MU­JE­RES A LA VAN­GUAR­DIA DE LA CON­SER­VA­CIÓN

Caras (Chile) - - MUJERES INFLUYENTES - FRAN­CIS­CA COR­TÉS SO­LA­RI Pre­si­den­ta de las fun­da­cio­nes MERI, Ta­ta Mall­ku y Ca­ser­ta

Mu­cho se es­cu­cha acer­ca del cam­bio cli­má­ti­co y de los desafíos que en­fren­ta nues­tro pla­ne­ta. Se ha­bla de un nue­vo pa­ra­dig­ma y so­bre to­do, de la ne­ce­si­dad de avan­zar ha­cia un nue­vo diálogo en­tre la so­cie­dad ci­vil, el sec­tor pri­va­do y el Es­ta­do, de ma­ne­ra de for­ta­le­cer es­te trián­gu­lo vir­tuo­so.

No es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad que nues­tra so­cie­dad ex­pe­ri­men­ta cam­bios y desafíos que la obli­gan a re­pen­sar­se y mo­di­fi­car su ac­tuar. Qui­zá, lo par­ti­cu­lar es­ta vez, ten­ga que ver con el rol que la mu­jer ha asu­mi­do en los úl­ti­mos 20 años. De for­ma cre­cien­te y pau­la­ti­na en Chi­le, se ha in­te­gra­do en la to­ma de de­ci­sio­nes pa­ra dar res­pues­ta a es­tos desafíos has­ta aho­ra no re­suel­tos, en un mun­do di­se­ña­do por y pa­ra hom­bres.

En efec­to, du­ran­te mu­cho tiem­po, nues­tra ci­vi­li­za­ción se es­truc­tu­ró al­re­de­dor de un pa­triar­ca­do, que se re­fle­jó, en es­te ca­so, en una muy es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en áreas esen­cia­les de la con­ser­va­ción, co­mo lo son las cien­cias y el de­re­cho me­dioam­bien­tal, en­tre otros. Si bien la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal avan­zó en tér­mi­nos de bus­car con­sen­sos in­ter­na­cio­na­les, a tra­vés del Pro­to­co­lo de Kyo­to o COP21, lo cier­to es que la dis­pa­ri­dad de cien­tí­fi­cas, en Chi­le, es per­sis­ten­te.

Chi­le de­be au­men­tar su gas­to en CyT, pe­ro jun­to a ello, de­be po­ten­ciar y fo­men­tar el ac­ce­so de las mu­je­res al mun­do de la in­ves­ti­ga­ción. Se­gún la UNESCO, tan so­lo el 33% de los cien­tí­fi­cos chi­le­nos son mu­je­res. Es ne­ce­sa­rio avan­zar ha­cia una so­cie­dad in­clu­yen­te, que en­tien­da el rol com­ple­men­ta­rio se­gún los gé­ne­ros, en to­dos los ám­bi­tos de ac­ción, in­clu­si­ve la cien­cia. Es­to su­po­ne que la so­cie­dad en su con­jun­to to­me con­cien­cia res­pec­to a la ur­gen­cia de cam­biar la for­ma de ha­cer las co­sas.

La pre­sen­cia de las mu­je­res en la to­ma de de­ci­sio­nes es ne­ce­sa­ria. Am­bos gé­ne­ros de­ben con­vi­vir en equi­li­brio y en to­dos los ám­bi­tos: la­bo­ral, emo­cio­nal y fa­mi­liar. Es uno de los gran­des va­lo­res agre­ga­dos de los li­de­raz­gos fe­me­ni­nos.

Des­de la pre­si­den­cia eje­cu­ti­va de Fi­lan­tro­pía Cor­tés So­la­ri, he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de con­fir­mar no so­lo los es­tig­mas aso­cia­dos a nues­tro gé­ne­ro, sino la am­pli­tud de es­te mis­mo. No obs­tan­te, me enor­gu­lle­ce el tra­ba­jo a dia­rio de cien­tí­fi­cas, edu­ca­do­ras y me­dia­do­ras cul­tu­ra­les, quie­nes jun­to a sus com­pa­ñe­ros, re­di­se­ñan una nue­va for­ma de vin­cu­lar­se en­tre pa­res de una mis­ma ge­ne­ra­ción. En la me­di­da que se re­duz­can es­tas bre­chas, Chi­le lo­gra­rá so­lu­cio­nes más sus­ten­ta­bles y en ar­mo­nía con la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.