al res­pec­to, ac­tuar so­bre un pro­ble­ma que es­tá lle­gan­do a lu­ga­res tan apar­ta­dos co­mo la An­tár­ti­ca”, en­fa­ti­za Ce­ba­llos.

¿Có­mo se vis­lum­bra el fu­tu­ro pa­ra los paí­ses que re­cla­man te­rri­to­rio? En INACH son op­ti­mis­tas. “Hay mu­cho res­pe­to de los paí­ses re­cla­man­tes. Es­te es el úni­co con­ti­nen­te pa­ra la paz, un ejem­plo de la di­plo­ma­cia. El Tra­ta­do An­tár­ti­co ha fun­cio­na­do bas­tan­te bien; cual­quier de­ci­sión se to­ma por una­ni­mi­dad de las par­tes. No hay otro mo­de­lo que fun­cio­ne igual”, ase­gu­ra Lep­pe.

Es­te año, Green­pea­ce plan­teó la crea­ción de un San­tua­rio An­tár­ti­co, so­bre to­do, por­que la pes­ca in­dus­trial de krill –un crus­tá­ceo que co­men des­de pe­ces has­ta ba­lle­nas— se ha ex­pan­di­do por el océano ár­ti­co. La idea, que in­clu­yó más de dos mi­llo­nes de fir­mas al­re­de­dor del mun­do y la par­ti­ci­pa­ción de ar­tis­tas co­mo Ja­vier Bar­dem y Thom Yor­ke, tam­bién se dis­cu­te en Aus­tra­lia, mien­tras se cie­rra es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.