EL MEN­SA­JE DE RI­CAR­DO LAGOS

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Ri­car­do Lagos Es­co­bar, ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

El ex­pre­si­den­te, quien fue­ra en­via­do es­pe­cial pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co en la ONU, nos mues­tra su vi­sión so­bre el fu­tu­ro del pla­ne­ta an­te las ame­na­zas li­de­ra­das por el pro­pio ser hu­mano.

In­vi­ta­do por Re­vis­ta CA­RAS pa­ra es­te nú­me­ro es­pe­cial de­di­ca­do a te­mas del me­dioam­bien­te, qui­sie­ra es­cri­bir des­de una pers­pec­ti­va op­ti­mis­ta, en fun­ción de cuán­to he­mos pro­gre­sa­do.

Pue­do afir­mar que en Chi­le he­mos avan­za­do. Gra­cias al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, a las ac­tua­les ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, ca­da vez más ac­ce­si­bles, y a de­ci­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas co­rrec­tas, he­mos su­pe­ra­do la gran cri­sis ener­gé­ti­ca y sus ele­va­dos pre­cios. Chi­le tam­bién ha ga­na­do pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal y tie­ne ma­yor con­fian­za en po­der cum­plir con los acuer­dos ad­qui­ri­dos re­fe­ri­dos al cam­bio cli­má­ti­co, co­mo aque­llos al­can­za­dos en el Tra­ta­do de Pa­rís de 2015.

Sin em­bar­go, no pue­do de­cir que he­mos me­jo­ra­do a ni­vel mun­dial. Hoy, no es la Tie­rra la que es­tá en pe­li­gro —que exis­te des­de ha­ce más de 5 mil mi­llo­nes de años— sino la exis­ten­cia del ser hu­mano. Las nue­vas con­di­cio­nes del pla­ne­ta, ge­ne­ra­das por el cam­bio cli­má­ti­co, ha­rían im­po­si­ble la vi­da co­mo hoy la con­ce­bi­mos. Y es­te dra­ma que te­ne­mos por de­lan­te es­tá po­ten­cia­do por tres he­chos ocu­rri­dos re­cien­te­men­te, es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos en­tre sí, y que nos ha­cen te­mer por la su­per­vi­ven­cia hu­ma­na.

El pri­me­ro di­ce re­la­ción con el Acuer­do de Pa­rís, don­de los dos paí­ses con ma­yor pro­duc­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, se com­pro­me­tie­ron con un ni­vel má­xi­mo de emi­sio­nes. Así, los pre­si­den­tes Oba­ma y Xi die­ron un ejem­plo al mun­do, a par­tir del cual el res­to de los paí­ses in­di­ca­mos vo­lun­ta­ria­men­te el ni­vel má­xi­mo de emi­sio­nes con el que nos po­día­mos com­pro­me­ter. El ob­je­ti­vo era ver si eso per­mi­tía evi­tar que el año 2050 la tem­pe­ra­tu­ra de la Tie­rra ex­ce­die­ra el ni­vel lí­mi­te de los 2° Cel­sius res­pec­to de lo que ha­bía al co­mien­zo de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Si bien los es­tu­dios in­di­ca­ban que era di­fí­cil cum­plir los com­pro­mi­sos asu­mi­dos en el Acuer­do de Pa­rís —da­do que el 2050 se cal­cu­la una po­bla­ción de 9 mil mi­llo­nes de per­so­nas, muy su­pe­rior a los 7 mil mi­llo­nes de hoy— exis­tía dis­po­si­ción a eje­cu­tar lo pac­ta­do. Sin em­bar­go, el re­ti­ro de Trump del Acuer­do, ba­sa­do en su pre­mi­sa de que “Amé­ri­ca es­tá pri­me­ro” y que tie­ne de­re­cho a se­guir cre­cien­do y con­ta­mi­nan­do más allá del acuer­do con­traí­do, pro­vo­có una indignación mun­dial. Y lo más gra­ve es que aho­ra Trump di­ce que “pa­re­ce que es cier­ta la ame­na­za res­pec­to de los ga­ses in­ver­na­de­ro, pe­ro eso se re­suel­ve por otras vías”.

LEl se­gun­do he­cho ne­ga­ti­vo, se re­fie­re al nue­vo in­for­me del Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos, cen­tro aca­dé­mi­co or­ga­ni­za­do por Na­cio­nes Uni­das, in­te­gra­do por más de tres mil cien­tí­fi­cos del mun­do y el más avan­za­do pa­ra me­dir las con­se­cuen­cias de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Has­ta aho­ra, sus es­tu­dios se­ña­la­ban que la con­ta­mi­na­ción por la ex­trac­ción de com­bus­ti­bles fó­si­les —car­bón, gas, pe­tró­leo—, in­dis­pen­sa­bles pa­ra la pro­duc­ción de ener­gía, per­ma­ne­ce­ría en la at­mós­fe­ra du­ran­te 110 a 120 años. A par­tir de es­tos da­tos, pro­yec­tá­ba­mos con­fia­dos que ha­cia el 2050 po­dría­mos vi­vir en un pla­ne­ta cu­ya tem­pe­ra­tu­ra no de­bie­ra su­bir más allá de 2°C, co­mo re­sul­ta­do de la acu­mu­la­ción de ga­ses en la at­mós­fe­ra.

Sin em­bar­go, es­te pa­nel in­ter­gu­ber­na­men­tal pu­bli­có ha­ce po­cas se­ma­nas un nue­vo in­for­me, que in­di­ca que ca­da año emi­ti­mos una can­ti­dad muy su­pe­rior a cuan­do éra­mos me­nos de mil mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do y te­nía­mos me­nos apa­ra­tos en los ho­ga­res e in­dus­trias. Por tan­to, es­ta con­ta­mi­na­ción per­ma­ne­ce­rá más de los 110 o 120 años pro­yec­ta­dos ini­cial­men­te. Así, pa­ra es­tar se­gu­ros de que la vi­da hu­ma­na se man­ten­drá com­pa­ti­ble con el pla­ne­ta y su ca­len­ta­mien­to, es­te no pue­de au­men­tar más de 1.5°C.

Eso im­pli­ca que el es­fuer­zo que de­be­mos ha­cer es mu­cho ma­yor del que se con­si­de­ró en Pa­rís. Y, en cir­cuns­tan­cias que ya lle­va­mos un ca­len­ta­mien­to de 1.3°C, el tre­cho pa­ra lle­gar al 1.5°C es muy pe­que­ño. De­be­mos tra­ba­jar mu­cho más de lo que su­po­nía­mos el 2015 y aho­ra no so­lo pa­ra re­du­cir los efec­tos que pue­de pro­du­cir el re­ti­ro de Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do. Que­da po­co tiem­po, po­co es­pa­cio y, sin el desa­rro­llo rá­pi­do de la tec­no­lo­gía, po­de­mos fra­ca­sar.

El ter­cer he­cho, y el más re­cien­te, es la elec­ción de Jair Bol­so­na­ro co­mo pre­si­den­te de Bra­sil, quien pe­se a ha­ber anun­cia­do su in­ten­ción de se­guir el ejem­plo de Es­ta­dos Uni­dos y re­ti­rar­se del Acuer­do de Pa­rís, pos­te­rior­men­te de­cla­ró que no lo ha­ría. Por­que Bra­sil, un país muy im­por­tan­te en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal, con ca­si 200 mi­llo­nes de per­so­nas y un gran pro­duc­to in­terno bru­to, lo que ge­ne­ra co­mo re­sul­ta­do de di­cho pro­duc­to es me­nos de la mi­tad del to­tal de sus emi­sio­nes. En efec­to, el 51% de las emi­sio­nes de Bra­sil es con­se­cuen­cia de la de­fo­res­ta­ción del Ama­zo­nas. Es el úni­co ca­so en el mun­do don­de to­do lo que pro­du­ce en ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro du­ran­te un año es in­fe­rior a lo que emi­te por los ár­bo­les que cor­ta en el mis­mo pe­rio­do. Múl­ti­ples lla­ma­dos han so­li­ci­ta­do a Bra­sil ac­tuar so­bre es­te he­cho, sin re­sul­ta­dos has­ta aho­ra. ¿Qué es lo dra­má­ti­co? Que el pre­si­den­te Bol­so­na­ro ha di­cho que no acep­ta­rá res­tric­cio­nes a Bra­sil en cuan­to a im­pe­dir la de­fo­res­ta­ción ac­tual. Es de­cir, ha no­ti­fi­ca­do al mun­do que Bra­sil es due­ño de se­guir ta­lan­do sus ár­bo­les, por­que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­tá pri­me­ro y si ello re­quie­re de­fo­res­tar, se ha­rá, aun­que sig­ni­fi­que con­ta­mi­nar más que con su pro­duc­ción anual de bie­nes y ser­vi­cios. Uno de los po­cos avan­ces lo­gra­dos en tan­tas ne­go­cia­cio­nes so­bre cam­bio cli­má­ti­co fue que, de la mis­ma ma­ne­ra co­mo se pa­ga por plan­tar un ár­bol, tam­bién se pa­ga­rá por no cor­tar uno ya exis­ten­te, bo­ni­fi­can­do así el fin de la de­fo­res­ta­ción.

Si que­re­mos ter­mi­nar con un po­co de op­ti­mis­mo es­ta co­lum­na, di­ga­mos que el ser hu­mano es­tá cons­cien­te de lo que vie­ne a fu­tu­ro y pue­de reac­cio­nar. To­dos y ca­da uno de no­so­tros po­de­mos ha­cer­lo, to­man­do con­cien­cia de lo que te­ne­mos por de­lan­te y par­tien­do por nues­tros pro­pios ho­ga­res y fa­mi­lias. Tam­bién po­de­mos uti­li­zar las nue­vas tec­no­lo­gías y ha­cer una gran cam­pa­ña que reúna to­das las ac­cio­nes ciu­da­da­nas del mun­do orien­ta­das a pre­ser­var la Tie­rra, pa­ra que las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes pue­dan vi­vir co­mo no­so­tros lo he­mos he­cho.

Qui­sie­ra ha­cer un lla­ma­do a la ac­ción. Si es­ta­mos cons­cien­tes co­mo lo es­tán quie­nes leen es­ta edi­ción de­di­ca­da al me­dioam­bien­te, ha­ga­mos un com­pro­mi­so in­di­vi­dual con el pla­ne­ta, has­ta aho­ra el úni­co que el ser hu­mano pue­de ha­bi­tar. Cuidémoslo, organicémonos y ha­ga­mos es­cu­char nues­tra voz ciu­da­da­na pa­ra que los lí­de­res nos guíen por la sen­da que no de­be­mos aban­do­nar.

Aún es tiem­po, ma­nos a la ac­ción. Hom­bres y mu­je­res de pensamiento, tam­bién a la ac­ción.

'SI ES­TA­MOS CONS­CIEN­TES CO­MO LO ES­TÁN QUIE­NES LEEN ES­TA EDI­CIÓN DE­DI­CA­DA AL ME­DIOAM­BIEN­TE, HA­GA­MOS UN COM­PRO­MI­SO IN­DI­VI­DUAL CON EL PLA­NE­TA, HAS­TA AHO­RA EL ÚNI­CO QUE EL SER HU­MANO PUE­DE HA­BI­TAR. CUIDÉMOSLO, ORGANICÉMONOS Y HA­GA­MOS ES­CU­CHAR NUES­TRA VOZ CIU­DA­DA­NA PA­RA QUE LOS LÍ­DE­RES NOS GUÍEN POR LA SEN­DA QUE NO DE­BE­MOS ABAN­DO­NAR'.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.