La otra ba­su­ra ca­ra de la

Caras (Chile) - - ESPECIAL VERDE - Por Sil­via Pe­ña Fo­tos Camilo Me­lús

El ver­te­de­ro de La Chim­ba —10 km al nor­te de An­to­fa­gas­ta— es de los más gran­des de Su­da­mé­ri­ca. Y aun­que de­be­ría es­tar ce­rra­do des­de oc­tu­bre de 2015, si­gue fun­cio­nan­do. Hoy, cuan­do to­do apun­ta a re­du­cir, re­ci­clar y re­uti­li­zar, es­tas 170 hec­tá­reas, fo­co de emer­gen­cia sa­ni­ta­ria, son el sus­ten­to de un gru­po de per­so­nas que for­man par­te de una im­por­tan­te ca­de­na: el 60% del re­ci­cla­je que se ha­ce en el país de­pen­de de los pe­que­ños re­co­lec­to­res. Es­ta es la his­to­ria de tres mu­je­res que vi­ven de la ba­su­ra.

Ca­da chi­leno ge­ne­ra apro­xi­ma­da­men­te 1.1 ki­lo de desechos por día (unas 7.4 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año) se­gún Green­pea­ce. So­lo el 20% de la po­bla­ción re­ci­cla su ba­su­ra de ma­ne­ra ha­bi­tual. El res­to se acu­mu­la en cen­tros de aco­pio, re­lle­nos sa­ni­ta­rios y ver­te­de­ros. La Chim­ba en An­to­fa­gas­ta al­ber­ga uno de los ba­su­ra­les más gran­des de Su­dá­me­ri­ca. En to­tal 5 mi­llo­nes 600 mil me­tros cú­bi­cos de residuos. Par­tió fun­cio­nan­do ha­ce más de 50 años y su vi­da útil de­be­ría ha­ber ter­mi­na­do ha­ce tres. En 2013 la mu­ni­ci­pa­li­dad to­mó su ad­mi­nis­tra­ción: cer­có su pe­rí­me­tro, es­ta­ble­ció un ho­ra­rio de fun­cio­na­mien­to, re­glas de in­gre­so y la ma­yo­ría de quie­nes tra­ba­ja­ban in­for­mal­men­te allí fue­ron con­tra­ta­dos. Hoy es­tá di­vi­di­do en dos sec­to­res: El es­com­bro, que reune los desechos del co­mer­cio, y La ram­pla, don­de lle­ga la ba­su­ra de las ca­sas. La idea es que en el cor­to pla­zo sea ce­rra­do y se cons­tru­ya en su lu­gar un gran par­que.

SU­SA­NA VÉLIZ (52)

La Cha­na, es una de las di­ri­gen­tas más an­ti­guas y res­pe­ta­das de los cam­pa­men­tos de An­to­fa­gas­ta. Hoy di­ri­ge el Cen­tro de For­ma­ción La Chim­ba, crea­do jun­to al pa­dre Fe­li­pe

Be­rríos. Lle­gó des­de Ca­la­ma ha­ce ca­si 40 años. Si bien hoy no tra­ba­ja en el ver­te­de­ro es par­te de su his­to­ria. “Al co­mien­zo lle­va­ba a mis hi­jos, pe­ro pen­sa­ba ‘es­to no pue­de ser, no es­tá bien’. Así na­ció la idea de ar­mar un jar­dín pa­ra los ni­ños de las ma­dres de la ba­su­ra”. Em­pe­zó a cui­dar a los hi­jos de otras mu­je­res que tra­ba­ja­ban allí. “Pri­me­ro eran 14 chi­cos en mi ca­sa, lue­go más. Al­gu­nos se fue­ron que­dan­do. Sin dar­me cuen­ta crié a 30 ni­ños aje­nos”. Lue­go ar­mó un co­me­dor pa­ra dar al­muer­zo, des­pués un co­mi­té pa­ra la vi­vien­da del cam­pa­men­to Luz Di­vi­na I, que hoy ya va en Luz Di­vi­na VII.

NELBA JU­LIO (30)

Pa­só sus pri­me­ros me­ses en una ca­ja de plá­ta­nos en me­dio del ver­te­de­ro don­de su ma­má tra­ba­ja­ba. Lue­go em­pe­zó, co­mo el res­to de los ni­ños, a des­car­gar ca­mio­ne­tas a cam­bio de mo­ne­das. “Gra­cias a es­te tra­ba­jo tu­ve mi ca­sa. Jun­té 460 mil pe­sos, que pa­ra mí era al­go muy di­fí­cil”. Su ma­ri­do tam­bién se crió en la ba­su­ra. Lle­van 14 años jun­tos y tie­nen cua­tro hi­jas (en­tre 12 y 2 años). “Él al igual que yo des­car­gó ca­mio­ne­tas y sus pa­pás tra­ba­ja­ban acá. Hoy es guar­dia del ver­te­de­ro, fue con­tra­ta­do cuan­do asu­mió la mu­ni­ci­pa­li­dad”. Hoy Nelba y su fa­mi­lia vi­ven le­jos de la ba­su­ra, pe­ro ca­da vez que ne­ce­si­ta ge­ne­rar más in­gre­sos, vuel­ve a La Chim­ba y re­co­lec­ta co­sas que ven­de en la fe­ria. “Ha­ce­mos un ser­vi­cio, so­mos re­ci­cla­do­res y na­die lo re­co­no­ce”.

GLADYS MA­RÍN (54)

“Me pu­sie­ron así por­que soy pe­lea­do­ra y bue­na pa­ra ale­gar. Cuan­do que­rían ce­rrar el ver­te­de­ro es­tu­ve apo­yan­do, que­man­do fo­rro. So­mos har­tas mu­je­res, to­das muy fuer­tes”. Gladys es la je­fa. Sen­ta­da en una si­lla so­bre es­com­bros y ba­jo un qui­ta­sol, di­ri­ge las fae­nas de los re­co­lec­to­res. De­ci­de quién en­tra y quién no. Có­mo se di­vi­de el te­rri­to­rio, quién se lle­va qué y a qué ca­mión pue­den op­tar. Lle­gó a La Chim­ba a los 22 años. Te­nía tres ni­ños pe­que­ños. “Hi­ce mi vi­da acá en la man­za­na sie­te. Crié y sa­lí ade­lan­te con mis hi­jos gra­cias a es­te tra­ba­jo. Cuan­do par­tí no ha­bía ni luz, te­nía­mos que an­dar con ve­las. Aquí hay ca­te­go­rías y es­ta­mos dis­tri­bui­dos por sec­to­res, in­clu­so te­ne­mos un sin­di­ca­to; Fran­cis­co Fi­gue­roa, el Gu­ru Gu­ru, es el pre­si­den­te. No es lle­gar y ve­nir a re­ci­clar, tie­nen que con­ver­sar con­mi­go, yo pon­go las re­glas. No per­mi­to las pe­leas, si se por­tan mal se van cas­ti­ga­dos: una se­ma­na sin en­trar. Dos de mis hi­jos tra­ba­jan aquí; uno es je­fe y el otro or­de­na los ca­mio­nes pa­ra que no bo­ten en cual­quier la­do. Voy a se­guir en es­to has­ta que me dé el cuer­po, ten­go que ayu­dar a mi hi­ja que es­tá so­la con mi nie­ta”.

EL BO­TÍN MÁS APETECIDO

Exis­te un pro­to­co­lo en­tre los re­ci­cla­do­res: se re­par­ten los ca­mio­nes (su­per­mer­ca­dos, gran­des tien­das, La Ve­ga, ma­ta­de­ro) de acuer­do a la an­ti­güe­dad. To­do lo que en­tra al ver­te­de­ro tie­ne due­ño pre­de­ter­mi­na­do. El más es­pe­ra­do es el del su­per­mer­ca­do Li­der que lle­ga tres ve­ces al día de lu­nes a vier­nes. Pa­ña­les, ta­rros de con­ser­vas abo­lla­dos, ali­men­tos en ca­jas, car­ne aún con­ge­la­da, ver­du­ras, in­clu­so ra­mos de flo­res caen de una cas­ca­da pro­di­gio­sa. Una de­ce­na de per­so­nas es­car­ba bus­can­do al­gún te­so­ro. “To­do es del día, esa es la gra­cia de los su­per­mer­ca­dos. De aquí sa­ca­mos pa­ra co­mer, el res­to son ca­chu­reos pa­ra ven­der. Por eso cues­ta sa­lir de acá por­que lo que no bo­ta una mar­ca, lo bo­ta la otra; bas­ta con que ten­ga un gol­pe­ci­to y lis­to, lo de­se­chan”, co­men­ta Nelba Ju­lio. Le si­guen en la es­ca­la de desea­dos los ca­mio­nes del Jum­bo, las tien­das de ma­te­ria­les de cons­truc­ción y los que traen me­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.