Los mo­to­res de la PRI­MA­VE­RA

Más de 120 au­tos par­ti­ci­pa­ron en el Spring Rally que une los ho­te­les She­ra­ton San­tia­go y Mi­ra­mar en Vi­ña. Una prue­ba don­de se mi­de re­gu­la­ri­dad, man­ten­ción y so­bre to­do ele­gan­cia.

Caras (Chile) - - CRÓNICA SOCIAL - Por Fe­li­pe Vi­lla­grán Fo­tos Die­go Ber­na­les

Di­cen que du­ran­te los años ’50 se ins­ta­ló una ten­den­cia en­tre las fa­mi­lias chi­le­nas. Ca­si co­mo en un ac­to ri­tual via­ja­ban en ca­ra­va­na des­de San­tia­go rum­bo a la cos­ta de la Quin­ta Re­gión, por­que esa era la for­ma de dar­le la bien­ve­ni­da a la pri­ma­ve­ra. Siem­pre con esa con­sig­na en men­te, Cars & Cof­fee —uno de los prin­ci­pa­les clu­bes au­to­mo­vi­lís­ti­cos en Chi­le— se unió al ho­tel She­ra­ton e idea­ron el Spring Rally: una con­ven­ción que ya ce­le­bró su ter­cer año jun­to a los aman­tes de las tuer­cas.

A las nue­ve de la ma­ña­na, en El Bohío del ho­tel She­ra­ton San­tia­go, co­men­za­ba la ins­crip­ción. Un brunch es­ti­lo NY, con waf­fles y las va­ria­cio­nes de to­cino, da­ba la bien­ve­ni­da a los 120 au­tos que com­pe­ti­rían en la ru­ta que une a la ca­pi­tal con el She­ra­ton Mi­ra­mar.

La fe­cha que des­pier­ta en­tu­sias­mo en­tre co­lec­cio­nis­tas quie­re man­te­ner viva su esen­cia. Así lo re­la­ta Ki­ki Pra­do, en­car­ga­da de co­mu­ni­ca­cio­nes del ho­tel: “Ellos te­nían mu­cho in­te­rés en ha­cer una ex­hi­bi­ción lin­da, gran­de y to­do nos hi­zo sen­ti­do. Un gran mo­men­to pa­ra re­ci­bir el cam­bio de es­ta­ción”.

No so­lo con­duc­to­res y co­pi­lo­tos ce­le­bra­ron. Mu­chos lle­ga­ron con cá­ma­ra fotográfica y pre­gun­tas pa­ra los due­ños con el fin de ave­ri­guar qué nue­vos ar­ti­lu­gios ha­bían aña­di­do a sus au­to­mó­vi­les o có­mo ha­bían lo­gra­do res­tau­rar­los. Sin dis­cri­mi­na­ción, to­dos com­pe­tían: mo­de­los an­ti­guos, mo­der­nos e in­clu­so ar­ma­dos des­de ce­ro. En es­ta prue­ba de re­gu­la­ri­dad no ga­na­ba el más rá­pi­do, sino el que man­te­nía por más tiem­po una ve­lo­ci­dad cons­tan­te al pa­sar por los pun­tos de con­trol, “siem­pre en el mar­co de las nor­mas del trán­si­to”, ex­pli­ca­ba Ma­rio Fröh­lich, co­mi­sa­rio en la com­pe­ten­cia.

Al­gu­nos ex­po­si­to­res mos­tra­ban con or­gu­llo las pie­zas que pro­ve­nían de sus ga­ra­ges. Un Fe­rra­ri do­ra­do o el fa­mo­so mi­cro­co­che Iset­ta reacon­di­cio­na­do, fue­ron los que más lla­ma­ron la aten­ción. Al igual que el ca­rro po­li­cial Dod­ge Co­ro­net 500, cu­yo due­ño Amin

Allel bau­ti­zó co­mo el she­riff. “Des­de siem­pre so­ñé con te­ner uno, lo com­pré el 2004 y en seis años lo de­jé lis­to”, con­ta­ba. Al pre­gun­tar­le si po­día uti­li­zar las ba­li­zas, res­pon­dió que no por ley. “Pe­ro se su­po­ne que un au­to po­li­cial siem­pre las tie­ne, es co­mo si una no­via se ca­sa­ra de ne­gro, na­da que ver”, con­clu­yó rien­do.

An­tes de la par­ti­da, se dio el re­sul­ta­do del Con­cur­so de Ele­gan­cia que, es­ta vez, fue pa­ra un no­va­to: Lu­cas Ara­ve­na, de 17 años, par­ti­ci­pa­ba con un mo­de­lo de su tío, un Lam­borg­hi­ni Hu­ra­cán blan­co. Lue­go de los aplau­sos, se es­cu­cha­ba el ron­qui­do de los mo­to­res rum­bo a la ru­ta 68.

Mau­ri­zio Mos­chi­ni, uno de los fun­da­do­res de Cars & Cof­fee Chi­le, re­la­ta­ba que el tor­neo es una bue­na ins­tan­cia pa­ra es­tre­char la­zos. “He vis­to có­mo en­tre to­dos se ayu­dan, in­clu­so ar­man­do con alam­bres un car­bu­ra­dor en ple­na ca­rre­te­ra”.

Un cóc­tel fren­te al mar es­pe­ra­ba a los pi­lo­tos an­tes de la pre­mia­ción. El ve­re­dic­to co­ro­nó cam­peón a Car­los Ruiz, que via­jó con su hi­jo del mis­mo nom­bre a bor­do de un mo­derno As­ton Mar­tin Van­ta­ge. Un mo­men­to inol­vi­da­ble en pa­la­bras de Sara Con­tre­ras, di­rec­to­ra de ven­tas de Mi­ra­mar: “De­ja­mos unos au­tos afue­ra pa­ra que la gen­te pu­die­ra ver­los. Es­ta­mos muy com­pro­me­ti­dos, es co­mo el Al­muer­zo de los Som­bre­ros de El Bohío, al­go que na­die se quie­re per­der”.

Lu­cas Ara­ve­na el ga­na­dor del Con­cur­so de ele­gan­cia con su Lam­borg­hi­ni Hu­ra­cán. Au­tos de co­lec­ción y otros mo­der­nos se unie­ron en un via­je de San­tia­go ha­cia Vi­ña del Mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.