MO­VI­MIEN­TO AMA­BLE

La elec­tro­mo­vi­li­dad avan­za en nues­tro país. Al in­ci­pien­te par­que au­to­mo­triz eléc­tri­co se agre­ga el re­for­za­mien­to del trans­por­te pú­bli­co sin emi­sio­nes. Aquí, ex­per­tos ana­li­zan el es­ce­na­rio ac­tual y re­pa­san los pros y los con­tras de es­ta si­len­cio­sa re­vo­lu­ci

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fe­li­pe VI­lla­grán

La elec­tro­mo­vi­li­dad avan­za en nues­tro país a pa­sos agi­gan­ta­dos. Al in­ci­pien­te par­que au­to­mo­triz se agre­ga el re­for­za­mien­to del trans­por­te pú­bli­co sin emi­sio­nes.

CON­TRA LA CREEN­CIA GE­NE­RA­LI­ZA­DA, LOS AU­TOS ELÉC­TRI­COS NO SON LEN­TOS: “EL VEHÍCU­LO ELÉC­TRI­CO QUE ACE­LE­RA MÁS RÁ­PI­DO ES EL TES­LA, SU­PERAN­DO IN­CLU­SO A UN FE­RRA­RI O UN PORS­CHE”, OB­SER­VA EL IN­GE­NIE­RO JA­VIER PEREDA.

e“Los que nie­gan el cam­bio cli­má­ti­co son ig­no­ran­tes ac­ti­vos”. Es­ta la­pi­da­ria fra­se del re­cien­te Pre­mio Na­cio­nal de

Cien­cias Na­tu­ra­les 2018, Fa­bián Jak­sic, sin­te­ti­za de bue­na ma­ne­ra la si­tua­ción ac­tual. Atrás ha que­da­do el de­ba­te so­bre si es ver­dad o no el ca­len­ta­mien­to glo­bal, hoy el fo­co de la con­ver­sa­ción se cen­tra en có­mo en­fren­tar­lo.

Las res­pues­tas han sur­gi­do des­de va­rios fren­tes. En San­tia­go la red del me­tro si­gue ex­ten­dién­do­se y a la fe­cha van 346 ki­ló­me­tros de ci­clo­vías con­trui­dos, pe­ro a pe­sar de es­tos es­fuer­zos el par­que au­to­mo­triz con­ti­núa cre­cien­do en to­do el país: la cifra ya su­pera los 5,5 mi­llo­nes de vehícu­los, que en su con­jun­to re­pre­sen­tan ca­si el 22% del to­tal de emi­sio­nes de ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro.

En el mun­do la res­pues­ta es­tá lle­gan­do des­de la elec­tro­mo­vi­li­dad y en Chi­le, anun­cios co­mo los nue­vos bu­ses eléc­tri­cos del Tran­san­tia­go o la pues­ta en mar­cha de una pri­me­ra flo­ta de ta­xis eco­ló­gi­cos equi­pa­dos con una ba­te­ría de li­tio pa­ra fun­cio­nar, pa­re­cen in­di­car que ese tam­bién se­rá el ca­mino. Y más allá del trans­por­te pú­bli­co, las op­cio­nes pa­ra su­mar­se al cam­bio abar­can des­de los au­to­mó­vi­les hí­bri­dos, que fun­cio­nan al­ter­nan­do un mo­tor a com­bus­tión con­ven­cio­nal y otro a ba­te­ría, has­ta los mo­de­los eléc­tri­cos más re­cien­tes que de­se­chan la ben­ci­na y so­lo ope­ran re­car­ga­dos en en­chu­fes.

A es­ta úl­ti­ma ca­te­go­ría per­te­ne­ce el si­len­cio­so BMW i3 es­ta­cio­na­do en la ca­lle Vir­gi­nia Opa­zo del ba­rrio Re­pú­bli­ca, uno de los seis que han si­do en­tre­ga­dos en co­mo­da­to por la mar­ca ale­ma­na al Es­ta­do de Chi­le. Des­de el asien­to tra­se­ro des­cien­de la mi­nis­tra de Trans­por­te y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, Glo­ria Hutt, des­ta­can­do el sim­bo­lis­mo de cam­biar el tí­pi­co au­to ofi­cial —más gran­de y ben­ci­ne­ro— por es­te mu­cho más prác­ti­co e inofen­si­vo city car.

Hutt es una fi­gu­ra de pe­so en te­mas de mo­vi­li­dad ur­ba­na, no so­lo por su pues­to en el go­bierno sino por el cu­rrí­cu­lum que la lle­vó a él: in­ge­nie­ra ci­vil es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas de trans­por­te, lle­va más 25 años de­di­ca­da al te­ma. Y ad­mi­te que los avan­ces en ma­te­ria de elec­tro­mo­vi­li­dad han si­do más rá­pi­dos de lo que ella mis­ma es­pe­ra­ba: “Re­cuer­do ha­ber co­no­ci­do el pri­mer bus eléc­tri­co en 2012, pe­ro su pre­cio era tan al­to que en ese mo­men­to pen­sé ‘qué ma­ra­vi­lla y qué pe­na sa­ber que nun­ca lo va­mos a ver en el país’. Pe­ro ya es­tán aquí y to­do es­to pa­sa por que la re­duc­ción de su cos­to ha si­do no­ta­ble”, co­men­ta a CA­RAS.

No es un asun­to tri­vial. El al­to cos­to ini­cial que im­pli­ca cam­biar­se de un au­to con­ven­cio­nal a uno com­ple­ta­men­te eléc­tri­co si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los pa­ra los par­ti­cu­la­res in­tere­sa­dos. Sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, co­mo al­gún mo­de­lo uti­li­ta­rio, es­te ti­po de vehícu­los tie­nen un pre­cio de ven­ta su­pe­rior a los 20 mi­llo­nes de pe­sos, in­clu­yen­do el que usa la mi­nis­tra, cu­yo va­lor se acer­ca a los 40 mi­llo­nes. Cla­ro que la in­ver­sión ini­cial no ter­mi­na ahí. En la pá­gi­na web de Enel se pue­den co­ti­zar car­ga­do­res ca­se­ros, que ins­ta­la­dos pue­den lle­gar a cos­tar $1.2 mi­llón más.

La mi­nis­tra Hutt acep­ta que la in­ver­sión si­gue sien­do al­ta y que la dis­cu­sión aún no se ha cen­tra­do en crear in­cen­ti­vos pa­ra los pri­va­dos, pe­ro agre­ga que “una idea que es­tá cir­cu­lan­do es dar pre­fe­ren­cia a los au­tos eléc­tri­cos en zo­nas con­ges­tio­na­das, aun­que la con­ver­sa­ción es­tá en un ni­vel pre­li­mi­nar, por­que el im­pac­to pue­de ser muy gran­de”.

La me­ta del go­bierno es lle­gar al año 2050 con un trans­por­te pú­bli­co sin dié­sel, lo que sig­ni­fi­ca­rá orien­tar­se por com­ple­to a la mo­tri­ci­dad eléc­tri­ca. “Te­ne­mos al­gu­nas ur­gen­cias in­ter­me­dias, co­mo la re­duc­ción de emi­sio­nes CO2 es­ta­ble­ci­das por el Acuer­do de Pa­rís. Pa­ra 2030 hay que al­can­zar una me­ta muy im­por­tan­te en la que el rol del trans­por­te se­rá sig­ni­fi­ca­ti­vo”, ex­pli­ca. Y afir­ma que sí hay ca­sos en los que es­tán in­cor­po­ran­do in­cen­ti­vos, co­mo en la nue­va li­ci­ta­ción del Tran­san­tia­go, que pon­de­ra de dis­tin­ta ma­ne­ra las flo­tas de vehícu­los se­gún la ener­gía que usen.

¿BOOM ELÉC­TRI­CO?

Mien­tras con­ver­sa­mos, el en­torno de la mi­nis­tra nos co­men­ta que cer­ca de su ofi­ci­na hay una elec­tro­li­ne­ra, el equi­va­len­te eléc­tri­co a una ga­so­li­ne­ra. Y con­cor­da­mos en que se­ría útil re­tra­tar la ac­ción de “lle­nar el es­tan­que”. Al lle­gar al pun­to de car­ga, en la es­qui­na de Tea­ti­nos con Mo­ne­da, en­con­tra­mos un au­to es­ta­cio­na­do y una mo­to im­pi­dien­do el ac­ce­so a la má­qui­na, a pe­sar del le­tre­ro que prohí­be es­ta­cio­nar y de­te­ner­se “ex­cep­to re­car­ga de ta­xis eléc­tri­cos”.

Hoy exis­ten más de trein­ta elec­tro­li­ne­ras pú­bli­cas en el país ins­ta­la­das por Enel. Su uso re­quie­re lle­var el ca­ble de car­ga y des­blo­quear el en­chu­fe con una tar­je­ta de con­tac­to que se con­si­gue en la mis­ma pá­gi­na de la com­pa­ñía dis­tri­bui­do­ra eléc­tri­ca. Karla Za­pa­ta, ge­ren­ta de Enel X Chi­le, pro­nos­ti­ca 70 es­ta­cio­nes de car­ga pa­ra mar­zo de 2019. Tam­bién an­ti­ci­pa que su uso gra­tui­to es tem­po­ral, so­lo a mo­do de pre­sen­ta­ción. Ade­más avi­sa que ya exis­ten con­ve­nios con nue­ve in­mo­bi­lia­rias: “Son edi­fi­cios nue­vos que ya es­tán in­cor­po­ran­do in­fra­es­truc­tu­ras de car­ga, un gran avan­ce, por­que has­ta aho­ra era com­ple­jo car­gar cuan­do vi­vías en de­par­ta­men­to”.

La mi­nis­tra va­lo­ra las ini­cia­ti­vas de crea­ción de es­ta­cio­nes de car­ga: “Los dos gru­pos de bu­ses que va­mos a traer vie­nen con fi­nan­cia­mien­to de las pro­pia em­pre­sas eléc­tri­cas, ellas van a sem­brar un co­rre­dor de dis­tri­bu­ción y car­ga, uno en Ave­ni­da Gre­cia, otro por Vi­cu­ña Mac­ken­na y par­te de la Ala­me­da”, se­ña­la.

El in­cre­men­to se irá dan­do a me­di­da que el nú­me­ro de au­tos eléc­tri­cos par­ti­cu­la­res au­men­te, por­que has­ta aho­ra si­gue sien­do ba­jo. Se­gún la Aso­cia­ción Na­cio­nal Au­to­mo­triz, en­tre 2011 y 2017 se ven­die­ron 179 vehícu­los to­tal­men­te eléc­tri­cos, cifra aún muy in­fe­rior a la de paí­ses co­mo Es­pa­ña, que ce­rró el año pa­sa­do con más de diez mil uni­da­des nue­vas re­gis­tra­das. A ni­vel glo­bal Chi­na si­gue a la de­lan­te­ra, pues so­lo en 2017 los au­tos eléc­tri­cos re­pre­sen­ta­ron un 30% de las ven­tas to­ta­les en su mer­ca­do au­to­mo­triz, se­gún da­tos de For­bes.

Fren­te a los es­cuá­li­dos nú­me­ros chi­le­nos, el in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del La­bo­ra­to­rio de Vehícu­los Eléc­tri­cos de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Ja­vier Pereda, es op­ti­mis­ta y di­ce que “se du­pli­can ca­da año”. A su jui­cio, de­jar de la­do el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les es un buen ne­go­cio pa­ra el país: “Hoy el trans­por­te re­pre­sen­ta el 34% del to­tal de la ener­gía usa­da en el país —la mi­ne­ría con­su­me el 17%— y den­tro de eso, gran par­te pro­vie­ne del pe­tró­leo im­por­ta­do, en vez de usar nues­tra pro­pia ener­gía y au­to­abas­te­cer­nos”. En pro­me­dio el con­su­mo de un vehícu­lo eléc­tri­co es de 20 kWh por ca­da 100 km re­co­rri­dos, nú­me­ro que co­bra re­le­van­cia cuan­do se pro­yec­ta a los más de cin­co mi­llo­nes de au­tos a com­bus­tión que hay en Chi­le. Pa­ra Pereda, la ener­gía re­que­ri­da no es un pro­ble­ma: “Hay mu­chos pro­yec­tos so­la­res en el nor­te y el po­ten­cial de ener­gía re­no­va­ble es bien al­to. In­clu­so di­ría que el con­su­mo ac­tual le que­da chi­co a lo que po­de­mos al­can­zar”, ex­pli­ca.

EL DO­BLE FI­LO DEL LI­TIO

El co­ra­zón de un au­to eléc­tri­co es su ba­te­ría de li­tio, me­tal blan­do del que Chi­le es uno de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res con el 53% de las re­ser­vas mun­dia­les, se­gún la Co­mi­sión Chi­le­na del Co­bre. En pro­me­dio es­tas pi­las tie­nen una ga­ran­tía de ocho años y se pue­den se­guir usan­do por más tiem­po, pe­ro tal co­mo en los te­lé­fo­nos mó­vi­les su ci­clo útil des­cien­de al me­nos en un 80%. La pre­gun­ta es inevi­ta­ble: ¿qué se ha­ce des­pués con sus desechos? Un área gris in­clu­so pa­ra los ex­per­tos.

La mi­nis­tra Hutt ad­mi­te que re­cién se es­tá co­men­zan­do a es­tu­diar el te­ma a ni­vel glo­bal: “Na­die ha lle­ga­do a com­ple­tar la vi­da útil de es­tas ba­te­rías, pue­de que apa­rez­ca una sus­ti­tu­ción por al­gún ti­po de me­ca­nis­mo dis­tin­to, por­que la tec­no­lo­gía avan­za rá­pi­do”, sos­tie­ne. Se­gún el in­ge­nie­ro Ja­vier Pereda, el fo­co de­be­ría es­tar en las em­pre­sas que las fa­bri­can: “Tam­bién de­be­rían pen­sar en el pos­te­rior re­ci­cla­je”, abo­ga. Y ad­vier­te que en la pre­mu­ra exis­ten al­gu­nas for­mas de dar­les un se­gun­do uso, co­mo por ejem­plo al­ma­ce­nar ener­gía fo­to­vol­tai­ca en una ca­sa.

Pa­ra el di­rec­tor de Green­pea­ce Chi­le, Ma­tías Asún, la pre­gun­ta aún no tie­ne res­pues­ta cla­ra: “El li­tio ge­ne­ra una se­rie de pro­ble­mas que re­cién es­tán por ver­se, por­que ha­ce muy po­co que la elec­tro­mo­vi­li­dad de­jó de ser un pro­ce­so ex­pe­ri­men­tal”. Asún cree que la pues­ta en mar­cha de los vehícu­los eléc­tri­cos “es uno de los prin­ci­pa­les desafíos a es­ca­la glo­bal” pa­ra los pró­xi­mos vein­te años. “El pla­ne­ta es­tá per­dien­do su equi­li­brio cli­má­ti­co y una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes tie­ne que ver con la com­bus­tión de mo­to­res dié­sel. En­ton­ces, si po­de­mos uti­li­zar ener­gía eléc­tri­ca des­de fuen­tes de ba­jo im­pac­to, se­ría una vic­to­ria pa­ra to­dos”.

La co­mu­na de Las Con­des aca­ba de im­ple­men­tar un sis­te­ma pú­bli­co de scoo­ters eléc­tri­cos que pue­den al­can­zar los 25 km/h. Tie­nen un va­lor ini­cial de $500 y lue­go $150 por ca­da mi­nu­to de uso.

CON­TRA LA CREEN­CIA GE­NE­RA­LI­ZA­DA, LOS AU­TOS ELÉC­TRI­COS NO SON LEN­TOS: “EL VEHÍCU­LO ELÉC­TRI­CO QUE ACE­LE­RA MÁS RÁ­PI­DO ES EL TES­LA, SU­PERAN­DO IN­CLU­SO A UN FE­RRA­RI O UN PORS­CHE”, ACLA­RA EL IN­GE­NIE­RO JA­VIER PEREDA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.