LUCY ANA AVI­LÉS DE WALTON

En 2019 vuel­ve a Chi­le con su ma­ri­do, dos hi­jas y una vi­sión ho­lís­ti­ca de la filantropía.

Caras (Chile) - - ESPECIAL NAVIDAD -

A me­dia­dos de 2002, Lucy Ana Avi­lés es­ta­ba ter­mi­nan­do su ca­rre­ra de si­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo cuan­do una ida a es­quiar en Va­lle Ne­va­do se con­vir­tió, re­tros­pec­ti­va­men­te al me­nos, en el pri­mer día del res­to de su vi­da. Esa vez coin­ci­dió en la nie­ve con el hombre que cin­co años des­pués se con­ver­ti­ría en su ma­ri­do: Ben­ja­min Walton, nie­to del fun­da­dor de la ca­de­na re­tail es­ta­dou­ni­den­se Wal­mart y he­re­de­ro de una de las for­tu­nas fa­mi­lia­res más gran­des del mun­do.

Ex alum­na del co­le­gio Jua­ni­ta de los An­des, no fue con su ma­tri­mo­nio que “Lu­cia­na” se im­pli­có por pri­me­ra vez en la filantropía. Pe­ro in­du­da­ble­men­te, el ran­go de su al­can­ce cam­bió. En es­te ám­bi­to, la fa­mi­lia Walton ac­túa a tra­vés de la Walton Fa­mily Foun­da­tion y desa­rro­llan pro­yec­tos con tres en­fo­ques prin­ci­pa­les: re­cur­sos hí­dri­cos, edu­ca­ción y desa­rro­llo de co­mu­ni­da­des.

Por su par­te, des­de su in­fan­cia ella siem­pre vio a su fa­mi­lia ayu­dar. Su bi­sa­bue­lo mé­di­co ve­ra­nea­ba en Ilo­ca, don­de aten­día gra­tis a la co­mu­ni­dad lo­cal, mien­tras que su abue­la or­ga­ni­zó el ro­pe­ro de la ma­ter­ni­dad del hos­pi­tal El Sal­va­dor. Por eso fa­mi­liar­men­te com­par­te con su ma­ri­do una vi­sión del mun­do don­de con­tri­buir al bien co­mún es un mo­do de vi­vir, lo que ha­ce tres años los lle­vó a for­mar la fun­da­ción Zo­ma LAB, cu­yo nom­bre es un anagra­ma ba­sa­do en los nom­bres de sus dos hi­jas, Zoe y Ma­ya, más los su­yos: Lucy Ana y Ben. Pron­to se vie­ron en la ne­ce­si­dad de res­pon­der a nu­me­ro­sos re­que­ri­mien­tos pro­ve­nien­tes de Chi­le, lo que sig­ni­fi­có la crea­ción de Vien­to Sur, la fun­da­ción a tra­vés de la cual ope­ran en Chi­le.

“Lo que nos mue­ve es nues­tra gra­ti­tud por to­das las opor­tu­ni­da­des que he­mos re­ci­bi­do. Te­ne­mos la mo­ti­va­ción, el in­te­rés y el amor pa­ra po­der en­tre­gar y re­tri­buir crean­do ac­ce­sos y opor­tu­ni­da­des pa­ra la co­mu­ni­dad”, ex­pli­ca. “Pa­ra no­so­tros, ha­cer filantropía es par­te de có­mo fui­mos cria­dos. Am­bos cre­ci­mos en fa­mi­lias que nos trans­mi­tie­ron la im­por­tan­cia de es­cu­char y ob­ser­var, de ser em­pá­ti­cos, apo­yar y par­ti­ci­par en di­fe­ren­tes cau­sas. Por eso he­mos de­ci­di­do que es­ta se­rá nues­tra vi­da y oja­lá, el día de ma­ña­na, nues­tras hi­jas pue­dan con­ti­nuar­lo”.

Uno de los fren­tes que abor­dan co­mo fun­da­ción es la pri­me­ra in­fan­cia, en­ten­di­da co­mo el pe­rio­do que va des­de la con­cep­ción has­ta los 5 años. Es­ta lí­nea de ac­ción con­tem­pla sa­lud pe­ri­na­tal, en­tre­ga de he­rra­mien­tas edu­ca­ti­vas pa­ra los pa­dres (Pa­ren­ta­li­dad Po­si­ti­va) y la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to del abu­so y la ne­gli­gen­cia infantil. “Nues­tra me­ta es erra­di­car el mal­tra­to”, afir­ma.

Otro de los fo­cos de Vien­to Sur es el desa­rro­llo de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les en la Re­gión del Mau­le, don­de el ob­je­ti­vo no so­lo es me­jo­rar la eco­no­mía, sino apo­yar la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes. El ter­cer ám­bi­to de ac­ción tie­ne que ver con el desa­rro­llo de la fuer­za de tra­ba­jo, pa­ra que más per­so­nas ten­gan ac­ce­so a un ran­go am­plio de ca­pa­ci­da­des y co­no­ci­mien­to que las pre­pa­ren pa­ra los tra­ba­jos y de­man­das del fu­tu­ro.

“Cree­mos en la filantropía co­mo he­rra­mien­ta ca­ta­li­za­do­ra pa­ra pi­lo­tear, in­cu­bar e im­pul­sar la in­no­va­ción en nues­tras áreas de tra­ba­jo. Pa­ra lle­gar a nues­tras me­tas, di­se­ña­mos una teo­ría de cam­bio y le­van­ta­mos la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra desa­rro­llar un mapa de ac­ción. Ade­más, te­ne­mos la fle­xi­bi­li­dad de ir adap­tan­do las tác­ti­cas y es­tra­te­gias co­mo res­pues­ta a los cam­bios que no­so­tros mis­mos va­mos pro­pi­cian­do”, ex­pli­ca Lucy Ana des­de Es­ta­dos Uni­dos.

El ob­je­ti­vo de Vien­to Sur, más allá de un pro­yec­to o cau­sa em­ble­má­ti­ca en par­ti­cu­lar, es apor­tar con una pers­pec­ti­va ho­lís­ti­ca e in­te­gral: "Im­pli­cán­do­te en di­fe­ren­tes te­mas, con­tri­bu­yes a que una co­mu­ni­dad sur­ja de una ma­ne­ra trans­ver­sal. Nos ha­ce mu­cho sen­ti­do la idea de que una ma­rea al­ta le­van­ta to­dos los bar­cos”.

—¿DóN­DE ES­Tá LA DI­FE­REN­CIA EN­TRE “fiLANTROPíA” Y “CARIDAD”?

—Tan­to la caridad co­mo la filantropía se ba­san en el amor por el otro, en ha­cer al­go de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da con la fi­na­li­dad de pro­du­cir un im­pac­to po­si­ti­vo. La caridad es ayu­dar en un mo­men­to de ne­ce­si­dad, sin una es­tra­te­gia de cam­bio que con­duz­ca a una po­si­ble so­lu­ción en el lar­go pla­zo. No­so­tros bus­ca­mos ge­ne­rar im­pac­to a gran es­ca­la y pa­ra lo­grar­lo se ne­ce­si­ta co­no­cer, in­ves­ti­gar, ana­li­zar, es­tu­diar los re­sul­ta­dos e im­pac­tos, así co­mo bus­car mé­tri­cas que nos per­mi­tan me­dir­lo con pre­ci­sión.

—¿QUé DI­FE­REN­CIAS EXIS­TEN EN­TRE EE.UU. Y CHI­LE?

—Las prin­ci­pa­les que he­mos ob­ser­va­do tie­nen que ver con te­mas co­mo la trans­pa­ren­cia, cul­tu­ra, con­fian­za, nor­mas y le­yes. En EE.UU. se fo­men­ta mu­cho la trans­pa­ren­cia y en ge­ne­ral los da­tos son pú­bli­cos. Tam­bién se co­mu­ni­ca mu­cho lo que se es­tá ha­cien­do y son bien co­la­bo­ra­ti­vos, en mi ex­pe­rien­cia.

—¿EL FILáNTROPO CHI­LENO ES MáS RE­SER­VA­DO?

—Es­ta­dos Uni­dos va­lo­ra a las per­so­nas con éxi­to y es­tas com­par­ten lo que han lo­gra­do ayu­dan­do a los de­más. En Chi­le, don­de por años mu­chas per­so­nas han he­cho filantropía, se tien­de a ocul­tar el éxi­to y, con­se­cuen­te­men­te, lo que se ha­ce por los otros. Eso es dis­cre­ción, pe­ro tam­bién des­con­fian­za y dis­tan­cia en­tre las per­so­nas. Creo que la idea de que tu mano iz­quier­da no se­pa lo que ha­ce tu mano de­re­cha, tan arrai­ga­da en Chi­le, no de­be ma­lin­ter­pre­tar­se. Mos­trar las co­sas bue­nas, de­jar que se se­pan, in­cen­ti­va más la filantropía, ge­ne­ran­do un círcu­lo vir­tuo­so. Por­que la filantropía es una ac­ti­vi­dad que po­de­mos ha­cer to­dos, con nues­tros co­no­ci­mien­tos, nues­tro tiem­po y nues­tro com­pro­mi­so.

“Una ma­rea al­ta le­van­ta to­dos los bar­cos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.