FIES­TA PA­RA ADEN­TRO

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Se­bas­tián Cer­da

El gru­po nor­te­ame­ri­cano vuel­ve a Chi­le des­pués de su con­tra­ria­do pa­so por Lo­lla­pa­loo­za 2012 y es­pe­ran­do que el pú­bli­co se su­mer­ja en los dis­tin­tos es­ta­dos que pro­po­ne Little dark age, dis­co que ex­po­ne la os­cu­ri­dad de es­tos días. Lo bueno es que tam­bién traen el an­tí­do­to: “Usar la mú­si­ca pa­ra crear una co­mu­ni­dad es muy im­por­tan­te”, di­cen a CA­RAS.

Cuen­ta Ben Gold­was­ser —la mi­tad del cé­le­bre dúo nor­te­ame­ri­cano MGMT— que los re­cuer­dos de su pri­me­ra vez en Chi­le se han ido di­lu­yen­do con el tiem­po. “No me acuer­do de na­da tan es­pe­cí­fi­co, apar­te de que ha­bía mu­cha gen­te, que fue en­tre­te­ni­do y que nos que­da­mos en un ho­tel un po­co ra­ro, lleno de fa­mo­sos”, di­ce en­tre ri­sas. “Creo que esa fue la vez en que Björk an­da­ba de gi­ra con su co­ro, y se la pa­sa­ban en el lobby”, agre­ga.

En efec­to, la is­lan­de­sa coin­ci­dió en esos días con Gold­was­ser en un mis­mo ho­tel de San­tia­go, has­ta don­de am­bos arri­ba­ron con el tí­tu­lo de ca­be­zas de car­tel de Lo­lla­pa­loo­za. Fue en el año 2012 cuan­do el dúo que com­ple­ta An­drew Va­nWyn­gar­den de­bu­tó en el país, de­jan­do un re­cuer­do que pa­ra mu­chos ter­mi­nó sien­do de dul­ce y de agraz.

¿Cul­pa de la agru­pa­ción? No exac­ta­men­te. Pa­ra en­ton­ces, con un se­gun­do ál­bum a cues­tas, MGMT ya co­men­za­ba a con­so­li­dar la es­ca­la­da ha­cia te­rri­to­rios más ex­pe­ri­men­ta­les, ce­rra­dos y cal­mos, len­gua­je nun­ca bien ave­ni­do con la sed de adre­na­li­na y la im­pos­tu­ra de “qué bien lo es­ta­mos pa­san­do” que sue­le rei­nar en Par­que O’Hig­gins.

El pro­ble­ma es que, pe­se a ello, las re­fe­ren­cias pú­bli­cas en torno a Va­nWyn­gar­den y Gold­was­ser se man­te­nían in­có­lu­mes: Cin­co años des­pués de pro­ta­go­ni­zar un fe­nó­meno pla­ne­ta­rio de la mano de Kids y Ti­me to pre­tend, esos ava­sa­lla­do­res sin­gles se­guían cons­ti­tu­yen­do su gran car­ta de pre­sen­ta­ción an­te la ma­sa.

Pe­ro aho­ra, acer­cán­do­nos al fi­nal de 2018, ya es bas­tan­te más el agua que ha co­rri­do ba­jo el puen­te, co­mo pa­ra asu­mir de una vez que MGMT no es­tá ni cer­ca de pre­ten­der eri­gir­se co­mo un gru­po de mo­da ni co­mo el al­ma de la fies­ta. Por el con­tra­rio, se tra­ta de un pro­yec­to que de­fien­de la ban­de­ra de su pro­pio len­gua­je, y que pa­re­ce siem­pre dis­pues­to a co­rrer más el cer­co cuan­do de bus­car desafíos so­no­ros se tra­ta.

Por lo mis­mo, en con­ver­sa­ción con CA­RAS, el te­cla­dis­ta re­co­no­ce que su pa­rá­me­tro pa­ra dar el sí a un fes­ti­val ha cam­bia­do en es­tos seis años: “Si sa­be­mos que ha­brá un pú­bli­co que es­pe­ra una o dos can­cio­nes, no va a ser en­tre­te­ni­do pa­ra no­so­tros. Por eso tra­ta­mos de to­car en fes­ti­va­les co­ol, don­de es­tén in­vi­ta­das otras ban­das que nos gus­tan y don­de el pú­bli­co, oja­lá, sea re­cep­ti­vo a más que un par de can­cio­nes”.

Una de­fi­ni­ción que per­fec­ta­men­te pue­de cal­zar con el pró­xi­mo desafío en sue­lo chi­leno del gru­po, que el 10 de no­viem­bre lle­ga­rá co­mo nú­me­ro es­te­lar a la oc­ta­va edi­ción de Fau­na Pri­ma­ve­ra, don­de com­par­ti­rán el blo­que de cie­rre con fi­gu­ras co­mo Lor­de, Death Cab for Cu­tie y At the Dri­ve-In.

LA MÚ­SI­CA SALVARÁ AL MUN­DO

El es­pe­ra­do re­torno de la ban­da es­tá am­pa­ra­do en ma­te­rial fres­co: En fe­bre­ro es­tre­na­ron su cuar­to ál­bum, Little dark age, en el que lo­gran au­nar el ha­lo pop de Ora­cu­lar Spec­ta­cu­lar (2007) y el ham­bre de ex­pe­ri­men­ta­ción y psi­co­de­lia que im­pe­ra­ba en MGMT (2013).

Pa­san así el tono lu­mi­no­so de Me and Mi­chael, el tem­ple lú­di­co de When you die y el pul­so gé­li­do de Little dark age, tres sen­ci­llos que caen pa­ra­dos en cual­quier setlist, al igual que cortes in­te­rio­res co­mo el co­lo­ri­do One thing left to try. Otros, en tan­to, se plie­gan al ám­bi­to más ex­pan­si­vo de la agru­pa­ción, ese que se eri­ge a par­tir de ca­pas de so­ni­do que se en­tre­la­zan a ba­jas re­vo­lu­cio­nes y que in­vi­tan a la au­dien­cia a te­le­trans­por­tar­se an­tes que a bai­lar.

Esos mis­mos es­ta­dos, cuen­ta Gold­was­ser, son los que sue­len aflo­rar cuan­do los te­mas de esa pro­duc­ción aso­man en sus pre­sen­ta­cio­nes y los que po­drían im­pe­rar du­ran­te su turno en Es­pa­cio Broad­way. “Creo que se da una mez­cla co­ol. Es un ti­po de mú­si­ca di­fí­cil de to­car en vi­vo. Hay can­cio­nes con las que la gen­te quie­re bai­lar, y otras más in­tros­pec­ti­vas. Es com­ple­jo jun­tar­las pa­ra que el pú­bli­co pue­da pa­sar por to­dos los es­ta­dos. Pe­ro pien­so que nos es­ta­mos vol­vien­do me­jo­res en eso y es un desafío in­tere­san­te el des­cu­brir có­mo com­pla­cer a los que han lle­ga­do por dis­tin­tas ra­zo­nes. Y cuan­to más lo des­cu­bri­mos, más en­tre­te­ni­do se vuel­ve”, afir­ma des­de Es­ta­dos Uni­dos.

At­mós­fe­ras de lu­ces y pro­yec­cio­nes li­sér­gi­cas sue­len acom­pa­ñar las ac­tua­les per­for­man­ces de MGMT, quie­nes en vi­vo ade­más in­ten­tan en­car­nar una uto­pía co­mu­ni­ta­ria que con­tra­rres­te la “era os­cu­ra” a la que alu­den en el tí­tu­lo de su úl­ti­ma pro­duc­ción, en­car­na­da en per­so­na­jes co­mo Do­nald Trump.

“Ho­nes­ta­men­te, es­toy un po­co ate­rro­ri­za­do con lo que es­tá pa­san­do en el mun­do. Co­mo ar­tis­ta, es di­fí­cil des­ci­frar qué es lo me­jor que pue­do ha­cer, por­que no ne­ce­sa­ria­men­te quie­ro tra­ba­jar un dis­co abier­ta­men­te po­lí­ti­co, ya que no dis­fru­to cuan­do las te­má­ti­cas son muy li­te­ra­les. Pe­ro sí creo que usar la mú­si­ca pa­ra crear una co­mu­ni­dad es muy im­por­tan­te, re­unir a la gen­te pa­ra que com­par­ta ideas, o sim­ple­men­te es­tar pre­sen­te, pa­ra que las per­so­nas se den cuen­ta de que hay otros co­mo ellos, y que es­tá bien sen­tir­se di­fe­ren­te en torno a lo que ocu­rre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.