Chi­le el día des­pués de MA­ÑA­NA

So­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que les con­ta­rá a sus nie­tos có­mo era nues­tro país an­tes del cam­bio cli­má­ti­co. Los fu­tu­ros ha­bi­tan­tes co­no­ce­rán un lu­gar más se­co y ca­lu­ro­so, pe­ro con pla­yas fres­cas y vi­ñas aus­tra­les. A con­ti­nua­ción, un vis­ta­zo a los efec­tos d

Caras (Chile) - - ESPECIAL VERDE - Por So­nia Li­ra

Cru­zar el puen­te Juan Pa­blo II, en Con­cep­ción, cuan­do ni­ña a Eu­ge­nia Ga­yo le pro­vo­ca­ba un res­pe­to pa­re­ci­do al mie­do. El cau­dal del Bio­bío iba a to­pe y pa­re­cía que en cual­quier mo­men­to arra­sa­ría con la cons­truc­ción. Hoy en cam­bio, le da pe­na. La es­ca­sez de agua pro­pi­ció la apa­ri­ción de is­lo­tes y la fuer­za del río es ca­da vez me­nor. Esa sim­ple ru­ti­na, cru­zar el puen­te, le re­cuer­da a la doc­to­ra en ecología que el cli­ma cam­bió, que el pla­ne­ta no es más lo que fue.

Por pri­me­ra vez des­de que hay vi­da en la Tie­rra una de sus cria­tu­ras —el ho­mo sa­piens— po­drá ser tes­ti­go, en una so­la ge­ne­ra­ción, de trans­for­ma­cio­nes que an­tes to­ma­ban cien­tos de mi­les de años… Y de las cua­les él mis­mo es el res­pon­sa­ble.

De eso se tra­ta el An­tro­po­ceno: los se­res hu­ma­nos to­ma­mos el con­trol de to­dos los sis­te­mas bio­fí­si­cos, pe­ro —pa­ra­do­ja— es­to se vol­vió en con­tra nues­tra. Así, mien­tras al­gu­nos me­ga­mi­llo­na­rios pre­pa­ran ex­pe­di­cio­nes a Mar­te, otros com­pran tie­rras en lu­ga­res prís­ti­nos co­mo la Patagonia, aun­que de lle­gar el Día ce­ro no exis­ti­rá un si­tio en el mun­do pa­re­ci­do a la Tie­rra Pro­me­ti­da.

Me­nos llu­vias, más días nu­bla­dos, vien­tos y el avan­ce del de­sier­to son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias que los chi­le­nos ya co-

men­za­mos a sen­tir y que po­drían vol­ver­se preo­cu­pan­tes de no cum­plir­se la res­tric­ción del au­men­to glo­bal de la tem­pe­ra­tu­ra al má­xi­mo de 1.5 gra­dos Cel­sius fi­ja­do por Na­cio­nes Uni­das (ONU). Más allá de es­ta cifra, los ex­per­tos ad­vier­ten que cru­za­ría­mos la del­ga­da lí­nea ro­ja a la ca­tás­tro­fe.

Mien­tras tan­to, de to­das for­mas es­ta­mos ini­cian­do un via­je ha­cia un pai­sa­je des­co­no­ci­do, in­cier­to, que ha­rá ne­ce­sa­rio con­tar­les a nues­tros nie­tos có­mo era, por ejem­plo, el Va­lle Cen­tral, fér­til y con bos­ques de peu­mos y li­tres; o que Con­cep­ción era bos­co­so y en Val­di­via exis­tía una sel­va an­tes de los vi­ñe­dos.

"El An­tro­po­ceno: Chi­le ha­cia tie­rra in­cóg­ni­ta" es el nom­bre del pa­nel que in­te­gran, en la 8° ver­sión de Puer­to Ideas, la ecó­lo­ga y ar­queó­lo­ga Eu­ge­nia Ga­yo, jun­to a la doc­to­ra en me­teo­ro­lo­gía Lau­ra Ga­llar­do y el so­ció­lo­go Ma­nuel Ti­ro­ni. En Val­pa­raí­so, cer­ca de las ma­re­ja­das­que ya se sien­ten en Vi­ña del Mar, los ex­per­tos dis­cu­ti­rán có­mo es­ta épo­ca geo­ló­gi­ca de la Tie­rra (el An­tro­po­ceno) es­tá cam­bian­do la for­ma en que vi­vi­mos en el mun­do y, par­ti­cu­lar­men­te, en Chi­le.

Por­que si en el pe­rio­do Ju­rá­si­co las pi­sa­das de los di­no­sau­rios re­me­cie­ron el pla­ne­ta y en el Pleis­to­ceno fue el turno de los ma­muts y otros ma­mí­fe­ros gi­gan­tes, nun­ca an­tes un ser vi­vo ha­bía lle­ga­do a mo­di­fi­car su há­bi­tat a es­ca­la pla­ne­ta­ria, con re­sul­ta­dos du­do­sos pa­ra to­dos, co­mo el hom­bre. LA EDAD DEL HOM­BRE

El An­tro­po­ceno es un tér­mino nue­vo y con­tro­ver­ti­do que acu­ñó el pre­mio No­bel de Quí­mi­ca Paul Crut­zen en el año 2000. Hay quie­nes di­cen que, más que una era geo­ló­gi­ca, se tra­ta de un tér­mino po­lí­ti­co pa­ra pre­sio­nar el cum­pli­mien­to de las me­tas de re­duc­ción de CO2 acor­da­das en el Pro­to­co­lo de Kio­to (1997) y ace­le­ra­das por el Acuer­do de Pa­rís (2015), cuan­do se cons­ta­tó que los paí­ses es­ta­ban muy le­jos de al­can­zar los com­pro­mi­sos me­dioam­bien­ta­les asu­mi­dos.

En me­dio de to­do, Trump ha mar­gi­na­do a Es­ta­dos Uni­dos de los con­ve­nios, por lo que se es­pe­ra que pa­ra di­ciem­bre, en Ka­to­wi­ce, Po­lo­nia, la ONU ha­ga una es­pe­cie de úl­ti­mo lla­ma­do pa­ra sal­var el pla­ne­ta.

Me­nos con­sen­so hay to­da­vía so­bre cuán­do se ini­ció (el An­tro­po­ceno). Pa­ra al­gu­nos la fe­cha es la Re­vo­lu­ción In­dus­trial; pa­ra otros, 1976, cuan­do se re­gis­tra un dis­pa­ro en el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra atri­bui­ble a los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

“Mu­chos creen que es al­go de los úl­ti­mos 250 años, pe­ro lo cier­to es que des­de que el hom­bre pi­sa un te­rri­to­rio, em­pie­za a trans­for­mar­lo. En nues­tro país, los an­ti­guos ha­bi­tan­tes del Nor­te Gran­de, ha­ce unos 2.000 años, le­van­ta­ron hor­nos de fun­di­ción que cam­bia­ron la com­po­si­ción del ai­re, tal co­mo lo de­mos­tra­ron los gla­ció­lo­gos cuan­do des­cu­brie­ron CO2 sus­pen­di­do en bur­bu­jas de ai­re al in­te­rior de hie­los mi­le­na­rios. Así de po­de­ro­sa es la ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción de la es­pe­cie hu­ma­na y que, ob­via­men­te, es­ca­pa de con­trol lue­go de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial”, ex­pli­ca Ga­yo.

Vea­mos có­mo el An­tro­po­ceno, o Edad de los hu­ma­nos, es­tá cam­bian­do el pai­sa­je en nues­tro país, en la mi­ra­da de la ecó­lo­ga y del doc­tor en bio­cli­ma­to­lo­gíaFer­nan­doSan­ti­bá­ñez. LA GUE­RRA DEL AGUA

Es­te año, la pren­sa in­ter­na­cio­nal in­for­mó de una reali­dad que ya des­de la dé­ca­da de los 90 co­men­za­ron a sen­tir los ha­bi­tan­tes de Pe­tor­ca: la gra­ve es­ca­sez de agua.

Las fa­mi­lias y pe­que­ños agri­cul­to­res del va­lle —las imá­ge­nes die­ron la vuel­ta al mun­do— de­bían ser abas­te­ci­dos por ca­mio­nes al­ji­bes lue­go que ríos y na­pas sub­te­rrá­neas se se­ca­ran. Ellos acu­san a la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra de pal­tas, que ab­sor­be y ex­pri­me los ya mí­ni­mos re­cur­sos hí­dri­cos de la re­gión.

“Una de la hi­pó­te­sis so­bre la gue­rra ci­vil en Si­ria es que la se­quía obli­gó a la mi­gra­ción de al­gu­nas po­bla­cio­nes. La fal­ta de agua au­men­ta las ten­sio­nes so­cia­les y si bien es di­fí­cil un con­flic­to de esa mag­ni­tud en nues­tro país, es pro­ba­ble que vea­mos ca­da vez más co­mu­ni­da­des —in­clu­so ciu­da­des gran­des co­mo Iqui­que o An­to­fa­gas­ta— en­fren­ta­das a mons­truos de la in­dus­tria mi­ne­ra o agrí­co­la. La po­bla­ción de Huas­co le ga­nó a Pas­cua La­ma, es cier­to, pe­ro el pro­yec­to si­gue en pie por el la­do ar­gen­tino”, ad­vier­te Ga­yo, quien ya ob­ser­va con preo­cu­pa­ción pro­ce­sos mi­gra­to­rios en lu­ga­res co­mo Pe­tor­ca.

El Cen­tro de Agri­cul­tu­ra y Me­dio Am­bien­te de la Uni­ver­si­dad de Chi­le des­de los años 90 vie­ne ana­li­zan­do po­si­bles es­ce­na­rios cli­má­ti­cos pa­ra 2030 y 2050. Ha­ce ape­nas un par de dé­ca­das, sus pro­nós­ti­cos po­dían pa­re­cer ca­tas­tró­fi­cos. Hoy re­sul­tan bas­tan­te rea­lis­tas.

“Las ten­den­cias se han cum­pli­dos con cre­ces. El nú­me­ro de días de llu­via en San­tia­go ba­jó de 50 a 35 por año; la fre­cuen­cia de al­tas tem­pe­ra­tu­ras se du­pli­có, ha va­ria­do el vien­to y la es­ta­cio­na­li­dad de la llu­via”, ex­pli­ca Fer­nan­do San­ti­bá­ñez.

¿Hay un pun­to de no re­torno? ¿Un Día ce­ro pa­ra Chi­le?

Ga­yo pien­sa que po­dría ocu­rrir si en una ur­be na­cio­nal im­por­tan­te pa­sa al­go si­mi­lar a lo que vi­vió Ciu­dad del Ca­bo en fe­bre­ro de es­te año, cuan­do que­dó sin agua. Los ha­bi­tan­tes de esa ciu­dad de Su­dá­fri­ca de­bie­ron acos­tum­brar­se a no la­var el au­to, a ir a tra­ba­jar con el pe­lo sucio y a no ti­rar la ca­de­na. Co­men­za­ron a ser ali­men­ta­dos por ca­mio­nes al­ji­be y, aun­que el agua re­tor­nó, su po­bla­ción apren­dió a vi­vir con 60 o 70 li­tros por día. Hoy cui­dan ca­da go­ta co­mo dia­man­tes.

Ese Día ce­ro no lle­ga­rá a Chi­le de un mo­men­to a otro, co­mo en la pe­lí­cu­la El día des­pués de ma­ña­na. Lo pro­ba­ble es que vi­va­mos epi­so­dios co­mo racionamientos con ma­yor fre­cuen­cia has­ta que, en San­tia­go por ejem­plo, nos sorprendamos de ha­ber ha­bi­ta­do

"ESE DÍA CE­RO NO LLE­GA­RÁ A CHI­LE DE UN MO­MEN­TO A OTRO CO­MO EN LA PE­LÍ­CU­LA 'EL DÍA DES­PUÉS DE MA­ÑA­NA'. LO PRO­BA­BLE ES QUE VI­VA­MOS EPI­SO­DIOS CO­MO RACIONAMIENTOS CON MA­YOR FRE­CUEN­CIA, HAS­TA QUE UN DÍA NOS SORPRENDAMOS DE HA­BER HA­BI­TA­DO UNA ZO­NA DIS­TIN­TA".

una zo­na dis­tin­ta, más ver­de, con no­ches de ve­rano don­de no era im­pe­rio­so con­tar con un ven­ti­la­dor a mano y la ducha dia­ria es­ta­ba le­jos de ser un lu­jo.

“No hay un pun­to de no re­torno pre­ci­so, pues las plan­tas y ani­ma­les tie­nen dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des. (…) Hoy le es­tá to­can­do el turno a las arau­ca­rias, ma­ña­na po­dría ser el coihue. El cam­bio cli­má­ti­co pue­de ir ame­na­zan­do gra­dual­men­te a la vi­da no al pun­to de ha­cer­la des­apa­re­cer, pe­ro sí de pro­du­cir cam­bios que se­rían fa­ta­les pa­ra el ser hu­mano”, ex­pli­ca San­ti­bá­ñez.

VI­ÑE­DOS AUS­TRA­LES

La flo­ra y fau­na au­tóc­to­nas se­rán las más afec­ta­das. Con fre­cuen­cia es­cu­cha­mos que cli­mas tem­pla­dos, co­mo el de la Zo­na Cen­tral, son más frá­gi­les, aun­que la doc­to­ra Ga­yo pre­ci­sa que, en reali­dad, des­de La Se­re­na has­ta Val­di­via lo que exis­te es un hots­pot de bio­di­ver­si­dad, don­de hay mu­chas es­pe­cies úni­cas que, si se ex­tin­guen, es to­do el pla­ne­ta el que pier­de.

En ese sen­ti­do, la progresión del de­sier­to es la gran ame­na­za.

“To­do los de­sier­tos del mun­do se es­tán mo­vien­do ha­cia los po­los. El mis­mo des­pla­za­mien­to del de Ata­ca­ma ha­cia la Zo­na Cen­tral —1.5 me­tros al día— lo tie­ne el de­sier­to de Ari­zo­na so­bre Ca­li­for­nia y el del Saha­ra so­bre el sur de Eu­ro­pa. Es­to se de­be al ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta en los tró­pi­cos que ha­ce que los an­ti­ci­clo­nes se co­rran más ha­cia el polo, blo­quean­do la en­tra­da de los fren­tes (llu­vias) o des­vián­do­los más ha­cia el sur, co­mo en el ca­so chi­leno”, ex­pli­ca San­ti­bá­ñez.

Es­te des­pla­za­mien­to del de­sier­to em­pu­ja­ría ha­cia el sur el pai­sa­je tal co­mo lo co­no­ce­mos hoy. Es po­si­ble que en el Nor­te Chi­co ya no sea po­si­ble man­te­ner la agri­cul­tu­ra que hoy se co­no­ce (el río Li­ma­rí no es de le­jos lo que fue), mien­tras que San­tia­go tran­si­ta­rá de un pai­sa­je se­mi­ári­do a uno ári­do, de ma­to­rral, muy pa­re­ci­do al de la Re­gión de Co­quim­bo. Es­pe­cies co­mo el bol­do o el mai­tén se ha­rán es­ca­sas, igual que la fau­na aso­cia­da a es­te ti­po de bos­que na­ti­vo es­cle­ró­fi­lo. Los cul­ti­vos cam­bia­rían en­ton­ces a chi­ri­mo­yas, pa­pa­yas y cí­tri­cos, mien­tras que los vi­ñe­dos se po­drían dar en la Re­gión de Los Ríos. De he­cho, la vi­ti­cul­tu­ra ya es­tá en au­ge en Con­cep­ción, mien­tras que en la Zo­na Cen­tral (va­lles del Mai­po, Ca­cha­poal y Col­cha­gua), los pro­ble­mas de rie­go de las vi­ñas re­sul­tan ca­da vez ma­yo­res.

Gra­cias a que las cos­tas de Chi­le son abrup­tas, no se ve­rán al­zas del ni­vel del mar co­mo en Nue­va York o, co­mo ocu­rrió re­cien­te­men­te, en Ve­ne­cia. Eso sí, Ari­ca, Vi­ña del Mar y La Se­re­na po­drían su­frir las con­se­cuen­cias. “De man­te­ner­se el pa­trón ac­tual —di­ce la doc­to­ra Ga­yo—, el mar en Vi­ña su­biría 10 me­tros pa­ra 2030 y quie­nes ten­gan de­par­ta­men­tos fren­te al océano, los per­de­rían. Hay da­tos así de con­cre­tos”.

Pe­ro hay otro efec­to me­nos co­no­ci­do y es el en­fria­mien­to de nues­tras pla­yas, al­go que pa­re­ce con­tra­dic­to­rio. Se­gún San­ti­bá­ñez, es­to se de­be a la in­fluen­cia del Pa­cí­fi­co: al ca­len­tar­se el con­ti­nen­te, es­te atrae más ai­re des­de el océano ha­cia el in­te­rior, lo que re­fres­ca la cos­ta.

Al re­vés, a más al­tu­ra, ma­yor se­rá el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras. So­bre los dos mil me­tros po­dría lle­gar a su­pe­rar los tres gra­dos. Es­to im­pli­ca que la lí­nea de nie­ve re­tro­ce­de y la su­per­fi­cie de los gla­cia­res de mon­ta­ña dis­mi­nu­ye. Es de­cir, ma­yor es­ca­sez hí­dri­ca, sin con­tar con un au­men­to en tor­men­tas eléc­tri­cas, gra­ni­za­das, llu­vias re­pen­ti­nas y to­rren­cia­les que no al­can­zan a ser ab­sor­bi­das por la tie­rra, con el po­ten­cial pe­li­gro de alu­vio­nes co­mo el ocu­rri­do años atrás en Cha­ña­ral.

El pai­sa­je chi­leno ya no se­rá más co­mo lo co­no­cie­ron nues­tros abue­los. Al pa­re­cer, na­da re­sul­ta­rá tan apo­ca­líp­ti­co ni ca­tas­tró­fi­co (de no su­pe­rar los 1.5 gra­dos, cla­ro). De he­cho, la vi­da en al­gu­na de sus mi­les de for­mas se las arre­gla­rá pa­ra con­ti­nuar, pe­ro no­so­tros en­fren­ta­re­mos un te­rri­to­rio des­co­no­ci­do —in­cóg­ni­to— pa­ra el que no es­ta­mos pre­pa­ra­dos.

A más al­tu­ra, ma­yor se­rá el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras. Es­to im­pli­ca que la lí­nea de nie­ve re­tro­ce­de y la su­per­fi­cie de los gla­cia­res de mon­ta­ña dis­mi­nu­ye.

"De se­guir el pa­trón ac­tual, el mar en Vi­ña su­biría 10 me­tros pa­ra 2030 y quie­nes ten­gan de­par­ta­men­tos fren­te al océano, los per­de­rían".

Nun­ca an­tes un ser vi­vo ha­bía lle­ga­do a mo­di­fi­car su há­bi­tat, con re­sul­ta­dos du­do­sos pa­ra to­dos, co­mo lo ha he­cho el hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.