CLA­SE AL­TA

Cuen­tos reuni­dos de Al­ber­to Fu­guet agru­pa So­bre­do­sis, de 1990, Cor­tos, de 2004 y un pu­ña­do de iné­di­tos. El des­plie­gue de una es­té­ti­ca que ha­bla del Chi­le que, des­de el des­po­jo de la dic­ta­du­ra, se aco­mo­dó al fu­tu­ro.

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

Per­so­na­jes cí­ni­cos que ha­bi­tan el ba­rrio al­to, un uso del len­gua­je que se mue­ve en­tre los chi­le­nis­mos y el in­glés; pi­no­che­tis­mo ran­cio y cla­sis­mo pe­cho­ño. To­do es­to pue­de leer­se en Cuen­tos reuni­dos de Al­ber­to Fu­guet, una an­to­lo­gía que con­for­ma una es­té­ti­ca de las cla­ses al­tas don­de lo na­cio­nal es aque­llo que pre­fie­re dia­lo­gar con lo nor­te­ame­ri­cano an­tes de co­nec­tar con un país que se pien­sa co­mo un ni­ño con­de­na­do a ser ni­ño.

El pro­ble­má­ti­co lu­gar de Fu­guet es el de­sen­can­to. Sus na­rra­do­res ob­ser­van des­de la pa­si­vi­dad, de­jan­do que los dis­cur­sos tran­si­ten por ellos. Emer­ge en­ton­ces la vi­da del país ga­na­dor con sus grie­tas, to­dos los va­cíos que se de­jan lle­nar por el con­su­mo. Ahí la chi­le­ni­dad se de­fi­ne por ese sen­ti­mien­to de pér­di­da, el re­cla­mo por aque­llo arre­ba­ta­do que ni si­quie­ra se pue­de nom­brar por fue­ra de los tra­gos y los chis­mes, co­mo ocu­rre en el ya clá­si­co cuen­to Pe­lan­do a Ro­cío, don­de una ve­la­da que si­gue el tic tac del to­que de que­da se pres­ta pa­ra “cahui­near” so­bre Ro­cío, una chi­ca de de­re­cha que en al­gún mo­men­to gi­ra ha­cía la iz­quier­da, el hipismo y la re­sis­ten­cia a la dic­ta­du­ra; o, co­mo se lee en No hay na­die allá afue­ra, don­de la vi­da de Mi­gue­lo es una ten­sión en­tre lo que él pue­de con­tar de sí mis­mo en el ba­ño de un ae­ro­puer­to y lo que un in­mi­gran­te en Es­ta­dos Uni­dos pue­de re­cons­truir par­cial­men­te de él, re­sul­tan­do en la acu­mu­la­ción de va­cíos.

La crí­ti­ca ha vis­to que la li­te­ra­tu­ra chi­le­na de los ’90 acu­sa la es­ci­sión de to­do re­la­to que pre­ten­da au­nar los sen­ti­dos en una so­la ver­dad. Es­te áni­mo pue­de leer­se en Fu­guet, don­de la sub­je­ti­vi­dad de los su­je­tos na­rra­dos se es­cin­de en la ten­sión en­tre la glo­ba­li­za­ción y el ser “chi­leno”, que es el si­nó­ni­mo a ser por siem­pre re­tró­gra­do. El re­la­to que avan­za es el del país re­no­va­do por el mer­ca­do, don­de ni el pi­no­che­tis­mo ni la re­vo­lu­ción pa­re­cen ser suficientes pa­ra lle­nar el sen­ti­do. La re­sis­ten­cia en­ton­ces no pa­sa por el ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co sino por la amis­tad y la fies­ta co­mo prác­ti­cas des­de don­de so­por­tar la reali­dad. De ahí que los cuen­tos re­edi­ta­dos de Fu­guet tie­nen mu­cho que ver con las nue­vas na­rra­ti­vas que hoy pu­bli­can las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes, don­de el Chi­le con­tem­po­rá­neo apa­re­ce co­mo eso que no pue­de re­du­cir­se a un bi­na­ris­mo de iz­quier­da o de­re­cha, tam­po­co a una so­la voz ni a una so­la tra­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.