AGUAS AN­DI­NAS y su lu­cha por el cam­bio cli­má­ti­co

Caras (Chile) - - ESPECIAL VERDE - Por Fernanda Zú­ñi­ga

A ni­vel mun­dial, más del 80% de las aguas re­si­dua­les ge­ne­ra­das por la so­cie­dad vuel­ven al eco­sis­te­ma sin ha­ber si­do tra­ta­das o re­uti­li­za­das. Aguas An­di­nas vio aquí una opor­tu­ni­dad y con­vir­tió las aguas ser­vi­das en fá­bri­cas de vi­da. Su ges­tión fue pre­mia­da por la ONU por su cons­tan­te tra­ba­jo en ma­te­ria de sus­ten­ta­bi­li­dad.

Nues­tro país y el res­to del pla­ne­ta es­tán en­fren­ta­dos a una

cons­tan­te ame­na­za que lle­gó pa­ra que­dar­se: el cam­bio cli­má­ti­co. Los ín­di­ces de se­quía en cier­tas zo­nas de Chi­le y en el pa­no­ra­ma mun­dial es­tán co­men­zan­do a afec­tar a gran­des po­bla­cio­nes que ven ca­da vez más dis­mi­nui­dos sus re­cur­sos hí­dri­cos.

Aún así, con he­chos con­cre­tos exis­ten quie­nes nie­gan que se es­tén pro­du­cien­do da­ños me­dioam­bien­ta­les, en­tre ellos, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, que en va­rias oca­sio­nes ha afir­ma­do que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es so­lo una in­ven­ción de las gran­des em­pre­sas. Sin em­bar­go, hay quie­nes creen to­do lo con­tra­rio y bus­can ge­ne­rar un cam­bio, no so­lo in­no­van­do en el uso efi­cien­te de los re­cur­sos, sino que tam­bién ex­plo­ran­do al­gu­na al­ter­na­ti­va pa­ra lo­grar dis­mi­nuir el im­pac­to en el me­dioam­bien­te ge­ne­ra­do por

las ca­de­nas de pro­duc­ción de las gran­des em­pre­sas, en­tre ellas Aguas An­di­nas. Es­ta com­pa­ñía en­con­tró, en la ne­ce­si­dad de pro­ce­sar los residuos, una opor­tu­ni­dad pa­ra dar un gi­ro en la for­ma de có­mo es­ta­ban ha­cien­do ne­go­cios y re­plan­tear­se ade­más, qué tan res­pon­sa­bles es­ta­ban sien­do con to­do el ma­te­rial que pro­du­cían.

Des­de el año 2002 la com­pa­ñía cuen­ta con un plan de sa­nea­mien­to hí­dri­co, que en pa­la­bras sen­ci­llas sig­ni­fi­có la des­con­ta­mi­na­ción to­tal de los tres cau­ces más im­por­tan­tes de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na: el río Mai­po, el Zan­jón de la Agua­da y el río Ma­po­cho, es­to, a tra­vés de sus plan­tas de aguas ser­vi­das.

Así, po­co a po­co han pa­sa­do a to­mar el com­pro­mi­so de convertirse en una em­pre­sa sus­ten­ta­ble y a fa­vor de la eco­no­mía cir­cu­lar, que bus­ca re­du­cir la pro­duc­ción de residuos pa­ra uti­li­zar­los co­mo re­cur­sos.

LA PRI­ME­RA BIO­FAC­TO­RÍA DEL MUN­DO

En abril de 2017 Aguas An­di­nas anun­ció du­ran­te una ac­ti­vi­dad or­ga­ni­za­da en con­jun­to con el mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te que trans­for­ma­ría sus plan­tas de tra­ta­mien­to de aguas ser­vi­das de La Far­fa­na y Ma­po­cho-Tre­bal en una gran bio­fac­to­ría, ver­da­de­ros cen­tros pro­duc­to­res de re­cur­sos que no pro­vo­can nin­gún ti­po de re­si­duo ni im­pac­to al me­dioam­bien­te, pro­du­cien­do su pro­pia ener­gía pa­ra fun­cio­nar, de­jan­do ob­so­le­to los com­bus­ti­bles fó­si­les. De pa­so, se con­vir­tie­ron en pio­ne­ros en ini­cia­ti­vas de es­te ti­po.

Es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma en la for­ma de tra­ba­jar, la ha con­ver­ti­do en una de las po­cas em­pre­sas de nues­tro país que se ha pues­to un pla­zo es­pe­cí­fi­co de cin­co años pa­ra trans­for­mar­se en una com­pa­ñía con ce­ro ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción.

Las bio­fac­to­rías son el re­sul­ta­do de la mo­di­fi­ca­ción de plan­tas de des­con­ta­mi­na­ción de aguas ser­vi­das en ver­da­de­ras fá­bri­cas de vi­da, en don­de los residuos que pro­du­ce la ciu­dad son trans­for­ma­dos en nue­vos re­cur­sos, ta­les co­mo fer­ti­li­zan­te or­gá­ni­co pa­ra sue­los de­gra­da­dos, gas na­tu­ral, elec­tri­ci­dad y agua lim­pia pa­ra uso in­dus­trial y agrí­co­la. De es­ta for­ma, lo­gran con­ver­tir el 100% de los desechos que pro­du­cen en re­cur­sos to­tal­men­te re­no­va­bles y po­co a po­co se ha vuel­to un ejem­plo de sus­ten­ta­bi­li­dad. “Aguas An­di­nas se en­cuen­tra en el ma­yor cam­bio pa­ra­dig­má­ti­co ob­ser­va­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. No­so­tros cree­mos que tus residuos son mis re­cur­sos y que de es­ta for­ma es­ta­mos con­tri­bu­yen­do a la pre­ser­va­ción pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, com­pro­me­ti­dos en im­pac­to ce­ro, im­pul­san­do las in­ter­re­la­cio­nes de mu­tuo be­ne­fi­cio con nues­tra co­mo­di­dad”, co­men­ta Pau­li­na Vi­cen­te­la, je­fa de bio­fac­to­rías de la em­pre­sa.

PRE­MIAN­DO LA IN­NO­VA­CIÓN

Los avan­ces en cuan­to a ma­te­ria de sus­ten­ta­bi­li­dad hi­cie­ron que en sep­tiem­bre de es­te año la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) en co­la­bo­ra­ción con The Cli­ma­te Group, pre­mia­ra du­ran­te su con­fe­ren­cia glo­bal del cli­ma a la bio­fac­to­ría de Aguas An­di­nas por su tra­ba­jo fren­te al cam­bio cli­má­ti­co, otor­gán­do­le el reconocimiento de Im­pul­so Pa­ra el Cam­bio 2018, en la ca­te­go­ría Sa­lud Pla­ne­ta­ria, du­ran­te la Se­ma­na del Cli­ma en Nue­va York.

Quin­ce se­rán las ini­cia­ti­vas pre­mia­das du­ran­te la ce­re­mo­nia fi­nal que se­rá rea­li­za­da en el mar­co de la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co COP24 en Po­lo­nia en el mes de di­ciem­bre. En­tre los ga­lar­do­na­dos des­ta­can des­de una apli­ca­ción mó­vil que pro­mue­ve la lu­cha con­tra el des­per­di­cio de ali­men­tos y el ham­bre en el mun­do, has­ta un go­bierno (el de Ca­na­dá) que se es­tá ha­cien­do res­pon­sa­ble del 100 % de sus emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

“Es­tas ac­ti­vi­da­des po­nen el fo­co en ac­cio­nes cli­má­ti­cas que se pue­den re­pli­car por to­do el mun­do. Son la prue­ba de que la ac­ción cli­má­ti­ca no so­lo es po­si­ble, sino que tam­bién es in­no­va­do­ra, emo­cio­nan­te y mar­ca la di­fe­ren­cia”, se­ña­la Pa­tri­cia Es­pi­no­sa, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va de ONU Cam­bio Cli­má­ti­co.

Por otro la­do, Chi­le fue el úni­co país la­ti­noa­me­ri­cano en ser re­co­no­ci­do por es­te or­ga­nis­mo de­bi­do a sus cons­tan­tes ini­cia­ti­vas orien­ta­das a fre­nar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co.“Es­te es un gran in­cen­ti­vo pa­ra Chi­le, que ava­la la ges­tión que co­mo com­pa­ñía de ser­vi­cios me­dioam­bien­ta­les ve­ni­mos rea­li­zan­do ha­ce ca­si una dé­ca­da pa­ra mi­ti­gar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Y nues­tro ob­je­ti­vo es se­guir avan­zan­do pa­ra lle­gar a te­ner ce­ro emi­sio­nes y lo es­ta­mos lo­gran­do con nues­tras bio­fac­to­rías, que sin du­da son un ejem­plo de eco­no­mía cir­cu­lar”, con­clu­ye el CEO del Gru­po Aguas An­di­nas, Nar­cís Ber­be­ra­na.

La bio­fac­to­ría Gran San­tia­go re­in­te­gra al­re­de­dor de 600 mi­llo­nes de me­tro cú­bi­cos de agua lim­pia a los cau­ces ca­da año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.