MA­RÍA LUI­SA GO­DOY DA EL GOL­PE

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Len­ka Car­va­llo Fo­to Ja­vie­ra Ey­za­gui­rre Pro­duc­ción Benjamín Val­dés Ma­qui­lla­je Car­la Ga­sic Pe­lo John Pé­rez Asis­ten­te de fo­to Ro­ber­to Oli­va­res Asis­ten­te de pro­duc­ción Nicole San Mar­tín Locación Re­cli­cla­dos In­dus­tria­les

“Na­die es­pe­ra na­da de mi y eso es mu­cho me­jor”, di­ce la nue­va ani­ma­do­ra del se­xa­gé­si­mo aniver­sa­rio del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar jun­to a Mar­tín Cár­ca­mo.

Es­te 2019 el es­ce­na­rio del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar cum­pli­rá 60 años co­mo uno de los fe­nó­me­nos cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes de Chi­le. Aquí la pe­rio­dis­ta ten­drá una mi­sión cla­ve: re­pre­sen­tar jun­to a Mar­tín Cár­ca­mo la nue­va alian­za en­tre TVN, Ca­nal 13, Fox e Ibe­roa­me­ri­can Ra­dio, na­da me­nos que an­te una au­dien­cia de 200 mi­llo­nes de per­so­nas.

"ME HE SUBIDO A ES­CE­NA­RIOS IM­POR­TAN­TES SINTIÉNDOME FRÁ­GIL EMO­CIO­NAL­MEN­TE Y SE NO­TA. CUAN­DO ES­TÁS CON­TEN­TA, ¿POR QUÉ HA­BRÍA DE IR­TE MAL? ES­TOY EN UN BUEN MO­MEN­TO AFEC­TI­VO, FA­MI­LIAR Y LA­BO­RAL".

En la Plan­ta de Re­ci­cla­dos In­dus­tria­les de La Pin­ta­na, Ma­ría Lui­sa Go­doy se equi­li­bra so­bre enor­mes far­dos de car­tón y

pa­pel. Su ves­ti­do os­ci­la con el vien­to y un cie­lo en­ca­po­ta­do ame­na­za con llu­via. No pa­re­ce pri­ma­ve­ra sino un lar­go oto­ño... “Son los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co —co­men­ta— y te­ne­mos que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad. En mi ca­sa la ba­su­ra se re­ci­cla y yo me du­cho con las ni­ñi­tas pa­ra en­se­ñar­les a cui­dar el agua. Y no sal­go de mi ca­sa sin las bol­sas re­uti­li­za­bles”.

La se­sión de fo­tos con­ti­núa. En si­len­cio, Ma­ría Lui­sa obe­de­ce las ins­truc­cio­nes. Se en­cuen­tra a cua­tro me­tros de al­tu­ra. No di­ce na­da pe­se a que lue­go con­fie­sa que su­fre vér­ti­go. “Qué bueno que re­sul­ta­ron las fo­tos —di­ce mi­ran­do las imá­ge­nes en la pan­ta­lla de la cá­ma­ra—; no qui­se con­tar­les que me ma­reo por­que iban a tra­ba­jar es­tre­sa­dos. Ha si­do un mie­do que me ha acom­pa­ña­do to­da la vi­da”.

La anéc­do­ta la de­fi­ne: ama­ble, re­la­ja­da, sin po­ses. Ha ar­ma­do una ca­rre­ra a su rit­mo, con acier­tos y fra­ca­sos. Y, en los úl­ti­mos años, su­ma ca­da vez más éxi­tos. Pe­ro aquí no se ma­rea. Lo de­mues­tra su re­cien­te de­sig­na­ción co­mo la ani­ma­do­ra de la nue­va ver­sión del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar. La fe­cha es cla­ve: se con­me­mo­ran seis dé­ca­das del cer­ta­men mu­si­cal de ha­bla his­pa­na más im­por­tan­te del mun­do. Y se ce­le­bra­rá con una nue­va alian­za con­for­ma­da por TVN, Ca­nal 13, Fox e Ibe­roa­me­ri­can Ra­dio, que en su con­jun­to pro­me­ten una au­dien­cia de 200 mi­llo­nes de per­so­nas, 50 mi­llo­nes más que en su úl­ti­ma edi­ción. Se­lla­rán es­te pac­to so­bre el es­ce­na­rio Ma­ría Lui­sa Go­doy (Muy

bue­nos días, TVN) y Mar­tín Cár­ca­mo (Bien­ve­ni­dos, C13). La pe­rio­dis­ta sa­be que se tra­ta de un desafío im­por­tan­te, y si bien tie­ne otros cer­tá­me­nes en el cuer­po, con es­te, el más in­ter­na­cio­nal, no se asus­ta. “Ten­go cla­ro que la gen­te no es­pe­ra mu­cho de mí y ¿sa­bes qué?, lo pre­fie­ro. Ten­go to­do por de­mos­trar”.

No es pri­me­ra vez que ejer­ce co­mo pre­sen­ta­do­ra. En 2011 y 2012 es­tu­vo a car­go de la con­duc­ción del Fes­ti­val del Hua­so de Ol­mué; ese 2012, a dos años del te­rre­mo­to y tsu­na­mi del 27-F, ani­mó a su vez Viva Di­cha­to. Des­de 2015 has­ta 2018 es­tu­vo al fren­te del Fes­ti­val de la In­de­pen­den­cia de Tal­ca an­te un pú­bli­co con­for­ma­do por 150 mil per­so­nas ca­da no­che. “De no con­tar con esas ex­pe­rien­cias creo que no ha­bría to­ma­do es­te desafío”, re­co­no­ce.

Ma­ría Lui­sa Go­doy rea­li­za­rá el sue­ño frus­tra­do de su ma­dre, la ex­dipu­tada (RN) y fi­gu­ra te­le­vi­si­va Car­men Ibá­ñez. En 1987 ella se­ría la com­pa­ñe­ra de An­to­nio Vo­da­no­vic so­bre el es­ce­na­rio vi­ña­ma­rino, sin em­bar­go, a úl­ti­mo mi­nu­to su lu­gar lo to­mó la pe­rio­dis­ta Pamela Ho­dar y Car­men (co­no­ci­da co­mo “la re­ga­lo­na”) pa­só a in­te­grar el jurado.

“Nun­ca su­po la ra­zón. La ha­bían nom­bra­do y lue­go los je­fes cam­bia­ron de opi­nión. Le ofre­cie­ron su­mar­se al jurado, ella lo pen­só, te­nía pe­na, pe­ro des­pués se en­tu­sias­mó y di­jo ‘sa­bes qué más, lo voy a ha­cer igual’. Mi ma­má es bien op­ti­mis­ta, igual que yo”.

Ma­ría Lui­sa te­nía sie­te años y los re­cuer­dos que­da­ron gra­ba­dos en su me­mo­ria. Du­ran­te los cua­tro días que du­ró el Fes­ti­val —su fa­mi­lia ma­ter­na ade­más es de Vi­ña del Mar—, acom­pa­ñó a su ma­má en ca­da jor­na­da: la ob­ser­va­ba pro­bar­se to­das las no­ches un nue­vo vestuario, ma­qui­llar­se y lue­go par­tían jun­tas has­ta la Quin­ta Ver­ga­ra don­de, co­mo es tra­di­cio­nal, al ser pre­sen­ta­da co­mo par­te del jurado, se po­nía de pie y sa­lu­da­ba al “mons­truo”.

“Re­cuer­do ha­ber­me im­pre­sio­na­do con ese tre­men­do es­ce­na­rio, los ar­tis­tas, a la gen­te aplau­dien­do cuan­do sa­lía­mos en la van. Son co­sas que ja­más se olvidan. Por eso me en­can­ta­ría que mis hi­jas lo vi­van”.

Ma­ría Lui­sa re­fle­xio­na: “Sien­to que he ido cons­tru­yen­do po­co a po­co mi ca­rre­ra, que­man­do eta­pas sin sal­tar­me nin­gu­na, siem­pre fiel a lo que soy. He ido de me­nos a más. Me ha ayu­da­do es­tar en el ma­ti­nal. Cin­co ho­ras y me­dia al ai­re, cin­co ve­ces a la se­ma­na, du­ran­te es­tos úl­ti­mos dos años. Hay que im­pro­vi­sar, a ve­ces de­be­mos es­tar se­rios, otras ser divertidos. Te co­nec­tas con las emo­cio­nes, ha­ces en­tre­vis­tas hu­ma­nas y no­tas de con­tin­gen­cia”.

MA­CHIS­MO Y PO­LÍ­TI­CA

No lo men­cio­na, pe­ro su vi­da ha es­ta­do des­de siem­pre li­ga­da a la po­lí­ti­ca. Su pa­dre, Do­min­go Go­doy, par­ti­ci­pó en la fun­da­ción del Par­ti­do Na­cio­nal, y lue­go in­te­gró las fi­las de Re­no­va­ción Na­cio­nal. Su ma­dre fue dipu­tada RN. Su her­mano Joa­quín tam­bién fue par­la­men­ta­rio por ese par­ti­do. Y su ma­ri­do, Ig­na­cio Ri­va­de­nei­ra, se desem­pe­ñó co­mo ase­sor del lla­ma­do “se­gun­do pi­so” du­ran­te el pri­mer go­bierno de Se­bas­tián

Pi­ñe­ra. Sin em­bar­go, la pe­rio­dis­ta se ha em­pe­ña­do en se­pa­rar aguas y man­te­ner su iden­ti­dad te­le­vi­si­va al mar­gen. Por eso ella es ta­jan­te y cla­ra cuan­do le men­cio­na­mos un reportaje pu­bli­ca­do por un me­dio on­li­ne don­de se in­ter­pre­tó su no­mi­na­ción a Vi­ña co­mo un “ges­to de Jai­me de Agui­rre (di­rec­tor eje­cu­ti­vo de TVN) ha­cia el pi­ñe­ris­mo”.

“Me pa­re­ce una afir­ma­ción an­to­ja­di­za y ma­chis­ta. Lle­vo ca­si vein­te años tra­ba­jan­do en te­le­vi­sión, par­tí a los 19 en TVN, des­pués es­tu­ve en La Red, Me­ga, CHV… He he­cho una de­ce­na de pro­gra­mas, sie­te fes­ti­va­les, y tan­to mis fra­ca­sos co­mo mis triun­fos han si­do mé­ri­to mío. Nun­ca he te­ni­do pa­dri­nos en la te­le­vi­sión. ¿Y sa­bes por qué lo en­cuen­tro ma­chis­ta? Por­que nun­ca he vis­to que di­gan eso de un hom­bre. En cam­bio a las mu­je­res siem­pre se les cues­tio­na si te­ne­mos o no mé­ri­to”. —Bueno, his­tó­ri­ca­men­te sí ha exis­ti­do se­xis­mo en el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar.

—Por eso me sa­co el som­bre­ro con Pau­li­na Nin, quien en una épo­ca muy ma­chis­ta se es­me­ró en no ser un adorno y lo­grar la mis­ma im­por­tan­cia que el ani­ma­dor. De to­das las ani­ma­do­ras es la que más ad­mi­ro.

L—A Eva Gó­mez la cri­ti­ca­ron in­ce­san­te­men­te por su vestuario y en las re­des so­cia­les era ca­si un de­por­te ha­blar de ella.

—El vestuario es par­te del show. Es­ta­mos ha­blan­do del fes­ti­val la­tino más im­por­tan­te del mun­do. Ob­via­men­te que lo que ha­gas im­por­ta, pe­ro to­do en su jus­ta di­men­sión. Yo op­ta­ré por di­se­ña­do­res na­cio­na­les al igual co­mo lo hi­zo Ca­ro­la de Mo­ras. —Du­ran­te dé­ca­das An­to­nio Vo­da­no­vic re­cu­rrió a una cá­va­la que hoy se­ría un es­cán­da­lo... —(In­te­rrum­pe) ¿Es ver­dad que les pe­lliz­ca­ba el po­to a las ani­ma­do­ras? —LES DA­BA UNA PAL­MA­DI­TA...

—Hoy nin­gu­na mu­jer lo aguan­ta­ría. Eran otros tiem­pos. ¡Ima­gí­na­te a Mar­tín, ja­ja­já!

Al ani­ma­dor de Bien­ve­ni­dos y Vér­ti­go no lo co­no­cía. “Pe­ro hu­bo una quí­mi­ca in­me­dia­ta; ha si­do muy fá­cil y flui­do tra­ba­jar con él. Hay gen­te con la que tie­nes on­da y en­gan­chas, y otras con las que no. Y con Mar­tín fue así. Aho­ra es­tu­vi­mos de gi­ra por Miami y Co­lom­bia pre­sen­tan­do el fes­ti­val; via­jar jun­tos fue es­pec­ta­cu­lar”.

Re­co­rrie­ron Bo­go­tá y Flo­ri­da jun­to a la al­cal­de­sa de Vi­ña del Mar, Vir­gi­nia Re­gi­nat­to. La nue­va du­pla de con­duc­to­res se pre­sen­tó en los ca­na­les más im­por­tan­tes aso­cia­dos a la trans­mi­sión del cer­ta­men, en­tre ellos el ma­ti­nal de Te­le­mun­do; y ofre­cie­ron in­nu­me­ra­bles en­tre­vis­tas a me­dios lo­ca­les, co­mo el Miami He­rald. “Par­tía­mos a las seis de la ma­ña­na y no pa­rá­ba­mos has­ta la no­che. Ahí te das cuen­ta la im­por­tan­cia que tie­ne el Fes­ti­val de Vi­ña”. —¿Qué pa­só con el “vér­ti­go”?

—Ten­go ce­ro es­trés. De he­cho, lo pri­me­ro que le di­je a Mar­tín, y coin­ci­di­mos, es que te­ne­mos que pa­sar­lo bien y que se no­te. En ese sen­ti­do, me en­can­ta la pa­re­ja que for­ma­ron Ton­ka To­mi­cic y Ser­gio Lagos (di­ce por los pre­sen­ta­do­res de 2007 y 2008). Eran muy part­ners y, al mis­mo tiem­po, no per­die­ron su esen­cia. Ten­go mu­chas ex­pec­ta­ti­vas con Mar­tín. Siem­pre me iden­ti­fi­qué con él en al­gu­nas co­sas, y nos pa­re­ce­mos bas­tan­te en nues­tra ma­ne­ra de ser. Ob­via­men­te ha­brá ner­vios, es un desafío gran­de, pe­ro tam­bién re­pre­sen­ta una tre­men­da opor­tu­ni­dad.

“Me gus­ta co­rrer ma­ra­to­nes, es pu­ra ca­be­za y co­ra­zón. Acá igual: me he subido a es­ce­na­rios im­por­tan­tes es­tan­do frá­gil emo­cio­nal­men­te y eso se no­ta. Cuan­do es­tás bien, ¿por qué ha­bría de ir­te mal? Ade­más, es­toy en un buen mo­men­to afec­ti­vo, fa­mi­liar y la­bo­ral. Es­toy muy con­ten­ta y eso in­flu­ye”. —¿En­tra­rías en po­lí­ti­ca?

—Ten­go vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co pe­ro no lo ha­ría. In­vo­lu­cra un fuer­te cos­to fa­mi­liar y no es­toy dis­pues­ta a pa­gar­lo. —En­tien­do que des­pués de pa­sar por el pri­mer go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra tu ma­ri­do op­tó por de­jar la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca.

—Fue su de­ci­sión, so­mos un equi­po, en to­do. Él me ha apo­ya­do in­con­di­cio­nal­men­te, no po­dría ha­cer es­te tra­ba­jo sin él. En las ma­ña­nas sal­go muy tem­prano y él se ha­ce car­go de las ni­ñi­tas. Si ten­go fes­ti­val, va­mos to­dos. Y, de la mis­ma for­ma, lo res­pal­dé cuan­do es­tu­vo en una pe­ga en la que sa­lía pa­sa­das las do­ce de la no­che sin ja­más cues­tio­nar­lo. Aho­ra fue muy tierno por­que me di­jo: “Es­ta­mos en una eta­pa en la que no quie­ro per­der­me a las ni­ñi­tas y no po­de­mos te­ner los dos pe­gas tan in­ten­sas; es­te es tu mo­men­to así que en es­ta pa­sa­da me de­di­ca­ré al ejer­ci­cio de mi pro­fe­sión (y se aso­ció a un es­tu­dio de abo­ga­dos)”.

Hoy la TV es­tá atra­ve­san­do mo­men­tos com­pli­ca­dos. Al cie­rre de es­ta edi­ción, en TVN fue­ron des­pe­di­das 80 per­so­nas. Pa­ra Ma­ría Lui­sa Go­doy, el mo­de­lo de la te­le­vi­sión cam­bió y lle­gó el mo­men­to de ha­cer otros ajus­tes. “Soy muy ho­nes­ta y siem­pre di­ré lo que pien­so. En eso no voy a tran­sar nun­ca. La te­le­vi­sión se tie­ne que re­ajus­tar. Los ani­ma­do­res ga­na­mos mu­cho y de­bié­ra­mos adap­tar­nos a es­tos tiem­pos. Es una ac­ti­vi­dad que ya no da pa­ra pa­gar suel­dos tan al­tos. Por lo de­más, tam­po­co exis­te na­die que dis­pa­re el ra­ting co­mo sí ocu­rría an­tes. Es lo que pien­so y no te­mo de­cir­lo: cuan­do ha­blas con ho­nes­ti­dad y vas con la ver­dad por de­lan­te, to­do es más fá­cil”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.