EL HO­TEL SUS­TEN­TA­BLE DE JOR­GE ZABALETA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Paula Pa­la­cios Fo­tos Camilo Me­lús

De­sér­ti­ca se lla­ma el ho­tel bou­ti­que del ac­tor, que in­vi­ta a des­cu­brir sen­sa­cio­nes, ex­pe­rien­cias y a im­preg­nar­se de la mís­ti­ca de es­te si­len­cio­so te­rri­to­rio lleno de se­cre­tos en San Pe­dro de Ata­ca­ma.

De­sér­ti­ca se lla­ma el ho­tel bou­ti­que que el ac­tor abrió ha­ce unas se­ma­nas en el co­ra­zón de San Pe­dro de Ata­ca­ma, que in­vi­ta a des­cu­brir sen­sa­cio­nes y a im­preg­nar­se de la mís­ti­ca de ese te­rri­to­rio si­len­cio­so. Un lu­gar cons­trui­do en al­tu­ra pa­ra pre­ser­var el me­dioam­bien­te, don­de co­mul­gan la tra­di­ción y un pro­yec­to sos­te­ni­ble, que per­mi­te vol­ver al San Pe­dro tra­di­cio­nal, don­de se so­lía com­par­tir una me­sa, ex­pe­rien­cias e his­to­rias.

Des­pués de 30 años Jor­ge Zabaleta (48) pu­do cum­plir al fin su gran sue­ño. Se tra­ta del ex­clu­si­vo ho­tel bou­ti­que sus­ten­ta­ble

De­sér­ti­ca, que lue­go de cua­tro años de cons­truc­ción abrió sus puer­tas ha­ce unas se­ma­nas.

Tras una vi­da ve­ra­nean­do en el sur de Chi­le jun­to a su fa­mi­lia, re­cién a los 15 Jor­ge co­men­zó a via­jar so­lo y sin un pe­so. A los 18 fue a San Pe­dro por pri­me­ra vez —que en­ton­ces no te­nía luz y era de muy di­fí­cil ac­ce­so—, y se enamo­ró al pun­to de pen­sar que ha­bía per­di­do su tiem­po tan­tos años en el sur. “Me gus­tó el de­sier­to por­que es co­mo un li­bro abier­to: ho­nes­to, trans­pa­ren­te, no es­con­de na­da. Des­de en­ton­ces he vuel­to una y otra vez. Em­pe­cé a in­vo­lu­crar­me y a des­cu­brir lu­ga­res in­creí­bles: bos­ques, cas­ca­das, co­lo­res, una paz y tran­qui­li­dad que no en­cuen­tras en otra par­te, aun cuan­do aquí la vi­da es ru­da, du­ra, to­do cues­ta mu­cho ya que no es ti­rar la se­mi­lla y que crez­ca la za­naho­ria. Es alu­ci­nan­te”.

En­tre ir y vol­ver cre­cían sus ga­nas de echar raí­ces y cons­truir al­go no co­mo ne­go­cio, sino co­mo un pro­yec­to de vi­da. Ha­ce quin­ce años tu­vo los me­dios eco­nó­mi­cos ne­ce­sa­rios, par­tió a bus­car un te­rreno y dio con una cha­cra cu­bier­ta de ár­bo­les y plan­tas, ubi­ca­da al fi­nal de la ca­lle prin­ci­pal (Ca­ra­co­les 455),

que re­sul­ta­ba un ver­da­de­ro oa­sis en me­dio del de­sier­to. Sin pen­sar­lo, Jor­ge ad­qui­rió dos mil 500 me­tros que era par­te del te­rreno de la se­ño­ra Eli —su ac­tual ve­ci­na—, don­de a lo lar­go de cua­tro años le­van­tó su es­pec­ta­cu­lar ho­tel de do­ce ha­bi­ta­cio­nes con es­truc­tu­ras y for­mas que re­cuer­dan a los tu­ris, que eran las cons­truc­cio­nes ori­gi­na­les ata­ca­me­ñas.

El res­pe­to y amor por esa tie­rra, lo lle­vó a edi­fi­car a cier­ta al­tu­ra pa­ra no to­car ni des­truir na­da de la ve­ge­ta­ción exis­ten­te, y que per­mi­te ade­más que ca­da 14 días se inun­de por los ca­na­les de la zo­na pa­ra su re­ga­dío. Su idea jun­to a la pai­sa­jis­ta Te­re Mo­ller fue res­ca­tar to­do lo que se da­ba na­tu­ral­men­te y a fu­tu­ro te­ner sus pro­pias cha­cras pa­ra sa­car dis­tin­tas hier­bas pa­ra in­fu­sión. No cor­tó ni un so­lo ár­bol, y en los es­pa­cios que per­mi­tía el sue­lo, se cons­tru­ye­ron las ha­bi­ta­cio­nes. Por lo mis­mo, son to­das de ta­ma­ños di­fe­ren­tes, y por la ma­ne­ra en que es­tán dis­tri­bui­das, da la sen­sa­ción de es­tar re­co­rrien­do un laberinto con pi­so de pie­dras vol­cá­ni­cas. “No que­ría cau­sar gran im­pac­to en el te­rreno que era muy vegetal y de una ri­que­za es­pec­ta­cu­lar, don­de pri­man ár­bo­les año­sos co­mo el cha­ñar, pi­mien­to, pe­ra­les, gra­na­das y man­za­nos”, cuen­ta Jor­ge so­bre es­te pro­yec­to, el cual tie­ne co­mo ge­ren­te ge­ne­ral a su her­ma­na Ale­jan­dra Zabaleta.

JEl ar­qui­tec­to chi­leno Fredy Hol­zer ela­bo­ró el pro­yec­to ori­gi­nal, que lue­go si­guió en ma­nos de la di­se­ña­do­ra Kathy Rahal, don­de lo cen­tral, cuen­ta el ac­tor, era in­te­grar­se a la na­tu­ra­le­za y a la cul­tu­ra nor­ti­na. Por ello pre­do­mi­na la ma­de­ra —la ma­yo­ría re­ci­cla­das y del des­ar­ma­do es­ta­dio de Ca­la­ma—, los ma­te­ria­les no­bles y cá­li­dos y que Jor­ge jun­to a su mu­jer, Fran­cis­ca Allen­de, es­co­gie­ron y di­se­ña­ron uno a uno, co­mo las puer­tas, lám­pa­ras de ado­be y mim­bre o los te­chos ex­te­rio­res de las ha­bi­ta­cio­nes que es­tán cu­bier­tos por breas te­ji­das pa­ra que se ca­mu­flen en­tre los ár­bo­les.

Si bien las ca­mas, sá­ba­nas, los ser­vi­cios y aten­ción son de pri­mer ni­vel, Jor­ge ase­gu­ra que el ob­je­ti­vo fi­nal del ho­tel es en­tre­gar co­mo­di­dad bien he­cha, no lu­jo por el lu­jo. “Un lu­gar don­de pue­das re­fu­giar­te, dor­mir bien, des­can­sar, re­cu­pe­rar­te, con una tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta, pe­ro sin ex­ce­sos. No pre­ten­do crear ex­pec­ta­ti­vas, me­jor que la gen­te cuan­do ven­ga, se sor­pren­da. Al fi­nal ven­drán las per­so­nas que ten­gan que ve­nir. Al­guien que

"NO FUE FÁ­CIL CON­FLUIR MI SUE­ÑO DE HO­TEL CON EL NE­GO­CIO HO­TE­LE­RO, QUE NO ES LO MIS­MO. ES­TO ES­TÁ HE­CHO PA­RA PER­SO­NAS QUE QUIE­REN DES­CU­BRIR SEN­SA­CIO­NES, EL DE­SIER­TO, RE­CO­RRER, EM­PA­PAR­SE Y ENAMO­RAR­SE DEL LU­GAR”.

quie­re hi­dro­ma­sa­jes, por ejem­plo, no pue­de es­tar acá, tie­ne que to­mar un tour e ir a las ter­mas de Pu­ri­ta­ma con ja­cuz­zis na­tu­ra­les. Por eso no fue fá­cil con­fluir mi sue­ño de ho­tel con el ne­go­cio ho­te­le­ro, que no es lo mis­mo. Es­to es­tá he­cho pa­ra má­xi­mo 24 per­so­nas ma­yo­res de 16 años, que bus­can un tra­to per­so­na­li­za­do, ín­ti­mo; go­zar de otras co­sas, que quie­ren des­cu­brir sen­sa­cio­nes, el de­sier­to, re­co­rrer, em­pa­par­se y enamo­rar­se del lu­gar”.

CO­MU­NI­DA­DES ATA­CA­ME­ÑAS

El ape­go a lo na­tu­ral y sus­ten­ta­ble del ac­tor no so­lo pa­sa por la con­ser­va­ción del sue­lo, de la ve­ge­ta­ción y en el uso de ma­te­ria­les no­bles, sino tam­bién en el fun­cio­na­mien­to del ho­tel. Par­tien­do por las ha­bi­ta­cio­nes que son tér­mi­cas, que aís­lan tan­to el frío co­mo el ca­lor, pa­ra así usar la me­nor ener­gía y ca­le­fac­ción po­si­ble. El agua de las du­chas y la­va­ma­nos se re­ci­cla pa­ra el rie­go, mien­tras que el 30 por cien­to de la ener­gía eléc­tri­ca pro­vie­ne de pa­ne­les so­la­res, aun­que la idea es lle­gar al 70 por cien­to de au­to­abas­te­ci­mien­to en el cor­to pla­zo. Mien­tras, to­da la ilu­mi­na­ción es led, de ba­jo con­su­mo ener­gé­ti­co, que era el ob­je­ti­vo prin­ci­pal da­da la reali­dad de San Pe­dro.

La pis­ci­na fue pen­sa­da pa­ra ‘ves­tir’ el sec­tor del loun­ge, dar un to­que de fres­cu­ra y crear un am­bien­te úni­co, ya que sue­le atraer a una di­ver­si­dad de pá­ja­ros. Fue di­se­ña­da de tal for­ma, que uti­li­za una mí­ni­ma can­ti­dad de agua. Ins­pi­ra­da en las ter­mas de Pu­ri­ta­ma, tie­ne un pri­mer ojo de agua muy ba­jo que ha­ce de po­zón pa­ra re­fres­car­se, cu­ya cas­ca­da cae en una se­gun­da pis­ci­na más gran­de, pe­ro tam­bién de po­ca pro­fun­di­dad.

La idea de Jor­ge es co­mu­ni­car­se e in­te­grar­se con las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. Por eso to­da la gas­tro­no­mía del ho­tel —a car­go de Pa­tri­cio Cá­ce­res y Jen­ni­fer Crew (Los Mo­te­mei)— se pro­du­ce de ma­ne­ra na­tu­ral por gen­te de la zo­na. In­clu­so el ser­vi­cio de la­van­de­ría es­tá a car­go de una ve­ci­na. “Aquí en San Pe­dro hay mu­cha gen­te con em­pren­di­mien­tos y pre­fe­ri­mos tra­ba­jar con ellos, con per­so­nas cer­ca­nas. Nues­tra je­fa de co­ci­na (Ama­lia Cruz), por ejem­plo, no es chef, sino una co­ci­ne­ra de aquí a quien se le han da­do he­rra­mien­tas pa­ra re­fi­nar las pre­pa­ra­cio­nes que se­rán chi­le­nas, con raí­ces en el de­sier­to. In­te­grar a las co­mu­ni­da­des es nues­tra úni­ca ma­ne­ra de en­ri­que­cer­nos con es­ta cul­tu­ra. Que­re­mos apren­der, par­ti­ci­par hu­mil­de­men­te en el sis­te­ma lo­cal y no im­po­ner el nues­tro, sino des­cu­brir qué co­sas hay aquí, qué pre­pa­ra­cio­nes pue­den te­ner, có­mo uti­li­zan la se­mi­llas del cha­ñar, por ejem­plo. Y así per­pe­tuar es­tas tra­di­cio­nes cu­li­na­rias que hoy no se es­tán tras­pa­san­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, por­que los jó­ve­nes se es­tán de­di­can­do a otras co­sas. No te­ne­mos un me­nú es­tán­dar, es­te cam­bia­rá se­gún la tem­po­ra­da de cier­tos ali­men­tos. Que­re­mos que la co­mi­da tam­bién sea una ex­pe­rien­cia, res­pe­tan­do nues­tro slo­gan que es ser un ho­tel de ori­gen. Ja­más ofre­ce­re­mos mer­lu­za aus­tral con pa­pas fri­tas, sí unas tru­chas de Chiu-Chiu que son muy ri­cas”.

En su in­ten­ción de in­te­grar a las co­mu­ni­da­des de la zo­na, el ac­tor tie­ne con­tem­pla­do in­vi­tar­las a tra­ba­jar la agri­cul­tu­ra en otro te­rreno que tie­ne a unos po­cos ki­ló­me­tros, con el fin de que re­ci­ban un in­gre­so y a su vez abas­te­cer al ho­tel. “Los te­rre­nos de San Pe­dro han subido mu­cho, y pa­ra quie­nes vi­ven acá te­ner una cha­cra es ca­rí­si­mo. Nues­tra idea es de­vol­ver esos te­rre­nos a la co­mu­ni­dad pa­ra que los tra­ba­jen, siem­bren y no­so­tros abas­te­cer­nos de esas za­naho­rias, cho­clos... Es una vuel­ta de mano por el pri­vi­le­gio de es­tar aquí, por­que no­so­tros so­mos los in­vi­ta­dos. Siem­pre me ha cho­ca­do ese em­pre­sa­rio de­pre­da­dor, que se ins­ta­la y arra­sa. Que­re­mos de­vol­ver to­do lo que po­da­mos a la co­mu­ni­dad”.

En esa lí­nea, en el cor­to pla­zo ins­ta­la­rá a un cos­ta­do del ho­tel una es­pe­cie de mi­ni­mer­ca­do de ar­te­sa­nías, gas­tro­no­mía y otras co­sas pa­ra que los em­pren­de­do­res lo­ca­les pue­dan ofre­cer sus pro­duc­tos ba­jo la mo­da­li­dad del pre­cio jus­to. “Pre­ten­de­mos im­pul­sar el em­pren­di­mien­to y siem­pre nues­tra prio­ri­dad se­rán los pe­que­ños pro­duc­to­res. Una mues­tra son nues­tros vi­nos lo­ca­les, de la Vi­ña Ay­llu, que pro­du­ce vi­nos a la más al­ta al­tu­ra en el mun­do (ca­si tres mil me­tros). Y los ja­bo­nes, cham­pús y cre­mas de los ba­ños —que es­tán en en­va­ses gran­des pa­ra evi­tar la ba­su­ra plás­ti­ca— son or­gá­ni­cos, los fa­bri­can unos jó­ve­nes que es­tán co­men­zan­do su ne­go­cio y tie­nen un res­pe­to in­creí­ble por el me­dioam­bien­te. Soy un hin­cha de los em­pren­de­do­res, lo úni­co que quie­ro es que les va­ya bien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.