Fa­mi­lias ECO LÓGI GAS

Se­pa­ran­do la ba­su­ra o co­se­chan­do su pro­pio huer­to, el pla­ne­ta cam­bió y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­nen el re­ci­cla­je en el ADN. Aquí tres abue­los, jun­to a sus nie­tos, mues­tran có­mo apren­die­ron a cui­dar el me­dioam­bien­te mu­chas ve­ces gra­cias a los ni­ños.

Caras (Chile) - - ESPECIAL VERDE - Por Fe­li­pe Vi­lla­grán

An­drés Alla­mand y Ju­lia BRE­CHAS GENERACIONALES

An­drés Alla­mand es ca­te­gó­ri­co en de­cir que le sor­pren­de el com­pro­mi­so eco­ló­gi­co de los ni­ños. “Aho­ra tie­nen mu­cha preo­cu­pa­ción por la na­tu­ra­le­za y los ani­ma­les, son co­sas que no veía cuan­do era jo­ven. Hay un mun­do de di­fe­ren­cia”.

Mien­tras, apa­re­ce co­rrien­do Ju­lia Bue­na­ven­tu­ra, quien tí­mi­da re­co­no­ce sa­ber los co­lo­res de los ba­su­re­ros pa­ra el re­ci­cla­je: azul pa­ra el car­tón y ama­ri­llo pa­ra plás­ti­cos. Pa­ra el se­na­dor, Ju­lix —co­mo lla­ma a su úni­ca nie­ta de 5 años, hi­ja de Oli­via Alla­mand— es “la pri­me­ra re­ci­cla­do­ra de la fa­mi­lia” y ha si­do un desafío cons­tan­te es­tar a la al­tu­ra. “Des­de chi­ca le in­cul­ca­mos el cui­da­do por el me­dioam­bien­te, pe­ro fue in­creí­ble dar­se cuen­ta de que aho­ra es ella quien es­tá preo­cu­pa­da de to­do. Ella ter­mi­nó en­se­ñán­do­nos”, con­fie­sa.

Gabriela Her­nán­dez y Cle­men­te ¡HAS­TA EL AGUA SE CUI­DA!

Gabriela Her­nán­dez ad­mi­te de in­me­dia­to que su nie­to Cle­men­te Pi­ne­da (11) es quien le re­pi­te una y otra vez so­bre el cui­da­do del pla­ne­ta. La fo­to es en el pun­to de re­ci­cla­je de la pla­za Las Li­las don­de la ac­triz sue­le se­pa­rar car­to­nes y plás­ti­cos, mien­tras el jo­ven re­cla­ma: “¡De­ja­ron una ca­ja don­de de­be­rían ir las bo­te­llas!”.

Gabi ex­pli­ca que su nie­to siem­pre ha te­ni­do el bi­chi­to del cui­da­do del me­dioam­bien­te, pe­ro es­te tie­ne un ori­gen cla­ro: su hi­ja Ma­ría Jo­sé Mon­te­ro, quien es una suer­te de maes­tra pa­ra am­bos. Ella to­dos los me­ses va al pun­to lim­pio de Vi­ta­cu­ra con el au­to car­ga­do de ma­te­rial pa­ra re­ci­clar, “tie­ne más op­cio­nes, in­clu­so pue­des de­jar pi­las, ro­pas y tam­bién remedios”.

Cle­men­te vi­vió jun­to a su abue­la, du­ran­te esos me­ses em­pa­pe­ló la ca­sa con le­tre­ros co­mo: “Cie­rren el agua mien­tras se lavan los dien­tes”. “Es que es­tos ni­ños vie­nen con otra mi­ra­da, una mu­cho más cons­cien­te, ¡al me­nos más que nues­tra ge­ne­ra­ción!”, di­ce la ac­triz.

Ma­lu­cha Pin­to y Elisa ECOLOGISMO TO­TAL

Una fa­mi­lia de­di­ca­da ca­si por com­ple­to a la na­tu­ra­le­za, esa es la que ha for­ma­do Ma­lu­cha Pin­to en su par­ce­la de la co­mu­ni­dad eco­ló­gi­ca en Pe­ña­lo­lén. Allí, en di­fe­ren­tes ca­sas, pe­ro den­tro del mis­mo te­rreno, vi­ve con su nie­ta Elisa Fuen­tes (6) quien sue­le ayu­dar­la con el huer­to, don­de ya apa­re­cen las pri­me­ras le­chu­gas y acel­gas. “Amo ju­gar en el jar­dín de la ña­ña”, di­ce la ni­ña.

“He­mos he­cho cam­bios des­de que vi­mos esa is­la de plás­ti­co que es­tá en el Pa­cí­fi­co, ¡ca­si me mo­rí!”, cuen­ta la ac­triz y nos di­ce que Elisa tam­bién ha lle­ga­do con va­rias ideas, una de ellas fue­ron los eco­la­dri­llos. “Den­tro de las bo­te­llas, vas me­tien­do otros plás­ti­cos has­ta que que­den com­ple­ta­men­te pre­sio­na­dos. Al fi­nal, ter­mi­nan sien­do ro­bus­tos, lo su­fi­cien­te pa­ra ha­cer un mu­ro”, y mues­tra que quie­re ha­cer una pa­red en la di­vi­sión de su te­rreno y la ca­lle.

Pa­ra Ma­lu­cha, mu­cho tie­ne que ver el co­le­gio don­de es­tu­dian sus dos nie­tas; Mai­son de L’ En­fan­ce. “A ellos les re­ga­la­ba los li­bre­tos del ca­nal, y los usa­ban pa­ra las fo­to­co­pias de las ta­reas, ocu­pa­ban los afi­ches de nues­tras obras pa­ra di­bu­jar. Dar­les un se­gun­do uso a los ma­te­ria­les tam­bién es una for­ma de re­ci­cla­je”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.